Tertulia de cine Luis Casal Pereyra. Temporada 6: Claves y lecturas

Multitudinaria y estupenda la sesión de esta noche de nuestra tertulia. No podía ser menos con las tres películas elegidas, tan potentes, intensas y nada convencionales, ni con nuestro invitado, José Miguel Moreno Bautista, – crítico muy cualificado, amigo y tertuliano de pro, participante en foros cinéfilos como los de Linterna Mágica y El Monte; colaborador y ponente en talleres de cine y sobre técnicas fílmicas; asiduo al SEFF como acreditado; director del programa de Radiópolis ‘La Gran Evasión’ y coordinador de un cine fórum muy singular de reflexión y debate sobre títulos diferentes –  todo un lujo y un honor, que supo introducirlas a la perfección y dinamizar el debate.

‘El tercer asesinato’, del japonés Hirokazu Koreeda, concitó aclamaciones unánimes, pese a haber sido considerada como menor en su filmografía, y nuestro anfitrión la calificó directamente de su mejor película y de “obra maestra”. Subvirtiendo los códigos al uso del thriller y del drama judicial, fue descrita como una reflexión filosófica, moral y política sobre la sociedad nipona; sobre la pena de muerte aún vigente y mayoritariamente aceptada; sobre las distintas caras de la verdad; sobre una justicia corrompida; sobre las mujeres claves en una historia o sobre el apasionante cara a cara entre dos hombres. Más oscura que sus películas anteriores, se consideraron absorbentes su factura impecable, su puesta en escena, su música, fotografía y sus lecturas posibles, tan abiertas como su final.

‘Madre¡’, del estadounidense Darren Aronofsky cosechó también adhesiones mayoritarias. Se glosaron sus múltiples lecturas y claves – antipatriarcales, bíblicas, ecologistas, sobre la creación artística, sobre el modus vivendi contemporáneo, entre un larguísimo etcétera -, su capacidad para aterrarnos; su riqueza simbólica y metafórica;, el punto de vista de la mujer; las interpretaciones de su impecable reparto con Bardem a la cabeza; su final, tan cíclico y tan abierto; su desmesura y osadías tan arriesgadas como coherentes…

‘Morir’, del sevillano Fernando Franco, también interesó mucho. Por su visión inédita y nada poética, ni sentimental, ni romántica, ni lírica, del fin de una vida humana. Por su retrato del desmoronamiento de una relación. Por su descripción tan austera y contenida del proceso de una enfermedad terminal, en este caso con engaño e imposición de pautas por el hombre, aunque en ese tema hubo sus pros y sus contras. Por la mirada de la mujer, una espléndida Marian Álvarez, a la que da una réplica perfecta Andrés Gertrudix, la cuidadora a su pesar. Porque muestra y no juzga los comportamientos. Porque incide en que la fusión en negro de una vida y un futuro es difícil e ingrata. Por…

El miércoles, 13 de diciembre – porque el primero del mes coincide también en festivo – más. Debatiremos sobre tres películas sugerentes. A saber: ‘La librería’, de Isabel Coixet, ya en cartelera. HAY QUE VERLA CUANTO ANTES. ‘El autor’, de Manuel Martín Cuenca, que entra este viernes, 17. HAY QUE VERLA CUANTO ANTES. Y ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’, de Yorgos Lanthimos, que se estrenará el día 1 de diciembre.

Gracias a La Casa del Libro, a Rafael García, a Gema, a José Miguel Moreno Bautista, al crítico y a l@s mejores tertulian@s del mundo mundial, entre l@s que estuvo también el crítico y amigo Alejandro Reche Selas, por otra sesión memorable. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Anuncios

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra: Recordatorio urgentísimo

La próxima sesión de nuestra tertulia, que acaba de estrenar su sexta temporada, tendrá lugar mañana, miércoles, 15, a las 19.30, en la cuarta planta de La Casa del Libro, en la sevillana calle Velázquez.

Aparte de la posibilidad de comentar lo visto en el Festival de Cine Europeo, debatiremos tres películas complejas y nada convencionales. A saber, la estadounidense ‘Madre!’, de Darren Aronofsky;  las española ‘Morir’, de Fernando Franco y la japonesa ‘El tercer asesinato’, de Hirokazu Koreeda. Tres títulos con muchas lecturas posibles, que darán que hablar.

Y el invitado que nos los introducirá, todo un lujo y un honor, será el muy cualificado crítico, amigo y tertuliano de pro, José Miguel Moreno Bautista.

Promete muchísimo, la entrada es libre y no os la podéis perder. Os esperamos.

‘Una mirada documental’: Recordatorio urgentísimo

Aunque el SEFF haya finalizado, las actividades de, y en torno al, cine, siguen en plena efervescencia. Así, mañana lunes, 13 de noviembre, a las 19 horas, en la FNAC sevillana de la Avenida de la Constitución, tendremos una nueva sesión del excelente ciclo ‘Una mirada documental’, que coordina tan bien el crítico y amigo Miguel Olid Suero.

Con un programa, además, monográfico sobre el Séptimo Arte, o Séptimo Vicio… Se presentará, proyectará y debatirá, con su director presente, Antonio Lobo, el largometraje ‘Por un puñado de sueños’, sobre los años de oro de los rodajes en Almería, rodado en España, Francia, Italia y Estados Unidos, y su decadencia posterior.

Participará en el coloquio también el periodista y escritor, Paco Reyero, delegado de La Razón que nos comentará anécdotas de Clint Eastwood – a su paso por nuestro país para participar en los rodajes de Sergio Leone – recogidas en su libro Desde que mi nombre me defiende.

Una oferta más que estimulante, que no os podéis perder bajo ningún concepto.

SEFF 2017. Palmarés Jurado Oficial: Acordes y desacuerdos

Quien esto firma, va a comentar los Premios del Jurado Oficial. A saber:

Giraldillo de Oro: ‘La fábrica de nada’, de Pedro Pinho. Portugal.

Aquí el enlace de la entrada en estas páginas: https://sevillacinefila.com/2017/11/08/seff-2017-seccion-oficial-a-fabrica-de-nada-a-las-barricadas/ Una apuesta por una película arriesgada, cañera, de izquierdas, combativa y comprometida, que esta firmante aplaude aunque no fuera su favorita. Sí, desde luego, era una de ellas. Protagonismo básica y mayoritariamente masculino.

Gran Premio del Jurado: ‘Western’, de Valeska Grisebach. Alemania.

https://sevillacinefila.com/2017/11/05/seff-2017-seccion-oficial-western-los-extranjeros/

Una atípica revisitación de uno de los géneros clásicos del cine, en clave contemporánea y con un fuerte componente de crítica social. Además, una de las cuatro miradas de mujer de esta Sección, aunque el protagonismo de su historia sea masculino plural.

Mención Especial del Jurado: ‘Zama’, de Lucrecia Martel. Coproducción entre Argentina, España, Francia, Estados Unidos, Holanda, Brasil, México y Portugal: https://sevillacinefila.com/2017/11/06/seff-2017-seccion-oficial-zama-conquistas/

Segunda mirada de mujer que es destacada por el Jurado Oficial. Hipnótica, singular, fascinante y transgresora inmersión en un personaje, unos lugares y un siglo. Protagonismo masculino casi absoluto.

Mejor Dirección: ‘Barbara’, de Mathieu Amalric. Francia.

https://sevillacinefila.com/2017/11/07/seff-2017-seccion-oficial-barbara-el-águila-negra/

Valiente, osada, magnética y tan carismática como su protagonista, una mujer, una ARTISTA con mayúsculas. Cuatro planos narrativos, al borde de lo imposible, avalan a su realizador para este premio.

Mejor Guión: ‘A violent life’, de Thierry de Peretti, Francia.

https://sevillacinefila.com/2017/11/09/seff-2017-a-violent-life-patria/

¿Que había mejores guiones… ? Puede que sí. Pero también es justo el reconocimiento a esta crónica inmisericorde de la lucha armada, y sus guerras fratricidas, del Frente Nacional de Liberación de Córcega. Otra película de alto contenido político y, por descontado, de protagonismo masculino plural.

Mejor Actriz: Selene Caramazza, por ‘Corazón puro’, de Roberto de Paolis, Italia. Quien esto firma, expresa su radical y completo desacuerdo con este galardón que respalda a una interpretación simplemente correcta frente a las magníficas, complejas y ricas en registros y matices de, sobre todo ella, Jeanne Balibar en ‘Barbara’, Juliette Binoche en ‘Un sol interior’, Iris Bry en ‘Les gardiennes’ o Marina Foïs, en ‘El taller de escritura’

Mejor Actor: Pío Amato por ‘A Ciambra’, de Jonas Carpignano, Italia. Pues bueno, otro adolescente italiano premiado. Que, además, en este caso, se interpreta a sí mismo. Quien esto firma, vuelve a discrepar de este sinsentido, frente a la grandeza y talento del Daniel Giménez Cacho de ‘Zama’

Mejor Dirección de Fotografía: A Maria von Hausswolff por ‘Winter Brothers’, de Hylnur Palmarson, Dinamarca. Un reconocimiento justo a una mujer, aunque la película deje mucho que desear…, que tenía a una rival importante en su colega Caroline Champetier, por ‘Les gardiennes’, de Xavier Beauvois – la gran olvidada, por cierto – y en Rui Pocas de ‘Zama’, de Lucrecia Martel.

Escrito queda.

SEFF 2017: Algunas consideraciones previas al Palmarés

… Como, por ejemplo, que al reseñar en anteriores entradas –  por las razones obvias de no poder abarcar tanta oferta – solo las películas más interesantes para quien esto firma, no se hizo lo propio con las menos estimulantes, o directamente insuficientes. Que aquí y ahora, no van a mencionarse salvo que fueran destacadas en los Premios o por su estreno en Sevilla.

Pero sí registrar, mínimamente, la singularidad y riqueza de fondo y forma de la visión ascética y minimalista del medioevo, silenciosa pero tan estimulante en contenidos y sorpresas, de la producción checa ‘Little crusader’, de Václav Kadrnka.

Pero sí dar cuenta del maltrato animal – utilización, explotación, escenas lacerantes… que también son daños -, de la insidiosa épica, sentimental y nostálgica, de un modo de vida y un trabajo que supone un infierno para muchas especies no humanas, presentes en la británica ‘Tierra de Dios’, de Francis Lee. Para otras consideraciones, véase el primer párrafo. Y no solo en ella. A evitar, de todas, todas.

Pero sí deplorar, de nuevo – como se destacara en las entradas de recomendaciones previas al comienzo del Certamen, que pueden leer en este blog – las mínimas miradas cinematográficas de mujer presentes en la oferta de todas las Secciones, que, por si esto fuera poco, se han programado a horas tardías e incompatibles con la Oficial. Y el protagonismo masculino absoluto en la mayoría de sus historias. Algo subsanable, como norma de obligado cumplimiento, pues obviarlas nos empobrece cultural y fílmicamente.

Reivindicar, de nuevo, también que el Concurso sea proyectado únicamente por la mañana, desde el primer día, para dejarnos libres otras franjas horarias.

Escrito queda. Y ahora, a esperar el Palmarés…

Post scriptum y normas de obligado cumplimiento. A saber:

Agradecer, de nuevo, a la organización del Festival la elección de quien esto firma, como representante de la crítica, en el excelente programa de cine, El Séptimo Vicio, conducido con maestría por Javier Tolentino. Para el recuerdo… y aquí tienen su enlace

https://sevillacinefila.com/2017/11/03/seff-2017-a-modo-de-prologo-dias-de-cine-y-radio/

Agradecer a la gente de la organización presente en las salas, su amabilidad y eficiencia a la hora de atender las peticiones de esta firmante.

Agradecer a la estupenda y amiga gente de la crítica su afecto, complicidades, risas, coincidencias, discrepancias, análisis, comentarios y opiniones con las que se ha enriquecido tanto la visión de las películas de esta firmante.

 

SEFF 2017. Sección Oficial. ‘El taller de escritura’: Lecciones

El prestigioso guionista, director de fotografía y realizador Laurent Cantet, cosecha del 61, tiene una estimulante filmografía en la que destacamos, ‘Recursos humanos’ (1999), ‘El empleo del tiempo’ (2001), ‘Entre les murs'(‘La clase’, 2008). Precisamente esta última, basada en una obra autobiográfica, describe – casi documentalmente – las experiencias de un profesor en un instituto con conflictos entre un alumnado multirracial.

Olivia, la protagonista de ‘El taller de escritura’, es una conocida autora que ha accedido a impartirlo también a un grupo de jóvenes con diferentes señas de identidad raciales, religiosas e ideológicas y con el denominador común de su desigualdad de oportunidades socio-económicas, aunque no son marginales.

El reto es crear una intriga policíaca, o negra, partir de la historia pasada o presente de la localidad donde viven. Pero uno de los alumnos, Antoine, un solitario, adicto a los videos juegos y con amistades peligrosas, no va a poner las cosas nada fáciles.

Con estos mimbres, el director construye una película singular en la que el debate político, intelectual, literario y moral confluyen en una suerte de thriller ambiguo y con múltiples lecturas posibles. Se trata de una apuesta muy arriesgada y nada comercial, pero sugerente, enriquecedora, muy compleja y estimulante.

Algunos los temas a debate entre un alumnado tan heterogéneo – de nuevo, en esta edición del SEFF se muestra la otra Francia… – son producto del trauma de una sociedad herida por una violencia arbitraria, ejercida contra víctimas inocentes y anónimas,  cuya responsabilidad salpica injustamente a ciertas comunidades. Pero también en el otro extremo del arco ideológico, late un odio al diferente susceptible de estallidos.

Y el final, sin perpetrar spoiler, tiene el sentido de reconciliación con el lugar de nacimiento, su pasado y su futuro, a través del relevo generacional. Otro tema de discusión. Otras lecciones que se aprenden en este accidentado taller que nada tiene que ver con el género profesora-estudiantes conflictiv@s aunque, también en este caso, cuestionen y pongan contra las cuerdas a una docente atípica. Un personaje femenino precioso, a parte entera, íntegro y generoso, muy bien interpretado por Marina Foïs a la que le da una impecable réplica Matthieu Lucci.

114 minutos de metraje. La escriben el propio Cantet y Robin Campillo. La fotografía muy bien Pierre Millon y su banda sonora, que acompaña y no se impone, la firma Bedis Tir.

Una propuesta que reta a la inteligencia de l@s espectadores-as. Recojan el guante y véanla.

SEFF 2017. Sección Oficial. ‘Les gardiennes’: Tiempos de guerra

El actor, guionista y realizador francés Xavier Beauvois, cosecha del 67, tiene en su filmografía títulos estimables como ‘Ponette’ (1996), ‘Villa Amalia’ (2009)  o ‘Según Matthieu’ (2000). Ahora presenta esta su última propuesta en la Sección Oficial del Certamen sevillano que, aunque se proyectó antes de otras reseñas que ha hecho quien esto firma, no quiere dejar de consignar.

134 minutos de metraje. El guión lo firman el propio director y Frédérique Moreau, sobre una novela de Ernest Pérochon. La bellísima fotografía, inspirada en maestros como Van Gogh o Millet, se debe a Caroline Champetier y su excelente banda sonora al clásico Michel Legrand.

Se desarrolla en la Francia profunda  y rural, durante la Primera Guerra Mundial, entre 1915 y 1920,en una granja donde las mujeres _”Tenía ganas de hacer una película sobre las mujeres y sus trabajos tan duros en el campo donde hacen lo mismo que los hombres, siendo mucho más fuerte para ellas” – tienen que asumir su control al estar los dos hijos, y hermanos varones, y el yerno y marido respectivamente en la contienda.

La dueña contrata, además, a una chica campesina quien, por su buen hacer, gana su afecto y se convierte en un miembro más de la familia. Hasta que… Beauvois se toma su tiempo – lento, sutil, contemplativo – para narrarnos un relato duro que, en otras manos, hubiera resultado tópico, facilón y melodramático.

Que combina sabiamente una puesta en escena clásica, que gente muy cualificada de la crítica le ha reprochado, con una intensidad emotiva contenida que nunca se permite sentimentalismos. Como de pasada, en el transcurrir de las estaciones y de los años, suave e implacablemente, los acontecimientos se revelan ante nuestros ojos como lo hace la evolución de los personajes y sus interrelaciones.

Quien esto firma, cree que, pese a esta factura, no estamos ante un filme convencional, ni academicista, sino clásico en el mejor sentido del término. Su fondo y forma, su estilo y narrativa, resaltan el valor de las protagonistas, su fuerza y sus cualidades.

Magníficas Nathalie Baye, Laura Smet, su hija en la llamada vida real y, sobre todo, el descubrimiento de Iris Bry quien, además, tiene una preciosa voz. Es una película promujeres pero, también incide lúcidamente en las contradicciones ingratas e injustas que imponen las lealtades familiares y de clase.

Suena con fuerza para algún premio del Palmarés, que conoceremos mañana. Va a estrenarse pronto en circuitos comerciales. No se la pierdan, a ser posible en su versión original.

SEFF 2017. Special Screening. ‘Los demás días’: Despedidas

A  M.I.S.M  y a L.C.P, gracias por vuestras vidas. A D.M.V y a A,J.L, gracias por acompañarles hasta el final.

 

“Algún día vamos a morir… Pero los demás días, no”. Esta frase es el lema, y la razón del título, de este documental de Carlos Agulló y el del equipo de Cuidados Paliativos, que dirige el doctor Pablo Iglesias. Ambos, médico y realizador, presentes en su estreno de esta noche en el Festival, junto a un público entregado, entre los que se encontraban familiares de l@s pacientes retratad@s, que ya no están…

Con ell@s hacemos este viaje que nos lleva a la más profunda – y, a la vez, contenida y respetuosa – intimidad de personas seriamente enfermas, a quienes solo les cabe convertir estas rectas finales de sus biografías en lo más dignas e indoloras posibles en todos los sentidos. Ayudadas por l@s mejores profesionales y l@s mejores cuidadores-as, gente valiente y generosa, sus parientes más directos.

Descubrimos que el final es parte de la vida y que el proceso, aunque durísimo, está dulcificado por el afecto y los mimos que quienes tienen sus días contados reciben. Les atienden en todo momento, se preocupan, les llaman, les chequean cada día, les visitan en sus casas y les proporcionan, con la inestimable complicidad e intenso amor de l@s más allegad@s, que sus demás días sean los mejores posibles.

Ángela, Carmela, José… son protagonistas estelares que mueren, contra todos los códigos del cine. Pero la mirada de Carlos Agulló – se insiste, respetuosa y delicada – les ha hecho revivir. Les ha mostrado ante nuestros ojos con lucidez, aceptación, depresiones, en paz, con miedo y humor, entre muchos otros sentimientos encontrados. Pero sin enfado, ni rabia, pues tales emociones pertenecieron a una fase anterior de sus males irreversibles.

90 minutos de metraje. La escribe su propio director. La fotografía muy bien Rita Noriega. La música que suena es la que quisieron l@s ausentes. El coloquio fue intenso y emotivo, como la proyección misma, como las lágrimas que no se reprimieron. El doctor y el responsable de este filme dicen que su trabajo y este rodaje han cambiado sus prioridades. Hay que creerles.

Es una hermosa lección de vida. Véanla.

SEFF 2017. Sección Oficial. ‘A violent life’: Patria

El Frente Nacional de Liberación de Córcega es una organización armada que combinó el nacionalismo independentista con el marxismo-leninismo. Tuvo su máximo apogeo en los años 90, en los que llevaron a cabo un millar de atentados contra todo tipo de personas, empresas y establecimientos relacionados con el Gobierno francés en la isla. En esa década, se enfrentaron sus distintas corrientes en una guerra abierta que dejó 15 muertos y varios heridos. El 25 de junio de 2014 anunció su abandono de la lucha, su progresiva desmilitarización y su salida de la clandestinidad. Fuente: Wikipedia.

El realizador de esta nacionalidad Thierry de Peretti, cosecha del 70, da cuenta en esta película a concurso de los tiempos más álgidos de esta guerra sin cuartel, a través de la figura de un estudiante que, a raíz de ser encarcelado por transportar armas, se radicaliza y afilia, junto a sus amigos más cercanos, a la facción más presuntamente teórica y de izquierdas, lo que no les impide mancharse las manos de sangre en una espiral de violencia fratricida y letal.

Y lo hace sin épica, ni lírica, ni acción, ni espectáculo. Y lo hace con una crónica demoledora de esos años de plomo, en los que el idealismo y el más exaltado amor a la patria se aliaron con la delincuencia, la codicia, las traiciones y los intereses de unos líderes que jugaron a un ajedrez criminal teniendo como peones a la mejor juventud militante. Jóvenes en el tablero, sí, pero no inocentes, pese a que sus ideales e ideología les servían como coartadas morales de sus asesinatos. Cómplices, verdugos y víctimas, por amor a la Patria…

Protagonismo masculino plural, en esta oscura historia en la que las mujeres no son sujetos a parte entera y solo existen en referencia a sus relaciones con los guerreros. Madres, novias, amantes, esposas… víctimas también de la dinámica que ellos crearon y del machismo del que estaban impregnados. ‘A violent life’ no necesita enfatizar, ni subrayar, para mostrar toda esa complejidad de hechos y circunstancias, de historias y de Historia. Con un final, además, abierto e inquietante.

Producción francesa, de 107 minutos de metraje. Dedicada al padre del director quien también firma el guión, junto a Guillaume Breaud. La excelente fotografía, teñida de la negrura de la historia, se debe a Claire Mathon. Y el reparto, tan desconocido como solvente.

No dejen de verla.

SEFF 2017. Sección Oficial. ‘A fabrica de nada’: ¡¡¡A las barricadas!!!

Quien esto firma, hacía mucho tiempo que no veía, ni en el cine, ni en el SEFF, una película, no dirá política – porque el contenido ideológico lo tienen todas mejor o peor enmascarado- pero sí militante. Militante, comprometida, singular y nada panfletaria. Con tres horas de duración que se llevan muy bien, pese a ciertos bajones de ritmo…¡¡¡incluso a las 9 de la mañana!!!

Una película militante y cañera, que se posiciona inequívocamente con la plantilla de una fábrica cuyos responsables están robando su propia maquinaria, a fin de “reconvertirla” y despedir a la mayoría. Pese a tenerlo todo en contra y sin cobrar el sueldo, deciden mantenerse firmes frente a las sobornos económicos de la empresa y sus intentos de dividirles.

Esto nos es contado en diversas fases que recogen su firmeza, compromiso y valor, pero también sus contradicciones y sus desalientos. Que recogen también la crisis de pareja que atraviesa uno de ell@s y cómo un equipo de filmación graba un documental sobre su situación y las decisiones que van tomando.

Que les sigue en sus disputas, complicidades, fortalezas y desánimos. Que analiza su situación laboral con referencia a la del capitalismo global. Que les retrata también en un divertido número musical.

Que apuesta por ell@s siempre, en cada momento y en cada paso que dan. Que radiografía, a través de esta historia real, la alienación de un sistema y la indefensión de una clase que, unida, jamás será vencida. A pesar de la desproporción de fuerzas… Pero que contiene una escena de desprecio y maltrato animal que, si bien de ficción, no es ni necesaria, ni de recibo.

Producción portuguesa de 177 minutos de metraje. La dirige Pedro Pinho,  la escriben, con él, Tiago Hespanha, Luisa Homem y Leonor Noivo y su fotografía se debe a Vasco Viana.

Una apuesta inequívocamente de izquierdas de esta Sección Oficial, y del Certamen, que se agradece. Véanla.