‘El creyente’: Por la gracia de Dios…

El actor, guionista y realizador francés Cédric Khan, cosecha del 66, ha declarado – en una excelente entrevista de Rafael Sánchez Casademont para la revista Fotogramas – que la idea de rodar ‘El creyente’ le surgió porque oyó hablar de esas experiencias con toxicómanos en centros religiosos, comenzó a investigar y se encontró con jóvenes que habían estado en esos lugares. Gracias a ellos pudo ir a uno de ellos y le contaron sus historias. A partir de esos testimonios, construyó el guión y la película.

Una película, fechada en 2018, de 107 minutos de metraje, coescrita, como se ha escrito antes, por el propio director, junto a Fanny Burdino, Samuel Doux y Aude Walker. Su excelente fotografía, con tonos fundamentalmente grisáceos con apenas excepciones, la firma Yves Cape. Sigue a un chico conflictivo y heroinómano – un magnífico Anthony Bajon, Mejor Actor en Berlín – que acude a una comunidad religiosa, aislada en un monte, para desintoxicarse. Allí deberá luchar con su dependencia, su propia resistencia a la terapia y la atracción hacia una arqueóloga nativa.

Es curioso que hayan coincidido esta primavera – porque el verano dará comienzo mañana, viernes 21 de junio – dos películas diferentes y magníficas, un documental y un relato de ficción basado en hechos reales muy críticas con las religiones monoteistas y con el abuso de poder y los delitos de algunas de las personas que las encarnan . A saber ‘Placer femenino’, de Barbara Miller y ‘Gracias a Dios’, de François Ozon.

Esta que nos ocupa, sin embargo, se limita a mostrar, sin discrepar, ni denunciar. Pese a lo cual, su director ha recibido muchas críticas de la comunidad fuente de inspiración de este relato fílmico y ha comentado, en la entrevista citada al principio, que nunca quiso ni hacer publicidad, ni dar mala imagen del catolicismo, y que sí le interesó transmitir “los puntos en común entre la religión y la droga” como “la búsqueda de la transcendencia”

Una sugerente e incisiva declaración de principios que ‘El creyente’ satisface solo a medias. Porque en tales asuntos resulta muy díficil, por no decir imposible, mantener la neutralidad. Aunque su factura y puesta en escena estén muy cuidadas y el clima, entre monástico y carcelario, del centro esté bien retratado. Aunque la relación de fraternidad y empatía – compatible con unas normas y jerarquías muy estrictas – entre los internos, un colectivo exclusivamente masculino pues a las mujeres drogodependientes apenas si se las atisbam esté bien mostrada. Aunque se den todas estas combinaciones, resulta díficil de digerir la sustitución de una alienación por otra, pues la terapia religiosa es esencialista y no admite discrepancias.

Aún así, un filme peculiar y digno que merece ser visto. Y que, además, tiene un reparto muy solvente en el que destacar, además del protagonista ya citado, a nuestro compatriota Álex Brendemühl y a las dos mujeres de peso en la historia, pese a sus fugaces apariciones, como la prestigiosa Hanna Schygulla y la emergente Louise Grindberg.

‘La biblioteca de los libros rechazados’: Letraherid@s

A las compañeras y compañeros, coordinadoras y coordinador de los clubs de lectura de quien esto firma por, aunque no aparezcan más que fugazmente en este filme, haberla hecho mejor lectora y mejor persona

 

El término letraherido-a procede del catalán (“lletraferit”) y significa “aficionad@ a las letras y a la literatura”. Fuente: comunicarbien. Porque esta película que nos ocupa está gozosamente llena de letraherid@s. Está gozosamente filmada en espacios diversos con el común denominador del amor a los libros y a la lectura. Está gozosamente habitada por personajes – y las excepciones a tal regla respetan la cultura – cuyas casas están atestadas de tomos.

Está gozosamente ambientada en un precioso pueblo de la Bretaña francesa, Crozon, en el que no se muestra a ningún animal, que posee esa biblioteca única – aludida en el penoso y más que obvio título castellano, ya que el original es el mucho más adecuado ‘Le Mystére Henri Pick’ – que no sería la de los libros rechazados, sino la de los manuscritos rechazados.

Está gozosamente protagonizada por un crítico literario, una editora, lectores-as voraces y, por descontado, autores. Está gozosamente centrada en un único programa de televisión, un espacio cultural de críticas y recomendaciones de volúmenes que, también gozosamente, tiene una gran audiencia. Está gozosamente mezclada con una intriga casi policíaca por la autoría de un manuscrito despreciado que resulta ser una obra maestra.

Algo impensable en este país… aunque no en Francia. Por eso es tan francesa. Si bien en la filmografía gala se nos cuelan tantas zafiedades que baten récords de taquilla o potentes dramas ajenos, e incluso contrarios, al cultivo del espíritu. En este caso, gozosamente, y pese a las prevenciones que tuvo esta firmante sobre si sería el típico producto convencional, muy para el gran público, blando, pretencioso y melifluo a la postre, ‘La biblioteca de los libros rechazados’ es inteligente, lúcida, irónica, cáustica, culta, ligera, muy bien dialogada y escrita y muy divertida.

100 minutos de metraje. La dirige y coescribe, junto a Vanessa Portal, el guionista y director Rémi Bezançon, cosecha del 71, adaptando la novela de David Foenkinos. Excelentes fotografía y banda sonora debidas respectivamente a Antoine Monod y Laurent Perez del Mar. Muy buen reparto tanto en sus protagonistas, como en los secundarios. en el que destacan Camille Cottin, Alice Isaaz y, sobre tod@s, un inmenso Fabrice Luchini.

Un texto magistral y despreciado en busca de autor-a. Un presunto firmante, ya fallecido, iletrado e improbable. Un crítico implacable e impertinente que quiere descubrir la verdad irónicamente en compañía de la hija de este último. A partir de ahí… nada será lo que parece y resultará mucho más interesante la propia investigación que su conclusión.

Un divertimento muy culto, cultivado y gozoso. La letraherida que esto firma les recomienda que no se lo pierdan.

 

‘Sauvage’: Minicrónica de un pase que no fue

Quien esto firma, tiene – por mor de los horarios y sesiones difíciles de combinar de los estrenos de hoy en la sala de referencia de la cinefilia sevillana, a la que ha hecho alusión en la anterior entrada dedicada a las novedades de la cartelera, – que ver dichas películas  en ese local los tres días del fin de semana.

Así que ha comenzado esta misma tarde por asistir a la proyección de ‘Sauvage’ – la ópera prima de Camille Vidal-Naquet, que obtuvo en la pasada edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla, su estreno a nivel nacional, el V Premio Ocaña a la Libertad y que quien esto firma no pudo ver entonces por incompatibilidad con los pases de la Sección Oficial – prevista para las 20 horas. Encontrándose, además, con la agradable sorpresa de que tal sesión tenía presentación y debate posterior…

La primera parte estuvo a cargo de Andrés Vega, director desde hace un lustro de Andalesgay el Festival de cine LGTBI que lleva 15 ya asentado en nuestra ciudad, y de José Luis Cienfuegos, responsable del ya citado SEFF, quien resaltó sus cualidades de riesgo, dureza e inesperada ternura, felicitando al Avenida por proyectarla y emparentándola con la tradición de cine queer firmado por Pasolini o Fassbinder. Lo que nos provocó aún más ganas de verla, si cabía.

Pero un error del sistema de proyección digital, en sus siglas inglesas DCP, del todo ajeno al cine, hizo que, tras un saludo filmado del director de ‘Sauvage’, se “colara” otra película. No va a poder arreglarse, como mínimo, hasta mañana. En cualquier caso, hay que consultar al cine. Una verdadera pena.

Quedan advertid@s.

 

 

En cartelera: Cuatro opciones y equilibrios horarios

Que en un cine de cinco salas – el referente indiscutible de la cinefilia sevillana por su escogida selección fílmica en versión original subtitulada – se proyecten hasta ocho películas obliga a ciertos equilibrios horarios, que no siempre llueven a gusto de tod@s.

A ver, que a quien esto suscribe le parece muy bien que mantengan títulos de pasadas semanas y nos den así ocasión de repescarlos. Pero no tanto que haya ciertos estrenos trampa – como gusta de llamarles esta firmante aunque siempre sea mejor que no se nos queden inéditos – condenados a una o a dos sesiones en horarios imposibles y no combinables, en función de sus respectivos metrajes, con otros. Lo que obliga a repetir visita al menos tres días, sean seguidos o no, para conseguir ver la nueva y, a tenor de sus referencias, estimulante oferta de las novedades de la cartelera de este viernes.

Son cuatro. A saber, y las comentaremos por este orden, tres francesas y una china.

La primera es ‘Sauvage’ debut cinematográfico de Camille Vidal-Naquet, fechada en 2018 y que estuvo nominada a los César de ese mismo año como Mejor Ópera Prima y V Premio Ocaña a la Libertad en el pasado Festival de Cine Europeo de Sevilla. Sigue a un joven de 22 años que practica la prostitución masculina y, al tiempo, busca el afecto que no tiene. Sus referencias son excelentes y no hay que perdérsela. Consulten horarios y sesiones porque, excepto hoy, a partir de mañana y hasta el jueves inclusive solo se proyecta a las 22 horas.

La segunda es ‘La biblioteca de los libros rechazados’, de Rémi Bezançon. Adaptación de la novela homónima de David Foenkinos. El misterio de una novela magistral escrita por un cocinero fallecido que, aparentemente, no había leído un libro en su vida, que intentan desentrañar un crítico literario y la hija del finado. Ha interesado bastante como entretenimiento ligero, muy culto, con una historia bonita y una singular intriga detectivesca. Debe verse.

La tercera es ‘Enemigos íntimos’, de David Oelhoffen. Una mirada intensa, enérgica y sobria al mismo tiempo, a tenor de sus reseñas, al reencuentro de dos amigos de la infancia cuyas vidas han tomado rumbos opuestos. No hay que obviarla.

Y la cuarta es ‘Largo viaje hacia la noche’, de Bi Gan, en el que un hombre vuelve a su ciudad natal, tras largo tiempo ausente, para buscar a la que considera la mujer de su vida. La han calificado de joya, de experiencia cinematográfica única e inolvidable, pese a su metraje que también algun@s han considerado algo excesiva en su concepto del tiempo. Está claro que debe ser vista.

 

 

 

‘El vendedor de tabaco’:… Y de humo

Al parecer, el realizador de esta película que nos ocupa, Nikolaus Leytner, cosecha del 57, ha dirigido algún que otro telefilme, lo cual es muy legítimo, pero también puede darnos alguna pista del enfoque y puesta en escena de ‘El vendedor de tabaco’ – producción austríaca de 2018, de 117 minutos de metraje, basada en la aclamada novela, que quien esto firma desconoce, de Robert Seethaler, adaptada y escrita por el  propio director y Klaus Richter, con una fotografía nada destacable de Hermann Duzendorfen y una banda sonora tal cual de Matthias Weber – que pasará sin pena, ni gloria por nuestra cartelera preveraniega, pese a sus ínfulas trascendentes.

La acción se sitúa en la Viena de los años 30, en la que ya podía presentirse el ascenso imparable del nazismo. De hecho, a la anexión de Austria por Alemania. A esta ciudad llega un chico, procedente de una familia sin apenas recursos,  enviado por su madre para que trabaje en el estanco de un antiguo amante, un comunista entre cuyos clientes está nada menos que Sigmund Freud, bajo los rasgos de un Bruno Ganz muy anodino y que aparece episódicamente … En ella, el joven conocerá el despertar romántico y sexual y tendrá como cómplice y consejero amoroso al famoso psicoanalista, mientras le confía su mundo onírico para que lo interprete.

Con estos mimbres, ¿qué podría salir mal?. Pues casi todo. Desde la ambientación y puesta en escena acartonadas y rancias hasta decir basta pasando por el plúmbeo, mal filmado y reiterativo mundo onírico del protagonista, un simplemente correcto Simon Morzé. Por si esto fuera poco, su objeto de deseo es una joven prostituída cuyo retrato es superficial, sexista y esquemático. Por si esto fuera poco, las interacciones con el padre del psicoanálisis rozan el patetismo. Por si esto fuera poco, apenas si apunta la tragedia del horror antisemita y nacionalsocialista. Por si esto fuera poco, se han filmado obras maestras de este período histórico.

Vender tabaco y humo. Ustedes mism@s.

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra en Casa del Libro Viapol. Temporada 7: Nueve encuentros

Esta temporada de la tertulia de cine Luis Casal Pereyra ha sido muy especial en todos los sentidos. Supuso un cambio de ubicación a Casa del Libro Viapol, en un espacio abierto e integrado en la librería, amplio y luminoso, que permite, además, la presencia de personas no humanas. Así es, hemos tenido adorables y modélic@s perrit@s entre nuestro público. Algo especialmente gratificante para quien esto firma, como animalista y coordinadora de la actividad.

Los nueve encuentros de este curso 2018-2019 han dado mucho de sí, tanto por la calidad e interés de l@s invitad@s como de las películas a debate. Todas las sesiones están registradas en sus correspondientes crónicas en este blog donde pueden leerlas si gustan. Son a saber:

Octubre 2018:

La invitada fue la guionista, actriz, dramaturga y miembro de la junta directiva de la Asociación Andaluza de Mujeres en los Medios Audiovisuales, AAMMA, Ana Ruiz. Con tres miradas de mujer a debate: ‘Carmen y Lola’, de Arantxa Echevarría; ‘El viaje de Nisha’, de Iram Haq y ‘Las distancias’, de Elena Trapé.

Noviembre 2018:

Especial monográfico sobre la muy premiada – Mención Especial del Jurado, Premio de la Juventud y FEODORA de la Crítica en San Sebastián, entre otros reconocimientos, ‘Viaje al cuarto de una madre’, que comentamos con su directora y guionista Celia Rico Clavellino, cuya madre en la vida real, Gloria Clavellino, también estuvo presente.

Diciembre 2018:

Otro monográfico sobre el premiadísimo documental – cuya lista de galardones es interminable y de los que destacamos sus Premios Goya, Forqué y Platino, además del mejor en su género en la Berlinale – ‘El silencio de otros’, de Almudena Carracedo y Robert Bahar,  que debatimos con una de sus protagonistas. la activista por la Memoria Histórica y amiga, Paqui Maqueda Fernández y con el, entre un también extensísimo y prestigioso currículum, ex director, y creador de tal especialidad, del Festival de Cine Europeo de Sevilla y amigo, Manolo Grosso.

Enero 2019:

El invitado fue el crítico de cine y teatro y amigo, Alejandro Reche Selas y las películas a debate ‘El veredicto’, de Richard Eyre; ‘Un asunto de familia’, de Hirokazu Koreeda y ‘Tres caras’, de Jafar Panahi.

Febrero 2019:

El periodista y amigo, Miguel Ángel Parra hizo los honores de un debate que incluyo a ‘Border’, de Ali Abbasi y ‘El vicio del poder’, de Adam McKay.

Marzo 2019:

Una sesión intensamente violeta, como no podía ser menos en este nuestro mes por antonomasia. Nuestra invitada fue la actriz, enseñante y realizadora, de la asociación citada, AAMMA, que introdujo en el coloquio a dos miradas fílmicas de mujer. A saber, ‘Cafarnaúm’, de Nadine Labaki y ‘¿Podrás perdonarme algún día?’, de Marielle Heller.

Abril 2019:

El crítico y amigo Enrique Colmena, con el que esta firmante tiene una deuda de gratitud permanente por ser un tertuliano de pro y por su apoyo constante a esta actividad, fue el invitado con estas películas a debate: ‘Dolor y gloria’, de Pedro Almodóvar; ‘Las herederas’, de Marcelo Martinessi y ‘Mula’, de Clint Eastwood. En esta sesión, además, se rindió un merecido homenaje al inolvidable Luis Casal Pereyra – en cuyo recuerdo se llamó así a una tertulia que antes era conocida como La Palabra y la Imagen – en el segundo aniversario de su dolorosa desaparición.

Mayo 2019:

El editor, autor, gestor cultural y amigo Pepe Iglesias, con el que esta firmante tiene también una deuda de gratitud permanente pues fue el artífice del cambio de espacio – hizo los honores a ‘Los hermanos Sisters’, de Jacques Audiard; ‘En buenas manos’, de Jeanne Herry y ‘Gracias a Dios’, de François Ozon.

Junio 2019:

El guionista, realizador, crítico, autor y amigo José Luis Ordóñez fue el encargado de introducir a ‘Sombra’, de Zhang Yimou: ‘La corresponsal’, de Matthew Heineman y ‘Placer femenino’, de Barbara Miller.

Una excelente temporada, como pueden constatar, con tales títulos e invitad@s, con quienes siempre estamos en deuda por su generosidad con la tertulia. Una excelente temporada de cada una de cuyas sesiones tienen su crónica en este blog, así como las reseñas de todas las películas a debate. Una excelente temporada que tendrá continuidad, el miércoles 2 de octubre, en el que inauguraremos la octava.

Gracias a Casa del Libro Viapol, a su magnífico equipo, a Daniel López, a Marina Alonso Espejo, a tod@s l@s invitad@s y amig@s y a l@s mejores tertulian@s del mundo mundial por hacerla posible. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

 

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra en Casa del Libro Viapol. Temporada 7: ¡¡¡Felices vacaciones!!!

Muy animada, participativa y con un excelente nivel de debate, la sesión de clausura de curso y de temporada de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra de esta tarde-noche en Casa del Libro Viapol. Las películas lo merecían y el invitado, todo un lujo y un honor, José Luis Ordóñez – Sevilla, cosecha del 73, filólogo, profesor de inglés, de lengua española y de creación literaria, crítico colaborador desde hace una década de Canal Sur Radio, guionista y Máster Internacional de Guión, realizador de cortometrajes muy premiados como ‘De vuelta a casa’ (2204) o ‘Tarot’ (2006)  y escritor que ha cultivado la novela de terror, el género negro o la infantil en obras tan reconocidas como ‘Madera podrida con un clavo oxidado’, ‘Lo macabro del amor’ o ‘Los desertores de Oxford Street’ – supo introducirlas modélicamente.

La china ‘Sombra’, del muy prestigioso Zhang Yimou cosechó admiraciones encendidas junto a algunas reservas. Se elogiaron su impecable y bellísima factura, sus tonalidades oscuras y grises, sus ecos shakespearianos, su épica, sus artes marciales y su trasfondo histórico real. La simbología del ying y el yang, las impresionantes batallas y la estrategia femenina de las contiendas, vía mortíferos paraguas. Las dos mujeres, en segundo plano, pero importantes como todas las de su filmografía. La lluvia omnipresente… Pero se le reprochó su confusa y dispersa primera parte.

La norteamericana ‘La corresponsal’, ópera prima de ficción del celebrado documentalista Matthew Heineman, interesó bastante. Por su visibilización de una reportera heroica con un inquebrantable compromiso hacia las víctimas civiles, que la llevó a ser asesinada en Homs (Siria) en 2012, por el regimen asesino de Al Assad que consideraba a la prensa como objetivo a abatir. Por el recuerdo y homenaje, en ella, a tant@s periodistas asesinad@s.

Por el hecho de ser una mujer, afectada también en su vida personal y civil por el síndrome de estrés postraumático, frente a tantas películas que glosan mayoritariamente a sus colegas masculinos. Por su factura impecable también, sus imágenes, su música, el adentrarse en los años anteriores al fin y en las tripas de la guerra. Porque lo suyo no era la tópica adicción a las emociones fuertes o a la adrenalina, sino un imperativo ético. Aunque se la consideró inadaptada para una vida al uso y hubiese gustado que mostrara algo más de su intimidad… Excelente Rosamund Pike y muy correctos los más secundarios Jamie Dorman, Tom Hollander y Stanley Tucci.

El documental feminista, coproducción entre Suiza, Alemania, India, Japón, Estados Unidos y Reino Unido, ‘Placer femenino’. de Barbara Miller, concitó apoyos unánimes. Su denuncia de la brutal represión de la libertad sexual, del cuerpo, los deseos y las pulsiones más íntimas de las mujeres impactó, a través de las cinco protagonistas, de cinco países, de cinco comunidades y de cinco religiones con el denominador común del más feroz patriarcado. Porque, aunque se hable de las deidades están hechas a imagen y semejanza de los hombres, a su conveniencia y para servir a sus intereses.

Incluso en países del considerado Primer Mundo como Norteamérica, Japón, Inglaterra y Alemania se muestran violaciones, de hecho cultura de la violación, el desprecio al sexo y al cuerpo femeninos, y la barbarie de las mutilaciones genitales, junto al valor de estas ciudadanas, amenazadas de muerte en muchos casos, activistas todas contra este aberrante estado de cosas.

El miércoles, 2 de octubre, más. Daremos comienzo a la octava temporada de esta actividad. Pero, a tan largo plazo, no se han elegido las películas. Si siguen este blog, se les irá informando de los títulos más interesantes y se les comunicarán – cuando se vaya acercando la fecha – las películas elegidas para debatir en el nuevo curso. Estén atentos, pues, a Sevilla Cinéfila.

Gracias a Casa del Libro Viapol, a su magnífico equipo, a Daniel López, a Marina Alonso Espejo, al grandísimo invitado José Luis Ordóñez, al crítico y amigo Miguel Olid Suero, que nos honró con su presencia, y a l@s mejores tertulian@s del mundo mundial por otra velada para el recuerdo. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra en Casa del Libro Viapol. Temporada 7: Hoy, sesión de fin de curso y de temporada

En efecto, esta misma tarde, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol tendremos la sesión de fin de curso y temporada de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra. Con un programa más que apetecible, tres películas potentes y singulares, dos miradas masculinas y una de mujer, feminista además. A saber:

La china ‘Sombra’, de Zhang Yimou. Aquí dejo el enlace a su crítica en el blog:

https://sevillacinefila.com/2019/05/29/sombra-reflejos-y-espejos/

La estadounidense ‘La corresponsal’, de Matthew Heineman. Aquí dejo el enlace a su crítica en el blog:

https://sevillacinefila.com/2019/06/01/la-corresponsal-cronicas-desde-el-infierno/

Y la coproducción entre Suiza, Alemania, India, Japón, Estados Unidos y Reino Unido, ‘Placer femenino’, de Barbara Miller. Aquí dejo el enlace a su crítica en el blog:

https://sevillacinefila.com/2019/06/04/placer-femenino-el-destino-sexual-de-las-mujeres/

El invitado, todo un lujo y un honor, será el crítico, guionista, escritor, realizador y amigo José Luis Ordóñez.

Promete muchísimo y hay que insistir: ES LA SESIÓN DE FIN DE CURSO Y TEMPORADA.

La entrada es libre: NO NOS MIREN, ÚNANSE.

‘Placer femenino’: El destino sexual de las mujeres

Quien esto firma, recuerda dos eslóganes feministas de los años 70 y 80 del pasado siglo, muy coreados en las manifestaciones, que rezaban así: “La anatomía del hombre no es el destino sexual de las mujeres” y “No queremos sexualidad sin sensualidad” Ambos tan lamentablemente vigentes – incluso para ciudadanas de sociedades presuntamente igualitarias y avanzadas – aunque hayan sido sustituídos por otros.

Ambos que se quedan muy cortos ante la atroz realidad de las cinco protagonistas de este valioso, imprescindible, necesario, feminista y comprometido documental de la suiza Barbara Miller, cosecha del 70, quien consiguió, con su ópera prima ‘Voces prohibidas’ (2012) – dedicada a tres blogueras una china, una iraní y una cubana que reivindicaban el respeto a la libre expresión en sus páginas – el Premio Amnistía Internacional en la edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de San Sebastián en 2013.

En ‘Placer femenino’ – coproducción entre Suiza, Alemania, India, Japón, Estados Unidos y Reino Unido, de 97 minutos de metraje, cuyo guión lo ha escrito su directora, cuya impecable fotografía está firmada por dos mujeres, Anne Misselwitz y Gabriela Betschart, y un hombre, Jiro Akiba, y su no menos adecuada banda sonora se debe a Peter Scherer – estas voces prohibidas pertenecen a la escritora norteamericana exiliada de una comunidad judía ultraortodoxa, Deborah Feldman; a la activista social y psicoterapeuta somalí Leyla Hussein, víctima de la ablación;, a la alemana Doris Wagner, ex monja y violada varias veces por un superior eclesiástico; a la artista japonesa Rokudenashiko, procesada por obscenidad y a la también activista – aunque TODAS lo son – hindú Vithika Yadav.

Estas cinco heroínas luchan valientemente contra la brutal represión sexual de sus hermanas en sus respectivas comunidades, arriesgando incluso la vida. El patriarcado más oscuro y feroz lo representan las cinco religiones a las que ellas pertenecían. A saber: judaísmo, islamismo, catolicismo, budismo e hinduísmo. Cinco formas de honrar a un Dios Padre en cuyo nombre, son agredidas en sus libertades, en sus cuerpos y en sus deseos, mutiladas, procesadas, borradas, alienadas y cosificadas.

Cinco respuestas, aunque los profundos, y en algún caso irreversible, daños colaterales estén ahí, en sus órganos, en sus mentes, en sus emociones, en su arte… Performances callejeras de educación sexual, frente a quienes aplauden a las manadas callejeras; imágenes lacerantes y demostraciones in situ con tijeras y plastilina de la barbarie inflingida a niñas inocentes e indefensas, 200 millones de menores mutiladas en 30 países, incluso ilegalmente como en España…; luchar, y conseguir, la custodia de tu hijo; lograr la absolución en un país en el que la representación de la vagina es pornográfica, pero existe un Festival del Pene, tal cual. Recurrir a las más altas jerarquías para constatar su complicidad con las personas llamadas sagradas que practican el más inicuo de los abusos de poder…

Y así podríamos seguir y seguir. Es una de las elegidas para debatir en la próxima sesión, de fin de curso y temporada, de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra que tendrá lugar mañana, miércoles, 5 de junio, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol, a la que les invitamos a unirse.

En cualquier caso, no se la pierdan.

 

 

‘La corresponsal’: Crónicas desde el infierno

En este día de ardores militares con cientos y cientos de miles de personas atestando las calles presas de orgullos bicolores, es más pertinente que nunca honrar a una mujer, Marie Colvin – periodista norteamericana y corresponsal de guerra para el diario británico Sunday Times desde 1986, que nació en 1956, que cubrió los conflictos armados de Sierra Leona, Timor Oriental, Kosovo, Zimbabue, Chechenia, Primavera Árabe, Sri Lanka, donde perdió el ojo izquierdo por una granada y, desde entonces, lo cubría con un parche negro… hasta llegar a Homs (Siria) donde fue asesinada el 22 de febrero del 2012. Fuente: Wikipedia – en cuya vida adulta profesional, sobre todo, pero también personal, se basa esta película.

Esta producción estadounidense – de 110 minutos de metraje, cuyo título original es ‘A private war’, dirigida por Matthew Heineman, un prestigioso documentalista de la que es su ópera prima narrativa; escrita por Arash Amel y Marie Brenner, en cuyo artículo de Vanity Fair ‘La guerra privada de Marie Colvin’ está basada; fotografiada con excelencia por Robert Richardson y con una banda sonora, muy bien integrada como un elemento dramático más, que firma H. Scott Salinas – es una estremecedora e impactante incursión a las entrañas de las más feroces batallas observadas, vividas, sentidas y sufridas desde la mirada del personaje central – una espléndida Rosamund Pike, a quien todos los honores le son debidos y a la que van a caerle justamente muchos premios y reconocimientos – siempre posicionada al lado de las víctimas civiles en cualquier trinchera.

Es una estremecedora e impactante incursión en el infierno, en todos los infiernos bélicos de nuestra contemporaneidad y dentro de ellos en las zonas más peligrosas, en las que ella siempre era la primera en llegar y la última en irse. De las que ella daba cuenta con las únicas armas de su cuaderno, su bolígrafo, y su portátil. De las que ella no salió indemne, con su estrés postraumático a cuestas y los daños colaterales del  alcoholismo, del tabaquismo, de sus desórdenes íntimos y de su sensibilidad a flor de piel que nunca se endurecía, pese a su experiencia.

Pero en su caso, como especifica muy bien la coguionista en el brillante artículo citado en la ficha técnica, no se trataba de una adicción a la adrenalina o a las emociones fuertes, sino a “su inquebrantable compromiso con la verdad”.  Un compromiso que este relato fílmico registra desde atrás, junto a flashs backs e interludios privados ‘tantos años antes de Homs… hasta llegar a este su último destino, siempre acompañada por su fiel fotógrafo Paul Conroy – un correcto Jamie Dorman, junto a los excelentes, aunque en breves apariciones Tom Hollander y Stanley Tucci –  que resultó gravemente herido y que la vió morir, abatida cobarde y deliberadamente por el régimen asesino de al-Assad,  para el que l@s informadores-as eran un objetivo a liquidar, por ser testigos incómodos, junto a sus compatriotas más indefens@s, enferm@s, hambrient@s y desarmad@s junto a l@s que ella y él estaban.

Cerca de un millar de periodistas han sido asesinados en la última década. Recordemos a los de nuestro país tales como José Couso, Ricardo Ortega, Julio Anguita Parrado, Julio Fuentes, Juan Antonio Rodríguez…

Es una de las elegidas para debatir en la próxima sesión de fin de curso y temporada de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra que tendrá lugar el próximo miércoles, 5 de junio, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol, a la que están invitad@s a sumarse.

En cualquier caso, en homenaje a esta mujer extraordinaria y por sus valores cinematográficos, nadie debería perdérsela.