‘Vortex’: Descomposición

«A todos a quienes se les pudre antes el cerebro que el corazón’ es la impactante dedicatoria de esta demoledora y durísima película de la que es imposible salir indemne.

Una película que comienza con los títulos de créditos finales completos. Que en ellos también junto al nombre de la actriz y los dos actores protagonistas – aunque haya también algun@s secundari@s, la historia está centrada en los tres – aparecen sus fechas de nacimiento, así como la de su realizador.

Que también en el arranque vemos un video, en blanco y negro, de una jovencísima Françoise Hardy cantando el tema hermoso y cruel ‘Mon amie la rose’ sobre la fugacidad de nuestro tiempo en la tierra. Un tema pertinente como lo es recordar que la cantautora y actriz, que cuenta con 78 años, padece un cáncer terminal de laringe que le causa terribles sufrimientos y por el que ha pedido la eutanasia.

Una película que termina, a modo del cine clásico y pionero aunque no tenga nada que ver…, con la palabra FIN en blanco sobre negro. Una película que no hace concesiones y no aplica anestesia alguna.

Una película que parte de la historia de un matrimonio anciano – escritor aún en ejercicio y antigua doctora – en el que él tiene problemas cardíacos y ella padece alzheimer, que viven confinados en su espaciosa casa, en la que raramente coinciden, salvo por las compras de él en comercios del barrio o por las escapadas de ella que apenas si conoce a nadie ni sabe dónde está…

Una película en la que también se nos muestra a su hijo adicto, que tiene una pareja en similares condiciones, y a su nieto pequeño que está inserto en esa familia disfuncional. Que trapichea lo que puede, que les pide dinero, pero que, a su manera, se preocupa por sus progenitores y sobre todo le inquieta la desidia del padre respecto a la salud materna.

Una película, hora es ya de escribirlo, en la que el marido es un narcisista que descuida, por no tener remedio y ser una enfermedad conocida según lo justifica, el tratamiento de la esposa y no habla con especialistas, de los que dice tener una lista, que podrían ayudarla.

Que prepara un libro sobre cine, que le fastidia el mal de su compañera a la que no trata demasiado bien, y está enamorado de una mujer con la que mantuvo una larga relación en el pasado y a la que vemos fugazmente en una reunión, la única escena de vida social, de sus colegas en el piso. Mientras ella deambula cual fantasma por las habitaciones y perpetra estropicios involuntariamente.

Todo ello desemboca en la propuesta del hijo de que vendan la casa para ingresar en una buena residencia, a lo que ambos se niegan. La mujer llega a decir que deben deshacerse de ella y…

El productor, editor, actor, guionista, director de fotografía y cineasta argentino afincado en Francia, Gaspar Noé – cosecha del 63, entre cuyos créditos están ‘Irreversible’ (2002), ‘Love’ (2015) o Climax (2018) – filma esta historia terrible, que también ha escrito, de la manera más aséptica posible, pese a, y precisamente por, su dureza extrema que va in crescendo.

Lo hace dividiendo la pantalla, permitiéndonos ver dos acciones simultáneas, centradas en la casa y en cada uno de los miembros de la pareja. Incluso cuando se encuentran, mantiene esa puesta en escena. Igual cuando el hijo y el nieto están presentes, sobre todo el primero.

Permitiéndonos ver la incomunicación absoluta, no sólo por la enfermedad de ella, entre uno y otra, entre un anciano y una anciana vulnerables y enferm@s en, sobre todo la mujer, en la más extrema soledad. Permitiéndonos ver, a través de fotografías de tiempos mejores, el deterioro radical y los estragos del paso del tiempo.

Fundiendo en negro inopinadamente y en blanco en momentos muy concretos que esta firmante no desvelará. Y ese final, cuyo pathos va a más como se ha escrito antes, tan desolador, de una crudeza y de una desesperanza, o más bien desesperación, sin paliativos.

Producción francesa, fechada en 2021, de 142 minutos de metraje. La fotografía con excelencia Benoit Debie y su reparto se enriquece con las admirables composiciones de Françoise Lebrun y Darío Argento, junto a Alex Lutz.

Complicado recomendar esta película aún siendo, como es, extraordinaria. Pero duele y mucho. Les quedan dos días para verla, si así lo deciden. Es dudoso que la cartelera sevillana la mantenga una semana más.

Escrito queda.

Festivales en plataformas, Filmin. Atlántida Film Fest, Miradas de mujer. ‘Rose’: Estoy viva

Aurélie Saada es una cantautora, intérprete, guionista y realizadora francesa, cosecha del 78, de orígenes judíos tunecinos. Además de sus álbumes, ha trabajado como actriz en cine y televisión y tras la cámara en cortos, publicidad y videoclips. ‘Rose’- cuyo guion escribe junto a Yael Längmann y cuya vitalista banda sonora, a excepción de los temas muy populares que suenan en ella, también compone – es su debut en el largometraje.

Producción francesa, fechada en 2021, de 102 minutos de metraje. La fotografía muy bien Martin de Chabaneix. Entre un reparto convincente y creíble, destacamos a la exquisita Françoise Fabian, en el rol central, Aure Atika, Anne Suarez, Pascal Elbé y Gregory Montel.

La historia remite a una mujer – la Rose del título, inserta en una comunidad judía de París – que se queda viuda a los 78 años. Pese a tener dos hijos y una hija que se preocupan por ella, sobre todo la última, el vacío se instala en su vida ya que todo lo hacía con, y para, su cónyuge.

Pero poco a poco y a partir de encuentros inesperados y estimulantes dará un nuevo sentido a su existencia, aunque no sin entrar en conflicto con su entorno más próximo. Un entorno que la quiere animada, pero no transgresora de unas reglas no escritas y más rígidas con las mujeres.

Estamos ante una mirada de mujer bastante digna, aunque comercial o dirigida a un público amplio, pero que no puede eludir ciertos clichés. Por ejemplo que refuerce, en lugar de cuestionarlos, ciertos estereotipos de género más que vistos en relatos similares.

Incluso la aventura con el barman que, aunque breve y tratada con respeto, no deja de ser otro tópico más. Todo ello, sin embargo, se contrasta positivamente con su reflexión más profunda de su rol conyugal, familiar o incluso dentro de la misoginia de su comunidad religiosa.

Y con su afirmación de la vida expresada ante sus hijos e hija en un final inteligentemente abierto, en el que, aunque no literalmente, se expresa así: «Tengo 78 años, aún me pueden quedar algunos más. He sido esposa y madre, ahora quiero disfrutar de lo que me gusta y de mi independencia»

Con sus pros y sus contras, es un retrato crítico de la edad de las mujeres – del paso del tiempo en ellas, insertas en una sociedad sexista donde lo que resulta primordial es la juventud y el atractivo físico – que debería ser visto.

Búsquenla en Film, en Atlantis Film Fest, y háganlo.

Festivales en plataformas, Filmin. Atlántida Film Fest 2022, Miradas de mujer. ‘Girl Picture’: Tres viernes y un sábado

El Atlántida Film Fest mallorquino celebró su duodécima edición del 24 al 31 del pasado mes de julio, pero gran parte de su interesante programa estará en la plataforma cinéfila por excelencia ya que el director del Certamen, Jaume Ripoll, es también cofundador de Filmin. Aunque algunos títulos tienen un plazo corto para visionarlos, que está indicado.

Esta firmante, dentro de lo inabarcable de la oferta, ha seleccionado algunas de las realizadas por mujeres y espera tener tiempo de verlas. Esta que nos ocupa es la primera.

Del prolífico cine finlandés que ha llegado a nuestro país conocemos especialmente a los hermanos Aki y Mika Kaurismäki, pero en su nómina hay también muchas mujeres. Escritoras, guionistas y realizadoras de cine y televisión que sería muy largo enumerar.

Como las 11 que participaron en el proyecto – compuesto por una película y 11 cortometrajes titulado ‘Force of habit’ – que «cuestiona los estereotipos de género y el uso invisible del poder hacia las mujeres tanto en la esfera personal como en la social» y que puede verse también en Filmin.

Una de ellas es precisamente la escritora y cineasta Alli Haapasalo, cosecha del 77, de la que ‘Girl Picture’ es su debut en el largometraje. Se trata de una producción finlandesa, fechada el año en curso, de 101 minutos de metraje.

Su solvente guion lo firman Ilona Ahti y Daniela Hakulinen y su estupenda fotografía, Jarmo Kiuru. A destacar, de un reparto en estado de gracia y transmitiendo credibilidad, a Aamu Milonoff, Eleonoora Kauhanen y Linnea Leino.

Premio del Público en el Festival de Sundance describe tres viernes y un sábado, como reza el título de esta entrada, en la vida de tres chicas adolescentes. Dos son amigas, amantes del deporte, y trabajan en una cafetería que tiene batidos con nombres extravagantes y a la tercera – una excelente patinadora artística a la que se le resisten ciertos giros y cuyo objetivo es ser seleccionada para el Campeonato de Europa de la especialidad – la conocen como clienta y acaba teniendo un romance con una de ellas.

Quien esto firma se ha visto gratamente asombrada por el tratamiento y enfoque de esta historia. Pues temía, de alguna manera, encontrarse con ciertos tópicos y clichés al uso en los retratos fílmicos de esta franja de edad. Muy al contrario, así que va a enumerar las citadas sorpresas. O lo que es lo mismo, las cualidades de esta estimulante ópera prima.

Sorpresa número 1: Las chicas y los chicos se tratan en pie de igualdad. Y las primeras no tienen nada que temer de los segundos. Pueden expresar abierta y francamente sus necesidades sexuales con ellos, siendo ellas, una de las protagonistas en este caso, quienes toman la iniciativa de cara a encuentros íntimos con desconocidos sin resultar agredidas, ni incomprendidas, ni minusvaloradas.

Sorpresa número 2: La naturalidad, despojada de cualquier prejuicio o conflicto, con la que se aborda las relaciones lésbicas en el entorno – tanto familiar, amistoso, como deportivo – de ambas jóvenes, las otras dos protagonistas.

Sorpresa número 3: Una chica puede decir hasta aquí llego o cortar las posibles implicaciones futuras de una relación, sin ser presionada, ni chantajeada, ni mucho menos insultada. El chico asume su error y se retira con deportividad.

Sorpresa número 4: La intrépida apertura con la que se abordan los puntos y posturas para conseguir un placer esquivo por parte de una de las amigas y ahí son los chicos quienes deben esforzarse. Y con igual naturalidad, si uno se cansa del asunto puede comentarlo sin hacer daño alguno.

Sorpresas número 5, 6, 7 y siguientes: La procacidad se alía con la ternura. La desarmante sinceridad se alía con el encanto. Hay pocos, mínimos, dramas aunque sí un conflicto familiar y afectivo, por el que no se condena, otra sorpresa, a la progenitora ausente. Se describe muy bien el proceso de enamoramiento. Las fiestas, pródigas en encuentros sexuales, no son peligrosas para las jóvenes.

Y todo esto, y mucho más, está muy bien filmado y narrado. Se reitera que está en Filmin dentro de su Sección dedicada al Atlántida Film Fest.

Esta firmante, que ustedes, no se la perdería.

Series en plataformas, Filmin. ‘The Split’, 3 temporadas: Hannah y sus hermanas…

… Y no sólo sus hermanas sino, y muy importante, su madre, su marido, su amante, sus hijas e hijo, su padre ausente que regresa, otros familiares, sus jefe, compañer@s, casos y clientes-as del bufete donde trabaja, sus amistades y, a su vez, las historias que competen a cada un@ de ell@s independiente pero al tiempo intímamente relacionadas con ella.

Estamos aquí ante una producción audiovisual británica, con el marchamo de calidad en su factura de la BBC One, compuesta por tres temporadas – fechadas entre 2018 y el año en curso – de 18 absorbentes episodios en total, de aproximadamente una hora cada uno. Creada por una mujer, la dramaturga y guionista galesa Abi Morgan, cosecha del 68, entre cuyos créditos figuran las escrituras ‘The hour’ o ‘Sex Traffic’ para televisión y nada menos que las de ‘Shame’ (2011), ‘La dama de hierro’ (2011) y ‘Sufragistas’ (2015) para el cine.

Morgan también firma, por descontado, los guiones de ‘The Split’, junto a Jane Eden y Louise Ironside. Y dirige sus capítulos con otra cineasta prestigiosa, la neozelandesa Jessica Hobbs, cosecha del 67, que hizo lo propio con las tercera y cuarta temporada de ‘The Crown’, con la segunda de ‘Broadchurch’ y la de ‘River’, excelentes donde las haya.

Por si tanto talento femenino fuera poco se le une, en la hermosa y evocadora banda sonora, el de Isobel Waller-Bridge, hermana de la también muy reconocida Phoebe. La magnífica fotografía la firma Dale McCready.

La historia – ambientada en la clase alta londinense y en la que se pueden disfrutar icónicas vistas de esa ciudad única, nada elitistas, ni de reclamo turístico – comienza cuando Hannah, una brillante especialista en Derecho de Familia centrada en divorcios, abandona el bufete familiar dirigido por su progenitora Ruth y en el que también trabaja su hermana Nina, para integrarse en el equipo de una firma rival. A partir de ahí…

… A partir de ahí, todo puede suceder y sucede. A partir de ahí – esta firmante va a comentar en líneas generales las tres temporadas, no una por una – aparece un padre ausente, se desvelan muchos secretos familiares, hay una boda en ciernes – la de Rose, la hija y hermana menor y la única que no ha elegido la jurisprudencia…

A partir de ahí, hay infidelidades, amores, pasiones, celos, rivalidades, desamores, pérdidas, estafas, duelos, adicciones… A partir de ahí, las clientas cuyos casos llevan Hannah, sobre todo, pero también Ruth y Nina, se desvelan bien como esposas abusadas, engañadas o portadoras de un secreto que no quieren desvelar.

A partir de ahí, hay desgarros, indecisiones, evoluciones, involuciones, desarrollos y crecimiento de todos los personajes sin excepción, tanto en sus proyecciones sociales como íntimas. A partir de ahí, nada ni nadie es exactamente lo que parece.

A partir de ahí, se revelan ante nuestros ojos con todas sus contradicciones y complejidades. Con todas sus trampas y autoengaños. Con todas sus fragilidades y sus fuerzas. Con una evolución de sus vidas, en lo profesional, en lo doméstico y en lo personal, tan inesperada como enriquecedora. Y también dolorosa, por ser demasiado alto el precio a pagar.

A partir de ahí, no se juzga nada ni a nadie. A partir de ahí, la evolución de los acontecimientos está perfectamente integrada en el relato y nada desafina, ni chirría. A partir de ahí, hay buenos y malos divorcios pero, sobre todo, un amor familiar – entre madre e hijas y de estas con l@s propi@s, entre hermanas, conyugal pese a las crisis – por encima de cualquier prueba. A partir de ahí, no hay exactamente finales felices aunque sí enriquecedores. A partir de ahí…

A destacar las composiciones de la carismática Nicola Walker, sobre tod@s ella, la poderosa de Deborah Findley, la vulnerable de Annabel Scholey, la conmovedora de Fiona Button y la de dos hombres enamorados Stephen Mangan y Barry Atsma.

Para resumir. ¡¡¡Qué bien lo han hecho estas mujeres en la dirección, en la escritura, en la factura, en la puesta en escena, en el enfoque, en el tratamiento!!!

La tienen en Filmin, se reitera. No se la pierdan.

‘Delante de ti’: El tiempo presente

Esta es la segunda película que esta firmante visiona en esta ola de calor porque en ambas ocasiones la climatología hizo una mínima excepción. Se ha perdido títulos interesantes sobre el papel, que confía rescatar en alguna plataforma. En este bucle distópico, al confinamiento pandémico le ha seguido el térmico…

Dejar constancia que estuvo a punto – por la hora, 18.15 única sesión, y la pereza inherente – de desistir. Pero, dado que salía de la cartelera, se impuso no perdérsela. Y no saben cuanto agradece haberlo hecho. Porque, va a comenzar la crítica por el final, es una maravilla, una joya.

Un prodigio de sutileza, de lucidez, de complejidad y de sabiduría. Una lección de vida y de cine, más abierta que las otras obras de su autor – luego nos detendremos en él – pero sin que ello le reste ni un ápice de sugerencia, de atención a los detalles, de profundidad, de matices. Muy al contrario. Porque no le resta, le suma.

Porque la historia de una actriz madura – otrora muy célebre y prestigiosa, aunque a todos los efectos semiretirada, residente en Estados Unidos – que vuelve a su Corea del Sur natal para estar en casa de su hermana y que finalmente accede a quedar con un realizador algo más joven que ella que tiene una propuesta que hacerle…

… Es una película habitada por la transcendencia, en el mejor sentido del término, pero también por el humor. Por el lirismo, pero también por el imperativo del paso de un tiempo ralentizado y detenido en el presente. Por el disfrute del aquí y ahora, recuperando las raíces del pasado, pero también por la proyección de un futuro incierto.

Esta firmante es consciente de estar siendo algo hermética, pero se niega a compartir la revelación final que explica tantas cosas y en la que todo cobra un sentido. En la que cobran sentido presagios, sueños que no son explicitados, pensamientos y reflexiones en off, la vuelta a los orígenes y ese delante de ti que la protagonista explica tan bien.

La protagonista porque cuanto se ha escrito pasa por, y se refiere a, ella. Porque estamos aquí ante un hermoso, extraordinario, retrato de mujer. De una mujer que borda la exquisita y eminente actriz Lee Hye-young. De una mujer carismática, valiente y generosa, enfrentada a un punto de inflexión imposible de soslayar.

En torno a ella, los paisajes, los climas, los bares de Seúl, los interiores y exteriores, una hermana tan cariñosa como indisimuladamente celosa, un sobrino peculiar visto y no visto y un cineasta que… También un principio y un final tan circulares como sugerentes, en los que las dos mujeres intercambian sus papeles.

Producción surcoreana, fechada en 2021, de 85 minutos de metraje. La escribe, la dirige, la fotografía y es responsable de su banda sonora, el prestigioso, premiado y singular Hong Sang-soo, cosecha del 61, entre cuyos créditos están títulos como ‘Ahora sí, antes no’ (2015), ‘En la playa sola de noche’, ‘El día después’ o ‘La cámara de Claire’ todas de 2017 o ‘La mujer que escapó’ (2920).

Una verdadera pena que esta pequeña obra maestra se haya estrenado en plena ola de calor. Una verdadera pena que haya tenido por esa causa tan poc@s espectadores-as y la hayan mantenido en cartelera tan sólo una semana.

Una verdadera pena porque esta firmante duda mucho, aunque pueda equivocarse, que vaya a visionar nada mejor este verano. Una verdadera pena que no llegara a las salas en otoño porque la habríamos propuesto para debatir en nuestra tertulia de octubre.

Confiemos en que la plataforma cinéfila por excelencia, Filmin, la añada pronto a su catálogo. Si es así, no se la pierdan bajo ningún concepto.

En cartelera desde Viva Sevilla: Crisis sociales y de parejas

Aquí tienen ya la colaboración de esta firmante en Viva Sevilla sobre la oferta de estrenos de este viernes tórrido, otro más…, que le queda a julio. La próxima, por las vacaciones de agosto, será en septiembre. Aquí pueden leerla:

https://vivasevilla.es/sevilla/1066606/cine-en-sevilla-de-lo-mas-social-de-la-demencia-senil-a-los-problemas-de-pareja/

Pues ya lo saben. Consulten horarios y sesiones y vayan al cine. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine

Documentales en plataformas, Netflix. ‘Las mujeres y el asesino’: Pascale, Cathy, Elsa, Agnes, Héléne, Magalie y Estelle

Las siete mujeres que dan título a esta entrada fueron brutalmente secuestradas, violadas y asesinadas en el Este de París, zona de La Bastilla, entre 1991 y 1997. Contaban entre 19 y 32 años de edad, eran varias estudiantes, una psicóloga, trabajadoras, una diseñadora de interiores…

No tenían rasgos físicos, ni perfiles, comunes: morenas, rubias, castañas, pelirrojas, altas, bajas o de diferentes constituciones… Lo que a su asesino le atrajo de ellas, según confesión propia, fue la energía que transmitían.

Dos mujeres, otras dos mujeres, escriben y filman este absorbente y terrible documental de tales crímenes reales: Mona Achache – actriz, directora y guionista francesa de origen marroquí, cosecha del 81 – y Patricia Tourancheau – periodista y escritora francesa, cosecha del 59, cronista del caso – que aporta su testimonio ante las cámaras.

Ellas retratan a otras. Como a la primera mujer en dirigir la Brigada Criminal, una unidad de élite, cuando tal profesión era considerada un trabajo de hombres: Martine Monteil, hija y nieta de policías, uno de los ejes conductores del relato, a la que vemos en la época de los hechos, a través de imágenes de archivo, y más de dos décadas después.

A Martine le llamó especialmente la atención la similitud entre los asesinatos de Agnes y Héléne – cuya madre es otra de las protagonistas y participó activamente en la investigación – y en el fallido de Elisabeth, una terapeuta ocupacional de 23 años, que, aún estando atada y amordazada, logró escapar y, aunque no la veamos en pantalla nunca, su testimonio fue clave en el juicio e hizo un retrato robot de su agresor.

Escenas similares, mismo ADN masculino desconocido porque no había ninguna base de datos con la que compararlo. Además, por entonces muere Diana de Gales en un fatídico accidente y todo el equipo pasa a investigar el caso… Pero pronto se retoma, dada la estremecedora brutalidad de los hechos, y entra en escen la coguionista y corealizadora citada, Patricia Tourancheau, a la sazón joven reportera de crímenes en, de nuevo, un mundo de hombres.

Antes ciudadana, según sus propias palabras, que periodista, tuvo que esperar a escribir sobre el caso para no perjudicar la investigación ya que quería que el temible asesino serial fuese detenido. Su testimonio también es el hilo conductor de la segunda parte del relato alternando con el de Martine.

Sin base de datos, un doctor Olivier Pascal, uno de los pocos hombres que aparecen aquí, tuvo que comparar el adn de las escenas del crimen con innumerables archivos donde estaban consignados los de otros delincuentes hasta que… hay un nombre, Guy George, que, además, ya había pasado por las dependencias policiales en 1995.

Pero sus rasgos faciales, la foto fue ampliamente difundida en el país entero, no tenían nada que ver con los del retrato robot. Se inicia la caza del hombre y el 26 de marzo de 1998 es detenido. Admite su culpabilidad ante la policía, de los asesinatos y de los muchos en grado de tentativa, doce más de otras tantas chicas, que no llegó a consumar.

Y en el juicio hay, de nuevo, dos juristas. La de la defensa y la de la acusación, representante de la familia de las víctimas, con una especialmente brillante y decisiva intervención de esta última. Pero el verdugo, imperturbable, lo niega todo hasta que…

Las dos cineastas firman y filman este potente e inquietante true crime, no solo con testimonios o imágenes de archivo de l@s dramatis personae, de las escenas del crimen en dibujos, de los deudos, sino con fotografías de los portales, del juzgado, de las salas del juicio, de pinturas y grabados sobre mujeres en trance de ser asesinadas, de planos de París, de extractos de una carta que luego sabremos quien la escribe y a quien va destinada…

…Sino también de reflexiones políticas, cívicas, morales, biografía del verdugo incluída. Es historia, se hizo justicia, dentro de lo que cabe ante tantas vidas destrozadas, y, gracias a la presión de esas familias rotas, se estableció en el país una base de datos centralizada en junio del 98, que permitió resolver muchos casos y evitar muchos asesinatos. Y el recuerdo final a esas jóvenes, preciosas fotografías, cuyas vidas fueron truncadas por un monstruo.

92 minutos de metraje, de intenso y absorbente metraje, que está, se reitera, en el catálogo de Netflix. Un documental francés, fechado en 2021, una mirada de dos mujeres, que no deberían perderse.

‘En cartelera desde Viva Sevilla’: Oriente y Occidente

Aquí tienen, una semana más, la colaboración de esta firmante en esta sevilla. Una mirada crítica a lo más destacado de la oferta de estrenos de este nuevo viernes, y fin de semana, de calores.

https://vivasevilla.es/sevilla/1065116/la-princesa-mononoke-un-reestreno-de-culto-25-años-despues/

Pues ya lo saben. Consulten horarios y sesiones y vayan al cine. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine

‘Entre la vida y la muerte’: Negro sobre negro

El Proyecto Viridiana – una excelente iniciativa de un grupo de exhibidores en apoyo al cine europeo minoritario y de calidad, que engloba, por ahora, a 26 cines de 19 ciudades, con la resultante de 219 pantallas y más de 36.000 butacas y que proyecta preestrenos en streaming simultáneo desde las salas citadas en alguna de las cuales alternativamente se encuentra el-la realizador-a de la película a presentar y debatir – cerró el curso el pasado jueves con este título que nos ocupa.

Desde Dos Hermanas, desde la sala anfitriona en este caso el Cineápolis Way, el protagonista de ‘Entre la vida y la muerte’, Antonio de la Torre, hizo los honores de la introducción y del debate previo.

Y el alcalde de la localidad, Francisco Rodríguez García, que le flanqueaba, recordó el brutal asesinato machista acontecido allí – el de Mari Nieves quien recibió además de golpes por todo el cuerpo, más de 100 puñaladas, aunque estos detalles sean de quien esto firma – como repulsa a los feminicidios, cinco en el mes de junio especialmente violentos, que no cesan. Negrísimo terror machista frente a un cine negro, negrísimo, aunque de otra naturaleza.

O lo que es lo mismo, negro sobre negro. Antes de entrar directamente en materia, comentar que quien esto firma comenzó a escribir esta entrada poco después de visionarla, pero otras circunstancias se le cruzaron e hicieron que la dejara en stand by. Hasta hoy mismo, viernes de calores, en que la estrenan, y lo pertinente es reseñarla.

Fíjense que esta firmante va a eludir, dentro de lo que cabe y le cabe, hacer spoiler. Ni siquiera ese mismo que está, y no debería…, en todas las sinopsis de esta propuesta que nos ocupa.

La historia remite a un español conductor de metro y afincado en Bruselas al que, en una noche maldita, se le cruza un joven suicida que se tira a las vías bajo sus aterrados ojos y le resulta imposible no arrollarlo. Contra el reglamento, eso lo sabremos luego, se baja e intenta asistirle y…

… El descubrimiento de la identidad del chico le lleva a sondear en las causas de la tragedia – en la que ha mediado un delito – y a internarse en unos submundos muy peligrosos, además de obligarle a afrontar un pasado del que reniega.

Bajos fondos que, como él mismo, a quien han conocido tras el accidente en el hospital, a su vez, están en el punto de mira de un equipo policial. Ambas investigaciones van en paralelo y a veces se entorpecen mutuamente.

Lo singular de este noir son sus revelaciones y sorpresas. Lo singular de este noir son sus giros argumentales, a veces incluso demasiado crípticos, que lo hacen díficil de seguir. Lo singular de este noir son los secretos que ocultan los protagonistas, no sólo el personaje central.

Lo singular de esta mezcla de noir, tan próximo al polar, thriller, drama y thriller psicológico es su atmósfera opresiva. Su clima. Su elegante y potente puesta en escena. Su oscuridad tan desasosegante. Su tratamiento a la vez esquinado y brutal. Su visión de unas criaturas atormentadas que esconden sus duelos y sus culpas bajo una máscara de dureza e impavidez.

Su intensa narrativa, de fondo y de forma, habitada por secretos que conducen e incriminan también a altas esferas. Su retrato de un hombre, de dos padres, de una mujer, de una hija, de un hijo, dolientes y exasperad@s que están tanto dentro, como al filo, como fuera de la ley. De una identidad protegida, de una catarsis y de un regreso.

Coproducción entre Bélgica, España y Francia, fechada en el año en curso, de 100 absorbentes minutos de metraje. La escribe y la dirige el guionista y cineasta chileno afincado en Belgica, Giordano Gederlini, cosecha del 71, entre cuyos créditos está la escritura de ‘Los miserables’. La fotografía con excelencia Christophe Nuyens y la banda sonora, que subraya muy bien lo narrado, la firma Laurent Garnier.

Destacar, entre un reparto muy solvente, a Antonio de la Torre que aporta su talento a su primera incursión cinematográfica europea, nos comentó además que no sabe francés… Más meritorio aún, si cabe. A Marine Vacth -‘Joven y bonita’ – que lo hace con sus fuerza y magnetismo y qué decir del enorme Olivier Gourmet, actor fetiche de Los Dardenne.

No deben perdérsela.

‘En cartelera’ desde Viva Sevilla: Tres estrenos a destacar en esta ola de calor

Este es el enlace a la colaboración de esta firmante en Viva Sevilla sobre los estrenos más destacados de este viernes tórrido inmerso en la segunda ola de calor:

https://vivasevilla.es/sevilla/1063655/tres-estrenos-a-destacar-entre-ellos-el-de-entre-la-vida-y-la-muerte/

Pues ya lo saben. Consulten horarios y sesiones y vayan al cine. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine