‘Stefan Zweig: Adiós a Europa’: Exilios

La actriz, guionista y realizadora alemana Maria Schrader, cosecha del 65, ha declarado en una entrevista a El Mundo que “se siente orgullosa de decir que es ciudadana europea” y que es una apasionada de la obra del protagonista de esta película suya, del que “le sorprendió como le marcó, en lo profesional y en lo personal, salir de este continente… aún reconociendo que “marcharse fue una opción que otros compatriotas suyos no pudieron permitirse”

Como es sabido, este prestigioso autor austriaco – con una notable producción literaria entre novelas, relatos cortos y biografías – fue un intelectual firmemente comprometido con la causa de l@s exiliad@s judí@s como él mismo, que, sin embargo, no profesaba dicha religión.

Aún así, como nos muestra este biopic nada convencional, centrado en los años de su forzada ausencia, en los años 30 y 40, cuando el Viejo Continente era pasto de la ocupación nazi, el suyo fue un periplo activo y activista que comenzó en París y Londres para luego dirigirse a Sudamérica. Solidario y generoso, participaba en cuantas jornadas o encuentros se organizaban entre sus colegas contra el fascismo, organizando ayudas económicas, y hasta alternativas de escape, para aquell@s que estaban en peligro.

La directora nos lo muestra así, en olor de multitudes y prestigio, pero también progresivamente desesperanzado y deprimido con la lejanía de su hogar y con el hecho de verse impelido a adaptarse a cuantas circunstancias climatológicas, ambientales y de costumbres le eran hospitalariamente ofrecidas, a él y a su segunda esposa, hasta culminar en su trágico final.

Nos lo muestra así, sin ninguna concesión en su relato. Ni en su historia, ni en su puesta en escena, que es austera, comedida y nada épica, ni sentimental. Rigurosa con los hechos históricos, inserta al autor en su contexto, dándolos por sabidos y sin tentaciones divulgativas. Muy púdica en cuanto a las emociones, refleja al personaje público, pero tiene la sabiduría y sutileza de revelar atisbos de la persona. Especialmente cuando su círculo vital se estrecha y se oscurece hasta ese doble fundido en negro…

Producción austriaca de 106 minutos de metraje. La escriben la propia Maria Schrader y Jan Schomburg. La fotografía muy bien Wolfgang Thaler y su partitura sensible y delicada la firma Tobias Wagner. Su reparto funciona muy bien, con especial mención para el excelente Tómas Lemarquis.

Es una de las elegidas para debatir en nuestra próxima tertulia de cine del miércoles, 10 de mayo. Refleja con lucidez y comedimiento los otros desastres de una feroz ocupación, el devastador desarraigo del exilio. Una película valiosa y diferente que merece ser vista. Háganlo.

No solo cine: Desconexión

Quien esto firma, que suele actualizar el blog periódicamente, pide disculpas a sus lectores-as porque una absurda “avería” de su ordenador, agravada por despropósitos y malentendidos varios con su compañía, la han llevado a estar ¡¡¡seis días!!! desconectada y sin otras alternativas inalámbricas.

Es por ello que Sevilla Cinéfila no ha publicado ninguna entrada nueva desde ese mismo periodo de tiempo. Pero quedan advertid@s de que el “mono” acumulado es grande y ya tiene varias preparadas.

Escrito queda.

Manifestación antitaurina, Sevilla 2017: Algunas consideraciones

Esta no va a ser una crónica triunfalista, ni autocomplaciente, aunque sí  hecha desde una mirada personal e intransferible. Pero no por ello va a obviarse registrar la fuerza, la potencia, la vibración colectiva, la entrega apasionada, y sin desmayo, de hermosa gente animalista de todas las edades durante las casi tres horas del recorrido del evento antitaurino del año, organizado por PACMA y al que se sumaron otros colectivos y asociaciones.

Un recorrido que, como en 2016, partió del Palacio de San Telmo, atravesó dos puentes, el también llamado de San Telmo y el de Triana, con la calle Betis entre ambos, para desembocar en el Muelle de la Sal.

Un recorrido, al cálido sol abrileño, en el que los eslóganes más coreados fueron: ‘Tauromaquia abolición’, ‘Vergüenza me da la Fiesta Nacional’, ‘Esa plaza la vamos a cerrar’, ‘Sevilla es mucho más’, ‘Derechos ya para los animales’, ‘Toros sí, toreros no’, ‘La tortura no es arte, ni cultura’ – esto, además, con la coincidencia de la fecha con el Día del Libro – ‘Con la entrada, cómprate un libro’ o ‘El maltrato animal, al Código Penal’, entre un larguísimo etcétera, que no cesaron, ni desfallecieron, durante todo el camino.

Un recorrido que nos distancia cada vez más, por la presión de los lobbys taurinos, secundados por la instancia política correspondiente, del que deberíamos tener derecho. Del que fue en los primeros años, hasta hace tres. O lo que es lo mismo, del Palacio de San Telmo hasta la propia Plaza de la Infamia, a través del Paseo de Colón.

Un recorrido que debería reivindicarse, por nuestra propia visibilidad ante los partidarios del sufrimiento y la muerte. Porque allí,  mostrándonos frente a ell@s, dejamos al aire sus vergüenzas ante propi@s y extrañ@s. Eso es lo que no toleran. Por eso nos quieren cada vez más lejos. Y por eso mismo, hay que recuperarlo. Quien esto firma, es consciente de la dificultad ante tantas presiones, pero el espacio público es teóricamente de tod@s…

Hay que lamentar también que, pese a las muchas personas que la secundaron, no fuera todo lo multitudinaria que hubiera debido ser. Con menor asistencia incluso que en su predecesora. Quien esto firma, pudo constatar destacadas ausencias, tanto a niveles personales como de colectivos. Y esto es algo que no deberíamos permitir.

Esto es algo que no podemos, en conciencia y tal como está el patio, permitirnos. Porque las diferencias, un lógico espectro plural, tendrían que sumar y no restar. Porque ser las voces de los sin voz obliga y compromete a estar en la calle y no solo en las redes sociales.

Es el acto animalista del año. El más importante. A veces, aunque suene paradójico, lo tienen más en cuenta l@s taurin@s que nosotr@s. Porque, en su celo por boicotear la Marcha, improvisaron una suerte de procesión – ¡¡¡con caballos, pobres!!!- en nuestro punto de encuentro, alegando un permiso que no tenían… Muy fuerte. Por lo tanto, cuidémoslo como @merece.  Y, desde luego, agradecer, junto a PACMA y a los colectivos que se sumaron, a quienes pese a todo, con todo y por todo, lo habéis hecho posible. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

 

No solo cine. Ni sangre, ni arena: Recordatorio urgentísimo

En este domingo, 23 de abril en el que se conmemoran los aniversarios de las muertes de dos genios como Shakespeare y Cervantes y que, por ello, fue elegido para conmemorar el Día del Libro…

En este domingo, 23 de abril, de fecha tan señalada, si estás, o vives,  en Sevilla no puedes faltar a una cita imprescindible. Será dentro de muy pocas horas, a las 17 y partirá del Palacio de San Telmo.

Hablamos de la Gran Manifestación Antitaurina. Tenemos que ser much@s para gritar por las calles de esta ciudad que la tortura y el asesinato, a cámara lenta y con atroz sufrimiento de herbívoros inocentes, NO SON ARTE, NI CULTURA.

Tenemos que llenar las calles nuevamente. Tenemos que mostrarle al mundo, en este día del saber, que Sevilla tiene un color especial, que Sevilla es mucho más que el tópico y el cliché. Por eso, una gran multitud de hermosa gente animalista va a dignificar su centro histórico, repetimos, HOY, A LAS CINCO DE LA TARDE, PARTIENDO DEL PALACIO DE SAN TELMO, para clamar contra esta mal llamada Fiesta y legal masacre de hermosas criaturas que no desean matar, ni morir. De hermosas criaturas que no saben que van a ser atrozmente maltratadas y asesinadas.

¡¡¡NO NOS MIRES, ÚNETE!!!

 

 

‘Negación’: La carga de la prueba

Coinciden estos días en nuestra cartelera dos películas, dos miradas diferentes, una masculina y otra femenina, sobre los nocivos daños colaterales del horror nazi. Ambas basadas en hechos y en protagonistas reales y, a su vez, muy distintas entre sí.

En la primera, la que nos ocupa, se narra la demanda por difamación de un famoso historiador británico, David Irving, que negaba el Holocausto, contra una colega judía, igualmente conocida y muy prestigiosa, Deborah Lipstadt, por acusarle de ello.

En la segunda, de la que nos ocuparemos en una entrada posterior, se narra el largo exilio, con trágicas consecuencias, de un escritor, intelectual y activista tan ilustre como Stefan Zweig.

‘Negación’ describe un juicio diferente en el que, a la usanza inglesa, la carga de la prueba recaía sobre los demandados, la escritora citada y Penguin, su editorial, y no  sobre el demandante, al no haber presunción de inocencia.

‘Negación’ describe los antecedentes de un equipo defensor tan modélico como heterodoxo. Un equipo con dirección bicéfala, en el que Anthony Julius – que también representó a la princesa Diana – preparaba la estrategia legal, mientras otro la defendía en el estrado.

‘Negación’ da cuenta de como estos profesionales se negaron a enfrentarse a un jurado, por las complejidades de los temas a dirimir, y optaron por un juez. ‘Negación’ muestra como rechazaron con firmeza, pese a la oposición de su clienta y a las presiones de la comunidad semita,  que declarara ningún superviviente.

‘Negación’ muestra la impactante visita, para recabar pruebas del exterminio al paradigmático campo de Auschwitz, las mismas pruebas que los genocidas destruyeron, o lo intentaron, tras su derrota y huída. ‘Negación’ revela el antes, el durante y el después de un proceso apasionante, que tuvo lugar en el año 2000, y de una acusada digna, íntegra y consecuente.

Reino Unido, 2016. 110 minutos de metraje. La dirige Mick Jackson y la escribe David Hare, sobre el libro de la protagonista real. Muy bien fotografiada por Haris Zambarloukos y con una partitura intensa, pero nada efectista, del clásico Howard Shore. Entre su impecable reparto, destaca Rachel Weisz. Pero, sobre todo, el poderoso duelo interpretativo entre dos grandes talentos, los de Timothy Spall y Tom Wilkinson.

Su puesta en escena es tan correcta como convencional, pero la solidez de su guión y lo novedoso de su enfoque, ya descrito, además de la calidad de sus intérpretes, la convierten en una película merecedora de ser vista. Háganlo.

seff365: Recordatorio urgentísimo

En un par de horas – a las 20.30, en el Teatro Alameda, calle Crédito – el Festival  de Cine Europeo de Sevilla proyectará, dentro de su ciclo seff365, la muy celebrada película de animación surcoreana ‘Seoul Station’ de Yeon San-ho precuela, en esta modalidad, de la famosa ‘Train to Busan’, del mismo realizador.

La historia sigue a una chica que se pierde, en medio de la noche, en la estación que da nombre al título. Un espacio inquietante poblado por supuestos mendigos que resultan ser… Su padre y su novio la buscan frenéticamente, mientras la amenaza se cierne sobre la capital.

Fechada en 2016 y con 92 minutos de metraje, se la ha calificado como cruda, salvaje y un soplo de aire fresco en el género de terror. Estará precedida de dos cortos sorpresas igualmente de animación y su introductor será Paco Campano.

Ya lo saben, a no perdérsela.

‘El otro lado de la esperanza’: El factor humano

¡¡¡Cómo narra el finlandés Aki Kaurismäki – cosecha del 67, ‘La chica de la fábrica de cerillas’, ‘Le Havre’, ‘Un hombre sin pasado’, entre una extensa y premiada filmografía que abarca casi una veintena de títulos -, como filma sus historias!!!

¡¡¡Cómo las dota de una singularidad única, de unas señas de identidad tan precisas, de un hieratismo cargado de emoción, de un distanciamiento solo aparente, de un compromiso sutil y firme, nada politizado al uso, con las gentes más desfavorecidas y marginadas!!!¡¡¡Cómo nos las muestra, como si de un cuento se trataran pero habitándolas por insoslayables verdades!!! ¡¡¡Cómo…

Todo ello y más describe a esta su última propuesta de 98 minutos de metraje, cuyo guión también firma, como suele ser habitual en él. Su fotografía, matizada y sugerente, es de Timo Salminen. Sigue a dos hombres muy diferentes – un empresario local y un refugiado sirio cuya solicitud de asilo ha sido denegada, pero que decide quedarse, a todo riesgo, por imperativos familiares – que se encuentran contra todo pronóstico y se ayudan mutuamente.

Oso de Plata al Mejor Director en la pasada Berlinale, el cineasta vuelve a exhibir sus talento y sensibilidad al mostrar una galería de personajes y situaciones, así como las interrelaciones entre ell@s, tan personales como intransferibles. Su tratamiento del racismo, de la crisis económica, de la lucha de clases y, sobre todo, del drama de la inmigración no tiene equivalente ni parangón.

En efecto, su mirada es única, peculiar y desdramatizada, pero no por ello menos demoledora. Una fábula tan lúcida y de tan largo alcance, bajo su aparente inocencia, que no deja títere con cabeza. Y todo ello aliñado con un perverso sentido del humor. Con un reparto impecable en el que descubrimos a much@s de sus habituales.

Es una de las elegidas para debatir en nuestra próxima tertulia del miércoles, 10 de mayo. VÉANLA CUANTO ANTES, PERO NO SE LA PIERDAN BAJO NINGÚN CONCEPTO.

 

 

‘Una mirada documental’: Recordatorio urgentísimo

Mañana, lunes, 17, a las 19 horas, en la sevillana FNAC de la Avenida de la Constitución, tendrá lugar una nueva sesión del excelente ciclo que tan bien coordina el crítico y amigo, Miguel Olid Suero, ‘Una mirada documental’.

La particularidad, en este caso, es que estará compuesta, por primera vez y exclusivamente de cortos con una duración más extensa de lo habitual, una media de 20 o 30 minutos. Serán tres. A saber:

‘Balada triste de video club’, de Joaquín Díaz Cáceres y Helena Castilla, quienes estarán presentes para introducirlo y debatirlo. Un querido homenaje a estos espacios tan cinéfilos.

‘Yo quise hacer ‘Los bingueros 2’, de José Manuel Serrano Cueto. Una mirada irónica sobre Mariano Ozores.

Y ‘La Primavera Rosa en el Kremlin’, de Mario de la Torre, que forma parte de un ambicioso proyecto para denunciar la LGTB fobia en el mundo. Su director también estará presente para introducirlo y debatirlo.

Como pueden comprobar, un programa lo suficientemente atractivo para que no se lo pierdan. Compartan, difundan y únanse.

 

 

 

 

 

 

 

 

In memoriam: Querido Luis…

Me parece imposible, querido Luis, Luis Casal Pereyra, que ya no nos vayas a acompañar más en las sesiones de nuestra tertulia de cine ‘La Palabra y la Imagen’. Me parece imposible, querido Luis, que nos hayas dejado poco más de dos meses después de esa velada de febrero, en la que te manifestaste, como siempre, lleno de vitalidad, energía, lucidez, intensidad, calidez, humor y amor por el cine.

Me parece imposible, querido Luis, haber perdido a un amigo y a un tertuliano imprescindible, desde la primera temporada, cuyas intervenciones eran siempre tan brillantes y atinadas, con esas notas que tomabas y llevabas en los bolsillos de tus pantalones, para comentarlas, de las películas a debatir. Me parece imposible, querido Luis, que te hayamos perdido para siempre. Me parece una broma macabra, injusta y cruel del destino.

Me parece imposible, querido Luis, no volver a leer tus comentarios en este blog. Me parece imposible, querido Luis, no volver a disfrutar de tu presencia y de tu bondad, tan inteligente y tan cariñosa. Me parece imposible, querido Luis, que no te vuelvas a sentar a mi lado. Me parece imposible, querido Luis, que no volvamos a encontrarnos más tampoco en otras actividades culturales, como en el ciclo ‘Una mirada documental’, tan bien coordinado por Miguel Olid Suero.

Me parece imposible, querido Luis, no volver a oír tu palabra, ni tu risa. Me parece imposible, querido Luis, no seguir aprendiendo con tu sabia y particular mirada sobre tu cine tan amado. Me parece imposible, querido Luis, “la ridícula idea de no volver a verte”, en palabras de Rosa Montero.

Mierda, Luis, de esa maldita enfermedad maldita que se lleva siempre, y antes de tiempo, a l@s mejores. Como escribió Miguel Hernández, “no perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra, ni a la nada”

Todo mi cariño y mi fuerza a la queridísima Dolores Mesa Velasco, nuestra Lola y al resto de sus familiares y amig@s. Gracias por tu vida y por cuanto nos diste. Gracias por tus enormes bondad y generosidad. Gracias por tu cariño y entrega, desde la primera temporada, a la tertulia, a tu tertulia del alma.

Siempre estarás en nuestro recuerdo y en nuestros corazones.  Nada, nada, nada será ya lo mismo sin ti.

‘La idea de un lago’: La memoria del agua

‘La idea de un lago’- escrita y dirigida por la argentina, crecida en Suiza, Milagros Mumenthaler,  cosecha del 77 – es una adaptación heterodoxa de la, también muy sui géneris, obra autobiográfica compuesta por poemas y fotografías, ‘Pozo de aire’, de su compatriota Guadalupe Gaona.

Ambas mujeres tienen en común el haber sufrido  las dramáticas consecuencias de la feroz dictadura de Videla en sus vidas. En la de la realizadora, porque sus progenitores emigraron al país helvético cuando contaba con tan solo tres meses, y no volvió hasta los 17 años. Y en la de la autora, porque su padre fue uno de los desaparecidos, en marzo del 76.

Y a ese padre forzadamente ausente evoca la protagonista, que apenas si tiene alguna constancia gráfica con él siendo muy niña, en la casa veraniega junto al lago del título. Ella es una fotógrafa embarazada – separada de su pareja con quien piensa, no obstante, compartir la responsabilidad del bebé – que está escribiendo un libro sobre sus experiencias nada al uso. Tan lírico como visual.

Dicho trabajo de investigación la conduce a ese espacio mítico infantil, a bucear en sus recuerdos y a tomar algunas decisiones, que conciernen también a su madre y a su hermano. Que conciernen a lo que la cineasta ha descrito en algunas entrevistas como el derecho civil a la memoria y la forma de representación de lo íntimo.

Y así lo hace, y así lo filma Mumenthaler, desde la privacidad de la reconstrucción de una existencia que un sangriento régimen político pudo devastar, pero al que la fuerza y la ternura de una madre – la otra gran protagonista en la sombra, que seguía considerándose casada – impidió el secuestro de la infancia de su hija y de su hijo.

Estamos, pues, ante una producción argentina de 82 minutos de metraje, muy bien fotografiada por Gabriel Sandru, y con un reparto excelente en el que destacamos a su personaje central, Carla Crespo quien, por cierto, tampoco llegó a conocer a su padre, otro desaparecido.

Estamos, pues, ante una mirada de mujer valiosa, delicada, sutil, poética y singular de fondo y forma. Nada militante, pero sí comprometida con un pasado familiar e histórico. Estamos ante una de las películas que debatiremos en la próxima sesión de nuestra tertulia del miércoles, 10 de mayo. Estamos ante una experiencia cinematográfica que debe ser vista y sentida. HÁGANLO. LO ANTES POSIBLE. Que ya sabemos lo que maltrata la cartelera sevillana a este otro cine…