Cine en plataformas, Filmin. ‘Jane for Charlotte’: Madre e hija

Jane es la cantante, guionista, actriz y cineasta de doble nacionalidad británica y francesa, Jane Birkin, cosecha del 46, que ostenta reconocimientos tales como, entre otros, la Legión de Honor, Oficial de la Orden del Imperio Británico, de las Artes y de las Letras, que tuvo tres hijas de tres parejas diferentes.

A saber: Kate Barry, (1967-2013) de su matrimonio con el mundialmente famoso compositor John Barry, quien fue criada por el celebérrimo cantautor Serge Gainsbourg, (1928-1991), hasta los 13 años, su pareja más icónica, y de la que tuvo a su segunda hija Charlotte, sobre quien esta firmante se extenderá luego y Lou Doillon, actriz, modelo y cantante, cosecha del 82, cuyo progenitor es el realizador Jacques Doillon.

Charlotte, su segunda hija ya citada, es Charlotte Gainsbourg – cosecha del 71, actriz, música, cantante, guionista y cineasta, entre cuyos créditos como intérprete se cuentan títulos como ‘Jane Eyre’ (1994), de Franco Zeffirelli, ‘Mi mujer es una actriz’, (2001) de Yvan Attal, ‘Anticristo’ (2009), de Lars von Trier, con el que también rodó ‘Melancolía’ (2010) o ‘Ninfomaníaca’ (2013), entre otros muchos – quien debuta tras la cámara con este retrato intimista y singular de su progenitora, que nada tiene que ver con el no menos peculiar que le hizo Agnes Varda: ‘Jane B. por Agnes V.’ (1988), donde ella tenía un papel secundario, que también puede verse en Filmin.

Este no es un documental al uso. Este es un documental intimista que es una declaración de amor a la protagonista. Como la realizadora afirma, en una excelente entrevista firmada por Irene Crespo en El País, el 27 de agosto de 2021: «No me considero directora, sólo quería hacer una película sobre mi madre, coger una cámara y mirarla muy de cerca…» Pero también declara que, de alguna manera, quería librarse de las cargas emocionales respecto a ella.

Porque cuando su hermana primogénita, la ya citada Kate Barry con quien creció, se precipitó – sobrepasada por sus adicciones y depresiones – al vacío desde el cuarto piso de su apartamento parisino en 2013, Charlotte «abandonó» a una devastada Birkin y se marchó a Nueva York con su marido, el cineasta Yvan Attal, sus dos hijas y su hijo. Siete años felices para ella y su familia al abrigo de la terrible tragedia.

Y esta película, tan sutil, tan atípica, tan elegante, tan sensible y tan sincera, es una forma de recuperar a su madre, de volver al hogar en la acepción más amplia y compleja del término. «Queremos alejarnos de nuestras madres en un momento de la vida, pero yo quiero tenerla ahora el mayor tiempo posible conmigo». Birkin superó una leucemia y un ictus y, aunque la sabe fuerte, Gainsbourg muestra claramente su deseo de pasar más tiempo con ella. Como madre y como abuela, pues sus propias hijas también aparecen en el filme.

Un filme que explora el duelo por la hija y hermana. Un duelo no por descarnado menos contenido. Un filme que explora las emociones con tanta sinceridad como timidez. Un filme que muestra a la hermosa anciana, que elude los espejos, que prefiere las penumbras, con toda la belleza de sus arrugas y que ha conseguido, mal que bien, reconciliarse con el paso del tiempo.

Un filme que solo la muestra de soslayo en algunas actuaciones y grabaciones. Un filme en el que casas – la de Serge Gainsbourg va a convertirse por fin en un museo por decisión de su hija, otra deuda pendiente – recuerdos, videos y fotografías familiares son mostradas. Un filme en el que dos mujeres tan distintas, y al tiempo tan afines, están frente a frente mientras que la una fotografia a la otra desde todos los ángulos posibles.

Un filme en el que dos mujeres que se quieren apenas si se permiten – excepto al final – gestos de ternura. Un filme en el que la admiración entre ambas se trasluce y está presente. Un filme…

Producción francesa de 90 minutos de metraje, fechada en 2021. Su guion lo escribe la propia directora. La fotografía, excelente, matizada, llena de contrastes, de luces y sombras, como la propia puesta en escena, se debe a Adrien Bertolle.

Un filme, una película, un documental, que debe ser visto.

En cartelera desde Viva Sevilla: Tres estrenos de interés en el primer viernes de mayo

Aquí tienen el enlace de mi colaboración de esta semana en Viva Sevilla. Una mirada crítica a la oferta de estrenos de este primer viernes de mayo.

https://vivasevilla.es/sevilla/1047791/red-rocket-entre-los-estrenos-destacados-de-este-fin-de-semana/

Pues ya lo saben. Consulten horarios y sesiones y vayan al cine. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine

‘Downton Abbey: Una Nueva Era’: Ficciones y filiaciones

Esta segunda entrega cinematográfica de la muy prestigiosa y aclamada serie del productor, novelista, actor, guionista, presentador y cineasta nacido en El Cairo, pero nacionalizado inglés, Julian Fellowes – cosecha del 49, que tiene entre sus créditos la excelente escritura de la excelente ‘Gosford Park’, de Robert Altman (2001), por la que ganó un Oscar.

Que es, además, un gentleman educado en los mejores colegios, Par vitalicio del Partido Conservador y miembro de la Cámara de los Lores – esta segunda entrega, como se ha escrito al principio, cumple muy bien, como lo hizo la primera, el objetivo de ser la continuación en pantalla grande de una producción audiovisual que constó de seis temporadas, de 2010 a 2015, y 52 episodios y que puede verse completa en la plataforma Netflix.

Centrada como se sabe en la imponente mansión del título donde vive la aristocrática y muy distinguida familia Crawley y su no menos impecable servidumbre, comienza en 1912 – mostrando hitos históricos como el hundimiento del Titanic, la Primera Guerra Mundial, la epidemia de la mal llamada «gripe española» y un largo etcétera – y abarca hasta 1926.

Es a partir de esta fecha cuando comienza la primera de las adaptaciones cinematográficas, ambientada en 1927, que recoge la visita del rey Jorge V y de la reina Mary y cuya crítica puede leerse en este blog. En la que nos ocupa, los albores de 1930 traen a Downton Abbey y a sus habitantes, nobles y plebeyos, una doble sorpresa: la herencia inesperada, una villa en el sur de Francia, que la abuela ha heredado de un viejo amigo y la autorización para el rodaje de una película en la casa que les generará unos buenos y necesarios dividendos.

Así que una parte de la familia viaja y otra permanece en un hogar invadido por el equipo del rodaje. Así que esto mismo se aplica al personal de servicio. Así que son recibidos con reticencias por la dueña de la casa, una marquesa, y con amabilidad con su hijo. Así que en la costa francesa, hilando tiempos y fechas, hacen descubrimientos perturbadores. Así que, además, una nube de tragedia inesperada se cierne sobre el conde y la condesa de Grantham.

Así que Downton Abbey se ve reconvertida en plató de cine. Así que la estrella admirada tiene unos modales insoportables, aunque luego… y el actor de moda descubre un insospechado interés en alguien «de abajo» cuyos secretos deseos le abocan a la soledad. Así que lady Mary disfruta de una química inesperada con el realizador y se descubren su excelente voz para doblar y a un excelente guionista.

Así que en Francia el relato es uno y en Yorkshire, otro. Así que en un país las sospechas sobre filiaciones indeseadas y más que probables hacen mella y en el otro el cine pasa, dentro de la imponente mansión, de mudo a sonoro.

Así que a esta firmante, por todo ello y mucho más que no revelará por no incurrir en spoilers, van a permitirle la licencia de aplaudir que, a falta de más temporadas de la serie, estas secuelas fílmicas le hayan hecho conocer el destino de estos caballeros y estas damas y de sus muy leales y cualificadas personas de servicio.

Así que, con todas sus imperfecciones, limitaciones, dispersiones, abundancia de tramas y subtramas, quien esto firma agradece ver a sus personajes favoritos en tales trances, recordar su pasado, conocer su presente e intuir qué va a depararles el futuro. Así que también ha admirado su elegancia, su puesta en escena, su sofisticación, su humor, su brillantez, su ingenio, su amor por las criaturas que la habitan y por sus respectivos microcosmos, sus caústicos y ágiles diálogos, sus… Aunque no le perdone algo que descubrirán viéndola.

Producción británica, fechada en este año, de 125 minutos de metraje. La dirige el productor y realizador de cine, teatro y televisión Simon Curtis, cosecha del 60, entre cuyos créditos está la singular ‘Mi semana con Marilyn’ (2011). El guion es del propio creador citado Julian Fellowes. La fotografía con el empaque pertinente Andrew Dunn y su banda sonora tan ad hoc se debe a John Lunn. Del excelente reparto coral es injusto destacar a un@s en detrimento de otr@s pero Maggie Smith está tan eminente como suele. Y también Michelle Dockery, Imelda Staunton, Hugh Bonneville…

Esta firmante, que ustedes, no dudaría en verla.

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol: Falta una semana…

Una semana falta para reencontrarnos en la próxima sesión del miércoles que viene, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Comentaremos en ella tres películas que tienen mucho debate, mucho debate y que, a buen seguro, nos proporcionarán otra velada más que estimulante. Son, a saber, por orden cronológico de estreno, y aquí también les dejo los enlaces a sus críticas en este blog:

La francesa ‘París, Distrito 13’, de Jacques Audiard. Aún se proyecta en el Avenida, hoy y mañana en una única sesión a las 19 horas. VÉANLA CUANTO ANTES.

18 Festival de Sevilla. Toma 1, Sección Oficial, ‘París, distrito 13’: Los nuevos desórdenes amorosos

La coproducción entre Finlandia, Alemania, Estonia y Rusia ‘Compartimento Nº 6’, de Juho Kuosmanen. Aún se proyecta en el Avenida, hoy y mañana en una única sesión a las 19 horas. VÉANLA CUANTO ANTES.

https://sevillacinefila.com/2022/04/15/compartimento-nº-6-voyage-voyage/

Y la coproducción hispano-italiana ‘Alcarrás’, de Carla Simón. Oso de Oro en Berlín, VÉANLA CUANTO ANTES.

https://sevillacinefila.com/2022/05/01/alcarras-la-tierra-de-todas-las-criaturas-grandes-y-pequeñas-humanas-y-no-humanas/

Pues ya lo saben. Nos encontramos muy pronto. Deseando verles.

‘Alcarrás’: La tierra de todas las criaturas grandes y pequeñas… humanas y no humanas

Este sábado 31 de abril, cuando a las 21.15 terminó la proyección de esta película que nos ocupa, la sala entera del Avenida estalló en espontáneos e incontenibles aplausos. Esta firmante – que tenía tantas ganas de verla, tras esa maravilla de ‘Verano 1993’, y tras llevar dos semanas sin pisar los cines – no los secundó.

Y no lo hizo no porque considere que no atesora méritos para recibirlos. Muy al contrario. Desde su historia – la de l@s abuel@s y tí@s de la realizadora, con sus respectivas familias de hij@s, sobrin@s y prim@s, que aún cultivan la plantación de melocotoneros en la localidad que da nombre a la película, pero que en la ficción están a punto de perderla, por mor del signo de los tiempos y de pactos verbales que nada sirven en el presente y que se reúnen otro verano para la última cosecha – hasta su puesta en escena sutil, elegante y tan contenida como intensa.

Desde el tratamiento y mimo por los personajes de tres generaciones en una historia tan coral como intimista. Un acercamiento a cada un@ de ell@s, a sus personalidades – algunas de ellas irresistibles – y a sus circunstancias, que nos revela con sabiduría, lucidez, humor, ternura e ironía sus idiosincrasias e interrelaciones mutuas. Todo lo que les une y lo que los separa tanto a nivel personal como familiar y laboral.

Pero también es un retrato desgarrado, elegíaco y conmovedor de una forma de vida ya en desuso. Una mirada también social, luego política, del mínimo valor en el mercado capitalista de los frutos, nunca mejor dicho en este caso, procedentes del esfuerzo titánico de cultivar la tierra. De la revuelta justa, necesaria y legítima que provoca tal agravio comparativo. Y la desoladora impotencia de asistir a la destrucción de una tierra tan querida por la voluntad de quienes anteponen el negocio a todo lo demás.

En este microcosmos tan bien mostrado caben las cotidianidades, los juegos – esos magnífic@s niñ@s que Carla Simón sabe filmar con excelencia en toda su arrebatadora espontaneidad – los resquemores, las fiestas los bailes, las comidas, además del trabajo exhaustivo de la recolección. Gentes llenas de vida y verdad, que transmiten hondura y credibilidad. Hombres, mujeres y menores unidos por lazos de sangre que atraviesan la pantalla, que cantan, que bailan, que pelean, que riñen, que…

Pero, ay, tampoco se nos ahorra la crueldad con los animales, la insensibilidad absoluta hacia sus vidas y sus sufrimientos. Desde esos tiernos e inocentes conejos de campo – asesinados con premeditación, nocturnidad y alevosía – por el único delito de pretender sobrevivir. Criaturas sintientes que son incluso tiroteadas, como si de un gag se tratara pues se celebra el hecho infame, para tirar sus cuerpos como trofeos en la puerta de la casa del «villano» de la función.

Ni la triste existencia, por llamarla de alguna manera, de la vaca Margarida siempre atada, siempre en la oscuridad del establo, siempre, como no podía ser de otra manera, apagada y explotada. Todo ello sin la menor empatía, asumiéndolo con la mayor normalidad, y como fuente de aventura y diversión.

Es por ello que la animalista que esto firma no aplaudió. Es por ello que sintió un dolor tan hondo por el cruel destino inferido por esas personas a los otros habitantes no humanos de la misma tierra. Es por ello que cuestiona la calidad y la calidez de un@s protagonistas porque tales cualidades coexisten con esa crueldad tan extrema. Es por ello que le ha resultado tan díficil conectar emocionalmente con ell@s. Una crueldad, se insiste, que nunca es percibida ni cuestionada como tal. Y miren que esta firmante ha intentado ser objetiva…

Coproducción hispano-italiana, fechada en este año, de 120 minutos de metraje. La escriben la propia directora y Arnau Vilaró. Las excelentes fotografías y banda sonora, que suena cuando debe e incluye temas como el ‘Yo no soy esa’, de Mari Trini, las firman respectivamente Daniela Cajías y Andrea Koch. De un reparto en estado de gracia, sería injusto resaltar a alguien, aunque sí señalar las concomitancias entre Jordi Pujol Dolcet y Sergi López y la presencia arrolladora y magnética de Ainet Jounou.

Oso de Oro en Berlín, es una de las elegidas para debatir en la próxima sesión de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Véanla cuanto antes.

Escrito queda.

En cartelera desde Viva Sevilla: Estrenos para otra semana especial…

Aquí tienen ya el enlace a mi colaboración de esta semana en Viva Sevilla. Una mirada crítica a lo más destacado de la oferta de estrenos de este último viernes de abril.

https://vivasevilla.es/sevilla/1046300/alcarras-entre-los-cuatro-estrenos-destacados-de-la-cartelera-del-fin-de-semana/

Pues ya lo saben, consulten horarios y sesiones y vayan al cine. Recuerden, además, que ‘Alcarrás’, de Carla Simón, Oso de Oro en la Berlinale, es una de las elegidas para debatir en la próxima sesión de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol.

Escrito queda. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine

Series en plataformas. Netflix. ‘Anatomía de un escándalo’, Temporada 1: La cultura ( patriarcal ) del consentimiento

Quien esto firma se ha visto obligada a confinarse en casa por mor de los desagradables, e incapacitantes, síntomas de ese covid que pensó – tan prudente como ha sido y, por qué no decirlo, tan ilusa – no iba a hacerle mella. Se perdió por ello, y tantísimo que lo siente, las manifestaciones republicanas y antitaurinas de ayer – sábado 23 de abril, Día Internacional del Libro – y, de momento, también los siete estrenos de interés de la nueva oferta de la cartelera publicada en una entrada de este blog.

Así que ha optado por recuperar el registro crítico de una serie que le ha interesado. O lo que es lo mismo, la que nos ocupa en su primera temporada. Y le ha interesado por, entre otras razones, estar basada en hechos reales descritos en el libro homónimo de la periodista inglesa Sarah Hall, cosecha del 72, que luego cambiaría, al dedicarse a la escritura, su apellido por el de Vaughan.

Especializada en la investigación de escándalos sexuales, lo que describe en esta obra está inspirado en el repulsivo y machista modus operandi del Bullingdon Club de Oxford del que su equivalente en esta producción audiovisual sería el Club de los Libertinos, al que se volverá luego.

Y le ha interesado porque, entre otras razones, siendo una propuesta comercial de muy amplio espectro, cuestiona la cultura patriarcal del consentimento en cuanto a lo que se considera o no violación. Cuestiona que el presunto consentimiento sea libre al darse en un marco de relaciones de poder y desigualdad entre los sexos, aunque estas sean íntimas. Esto expresado con un esquematismo algo grosero.

La historia es la de un político británico, ministro por más señas e íntimo amigo del jefe del Gabinete, con una familia aparentemente perfecta – compartida por su mujer, una hija y un hijo – que se ve salpicado por una acusación de violación de su joven y cualificada asistente y ex amante. Esto le enfrenta a un juicio que pondrá en cuestión su persona, su profesión, su pasado y su vida.

Transcurre en el Londres más elitista y glamouroso. Transcurre en un microcosmos privilegiado que incluye el Parlamento y el Palacio de Justicia, junto a la mansión del protagonista. Y también en el pasado más oscuro y oculto de éste en sus años estudiantiles de Oxford, vía flashbacks, cuando conoció a su compañera de vida y era miembro de la fratría masculina de El Club de Los Libertinos antes citado que se creía indemne de cualquier delito en función de sus privilegios de clase y nacimiento.

Transcurre en una Corte en la que dos mujeres, la acusación y la defensora ambas muy cualificadas, exhiben sus mejores argumentos en contra y a favor del acusado. Transcurre en un entorno brillante y perverso, que propicia la aludida cultura del consentimiento, por el que el presunto victimario pasa a ser víctima y la presunta víctima pasa a ser juzgada y cuestionada.

Transcurre entre intrigas políticas y los malestares conyugales de otra mujer, la esposa, que duda, sufre, se siente humillada, secunda al marido, se ve presionada para hacerlo porque tampoco es libre, pero que irá hurgando en el pasado común para descubrir que… No se harán spoilers.

Miniserie coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos, de seis episodios de 45 minutos cada uno, fechada en el presente año. La escriben, adaptando el texto citado, la notable dramaturga y guionista Melissa James Gibson – ‘House of Cards’, ‘The Americans’, ‘Un negocio brillante’… – y el prestigioso escritor y productor de cine y televisión David E. Kelley – ‘L. A. Law’, ‘Ally McBeal’ ‘Harry’s Law’…

La dirige una mujer, la realizadora de televisión S. J. Clarkson, episodios de ‘Heroes’, ‘House’, ‘Dexter’… . La sofisticada, estilizada y brillante fotografía, como lo son su factura y puesta en escena, se debe a Balazs Bolygo. La banda sonora, que acentúa el dramatismo de lo narrado, la firma Johan Söderqvist. La interpretan con solvencia Sienna Miller, Rupert Friend, Michelle Dockery, sobre todo ella, Josette Simon o Naomi Scott entre un convincente reparto.

Deberían verla.

En cartelera desde Viva Sevilla: Una numerosa, heterogénea y estimulante oferta de estrenos

Este es el enlace a mi colaboración de esta semana en Viva Sevilla. Una mirada crítica a la numerosa, heterogénea y estimulante oferta de estrenos:

https://vivasevilla.es/sevilla/1044650/viernes-con-una-eclectica-y-numerosa-oferta-de-estrenos/

Pues ya lo saben, hay donde elegir. Consulten horarios y sesiones y vayan al cine. #CineEnLasSalas #YoVoyAlCine

‘Arde Notre Dame’: La Joya en llamas…

Esta firmante ha acudido al preestreno de esta película a las diez de la mañana, porque tiene una concentración feminista a la misma hora en la que está previsto también su pase más numeroso al que, de entrada, pensaba asistir. Lamentó la coincidencia, pero…

…Pero se ha encontrado, aunque sea triste a otros efectos, con una estimulante sesión casi privada en la que tuvimos ocasión, tras el pase, de charlar en petit comité con su director Jean-Jacques Annaud – cineasta francés, cosecha del 43, con títulos en su haber como ‘El nombre de la rosa’ (1986), ‘Siete años en el Tibet’ (1997) o ‘Enemigo a las puertas’ (2001) entre tantos otros, Comendador de las Artes y las Letras y Medalla Carlomagno para los Medios Europeos -…

… Pero se ha encontrado con ese lujo, todo un honor, y con el de la introducción al coloquio del director del SEFF, José Luis Cienfuegos, quien glosó al realizador como un referente de la educación sentimental y cinematográfica de varias generaciones y comparó la catástrofe del incendio con la que hubiese sobrevenido en Sevilla de haberse dado, enlazando la riqueza monumental de ambas ciudades.

Annaud comentó que no pensaba rodar esta historia – de la que se han cumplido tres años hace pocos días – hasta que alguien le pasó un dossier con toda la documentación de los hechos. A partir de ahí, se despertó su interés. A partir de ahí, inició un trabajo de investigación con su equipo – del que se deshizo en elogios – entrevistándose con los protagonistas reales.

Y declaró, respondiendo a una pregunta de esta firmante, que TODAS las incidencias narradas, con la concatenación cronológica de los acontecimientos, SON CIERTAS. Aunque l@s personajes estén encarnad@s por intérpretes profesionales. Lo que puede parecer más extravagante, en sus propias palabras, ocurrió exactamente así. Sólo se permitió un par de licencias de ficción que ustedes descubrirán pronto cuando la vean.

Rodada en un gran estudio reconstruyendo las maquetas, utilizando fuego y agua de verdad, da cuenta de los acontecimientos sucedidos en la tarde de ese 15 de abril de 2019, en el que París también ardía con el conflicto de los llamados «chalecos amarillos».

Una tarde de Lunes Santo en la que la joya gótica, en la que la Catedral, Patrimonio de la Humanidad, icono de París y del mundo entero, con ocho siglos en su haber, estaba atestada de fieles y turistas. En los trabajos de restauración se prendió una chispa y…

… Sonó el botón rojo detector del humo en el cuadro de mandos del guardia que se estrenaba en el trabajo. Lo notificó, pero nadie le dio mayor importancia. Nada era visible y sí habituales las falsas alarmas. No obstante desalojaron el edificio, no sin cierto fastidio. Y permitieron de nuevo la entrada de l@s visitantes. Pero el incendio avanzaba insidiosamente.

A partir de ahí, se desata el caos. Lenta pero inconteniblemente. Aún bajo los efectos de la incredulidad por lo que estaba sucediendo ante sus propios ojos, los responsables comienzan a poner en marcha el mecanismo de alerta máxima, mientras la Joya era pasto de las primeras llamas.

A partir de ahí, se nos muestra una ciudad colapsada por la que tienen que abrirse paso dificultosamente bomber@s, responsables del templo y policías. A partir de ahí, se inicia una actividad frenética en la que todos estos colectivos, muy especialmente los dos citados en primer lugar, no se permiten ni un minuto de tregua.

A partir de ahí, se nos narra – en una absorbente mezcla de thriller, drama, reconstrucción histórica y hasta de cine de catástrofes – la odisea contrarreloj de unos hombres y mujeres que lo arriesgan todo para salvar ese monumento único. Pero también la de quienes pretenden salvar sus tesoros y una reliquia como la Corona de Espinas.

A partir de ahí, en pantalla dividida o completa, ábsides, gárgolas, estatuas, imágenes, techos, cubiertas, vidrieras, campanas, campanarios, escaleras de caracol interminables, arbotantes, agujas, puertas, fachadas, bóvedas, tracerías, capiteles, sótanos, subterráneos, entramados y alturas pasan ante nuestros ojos pastos de un inflamable y devastador enemigo.

Pero también recorridos por quienes, en el límite de sus fuerzas sofocad@s por el humo, el plomo y los nobles cascotes, se internan en sus entrañas para intentar lo imposible, arriesgando sus vidas. Y, entre tanto, llaves que no abren, combinaciones que no se recuerdan, reliquias falsas y verdaderas. Y entre tanto, la emocionante vigilia, con cánticos, de una Francia unida ante el edificio único cuando todo la dividía. Y entre tanto…

Producción francesa, fechada en este mismo año, de 122 minutos de metraje. La escribe el propio director junto a Thomas Bidegain. La excepcional fotografía la firma Jean-Marie Dreujou. La vibrante y notable banda sonora se debe a Simon Franglen. El reparto transmite solvencia y credibilidad. La factura es impecable en su puesta en escena, efectos especiales y dirección artística.

Intensa, pasional, documentada, enérgica, vitalista, singular y emotiva carta de amor de un hombre agnóstico a esta gran protagonista como él la llama. Un hombre agnóstico a quien le gustan los lugares sagrados y la fe de l@s otr@s. Una odisea tan terrible como hermosa, que le hubiera encantado a Víctor Hugo y a su trágico héroe Quasimodo.

Gracias a Vértice Cine, a MK2 Cinesur, al Proyecto Viridiana, a José Luis Cienfuegos, un presentador imprescindible, y a Jean-Jacques Annaud por regalarnos su talento y su presencia. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Tienen que verla.

‘Compartimento Nº 6’: Voyage, voyage

Esta firmante expresa con este título el eje conductor de un relato en el que suena insistentemente el estupendo tema homónimo de Desireless. Esta firmante es consciente, y créanla que no le resulta nada fácil, de que va a la contra de la mayoría de las excelentes referencias, premios y nominaciones que ‘Compartimento Nº 6’ ha cosechado y que se detallarán luego.

Esta firmante intentará expresar, lo mejor que sabe y puede, las razones de su desafecto por ella y matizarlas en la medida de lo posible, porque también tiene claro que no le faltan valores apreciables. Esta firmante afronta su soledad, porque asume que el llevar gafas moradas feministas implica cuestionar lo que se da por establecido.

Entrando en materia: a esta firmante le cuesta mucho trabajo asimilar que un hombre tosco, rudo, machista – el protagonista, ruso, trabajador en una mina y único compañero, la mayor parte del tiempo, del compartimento al que alude el título de la protagonista, estudiante de arqueólogía finlandesa, que va a un sitio ignoto del país en pos de singulares pinturas rupestres – que la acosa a preguntas, que se emborracha y fuma inveteradamente, que le dice que va a arrugarse por su seriedad, que la interfiere mientras hace fotografías con su cámara y hasta le cuestiona que viaje sola si no es para vender «su almeja». Literal…

… Se convierta en alguien cálido, afectivo y encantador. Un noble bruto – con perdón para los équidos – con el que puede contar y que la acompaña a esa especie de viaje tan arriesgado por la tormenta de nieve que deben afrontar y que de hecho les sirve a ambos para jugar con bloques de hielo.

Mientras que su amante rusa – profesora de Literatura, quien le ha mostrado todo su afecto y la ha alojado en su casa de Moscú, integrándola en su círculo social, algo que la película muestra en su arranque – se pervierte en alguien distante, fría, que la deja sola en su periplo más soñado y que apenas si le responde, o se interesa por ella, cuando la telefonea describiéndole su situación en las paradas del tren.

Esto al tiempo que un compañero eventual, que parece el contrapunto del minero, educado y respetuoso, no es exactamente lo que parece y les dejo averiguar por qué cuando la vean. Entre tanto le da un buen repaso al país soviético, uno de sus valores, ya que su mirada sobre él es muy cáustica y crítica.

Escrito esto hay que añadir que no está mal que este relato fílmico, que transcurre en un ferrocarril que no es precisamente el Transiberiano… y cuyas revisoras, mujeres, son también odiosas, ahonde en los vínculos que se crean entre dos seres tan opuestos y también el esnobismo de cierta élite intelectual a favor de un obrero y que cuestiones los prejuicios de clase y ciertas convenciones sociales.

Lo que no le parece a esta firmante es que lo haga cayendo en prejuicios y maniqueísmos tan tendenciosos como los que pretende combatir, aunque el final resulte cálido, divertido y entrañable. Tendremos ocasión de incidir en todo ello ya que es una de las elegidas para debatir en la próxima sesión de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 11 de mayo, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol.

Coproducción entre Finlandia, Alemania, Estonia y Rusia, fechada en 2021, de 107 minutos de metraje. La dirige y la escribe, junto a Livia Ulman y Andris Feldmanis, adaptando la novela de Rosa Liksom, el guionista y cineasta finlandés Juho Kuosmanen, con varias y premiadas propuestas en su haber. Interpretan con solvencia sus roles principales Seidi Haarla y Yuri Borisov. Su excelente fotografía la firma Jani-Petteri Passi y su banda sonora se nutre del tema citado y lo hace muy bien.

Gran Premio del Jurado ex aequo en Cannes, su trayectoria está jalonada de reconocimientos, galardones y candidaturas varias. VÉANLA CUANTO ANTES. Tiene mucho debate.

Escrito queda.