Archivo de la categoría: Uncategorized

No solo cine: Oriente y Occidente

Otro club de lectura diferente. Otro club de lectura estimulante. Otro club de lectura, al que quien esto firma tiene el honor de pertenecer, que la enriquece como lectora y como persona. Otro club de lectura al que no va a hacerle justicia esta imperfecta y necesariamente esquemática reseña. Otro club de lectura con un coordinador modélico, el periodista, gestor cultural, escritor y amigo José Iglesias Blandón, que introduce con excelencia el libro del mes junto a la cultivada e ilustrada Marina. Otro club de lectura que nos acoge en La Casa del Libro de la sevillana zona de Viapol.

Otro club de lectura de personas diversas, cultas, de toda edad y condición, dinámicas y dinamizadoras. Otro club de lectura, que se reunió ayer, en torno al primer libro – resultado del posgrado de Escritura Creativa, que cursó a finales de los 70 – del flamante Nobel de Literatura, Kazuo Ishiguro, cosecha del 54, ‘Pálida luz en las colinas’. Una obra a la que cinco hombres y siete mujeres enriquecieron con sus miradas coincidentes, discrepantes, siempre respetuosas, contrastadas e intensas.

Una obra que discurre , como su propio autor, entre Oriente y Occidente. Entre Japón y Gran Bretaña. Entre dos tiempos, el de un país devastado por el siniestro ensayo de la bomba atómica, en una de las ciudades mártires, Nagasaki, y la Inglaterra más contemporánea, en sus variantes rural y urbana.

Ente los silencios, lo inasible, las trampas de la memoria, los recuerdos falsos y verdaderos y lo escrito de tal manera que tienes que volver a releer para que no se escape. Que tienes que ordenar a los dramatis personae para situarlos en sus personalidades, biografías y contextos, como las piezas de un puzzle tan oscuro como abierto. Que no se resuelve, que incita a pensar que las dos amigas, la voz narradora y la mujer a la que recuerda, y sus hijas, son las mismas personas. Evidentemente, sí. O no, o rotundamente no.

Entre estos vericuetos dialécticos, entre estos extremos y estas dicotomías, transcurrió la hora y media de una sesión apasionada y sugerente. En la que se analizaron también las lecturas políticas, culturales, de género, históricas y sociales de un libro incitante y necesario, que debe ser leído. Háganlo, háganse con él.

Anuncios

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra. Temporada 6: Felices Fiestas… con sorpresa

Brillante, ingeniosa y muy concurrida la sesión de hoy de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra. Con la sorpresa añadida de contar no con uno, sino con dos críticos invitados.

A saber, el crítico inicialmente previsto, Manolo Grosso – profesor titular de Derecho Penal, Fundador del Servicio de Promoción Cultural de la Universidad hispalense, Director General de Promoción Cultural y fundador de la especialidad de Cine Europeo en el Festival de Sevilla, que dirigió del 2004 al 2007, entre un larguísimo etcétera – tras haber confirmado su presencia, tuvo problemas de agenda.

Así que quien esto firma asumió la introducción en solitario de las tres películas elegidas para debatir. Pero el experto y amigo Alejandro Reche Selas – licenciado en Filología Inglesa, periodista, colaborador de Diario de Sevilla, de COPE Andalucía y de ABC, medio para el que ha hecho una excelente cobertura del pasado SEFF, en el que lleva varios años acreditado y titular de un blog altamente recomendable, El Rinconcillo de Reche,  que debutó con gran acogida el pasado octubre en nuestra actividad y ya tertuliano de pro – se ofreció generosamente a compartir dicha presentación. En ese intermedio, Manolo Grosso mostró su intención de hacerlo también y es por ello que contamos con dos estupendos y expertos anfitriones. Todo un lujo.

Entre la memoria, los datos, la intensidad y la documentación de uno y la experiencia, el sentido del humor, la brillantez y el conocimiento de causa del otro, muy complementarios ambos, resultó una velada tan estimulante como siempre pero, además, divertidísima hasta decir basta. Y, como consecuencia, especialmente cómplice, lúdica y participativa.

‘El sacrificio de un ciervo sagrado’, de Yorgos Lanthimos, suscitó aclamaciones unánimes, con pocas – aunque rotundas – excepciones. Se glosaron su puesta en escena, su transgresión más contenida que en otras de las propuestas del director, la perversión de la historia y un reparto en estado de gracia, con especial énfasis en Nicole Kidman y Barry Keoghan. Su referencias a Ifigenia, las críticas a la alta burguesía y sus carencias emocionales, aunque enfadaron sus roles de género. Grosso, que la ha visionado varias veces,  nos ilustró sobre el hecho de que las lentes con las que fue filmada exasperaban aún más la inquietud del espectador-a, desestabilizándole. También que se prepara un IMSERSO cinéfilo.. Por aquello de l@s señores-as mayores que van al cine. Sobre todo, ellas.

‘El autor’, de Manuel Martín Cuenca, apenas si tuvo adept@s. Se criticaron su misoginia, su puesta en escena tan desconcertante y manida como cutre en ocasiones y se le reprocharon sus pretensiones de, valga la redundancia, autoría. Aunque también, minoritariamente, se estimaron su austeridad, minimalismo y una misantropía muy corrosiva. Fue considerada mayoritariamente como una obra menor en la filmografía del responsable de ‘Caníbal’ o ‘La mitad de Óscar’, mucho más aplaudidas. Elogios sin fisuras a las composiciones de Javier Gutiérrez, Adelfa Calvo y José Carlos Carmona, en un breve, pero jugoso, papel. Y a los temas de José Luis Perales.

De ‘La librería’, de Isabel Coixet, se valoró justamente lo contrario. Su solidez narrativa, su sutileza en la descripción de un microcosmos provinciano y muy británico, su ausencia de pretensiones de autoría, su delicadeza en un romance nunca materializado, su reparto – Emily Mortimer, Bill Nighy, Patricia Clarkson y la magnética Honor Kneafsey – su final… Aunque mínimas voces discrepantes le reprocharon cierta ñoñería y un excesivo sentimentalismo y, por contra, su frialdad emotiva.

El miércoles, 10 de enero, más. Con tres películas de mucho debate como ‘El sentido de un final’, de Ritesh Batra, ya en cartelera. VÉANLA CUANTO ANTES. ‘Perfectos desconocidos’, de Álex de la Iglesia, ya en cartelera VÉANLA CUANTO ANTES y lo último de Woody Allen, ‘Wonder Wheel’, que entra el día 22 de este mes.

Gracias a Casa del Libro, a Rafael García, a Gema, a Alejandro Reche Selas, a Manolo Grosso, a los críticos y amigos Enrique Colmena, Miguel Olid Suero y José Luis Ordóñez y a l@s mejores tertulian@s del mundo mundial por otra velada estupenda y más que estimulante. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS Y MUY FELICES FIESTAS.

No solo cine: Lectoras y autoras

A quien esto firma, le cabe el honor de pertenecer, de momento, a tres clubs de lectura. Uno de ellos, además, tiene la particularidad de estar integrado únicamente por mujeres, de que sus señas de identidad sean feministas y de que se lea solo a escritoras. Es el del Centro de Documentación María Zambrano , coordinado modélicamente por Aurelia Daza, quien, a su vez, es la fundadora y conductora de esta actividad.

En esta tarde-noche sevillana de diciembre, una mujer tras la cámara, Anna Elías, además, ha grabado algunos momentos de la sesión como parte de un corto que está realizando sobre Bibliotecas de Mujeres. En esta tarde-noche sevillana de diciembre, hemos debatido sobre el Premio Goncourt 2016, ‘Canción dulce’, editada por Cabaret Voltaire, segunda novela de la periodista y escritora franco-marroquí Leila Slimani, que nació en Rabat en el año de gracia de 1981.

En esta tarde-noche sevillana de diciembre, diez lectoras han debatido este libro y a su citada responsable. Han debatido, apurando al máximo dos horas intensas, las perturbadoras, inquietantes y absorbentes 288 páginas de una obra tan implacable como compleja. Tan feroz como entomológica, en la que, bajo su envoltura de thriller, acecha un drama social, político, de clase, de etnia y de género, que te corta la respiración desde su terrible inicio.

A siete les ha interesado enormemente.  A las tres restantes, con bastantes reservas. Pero admiradoras y detractoras se volcaron en sus análisis de la trama; de su lenguaje preciso y afilado, de frases y capítulos cortos, que no da tregua. De la complejidad o el esquematismo en el tratamiento de los personajes.

De su impía descripción de una psicosis que va in crescendo hasta el pathos final. De la maternidad enfrentada a la realización profesional. Un desgarro culpable y culpabilizador, que solo afecta a las progenitoras. De las inmigrantes que cuidan hij@s ajenos, abandonando forzadamente a l@s propi@s en sus países de origen.  De que la extranjera, en este caso, es la señora. De una codependencia mutua y tóxica entre patrones y cuidadora. De una existencia tan alienante y llena de privaciones que solo se colma siendo parte de otras vidas.

De las víctimas de las víctimas… un niño y una niña. De la mano ejecutora, que meció sus cunas, que nos es mostrada en toda su integridad, aunque nunca justificada. De…

Una velada memorable. Una sesión más que estimulante. No dejen de leer el libro, asomándose a sus abismos y saliendo de sus zonas de confort. Es un consejo.

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra: Recordatorio urgentísimo

Pasado mañana, miércoles, 13 de diciembre, a las 19.30, en la cuarta planta de la sevillana Casa del Libro de la calle Velázquez, tendremos una nueva sesión de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra. Las películas a debatir serán tres, todas ellas con sus reseñas correspondientes en este blog, de las que os incluyo el enlace. A saber:

‘La librería’, de Isabel Coixet.

https://sevillacinefila.com/2017/10/31/la-libreria-la-vida-secreta-de-las-palabras/ AÚN EN CARTELERA, HAY QUE VERLA YA.

‘El autor’, de Manuel Martín Cuenca. https://sevillacinefila.com/2017/12/02/el-autor-testosterona/ EN CARTELERA. HAY QUE VERLA YA.

‘El sacrificio de un ciervo sagrado’, de Yorgos Lanthimos.

https://sevillacinefila.com/2017/11/03/seff-2017-seleccion-efa-el-sacrificio-de-un-ciervo-sagrado-ojo-por-ojo/ EN CARTELERA. HAY QUE VERLA YA.

El crítico invitado inicialmente previsto, tras haber confirmado su presencia, recordó – horas más tarde, tras hacer quien esto firma lo propio en el correo de la tertulia y en la librería – otro compromiso en su agenda que le impedía asistir. Esto significa que tendréis que conformaros con esta firmante, por lo que os pide disculpas de antemano, pese a que ha sido una circunstancia del todo ajena a su voluntad.

Así pues, tres títulos a comentar más que interesantes y con mucho debate. La entrada es libre y el clima único, cálido, cómplice, estimulante, enriquecedor y respetuoso tanto en las coincidencias como en las discrepancias. NO OS LA PODÉIS PERDER BAJO NINGÚN CONCEPTO. OS ESPERAMOS.

Post scriptum:

El crítico y amigo, Alejandro Reche Selas, que debutó como invitado en nuestra tertulia, con una excelente acogida, el pasado mes de octubre, se ha ofrecido a ser el anfitrión de nuevo, junto a esta firmante. Todo un lujo y un honor contar con este periodista, licenciado en Filología Inglesa, colaborador de COPE Andalucía, de Diario de Sevilla y de ABC, medio para quien ha hecho una impecable crónica del pasado Festival de Cine Europeo de Sevilla, en el que lleva varias ediciones acreditado. Ha entrevistado a l@s mejores de las tablas y de la cinematografía de este país y tiene un blog altamente recomendable El Rinconcillo de Reche. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

 

‘En realidad, nunca estuviste aquí’: Malas calles

Hierros retorcidos; puentes inquietantes; habitáculos desvencijados y oscuros; casas que son hogares aunque en ellas habitara un pasado feroz; una madre anciana y fuerte, superviviente del terror; unos contactos que te avisan; un encargo importante; mansiones suntuosas podridas de negrura moral; luces de neón; taxis, trenes, cloacas, tugurios, matones, gorilas, emboscadas, trampas, cloacas urbanas, traumáticos recuerdos infantiles y bélicos, inocentes abusadas, la ley de la jungla, malas calles…

… En tales escenarios y en tales compañías, sitúa Lynne Ramsay – escritora, productora y cineasta escocesa, de la cosecha del 69, en cuya filmografía figura la notable ‘Tenemos que hablar de Kevin’ –  a sus protagonistas. Especialmente al personaje central, un portentoso Joaquin Phoenix, ex marine solitario, cuyo único referente afectivo es su progenitora y que dedica su tiempo a rescatar a chicas muy jóvenes de la trata de personas, hasta que recibe un encargo especial.

Una mirada de mujer nada convencional la de este thriller, la de este drama tan complejo y desasosegante tanto de narrativa como de puesta en escena. Depurado y feroz, no hace concesiones ni de fondo, ni de forma. Su voluntad de estilo, esas señas de identidad fílmica tan personales e intransferibles, nunca es artificiosa, ni vacía de contenido.

Muy al contrario, está al servicio de una historia donde las tinieblas del mejor cine negro, la acción trepidante cuando procede y la intimidad torturada de un hombre marcado, son los ingredientes principales. Con las imágenes tan potentes – los diálogos son mínimos – como grandes protagonistas. Y temas como las violencias de todo orden. Machista, bélica, del abuso de poder, de los bajos fondos, pero también de las altas esferas, de la trata… con todos sus daños colaterales.

Producción británica de 95 minutos de intenso metraje. El guión lo firma la propia directora, sobre la novela homónima de Jonathan Ames. Su fotografía, tan perturbadora, es de Thomas Townsend y su trepidante música de Jonny Greenwood. Mejor Guión y Mejor Actor en Cannes.

Las circunstancias personales de quien esto firma, han hecho que la vea in extremis. En esta ciudad, que cuida tan poco a las películas atípicas, aún pueden hacer lo propio en una sesión, la de hoy, en el Avenida a las 16. 30. O a las 21.15 en Nervión.

En cualquier caso, inténtenlo o háganse con ella. No lo lamentarán.

‘El sentido de un final’: Las trampas de la memoria

Quien esto firma, no ha leído la novela homónima de Julian Barnes – ganadora del prestigioso Premio Booker en 2011, fecha de su publicación – que adapta esta producción británica de 108 minutos de metraje, dirigida por Ritesh Batra, cosecha del 79, escrita por Nick Payne, con una delicada fotografía de Christopher Ross y una sensible partitura, que solo suena cuando el momento lo requiere, de Max Richter.

No la ha leído, no. Pero se propone hacerlo. No obstante, se alegra de no haberlo hecho antes de ver la película que nos ocupa, a la que algunas voces críticas han reprochado no ser tan implacable como su material de partida. Además, en cualquier caso, tiene claras las obviedades de las enormes diferencias entre los lenguajes literario y cinematográfico y que el trasvase de uno a otro no tiene por qué ser literal.

La historia, en una sinopsis muy esquemática, sigue a un hombre jubilado, con una ex mujer abogada y una hija en trance de ser madre voluntariamente soltera, que recibe un legado inesperado e incompleto, pues falta un diario crucial, tras la muerte de la progenitora de su amor de juventud… Circunstancia que intenta resolver por todos los medios, incluso nada éticos, ni ortodoxos,  al tiempo que le lleva a recordar, de forma tan elusiva como autocomplaciente, esa época de su biografía.

El realizador nos transmite, de manera sabia y elegante, la complejidad de unas vidas y de unos personajes heridos por la soledad, el tiempo, los amores, los desamores, las mentiras y los errores del pasado. Y más singularmente del protagonista – inmenso Jim Broadbent – un individuo egoísta, egocéntrico y difícil, a quien las mujeres de su entorno – excelentes Charlotte Rampling, Harriet Walter, Michelle Dockery y, en papeles más episódicos, pero no menos claves, Emily Mortimer y Freya Mayor – le devuelven una visión de sí mismo crítica y sin concesiones.

Una película adulta, introspectiva y nostálgica pero nada tramposa, que tan bien retrata otros modelos de familia; otra manera de envejecer, de redimirse y asumir; de cuestionarse y de ser perdonado. De valorar lo que realmente importa y a las personas cruciales. Con el ritmo, la emoción, la puesta en escena y el tempo necesarios.

No deberían dejarla escapar.

‘En cartelera’: Finales, soledades y vacíos…

En este viernes tan señalado, que da el verdadero pistoletazo de salida a las fiestas navideñas, resaltamos cuatro películas de entre la oferta de estreno que pueden verse, además, en su versión original subtitulada. Sus nacionalidades son, y las comentaremos por este orden, británica, surcoreana, canadiense y norteamericana.

La primera es  ‘El sentido de un final’, de Ritesh Batra. Basada en la novela homónima de Julian Barnes, que obtuvo el prestigioso premio Man Booker, narra la historia de un hombre jubilado y solitario a quien el legado de un diario, en manos de una misteriosa mujer, le hará reflexionar sobre su vida y relaciones. Con Jim Broabent y Charlotte Rampling, al frente de un atractivo reparto, ha cosechado muy buenas reseñas y no hay que perdérsela.

La segunda es ‘En la playa sola de noche’, de Hong Sang-soo. Una joven actriz viaja a Hamburgo para desconectar y olvidar su aventura con un hombre casado, pero no le resultará fácil hacerlo. Oso de Plata en Berlín y  Premio a la Mejor Actriz para su protagonista, Kim Min-hee, galardonada también en Gijón, ha gustado mucho y debe verse.

La tercera es ‘El vacío’, de Jeremy Gillespie y Steven Konstanski. Entre el terror, la intriga y la ciencia ficción, Sobre una situación tan peligrosa como claustrofóbica, desatada en un hospital con una extraña criatura en su interior. Gore y fantástico unidos, que ha cosechado división de opiniones pero habrá que comprobarlo.

Y la cuarta es ‘Suburbicon’, de George Clooney, con guión del propio realizador y de los hermanos Coen. Cine negro, ambientado en los años 50, sobre un misterio criminal en el tranquilo pueblo que da nombre al filme, que hará aflorar lo peor de la naturaleza humana y de una sociedad amoral. Protagonizan Matt Damon, Julianne Moore y Óscar Isaac, entre un reparto coral. Ha interesado bastante, con algunas salvedades, y su visión es obligada.

‘Asesinato en el Orient Express’: Extrañ@s en un tren

Segundo remake en nuestras carteleras, tras el filmado en ‘Perfectos desconocidos’ por Álex de la Iglesia. En este caso, Kenneth Branagh, cosecha del 60, versiona al literario homónimo de Agatha Christie y al cinematográfico, tan reconocido y galardonado, de Sidney Lumet (1924-2011), fechado en 1974. Además, se reserva el papel principal interpretando a Hércules Poirot, como lo hicieron antes que él ilustres predecesores como Peter Ustinov y Albert Finney.

La historia, una de las más conocidas y celebradas de la autora y dramaturga británica, comienza en Mesopotamia donde el personaje central resuelve brillantemente un caso muy peliagudo. Al volver a casa desde allí, en el fastuoso Orient Express, su descanso se ve alterado por un crimen que se ve impelido a investigar. Un misterioso asesinato cuyo autor-a, al ocurrir durante el trayecto, debe ser necesariamente alguien del pasaje. Todo un reto para su privilegiada materia gris…

El realizador, tan bien dotado de talento visual, sabe imprimir a esta propuesta  un comienzo enérgico y espectacular en el mejor sentido del término. Con una puesta en escena vibrante y llena de glamour,  tanto en los deslumbrantes paisajes como en el mítico vehículo y en sus sofisticad@s viajer@s.  No se limita a una narrativa al uso, dentro de la estética de las grandes superproducciones comerciales, sino que la dota de sus mejores señas de identidad estilísticas. Y eso es muy de agradecer.

Quien esto firma, que la ha disfrutado críticamente, quizás ha echado en falta una mayor profundización en los personajes, un reparto tan coral como atractivo, que aparecen demasiado subordinad@s al protagonismo omnisciente del detective. Eso hace que el ritmo decaiga en su parte central aunque su conclusión la redime y la deja abierta para una próxima aventura.

Producción estadounidense de 116 minutos de metraje. El guión adaptado lo firma Michael Green. Su excepcional fotografía, Haris Zambarloukos y su enérgica banda sonora, Patrick Doyle. L@s intérpretes no defraudan aunque sea en claves estelares y algo manieristas. Ni tampoco el propio Brannagh, que dota a su Poirot de apostura, refinamiento y un sentido de la justicia al borde de la complicidad.

Elegante, digna, fiel al espíritu de la novelista y sus pretensiones de llegar al gran público no insultan la inteligencia. Disfruten viéndola.

‘Perfectos desconocidos’: Todo que ocultar

Quien esto firma, reconoce no haber visto ‘Perfetti sconociuti’ (2016), de Paolo Genovese, cosecha del 66, que obtuvo 9 nominaciones a los Premios David di Donatello, entre ellos Mejor Película y Guión y Mejor Guión en Largometraje Internacional en el Festival de Tribeca. La crítica, sin embargo y salvo excepciones, no la saludó con entusiasmo calificándola de plana, forzada, previsible, teatro filmado e innecesariamente didáctica. Fuentes de la imprescindible página FilmAffinity.

Álex de la Iglesia, cosecha del 65, ha sabido eludir sabiamente tales riesgos con su mordacidad, ironía y talento visual en este remake de la anteriormente citada sobre tres parejas de amig@s, y otro que acude en solitario, que se citan para cenar. Durante la velada, alguien propone el peligroso juego de poner los móviles al descubierto y hacer públicos cuantos mensajes, wasaps y llamadas reciban. Se acepta, no sin  ciertas reticencias, y…

96 minutos de metraje. El guión lo firma, con su solvencia habitual, Jorge Guerricaechevarría. La espléndida fotografía es de Ángel Amorós. Y el más que atractivo reparto coral, en estado de gracia y tan bien dirigido, lo integran Eduard Fernández, Belén Rueda, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Dafne Fernández, Eduardo Noriega y Pepón Nieto.

Pese a tener a sus personajes encerrados entre cuatro, si bien , amplias y lujosas, paredes, el realizador le imprime ritmo, fuerza, interés, garra y dinamismo a un relato que hubiera podido pecar de acartonamiento o estatismo. Más contenido aquí, para bien, despliega su poderío fílmico, no obstante, sobre esas azoteas, esos cielos, esos edificios, esas alturas y esos tejados madrileños a los que tanto ama. Y sobre esa luna roja de atrezzo, pero tan sugerente…

Pero también lanza una mirada crítica y socarrona sobre la exhibición de la intimidad, de los secretos y mentiras, de las deslealtades y de las traiciones, del todo vale, del nada y el todo que ocultar, de una masculinidad políticamente correcta puesta en solfa por una revelación, de la amistad y otras soledades.

Por cierto, unas inoportunas declaraciones del director en una entrevista :”El talibanismo ese de que el cine es una cosa proyectada se lo dejo a señoras mayores y a gente muy seria” han tenido una respuesta espléndida en el artículo de Elvira Lindo, publicado ayer en El País y de lectura obligada, titulado “Señoras mayores que van al cine”. Ante el revuelo organizado, el aludido ha confesado que le encanta el escrito, ha rendido tributo a su madre y se ha reconocido a sí mismo como una de ellas.

Señor de la Iglesia, a la señora mayor que esto firma y que va al cine, entre otras numerosas actividades, culturales o no, le ha interesado mucho esta su última propuesta cinematográfica y recomienda a sus lectoras-es que no se la pierdan.

‘El autor’: Testosterona

En un excelente artículo, publicado en El País el día 1o de este mes, la crítica Beatriz Martínez se preguntaba – este es el título también de su texto – “¿Por qué el cine español sigue instalado en el odio a las mujeres?”. Y lo hacía, poniendo ejemplos ad hoc de diversos títulos que lo corroboraban.

De este que nos ocupa, concretamente, escribía así; “No hay ningún tipo de filtro a la hora de ridiculizar a las mujeres, ya sea porque son mentirosas o manipuladoras, por su físico o por su procedencia. Ellas son el origen de todos los males porque son capaces de hundir a un hombre en la más profunda de las miserias” lamentándose de “esa actitud y mirada prepotente que por desgracia todavía impera en buena parte de nuestro cine”.

Quien esto firma, no puede estar más de acuerdo. Y lo más insidioso de todo ello es que estamos ante una película estimable. Tan desnuda y feroz; tan sórdida y terrible; tan compleja en su relato como ascética y minimalista en su puesta en escena. Tan cínica como satírica.

Una historia sobre un hombre mediocre y sin talento que está dispuesto a todo por escribir una novela. Este fin justifica para él todos los medios por miserables, crueles y mezquinos que sean. La historia de un indeseable, sí, pero que nos es mostrado como un sujeto a parte entera. Un sujeto, pero también un macho, que, a propuesta de su profesor de creación literaria, pone literalmente sus genitales sobre la mesa para escribir.

En cambio, las mujeres son vistas únicamente como hembras. Porque la ex del personaje central es una escritora de éxito, pero se minimiza su posible talento y solo la contemplamos siendo infiel a su cónyuge en unas circunstancias más bien grotescas. Otro tanto podría decirse de la portera quien, pese a una declaración de principios lúcida y asertiva respecto a su edad y circunstancias, es convertida en una amante despechada y patética. O de la vecina, subordinada al marido e hij@s y…

112 minutos de metraje. La dirige y la escribe- junto a Alejandro Hernández – Manuel Martín Cuenca, adaptando la novela de Javier Cercas. Su estupenda y nada convencional fotografía se debe a Pau Esteve Birba. Excelentes los títulos de créditos con dos magníficos temas de José Luis Perales. En el reparto, sobresale un prodigioso Javier Gutiérrez a quien todos los reconocimientos le son debidos. Pero también Antonio de la Torre, una brillante Adelfa Calvo y un divertido José Carlos Carmona.

Es una de las elegidas para ser comentada en la próxima sesión de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 13 de diciembre. Véanla sin falta y luego la debatiremos.