‘Jayeshbhai Jordaar’: Las mejores intenciones, los peores resultados

A esta firmante, de entrada, le gustó que en los créditos iniciales de esta ópera prima del actor, guionista y cineasta indio Divyang Thakkar, cosecha del 85, apareciera esta frase: «Ningún animal ha sido maltratado en el rodaje de esta película» No sólo eso, la predispuso a su favor. Pero… a los 90 minutos, su metraje son 121, abandonaba la sala del Avenida donde se ha estrenado hoy y se proyecta en una única sesión a las 17 horas.

Esta firmante no duda de que Thakkar haya tenido las mejores intenciones… y tampoco que los resultados son desastrosos. Porque la historia de un hombre más que tímido, a cuyo nombre se refiere el título, como se describe en la sinopsis, absolutamente sometido a la férrea comunidad patriarcal – encabezada por su padre – rural en la que vive que intenta aparentar tales ideas ferozmente misóginas con un trato igualitario con su esposa embarazada y su hija…

… Quiere ser un retrato de la opresión intolerable de las mujeres. Quiere ser un retrato de unas familias que instan a las gestantes, como la protagonista, a concebir varones o a abortar los fetos femeninos. En el caso del matrimonio citado, hasta seis veces…

Con la excepción de la niña que se empeñaron en que naciera y de la que viene en camino que, pese a todos los rituales y oraciones, es otra chica. Así que la pareja y su primogénita deben huir para salvar la vida de la bebita aún no nacida con todos los prohombres persiguiéndoles y con la ayuda inesperada de otra población en la que, por los hechos citados, no hay féminas y claman por ellas.

Que todo ello, un asunto lamentablemente actual y de la máxima gravedad, sea tratado en clave de comedia o de sátira sin el menor rigor y con todas las más frívolas contradicciones, es deplorable. Porque además no tiene la más mínima gracia en ningún sentido. Hasta describe como gags la respuesta a un maltrato y el que la víctima permanezca con su verdugo porque «le tiene bajo control»

Y así podríamos sumar y seguir… pero a quien esto suscribe no le merece la pena.

Producción india, fechada en este año, de 121 minutos de metraje. La escribe, por llamar de alguna manera a un guión torpe, inconsistente y deslavazado, el propio director junto a Anckur Chaudhry. Su colorista fotografía la firma Siddharth Diwan. Y la banda sonora ad hoc, Ankit y Sanchit Balhara, Vishal Dadlani y Shekhar Ravjiani. En cuanto al reparto, está mal dirigido y sobreactuado.

En fin… La pelota en sus tejados.

En cartelera desde Viva Sevilla: Tsunami de estrenos

En este viernes, 13, una fecha icónica en el cine, la cartelera oferta un verdadero tsunami de títulos con mucho interés. Este es el enlace a mi sección de Viva Sevilla:

https://vivasevilla.es/sevilla/1049378/tsunami-de-estrenos-entre-ellos-el-esperado-el-universo-de-oliver/

Pues ya lo saben. Consulten horarios y sesiones y vayan al cine. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles,11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol, Temporada 9: Misión imposible…

Crean a esta firmante cuando afirma que escribir esta crónica es un acto temerario. Cuando afirma que escribir esta crónica es una misión imposible. Porque la sesión de la tertulia de cine Luis Casal Pereyra de esta tarde-noche del miércoles, 11 de mayo, ha alcanzado tales cotas de humor, ruptura de esquemas y miradas nada convencionales sobre las películas a debate…

… Que se antoja extremadamente díficil registrarla en esta crónica sin traicionar un clima y un ambiente tan desternillante y lleno de hallazgos y ocurrencias. Miren que quien esto firma, en nueve temporadas de la actividad, ha vivido todo tipo de encuentros. Pese a ello, está en condiciones de asegurarles que pocos tan divertidos, tan ingeniosos y tan brillantes como el de hoy.

Así que, de entrada, les pide disculpas por no tirar la toalla e intentarlo pese a todo. Así que, de entrada, les pide disculpas por perpetrar lo que es un pálido reflejo de una velada tan tronchante – en la que se sucedieron tantos gags verbales que no ha podido retener para contarlo aquí -y lo hará de una forma no convencional como el ambiente vivido pide a gritos.

‘Alcarrás’, el flamante Oso de Oro de Carla Simón, fue la primera en comentarse. Gustaron sus formas, sus intérpretes, su puesta en escena, su historia y disgustaron su trato extremadamente cruel con los animales. Se dijo de ella tanto que era compleja como que era simple y lineal.

Sobre el asunto del infame trato dado a los conejos y a la vaca Margarida en ella, suscitó empatía generalizada con estas especies no humanas, con la excepción de quien justificó que era lícito exterminarlos para que no devorasen las raíces – aunque otra persona afirmó que había alternativas no cruentas – y de quien sugirió que ya que los mataban…

También se llevó estopa el patriarca del clan, tan brusco y cuadriculado, mientras que resultó más simpático el presunto villano de la función. En cuanto a l@s menores que la habitan, igualmente división de opiniones. Desde la mayoritaria que eran encantadores, sobre todo la niña, y que lo hacían muy bien, remitiendo a ciertas infancias creativas en el juego, hasta que eran muy antipátic@s.

Ya les comenta esta firmante que se le sacó punta a todo. Ya les comenta esta firmante que no se dejó títere con cabeza. Ya da fe esta firmante de que esto ocurrió, por supuesto, con ‘París, Distrito 13’, de Jacques Audiard. Unanimidad en su factura, puesta en escena, maravillosa fotografía en blanco y negro y poco más. Que l@s protagonistas muy millennials, sí, pero talludit@s. Que no se notaba las miradas de mujer, una de ellas la de la realizadora Céline Sciamma, en el guión.

Que el personaje masculino estaba mejor tratado que el de las chicas… Que la multipremiada Lucie Zhang tampoco lo hacía tan bien y que era muy desagradable su personaje. Que la transexual no era tal o casi nadie había advertido que lo era. Que normalizaba el porno. Que el final era circular. Que la conclusión era muy pastelosa. Que tanto sexo vale, era legítimo, pero que había otras formas de relacionarse y conocerse.

Que en general les había gustado más bien poco y les habían aburrido algunas de las historias. Que pensaron que la transexual era, asombrosamente, Nora, interpretada por Noémie Merlant. Que la encontraron demasiado larga y poco interesante pero, menos mal, alguien dijo que era compleja por oposición a la «linealidad» de ‘Alcarrás’. Que…

El summum llegó con ‘Compartimento Nº 6’, de Juho Kuosmanen. Hay que decir que no gustó a nadie. La historia del zafio, acosador e insoportable machista que se convierte, tras cinco días de viaje en tren, en un personaje sensible y empático insulta sin fisuras a la inteligencia. Hubo quienes se negaron a verla directamente dados los comentarios sobre ella.

La visión de Rusia, más bien demoledora, que ofrece el film fue mayoritariamente avalada por quienes conocían el país. Hasta dijeron que en ferrocarriles más lujosos, las revisoras eran igualmente terroríficas. Pero también a Finlandia le dieron mucha caña al respecto de lo planas y esquemáticas que resultaban las películas de esa nacionalidad y su ausencia de sentido del humor.

El intérprete principal no fue del agrado de nadie y de su personaje se dijo de todo y nada bueno. Pero la protagonista tampoco fue comprendida. Que por qué no dejó el compartimento desde el minuto uno. Que por qué no denunció. Que por qué se fue con semejante impresentable sola a ver a una señora desconocida…

…Que por qué sus amistades y pareja la dieron de lado. Que no explica nada ni de la trama, ni de la presunta evolución del hombre, por llamarlo así. Que jugaran a los muñecos de nieve con hielo en los petroglifos. Que si vaya tela los dos países. Que les había aburrido e insultado la inteligencia. Que…

El miércoles, 1 de junio, a las 19.30 de la tarde, en Casa del Libro Viapol, más. Será la sesión de cierre del curso y de la temporada. Debatiremos tres películas a estrenar todas el 20 de mayo. Dos miradas de mujer y otra masculina. A saber:

La española ‘Cinco lobitos’ de Alauda Ruiz de Azúa. 6 premios en el Festival de Málaga, incluyendo la Biznaga de Oro.

La coproducción entre Costa Rica, Suecia, Bélgica y Alemania ‘Clara sola’, de Nathalie Álvarez Mesén. Galardonada en varios certámenes como Nashville, Gante, Turín, Sao Paulo y Cleveland.

Y la estadounidense ‘El sastre de la mafia’, de Graham Moore.

Todas, se reitera, se estrenan el 20 de mayo. VÉANLAS CUANTO ANTES.

Gracias a Rafael García, a Marina Alonso Espejo, a Casa del Libro Viapol y a su magnífico equipo. A Quique Colmena por compartir, con la excelencia marca de la casa, las tareas de coordinación de la tertulia. A la adorable perrita Maya, la estrella no humana de nuestra actividad. A Juan y a Charo L. Gálvez por las excelentes fotografías de familia y de ambiente, respectivamente. Y a l@s mejores tertulian@s del mundo mundial por otra velada memorable y plena de humor y diversión. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. #TertuliaDeCine #CineEntreLibros

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol: Faltan horas…

Así es, faltan tan sólo unas horas para que nos reencontremos en la que será la penúltima sesión del curso y de la novena temporada. Con tres películas, además, que tienen mucho debate y cuyas entradas están en este blog. A saber:

La francesa ‘París, Distrito 13’, de Jacques Audiard.

La coproducción entre Finlandia, Alemania, Estonia y Rusia ‘Compartimento Nº 6’, de Juho Kuosmanen

Y la coproducción hispano-italiana, pero española a todos los efectos, ‘Alcarrás’, de Carla Simón.

Pues ya lo saben. Tenemos una cita imprescindible en torno al cine dentro de unas horas. Deseando verles. #TertuliaDeCine #CineEntreLibros


Cine en plataformas, Filmin. ‘Jane for Charlotte’: Madre e hija

Jane es la cantante, guionista, actriz y cineasta de doble nacionalidad británica y francesa, Jane Birkin, cosecha del 46, que ostenta reconocimientos tales como, entre otros, la Legión de Honor, Oficial de la Orden del Imperio Británico, de las Artes y de las Letras, que tuvo tres hijas de tres parejas diferentes.

A saber: Kate Barry, (1967-2013) de su matrimonio con el mundialmente famoso compositor John Barry, quien fue criada por el celebérrimo cantautor Serge Gainsbourg, (1928-1991), hasta los 13 años, su pareja más icónica, y de la que tuvo a su segunda hija Charlotte, sobre quien esta firmante se extenderá luego y Lou Doillon, actriz, modelo y cantante, cosecha del 82, cuyo progenitor es el realizador Jacques Doillon.

Charlotte, su segunda hija ya citada, es Charlotte Gainsbourg – cosecha del 71, actriz, música, cantante, guionista y cineasta, entre cuyos créditos como intérprete se cuentan títulos como ‘Jane Eyre’ (1994), de Franco Zeffirelli, ‘Mi mujer es una actriz’, (2001) de Yvan Attal, ‘Anticristo’ (2009), de Lars von Trier, con el que también rodó ‘Melancolía’ (2010) o ‘Ninfomaníaca’ (2013), entre otros muchos – quien debuta tras la cámara con este retrato intimista y singular de su progenitora, que nada tiene que ver con el no menos peculiar que le hizo Agnes Varda: ‘Jane B. por Agnes V.’ (1988), donde ella tenía un papel secundario, que también puede verse en Filmin.

Este no es un documental al uso. Este es un documental intimista que es una declaración de amor a la protagonista. Como la realizadora afirma, en una excelente entrevista firmada por Irene Crespo en El País, el 27 de agosto de 2021: «No me considero directora, sólo quería hacer una película sobre mi madre, coger una cámara y mirarla muy de cerca…» Pero también declara que, de alguna manera, quería librarse de las cargas emocionales respecto a ella.

Porque cuando su hermana primogénita, la ya citada Kate Barry con quien creció, se precipitó – sobrepasada por sus adicciones y depresiones – al vacío desde el cuarto piso de su apartamento parisino en 2013, Charlotte «abandonó» a una devastada Birkin y se marchó a Nueva York con su marido, el cineasta Yvan Attal, sus dos hijas y su hijo. Siete años felices para ella y su familia al abrigo de la terrible tragedia.

Y esta película, tan sutil, tan atípica, tan elegante, tan sensible y tan sincera, es una forma de recuperar a su madre, de volver al hogar en la acepción más amplia y compleja del término. «Queremos alejarnos de nuestras madres en un momento de la vida, pero yo quiero tenerla ahora el mayor tiempo posible conmigo». Birkin superó una leucemia y un ictus y, aunque la sabe fuerte, Gainsbourg muestra claramente su deseo de pasar más tiempo con ella. Como madre y como abuela, pues sus propias hijas también aparecen en el filme.

Un filme que explora el duelo por la hija y hermana. Un duelo no por descarnado menos contenido. Un filme que explora las emociones con tanta sinceridad como timidez. Un filme que muestra a la hermosa anciana, que elude los espejos, que prefiere las penumbras, con toda la belleza de sus arrugas y que ha conseguido, mal que bien, reconciliarse con el paso del tiempo.

Un filme que solo la muestra de soslayo en algunas actuaciones y grabaciones. Un filme en el que casas – la de Serge Gainsbourg va a convertirse por fin en un museo por decisión de su hija, otra deuda pendiente – recuerdos, videos y fotografías familiares son mostradas. Un filme en el que dos mujeres tan distintas, y al tiempo tan afines, están frente a frente mientras que la una fotografia a la otra desde todos los ángulos posibles.

Un filme en el que dos mujeres que se quieren apenas si se permiten – excepto al final – gestos de ternura. Un filme en el que la admiración entre ambas se trasluce y está presente. Un filme…

Producción francesa de 90 minutos de metraje, fechada en 2021. Su guion lo escribe la propia directora. La fotografía, excelente, matizada, llena de contrastes, de luces y sombras, como la propia puesta en escena, se debe a Adrien Bertolle.

Un filme, una película, un documental, que debe ser visto.

En cartelera desde Viva Sevilla: Tres estrenos de interés en el primer viernes de mayo

Aquí tienen el enlace de mi colaboración de esta semana en Viva Sevilla. Una mirada crítica a la oferta de estrenos de este primer viernes de mayo.

https://vivasevilla.es/sevilla/1047791/red-rocket-entre-los-estrenos-destacados-de-este-fin-de-semana/

Pues ya lo saben. Consulten horarios y sesiones y vayan al cine. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine

‘Downton Abbey: Una Nueva Era’: Ficciones y filiaciones

Esta segunda entrega cinematográfica de la muy prestigiosa y aclamada serie del productor, novelista, actor, guionista, presentador y cineasta nacido en El Cairo, pero nacionalizado inglés, Julian Fellowes – cosecha del 49, que tiene entre sus créditos la excelente escritura de la excelente ‘Gosford Park’, de Robert Altman (2001), por la que ganó un Oscar.

Que es, además, un gentleman educado en los mejores colegios, Par vitalicio del Partido Conservador y miembro de la Cámara de los Lores – esta segunda entrega, como se ha escrito al principio, cumple muy bien, como lo hizo la primera, el objetivo de ser la continuación en pantalla grande de una producción audiovisual que constó de seis temporadas, de 2010 a 2015, y 52 episodios y que puede verse completa en la plataforma Netflix.

Centrada como se sabe en la imponente mansión del título donde vive la aristocrática y muy distinguida familia Crawley y su no menos impecable servidumbre, comienza en 1912 – mostrando hitos históricos como el hundimiento del Titanic, la Primera Guerra Mundial, la epidemia de la mal llamada «gripe española» y un largo etcétera – y abarca hasta 1926.

Es a partir de esta fecha cuando comienza la primera de las adaptaciones cinematográficas, ambientada en 1927, que recoge la visita del rey Jorge V y de la reina Mary y cuya crítica puede leerse en este blog. En la que nos ocupa, los albores de 1930 traen a Downton Abbey y a sus habitantes, nobles y plebeyos, una doble sorpresa: la herencia inesperada, una villa en el sur de Francia, que la abuela ha heredado de un viejo amigo y la autorización para el rodaje de una película en la casa que les generará unos buenos y necesarios dividendos.

Así que una parte de la familia viaja y otra permanece en un hogar invadido por el equipo del rodaje. Así que esto mismo se aplica al personal de servicio. Así que son recibidos con reticencias por la dueña de la casa, una marquesa, y con amabilidad con su hijo. Así que en la costa francesa, hilando tiempos y fechas, hacen descubrimientos perturbadores. Así que, además, una nube de tragedia inesperada se cierne sobre el conde y la condesa de Grantham.

Así que Downton Abbey se ve reconvertida en plató de cine. Así que la estrella admirada tiene unos modales insoportables, aunque luego… y el actor de moda descubre un insospechado interés en alguien «de abajo» cuyos secretos deseos le abocan a la soledad. Así que lady Mary disfruta de una química inesperada con el realizador y se descubren su excelente voz para doblar y a un excelente guionista.

Así que en Francia el relato es uno y en Yorkshire, otro. Así que en un país las sospechas sobre filiaciones indeseadas y más que probables hacen mella y en el otro el cine pasa, dentro de la imponente mansión, de mudo a sonoro.

Así que a esta firmante, por todo ello y mucho más que no revelará por no incurrir en spoilers, van a permitirle la licencia de aplaudir que, a falta de más temporadas de la serie, estas secuelas fílmicas le hayan hecho conocer el destino de estos caballeros y estas damas y de sus muy leales y cualificadas personas de servicio.

Así que, con todas sus imperfecciones, limitaciones, dispersiones, abundancia de tramas y subtramas, quien esto firma agradece ver a sus personajes favoritos en tales trances, recordar su pasado, conocer su presente e intuir qué va a depararles el futuro. Así que también ha admirado su elegancia, su puesta en escena, su sofisticación, su humor, su brillantez, su ingenio, su amor por las criaturas que la habitan y por sus respectivos microcosmos, sus caústicos y ágiles diálogos, sus… Aunque no le perdone algo que descubrirán viéndola.

Producción británica, fechada en este año, de 125 minutos de metraje. La dirige el productor y realizador de cine, teatro y televisión Simon Curtis, cosecha del 60, entre cuyos créditos está la singular ‘Mi semana con Marilyn’ (2011). El guion es del propio creador citado Julian Fellowes. La fotografía con el empaque pertinente Andrew Dunn y su banda sonora tan ad hoc se debe a John Lunn. Del excelente reparto coral es injusto destacar a un@s en detrimento de otr@s pero Maggie Smith está tan eminente como suele. Y también Michelle Dockery, Imelda Staunton, Hugh Bonneville…

Esta firmante, que ustedes, no dudaría en verla.

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol: Falta una semana…

Una semana falta para reencontrarnos en la próxima sesión del miércoles que viene, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Comentaremos en ella tres películas que tienen mucho debate, mucho debate y que, a buen seguro, nos proporcionarán otra velada más que estimulante. Son, a saber, por orden cronológico de estreno, y aquí también les dejo los enlaces a sus críticas en este blog:

La francesa ‘París, Distrito 13’, de Jacques Audiard. Aún se proyecta en el Avenida, hoy y mañana en una única sesión a las 19 horas. VÉANLA CUANTO ANTES.

18 Festival de Sevilla. Toma 1, Sección Oficial, ‘París, distrito 13’: Los nuevos desórdenes amorosos

La coproducción entre Finlandia, Alemania, Estonia y Rusia ‘Compartimento Nº 6’, de Juho Kuosmanen. Aún se proyecta en el Avenida, hoy y mañana en una única sesión a las 19 horas. VÉANLA CUANTO ANTES.

https://sevillacinefila.com/2022/04/15/compartimento-nº-6-voyage-voyage/

Y la coproducción hispano-italiana ‘Alcarrás’, de Carla Simón. Oso de Oro en Berlín, VÉANLA CUANTO ANTES.

https://sevillacinefila.com/2022/05/01/alcarras-la-tierra-de-todas-las-criaturas-grandes-y-pequeñas-humanas-y-no-humanas/

Pues ya lo saben. Nos encontramos muy pronto. Deseando verles.

‘Alcarrás’: La tierra de todas las criaturas grandes y pequeñas… humanas y no humanas

Este sábado 31 de abril, cuando a las 21.15 terminó la proyección de esta película que nos ocupa, la sala entera del Avenida estalló en espontáneos e incontenibles aplausos. Esta firmante – que tenía tantas ganas de verla, tras esa maravilla de ‘Verano 1993’, y tras llevar dos semanas sin pisar los cines – no los secundó.

Y no lo hizo no porque considere que no atesora méritos para recibirlos. Muy al contrario. Desde su historia – la de l@s abuel@s y tí@s de la realizadora, con sus respectivas familias de hij@s, sobrin@s y prim@s, que aún cultivan la plantación de melocotoneros en la localidad que da nombre a la película, pero que en la ficción están a punto de perderla, por mor del signo de los tiempos y de pactos verbales que nada sirven en el presente y que se reúnen otro verano para la última cosecha – hasta su puesta en escena sutil, elegante y tan contenida como intensa.

Desde el tratamiento y mimo por los personajes de tres generaciones en una historia tan coral como intimista. Un acercamiento a cada un@ de ell@s, a sus personalidades – algunas de ellas irresistibles – y a sus circunstancias, que nos revela con sabiduría, lucidez, humor, ternura e ironía sus idiosincrasias e interrelaciones mutuas. Todo lo que les une y lo que los separa tanto a nivel personal como familiar y laboral.

Pero también es un retrato desgarrado, elegíaco y conmovedor de una forma de vida ya en desuso. Una mirada también social, luego política, del mínimo valor en el mercado capitalista de los frutos, nunca mejor dicho en este caso, procedentes del esfuerzo titánico de cultivar la tierra. De la revuelta justa, necesaria y legítima que provoca tal agravio comparativo. Y la desoladora impotencia de asistir a la destrucción de una tierra tan querida por la voluntad de quienes anteponen el negocio a todo lo demás.

En este microcosmos tan bien mostrado caben las cotidianidades, los juegos – esos magnífic@s niñ@s que Carla Simón sabe filmar con excelencia en toda su arrebatadora espontaneidad – los resquemores, las fiestas los bailes, las comidas, además del trabajo exhaustivo de la recolección. Gentes llenas de vida y verdad, que transmiten hondura y credibilidad. Hombres, mujeres y menores unidos por lazos de sangre que atraviesan la pantalla, que cantan, que bailan, que pelean, que riñen, que…

Pero, ay, tampoco se nos ahorra la crueldad con los animales, la insensibilidad absoluta hacia sus vidas y sus sufrimientos. Desde esos tiernos e inocentes conejos de campo – asesinados con premeditación, nocturnidad y alevosía – por el único delito de pretender sobrevivir. Criaturas sintientes que son incluso tiroteadas, como si de un gag se tratara pues se celebra el hecho infame, para tirar sus cuerpos como trofeos en la puerta de la casa del «villano» de la función.

Ni la triste existencia, por llamarla de alguna manera, de la vaca Margarida siempre atada, siempre en la oscuridad del establo, siempre, como no podía ser de otra manera, apagada y explotada. Todo ello sin la menor empatía, asumiéndolo con la mayor normalidad, y como fuente de aventura y diversión.

Es por ello que la animalista que esto firma no aplaudió. Es por ello que sintió un dolor tan hondo por el cruel destino inferido por esas personas a los otros habitantes no humanos de la misma tierra. Es por ello que cuestiona la calidad y la calidez de un@s protagonistas porque tales cualidades coexisten con esa crueldad tan extrema. Es por ello que le ha resultado tan díficil conectar emocionalmente con ell@s. Una crueldad, se insiste, que nunca es percibida ni cuestionada como tal. Y miren que esta firmante ha intentado ser objetiva…

Coproducción hispano-italiana, fechada en este año, de 120 minutos de metraje. La escriben la propia directora y Arnau Vilaró. Las excelentes fotografías y banda sonora, que suena cuando debe e incluye temas como el ‘Yo no soy esa’, de Mari Trini, las firman respectivamente Daniela Cajías y Andrea Koch. De un reparto en estado de gracia, sería injusto resaltar a alguien, aunque sí señalar las concomitancias entre Jordi Pujol Dolcet y Sergi López y la presencia arrolladora y magnética de Ainet Jounou.

Oso de Oro en Berlín, es una de las elegidas para debatir en la próxima sesión de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Véanla cuanto antes.

Escrito queda.

En cartelera desde Viva Sevilla: Estrenos para otra semana especial…

Aquí tienen ya el enlace a mi colaboración de esta semana en Viva Sevilla. Una mirada crítica a lo más destacado de la oferta de estrenos de este último viernes de abril.

https://vivasevilla.es/sevilla/1046300/alcarras-entre-los-cuatro-estrenos-destacados-de-la-cartelera-del-fin-de-semana/

Pues ya lo saben, consulten horarios y sesiones y vayan al cine. Recuerden, además, que ‘Alcarrás’, de Carla Simón, Oso de Oro en la Berlinale, es una de las elegidas para debatir en la próxima sesión de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol.

Escrito queda. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine