Archivo de la categoría: Uncategorized

‘Las 21 del 2021’: Mi lista de lo mejor del año

Una lista personal, subjetiva e intransferible, cuando faltan poco más de una semana para que el año termine, y a la que podrían añadirse más… o no. Una lista que esta firmante también elaboró hace tres años, titulándola las 18 del 2018. Una lista de 12 miradas masculinas y 9 de mujer. Una lista que, de un tiempo a esta parte, nos propone el crítico y amigo Enrique Colmena, a la que esta entrada da respuesta.

En este 2021 tuvimos un Estado de Alarma y los cines abrieron por un corto periodo de tiempo y volvieron a cerrar hasta el 26 de marzo en que su reapertura, esperemos que indefinidamente, se mantiene. He aquí los enlaces a sus críticas correspondientes en estas mismas páginas, por orden cronológico de estreno:

‘El padre’, Florian Zeller:

‘El padre’: Tinieblas

‘Nomadland’, Chloé Zhao:

https://sevillacinefila.com/2021/03/27/nomadland-el-viaje-de-los-desheredados/

‘Una joven prometedora’, Emerald Fennell:

‘Una joven prometedora’: No es mundo para mujeres…

‘¿Quo Vadis, Aida?’, Jasmila Zhanic:

‘Quo Vadis, Aida?’: Limpiezas étnicas

‘First cow’, Kelly Reichardt:

‘First cow’: El hombre la amistad

‘Gunda’, Viktor Kossakovski:

‘Gunda’: Criaturas sintientes

‘La vida de los demás’, Mohammad Rassoulof:

‘La vida de los demás’: Crímenes de Estado

‘Las cosas que decimos, las cosas que hacemos’, Emmanuel Mouret:

‘Las cosas que decimos, las cosas que hacemos’: Deseando, y temiendo, amar…

‘Madres verdaderas’, Naomi Kawase:

‘Madres verdaderas’: No me borres…

‘Annette’, Leos Carax:

‘Annette’: Respiren hondo…

‘Worth’, Sara Colangelo:

‘Worth’: El precio de unas vidas

‘Maixabel’, Icíar Bollaín:

‘Maixabel’: Víctimas y victimarios

‘El buen patrón’, Fernando León de Aranoa:

‘El buen patrón’: Trucar la balanza

‘Spencer’, Pablo Larraín:

‘Spencer’: Una vela en el viento

‘Libertad’, Clara Roquet:
https://sevillacinefila.com/2021/11/22/libertad-la-amiga-estupenda/

‘El poder del perro’, Jane Campion:

https://sevillacinefila.com/2021/11/23/el-poder-del-perro-la-forja-de-un-hombre/

‘Petite maman’, Céline Sciamma:

https://sevillacinefila.com/2021/11/28/peliculas-para-la-proxima-sesion-de-la-tertulia-de-cine-del-miercoles-1-de-diciembre-a-las-19.30-horas-en-casa-del-libro-viapol-toma-1-petite-maman-dos-niñas/

‘La ruleta de la fortuna y de la fantasía’, Ryüsuke Hamaguchi:

https://sevillacinefila.com/2021/11/29/peliculas-para-la-proxima-sesion-de-la-tertulia-de-cine-luis-casal-pereyra-del-miercoles-1-de-diciembre-a-las-19.30-en-casa-del-libro-viapol-toma-2-la-ruleta-de-la-fortuna-y-de-la-fantasia-toma-2-tres-historias-cinco-mujeres-y-dos-hombres/

‘La hija’, Manuel Martín Cuenca:

Películas para la próxima sesión de la tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 1 de diciembre, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Toma 3, ‘La hija’: Vientre de alquiler

‘La vida era eso’, David Martín de los Santos:

‘La vida era eso’: Fin y principio

‘El amor en su lugar’, Rodrigo Cortés:

‘El amor en su lugar’: Un musical frente al Terror

Escrito queda.

‘Una librería en París’: Romance entre volúmenes

Sergio Castellito es un conocido y reconocido actor – que ha trabajado a las órdenes de nombres propios como Jacques Rivette, Marco Bellochio, Paolo Virzi, Isabel Coixet, Ettore Scola, Francesca Archibugi o Giuseppe Tornatore – guionista y director de cine y teatro italiano, de la cosecha del 53, entre cuyos créditos tras la cámara están ‘No te muevas’ (2004), ‘Ninguno se salva solo’ (2015) o ‘Fortunata’ (2017), entre otros muchos, a los que se les añade esta que nos ocupa.

En algunos ha ejercido también de protagonista y en todos de guionista o coguionista con su mujer, la escritora y dramaturga Margaret Mazzantini, de la que ha adaptado obras teatrales y novelas. Aquí ambos lo hacen con un guión del clásico Ettore Scola, que luego fue convertido también en comic.

Narra, en clave de un cuento y drama romántico, con reminiscencias teatrales – se muestra el clásico telón que se abre y se cierra al principio y al final del relato – la irrupción en la vida de un melancólico y reservado librero italiano afincado en París, con su trabajo y su hija – aquejada de un mal no explicitado que la impide moverse y hablar, que vive encerrada en su habitación – cómo únicos amores, de una actriz volcánica e impulsiva con la que mantendrá una peculiar relación que cambiará su perspectiva vital.

Con estos mimbres, el realizador ha pergeñado una historia a la que pretende dotar de un tono poético, melancólico y estilizado. Lo pretende pero, en la visión de esta firmante, rara vez lo consigue.

Limitando su espacio al establecimiento citado, un teatro y un bar, sin apenas exteriores, junto a los hábitats de la librería y vivienda, en lugar de insuflarles vida, intensidad y una estructura coherente, lo lastra con un tratamiento artificioso.

Un tratamiento artificioso del que resulta un bucle de idas y venidas de los protagonistas – el propio Castellito y Bérénice Bejo, que hacen lo que pueden con sus personajes, tan pretendidamente intensos como esquemáticos y vacios de contenido, igual que sus propias interacciones, junto a una errática, por mor del guión, Matilda De Angelis – efectista, despojado de lógica interna y carente de aliento.

Coproducción entre Italia, Francia y Estados Unidos, fechada en este año, de 89 minutos de metraje. Tiene una muy buena fotografía de Italo Petriccione y una estimable banda sonora de Arturo Annecchino. Del reparto principal ya se ha escrito, aunque haya también personajes secundarios que apenas si tienen entidad propia y funcionan como contrapunto.

Este material emotivo, su título original, le ha dejado bastante que desear a quien esto firma y no la ha conmovido en lo más mínimo. Pero ha gustado a much@s expert@s. Así que ténganlo en cuenta, véanla y juzguen por sí mism@s.

En cartelera desde Viva Sevilla: Tres películas a destacar de entre la oferta de estrenos

Aquí tienen el enlace a la colaboración semanal de esta firmante en Viva Sevilla, sobre la oferta de estrenos de la cartelera:

https://vivasevilla.es/sevilla/1016071/tres-estrenos-para-ese-viernes-entre-ellos-mama-o-papa/

Pues ya lo saben. Consulten horarios y sesiones, respalden las medidas de seguridad y vayan al cine. #CineEnLasSalas #CineSeguro #YoVoyAlCine

‘El amor en su lugar’: Un musical frente al Terror

En el crudo enero de 1942 había 400.000 judíos encerrados en el estrecho, mínimo para tal población, gueto de Varsovia, bajo la atroz férula nazi, sobreviviendo en las condiciones más extremas. Pese a, o precisamente por, ello, un grupo de artistas pusieron en escena la obra musical ‘El amor busca apartamento’ del dramaturgo, poeta y compositor judío-polaco Jerzy Jurandot, que la escribió en el propio gueto, y de cuyas canciones solo sobrevivió la letra.

Fue representada durante el invierno del año citado en el Teatro Fémina de la ciudad. En esta película se recrea fielmente una de tales funciones, la música ha sido compuesta ad hoc, respetando la tradición del teatro musical del momento y en ella han intervenido actores ingleses, irlandeses, italianos, daneses y suecos. Sus canciones se rodaron en directo y se ha usado el sonido original de las tomas sin recurrir al play back. Fuentes: Todo Literatura y CINEMAGAVIA.

Coproducción entre España y Reino Unido, fechada este mismo año, de 103 minutos de metraje. La dirige, y coescribe junto al dramaturgo alemán David Safier, el productor, guionista y cineasta español, de proyección internacional, Rodrigo Cortés, cosecha del 73, entre cuyos créditos filmográficos están ‘Concursante’ (2007), ‘Enterrado’ (2010) o ‘Luces rojas’ (2012).

La fotografía con excelencia Rafael García y la vibrante y espléndida banda sonora se debe a Víctor Reyes. En su reparto coral brillan especialmente Clara Rugaard, Ferdia Walsh-Peelo, Freya Parks y Magnus Krepper, en su doble vertiente musical y actoral. Participó en la Sección Oficial Fuera de Concurso del SEFF y tiene dos nominaciones a los Goya: Mejor Dirección de Producción y Mejor Diseño de Vestuario.

Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al dotar de una visión nueva, de un enfoque muy singular, al tema del Holocausto. Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al combinar los hechos reales, la representación en sí misma, y los ficcionados. Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al hacer confluir el drama histórico con la cotidianidad de unas personas sometidas a una terrible violencia.

Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al rendir tributo a la creación y al arte, encarnados en esta obra, frente al Terror. Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al dotar de intriga, acción, humor y un triángulo amoroso entre bambalinas al relato de unos hechos terribles, que avergüenza que hayan tenido lugar en pleno siglo XX.

Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al apostar por una historia en la que l@s oprimid@s oponen su cultura a la ignominiosa dictadura que les elimina fisícamente como personas y borra sus señas de identidad intelectuales, artísticas, religiosas y laicas. Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al mezclar los géneros histórico, musical, drama, drama romántico e intriga.

Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al transmitirnos la emoción, el entusiasmo, el miedo y también el orgullo por sus raíces de l@s sometid@s. Rodrigo Cortés ha acertado plenamente en el juego singular que se describe dentro y fuera de las bambalinas, en el que la protagonista se debate entre la huída con una pareja del pasado, que aún la ama y que le propone que se fuguen al final del espectáculo, y la fidelidad a la del presente, que se debate entre una decisión a vida o muerte.

Rodrigo Cortés ha acertado plenamente al mostrarnos la tiranía nazi, su chulería, su crueldad y su infinita miseria aunque sin caer en el cliché. Rodrigo Cortés, y su magnífico equipo técnico-artístico, han acertado plenamente al ofrecernos un espectáculo vibrante, espectacular, magnético, brillante y desgarrador.

Alguien escribió: ‘Quienes olvidan su Historia, están condenados a repetirla». Recuérdenlo y VÉANLA. Háganlo en tributo a los más de trescientos mil habitantes de ese gueto, que fueron asesinados en campos de concentración meses después de que tal obra fuera representada.

‘La vida era eso’: Fin y principio

En un capítulo de la novela negra que esta firmante acaba de terminar, se lee esta frase: «En los hospitales, el contraste entre la vida y la muerte es afilado como un cuchillo, pero el paso de un lado a otro fluye inexorablemente» Esta historia lo demuestra. Esta historia, que filma y escribe el documentalista y cortometrajista madrileño David Martín de los Santos en la que es su ópera prima, el fin y el principio se suceden, se superponen y se fusionan.

Esta historia comienza en un hospital belga en el que dos mujeres españolas – residentes por diferentes circunstancias en el país – una muy joven y otra mayor, acaban siendo compañeras de habitación. Esta historia nos cuenta cómo, poco a poco, y pese a las reticencias y al hermetismo de la de más edad frente a la soltura, el desparpajo y la frescura de la chica, se va creando un vínculo entre ellas.

Un vínculo sutil, que cambiará la vida de una radicalmente. Pero no de la que podría imaginarse, primera sorpresa, y esta firmante debe hilar muy fino para no hacer spoilers. Porque la enfermedad que las une, porque la patología del órgano que las une, no se comporta lo mismo con una que con otra. Porque permite que quien se muestra más triste y resignada, más apática, sea la que salga con bien.

Porque, como se expresa en la cita del comienzo de esta entrada, «el paso de un lado a otro fluye inexorablemente». E inexorablemente sólo una está destinada a quedarse en este lado. Pese a ello, ni su vuelta a la normalidad, con el corazón recompuesto, es capaz de hacerle olvidar a esa criatura a la que vió arder y apagarse inopinadamente, porque no tuvo tanta suerte.

Es por ello que esta dama muy entrada en años, de vida convencional, saca todo su dinero – sin advertir a su familia, ni a su marido, que no paran de llamarla – para viajar hacia un sur de western y playas amplias y hermosas, hacia Almería. Con un objetivo: rastrear las raíces de su amiga, indagando en un pequeño pueblo donde la existencia transcurre de otra manera, para encontrar a quien podría ser el destinatario de la única memoria de su vecina de cama.

Pero en esta insólita aventura, tan dolorosa como estimulante, se reencuentra con esa persona libre y autónoma, dueña de sus deseos, de su destino y de su tiempo. Se reencuentra con esa mujer que no le dejaron ser.

Y aunque aparentemente regrese al redil, y nos sea dado contemplar cómo el grupo humano con el que tiene vínculos de sangre y afectivos – marido, dos hijos, nueras… – trata de patologizar su escapada porque no le permiten el cambio que se ha operado en ella y que escapa de su control… ya nada será lo mismo.

El realizador ha declarado que el germen de esta historia surge cuando acompañaba en el hospital a su madre, enferma terminal. Allí urdió este relato en el que, de alguna manera, la devuelve a la vida y le hace ser sujeto a parte entera como una revancha por la castración generacional, luego política, que sufrió.

Un relato habitado por una insólita madurez narrativa. Un relato contenido, escueto, parco en palabras y, precisamente por ello, intensamente emotivo. Un relato que, en otras manos, hubiera rozado la impudicia pero al que dota de una delicadeza, de una elegancia y de una sensibilidad nada comunes.

Un relato, una película, singular, notable y muy transgresora sin enfatismos. Porque pone el acento principal en aquellas cuyas historias no han sido contadas más que desde otro lugar tópico, patriarcal y pródigo en clichés.

Un relato que tiene un nombre propio, el de esa intérprete extraordinaria que responde al nombre de Petra Martínez, Mejor Actriz en el SEFF 2020, donde concursó en la Sección Oficial y nominada también a los Feroz, los Forqué. los Carmen, los Asecan y los Goya. Sin olvidar a la inolvidable Anna Castillo, quien le da una réplica llena de talento. Ni a Ramón Barea, con su solvencia habitual.

Producción española, fechada en 2020, de 109 minutos de metraje. La fotografía espléndidamente Santiago Racaj. También, aunque sepan a poco…, tiene otra candidatura a los Goya, la de Mejor Dirección Novel. Y así mismo a la Mejor Película en los Premios Carmen de la Crítica Andaluza y a los de Asecan.

Es una de las elegidas para debatir en la próxima sesión de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra el miércoles, 12 de enero de 2022, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Queda casi un mes. No dejen de verla y elaborarla, pues tiene una importante carga de profundidad y mucho, mucho debate.

Hermosa, meláncolica y, pese a toda su tristeza, llena de esperanza, todos los reconocimientos le son debidos. Ni se les ocurra perdérsela.

En cartelera desde Viva Sevilla: Una oferta amplia, ecléctica y para todos los gustos

Este es el enlace para acceder a mi colaboración de esta semana sobre la oferta de estrenos de la cartelera de este viernes:

https://vivasevilla.es/sevilla/1014360/en-cartelera-profusion-de-estrenos-en-este-viernes-con-ofertas-para-todos-los-gustos/

Pues ya lo saben, tienen dónde escoger. Consulten horarios y sesiones, respalden las medidas de seguridad y vayan al cine. #CineEnLasSalas #CineSeguro #YoVoyAlCine

‘Fue la mano de Dios’: O la del diablo…

Coproducción entre Italia y Estados Unidos, fechada en este año y de 130 minutos de metraje. La dirige y la escribe el guionista, novelista y cineasta italiano Paolo Sorrentino – cosecha del 70, con títulos en su filmografía tales como ‘El Divo’ (2008), ‘La gran belleza’ (2013), Oscar a la Mejor Película Extranjera, ‘La juventud’ (2015)… entre otros muchos más – su espléndida fotografía la firma una mujer Daria D’Antonio y su vibrante y melancólica banda sonora, Lele Marchitelli.

La historia es autobiográfica y está ambientada en la convulsa Nápoles de los 80. Tiene como eje del relato a un adolescente, Fabietto Schisa, alter ego del realizador, – un excelente Filippo Scotti, Mejor Actor Emergente en Venecia – quien, junto a su padre, hermano, hermana, madre, parientes, vecindario y amistades vive la emoción del fichaje de Maradona por el equipo de su ciudad, de los casting y rodajes de películas y sus primeros deseos, al tiempo que una tragedia inesperada le marcará para siempre y decidirá su vocación cinematográfica.

Destacamos también en su reparto al siempre espléndido Toni Servillo, un habitual de Sorrentino, Luisa Ranieri, Teresa Saponangelo o Marlon Joubert. Gran Premio del Jurado en Venecia, Nominada a los Premios del Cine Europeo y a los Satellite Awards a la Mejor Película Internacional.

Se ha escrito sobre ella, en extratos de críticas de expert@s en medios recogidas en la imprescindible FilmAffinity:

«Una brillante, delicada y emotiva película… Es divertida con la misma claridad que trágica, es profunda… la mejor lectura del legado de Fellini…» Luis Martínez, El Mundo; «Sorrentino cambia su cine para filmar la tragedia de su infancia… bucea sin miedo en un pasado íntimo doloroso… ejemplo notable de drama comedido…» Tommaso Koch, El País: «Es su película más contenida, la menos fastuosa, la menos pendiente de sí misma… lejos de la ironía y el sarcasmo… Amarcord napolitano» Sergi Sánchez, La Razón.

Todas las reseñas son de este tenor, salvo irrelevantes excepciones. Ténganlo muy en cuenta. Porque la de esta firmante discrepa mayoritariamente con todas, sin negarle algunos de los valores en ellas expuestos.

Porque esta firmante ha visto una película reiterativa, plana, aburrida, lenta, algo farragosa y muy machista. Porque a esta firmante le ha irritado profundamente la cosificación de los personajes femeninos. Una cosificación vista sin el menor asomo de crítica. Antes al contrario, autocomplaciente, hasta en temas tan graves como el maltrato.

Porque a esta firmante le ha indignado el retrato de un grupo humano, progenitora, progenitor y parientes, cruel hacia l@s diferentes y l@s más vulnerables a quienes gasta bromas pesadas que juegan con sus más íntimas aspiraciones o hacen burlas de sus características físicas como en el caso de un niño. Sin el menor asomo de crítica, sino que son vistos como gags…

Porque esta firmante considera que toda la fauna que la habita es descrita a brochazos y-o muy esquemáticamente. Porque, salvo con el protagonista y no siempre…, no ha conseguido empatizar con ningun@ y menos aún emocionarse con lo narrado. Porque le sobra metraje y le faltan complejidad, elegancia y sutileza. Porque no sabe cómo terminarla. Y porque sigue buscándonos aquí también las cosquillas sentimentales. Porque…

Pero esta es sólo una opinión personal, subjetiva y a la contra de un filme que ha suscitado, ya han visto los ejemplos, aplausos mayoritarios.

Véanla y opinen por sí mism@s.

Tertulia de cine Luis Casal Pereyra en Casa del Libro Viapol. Temporada 9: ¡¡¡Felices Fiestas!!!

Pese a las ausencias que se anunciaron, la última sesión del año de la novena temporada de nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra resultó muy animada, participativa y estimulante. Las películas elegidas para el debate lo merecían, dentro de sus muy diferentes estilos y temáticas, por su complejidad y riqueza de fondo y forma.

‘Petite maman’, de Céline Sciamma gustó bastante en general. Se valoraron su magia, su fantasía, que no tiene nada que ver con la ciencia ficción. Entre el drama, el duelo y el cuento lleno de ensoñaciones sentimentales y la teoría de la amiga imaginaria de una niña inteligente y sensible con unos increíbles ocho años, que sostuvieron algunas.

Gustaron mucho la fluidez narrativa, su sutileza y el manejo del juego de dobles, de espejos, de los tiempos pasado y presente, de las relaciones madre-hija que se reencuentran en el mismo bosque, con la misma cabaña, en la misma casa donde la segunda habita en el presente y ambas están en el pasado.

En la misma casa donde se descubre un secreto y una despedida pendiente tiene lugar. Se apreciaron su fotografía, su factura, las dos hermanas gemelas actrices tan prometedoras y su clima, en general, tanto en el duelo como en lo imaginario. Pero hubo quienes no conectaron a nivel emocional con ella.

‘La ruleta de la fortuna y la fantasía’, de Ryüsuke Hamaguchi, uno de los más prestigiosos cineastas nipones cuya anterior filmografía permanece increíblemente inédita en nuestro país, fue muy bien glosada, con la sabiduría y cualificación crítica que le caracterizan, por Enrique Colmena quien destacó las cualidades de sutileza, interés, complejidad y riqueza que la caracterizan.

En este brillante filme de tres episodios – que, más desarrollados, podían generar otras tantas películas – de absoluto protagonismo femenino con la excepción de dos masculinos, se incide en el destino, los dobles finales, las ambivalencias, dos revanchas, un insólito triángulo sentimental, un encuentro debido a un equívoco que da lugar a una afinidad, confesiones íntimas y el probable nacimiento de una amistad. Todo ello tras una magia que no lo es tanto, tras una puerta siempre abierta y tras un reconocimiento que puede no ser tal.

Y ‘La hija’ del almeriense Manuel Martín Cuenca suscitó aclamaciones unánimes y un vivo debate, pero no en torno a sus cualidades y valor cinematográfico, que nadie cuestionó, sino en matices sobre su narrativa más lineal y convencional o no. Sobre si eran relevantes, la inmensa mayoría pensó que sí, los temas morales que plantea. Sobre la empatía con el destino de los delincuentes protagonistas, la inmensa mayoría no lo sentía en absoluto.

Sobre si podía resultar el personaje de Javier Gutiérrez mejor que el de Patricia López Arnaiz, que la mayoría pensó que no, que era el más despreciable de los dos y de la función. Sobre si el final podía ser previsible o no, aunque estaba claro que era sangriento.

Aplausos al trío protagonista, los dos mencionados y la revelación de Irene Virgüez. Aplausos al imponente paisaje de las Sierras de Segura y Cazorla y al sonido ambiental, como dos elementos dramáticos más. Aplausos al pathos final de sangre con los perros implicados que a una tertuliana le recordó a una tragedia griega. Gustó ese final tan abierto e inquietante.

Gustaron sus denuncias del abuso de poder y de autoridad, por parte del profesor a una menor. Interesaron mucho la consideración objetal de la chica como un vientre de alquiler nada al uso. O cómo el fin justificaba todos los medios de la pareja central. O cómo no existe un derecho a ser madre o padre, ni a comprar un cuerpo de mujer para ello, ni tan siquiera sus óvulos. O el retrato de unos menores infractores sin clichés, ni tópicos, sino sensibles y educad@s. O…

El miércoles, 12 de enero, a las 19.30, más. Debatiremos tres películas sobre el papel del mayor interés. A saber: La española ‘La vida era eso’, ópera prima de David Martín de los Santos, que entra el 10 de este mes de diciembre, la francesa ‘París, Distrito 13, de Jacques Audiard, que entra el día 22, y la coproducción entre Estados Unidos, Reino Unido y China, ‘El contador de cartas’, de Paul Schrader, que lo hace el día 31. Ya lo saben, véanlas lo antes posible y reténganlas en sus memorias, porque nos queda casi un mes y medio para el próximo encuentro.

Gracias a Rafael García, a Marina Alonso Espejo, a Daniel López, a Antonio Rivas y a todo el magnífico equipo de la librería por ser la mejor sede posible, por sus atenciones y por el regalo literario del género negro que le han hecho a esta firmante. Gracias a Enrique Colmena por su trabajo tan valioso compartiendo la coordinación de esta actividad. A la adorable perrita Maya, la estrella no humana del encuentro. Y a las mejores tertulianas, son todas mujeres esta temporada, del mundo mundial por su fidelidad, lecciones de cine y aportaciones.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS por una, por otra, velada memorable, enriquecedora y estimulante. ¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

Películas para la próxima sesión de la tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 1 de diciembre, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Toma 3, ‘La hija’: Vientre de alquiler

El guionista y cineasta almeriense, de El Ejido, Manuel Martín Cuenca, cosecha del 64, tiene en su haber una filmografía interesante y atípica entre la que destacamos títulos tales como ‘La mitad de Óscar’ (2010), ‘Caníbal (2013), que le valió dos Goyas al Mejor Director y al Mejor Guion Adaptado, o ‘El autor’ (2017). En casi todas ha ejercido además la coproducción y la escritura.

‘La hija’, su última propuesta, es una de las elegidas para debatir, en nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra, este miércoles, 1 de diciembre, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Producción española, fechada en este año, de 122 minutos de metraje. Su guion lo escribe él mismo, junto a Alejandro Hernández, sobre una historia de Félix Vidal.

La notable fotografía se debe a Marc Gómez del Moral y la banda sonora se nutre de preciosos temas de Vetusta Morla. Del excelente reparto, destacamos al trío principal que sostiene la acción. A saber: Javier Gutiérrez – de nuevo nominado al Goya como Mejor Actor Protagonista por este magnífico, intenso, matizado y duro trabajo – la estupenda Patricia López Arnaíz y la revelación de la excelente Irene Virgüez.

Tiene otra candidatura a los premios por antonomasia del cine español citados como Mejor Dirección. Aunque se antojan muy pocas para un film tan notable. Faltan, como mínimo, las de Mejor Película, Actriz Secundaria y Actriz Revelación.

La historia sigue a Irene, una chica de 15 años embarazada, que acaba de fugarse de un Centro de menores infractores, en el que fue internada a causa de una disputa con su madre toxicómana. El progenitor de la criatura está en la cárcel.

Todo ello con la complicidad de su profesor de referencia, Javier, quien – junto a su mujer Adela, con la que lleva intentando tener descendencia desde hace años, y que fingirá un embarazo a efectos de que todo resulte más verosímil – lo urden y la ayudan alojándola en su casa de la sierra al abrigo de todas las miradas. La condición es que les entregue el bebé, que ella piensa y siente que será niña.

La joven accede, no le queda otra, en principio de buen grado. Pero la salida del padre y pareja de prisión y el cada vez más estrecho vínculo con la criatura a medida que la gestación avanza, hará que se replantee dicho «acuerdo» y precipitará los acontecimientos…

Martín Cuenca confiere a este relato fílmico – entre el drama y el thriller, que en otras manos podría haber sido infumable – una contención, una sobriedad, austera de diálogos, con planos ascéticos y sin apenas subrayados.

Le confiere un ritmo lento, pero nunca aburrido. Un tempo necesario para ir asimilando todas las motivaciones, evolución y características de los personajes, que nos permite contemplar todos los matices de sus interacciones mutuas. Pero, y esto es importante, tiene unos giros de una escritura muy sólida que van desarrollando el desasosiego y un pathos creciente hasta llegar al climax final.

Convierte a las monumentales Sierras de Cazorla y Segura en un elemento dramático más. Tan acogedoras como hostiles, tan hermosas y ásperas, están ahí omnipresentes marcando el destino trágico de tres personas, cuatro contando a la bebita, del que son responsables las personas adultas.

Unas «personas», singularmente el hombre en quien confiaba, que cometen un despreciable abuso de poder sobre una niña usándola -, mediante un chantaje sutil, «protector·» y paternalista, si bien luego se verá que sus fines justifican todos los medios – como vientre de alquiler.

Unas «personas» que la utilizan como una carcasa. Como un mero envoltorio, sin sentimientos, ni libertad para decidir un cambio en ese «acuerdo» tan insidioso. Quebrando su voluntad y sometiéndola de todas las formas posibles. Mientras que un policía, amigo del protagonista, busca a la desaparecida y a su novio que se esfumó también tras un paseo. No hay que hacer más spoilers, ya lo verán. Y ese final tan duro y abierto…

Quien esto firma, ha agradecido que el realizador nos haya ahorrado clichés en la descripción de la joven, ella especialmente, pues no hay aquí ningún tópico al respecto. Al contrario, Irene es seria, agradable, cálida y educada. Otro tanto puede decirse de su pareja y progenitor de la hija que, en su breve aparición, se muestra correcto, dialogante y razonable.

Habrá ocasión de debatirla mañana, miércoles 1 de diciembre, a partir de las 19.30, en Casa del Libro Viapol. En la sesión con la que despide el año nuestra tertulia de cine Luis Casal Pereyra.

No se la pierdan bajo ningún concepto.

Películas para la próxima sesión de la tertulia de cine Luis Casal Pereyra del miércoles, 1 de diciembre, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Toma 2, ‘La ruleta de la fortuna y de la fantasía’: Tres historias, cinco mujeres y… dos hombres

Esta película japonesa está estructurada en tres capítulos o historias, todas protagonizadas por mujeres aunque haya dos hombres en las dos primeras. Todas relacionadas con el azar, aunque en la segunda de ellas esté recorrido por la premeditación si bien luego se cierra el círculo de manera casual e inesperada.

Todas remiten a encuentros que generan tanta sorpresa como decepción y, en más de un caso, pérdidas dolorosas. Todas independientes, todas constitutivas de relatos en sí mismas. Todas, a su muy sutil manera, presentan un atípico caleidoscopio de las relaciones contemporáneas en Japón.

Todas, pese a estar filmadas por una mirada masculina, su protagonismo femenino es más que estimulante y, desde luego, complejo. Todas con una puesta en escena muy cuidada y centrada fundamentalmente en los interiores, aunque la ciudad siempre está ahí, visible o invisible.

Todas con luces y sombras emocionales, que se resuelven – aunque alguna sea más esquinada… – en un destello de esperanza. Todas tienen que ver con los afectos, deseos y ambivalencias sentimentales. Todas están narradas desde la elegancia, cuidando el detalle, aunque sus personajes centrales muestren también sus heridas. Pero sin aspavientos, con la contención que regula los contactos sociales y afectivos en una ciudad tan fascinante como Tokio.

En la primera, la confidencia de una amiga a otra en un taxi sobre un encuentro que puede ser decisivo para ella, mientras la urbe irradia su plenitud de luz nocturna… conduce a una oficina donde la depositaria de tales intimidades se enfrenta al sujeto deseado, su ex a quien ella fue infiel y de ahí, la ruptura. Y toda la conversación remueve en ella sus deseos latentes, sus celos ante la relación posible, su ambivalencia.

Algo parecido, aunque desde otra posición radicalmente distinta, se genera en el hombre. El futuro o el pasado. La magia de las promesas frente al vínculo que sigue vivo, aunque resultara muy doloroso. Hasta la resolución está llena de interrogantes y de sorpresas.

En el segundo, un joven chantajea a una mujer adúltera a su pesar por una suerte de adicción al sexo nunca manifestada, con la que acaba de tener relaciones y que pretende seguir con su familia, impeliéndola a seducir a un maduro profesor y autor que nunca cierra la puerta de su despacho.

De esa seducción fallida por intervención del azar, aunque muy sugerente, y de un error de consecuencias catastróficas, surge, al cabo del tiempo, un reencuentro con el inductor en cuestión. Y la mujer, gran perdedora de todo el perverso asunto, podrá tomar la revancha…

En la tercera, otro encuentro, genera un cara a cara entre dos mujeres radicalmente distintas, en estatus, en ideas, en estilo y en opción sexual, pues una de ellas es lesbiana y la otra está infelizmente casada. En la casa de la segunda, ambas se sinceran y se muestran tal como son.

Supuestamente son antiguas condíscipulas lo que da ocasión a comentar y comunicarse las impresiones que cada una de ellas causaba en su clase y de cómo, especialmente a la primera citada, marcaron sus vidas.

Pero una pirueta del caprichoso destino les hace caer en la cuenta de que han estado pensando que son quienes no son… ¿o sí?. Porque de ese tiempo compartido, tan intímimamente verdadero, ha nacido una amistad. Aunque nunca más vuelvan a verse…

Producción japonesa, fechada en este año, de 121 minutos de metraje. La escribe su propio director, Ryüsuke Hamaguchi, uno de los más reputados cineastas de su país cuyo cine permanece inédito en el nuestro. La fotografía con mimo Yukiko lioka. Entre su estupendo plantel interpretativo destacar a las cinco espléndidas actrices. Oso de Plata, Gran Premio del Jurado, en Berlín. Todos los reconocimientos le son debidos.

La debatiremos este miércoles, 1 de diciembre, a las 19.30, en Casa del Libro Viapol. Ya no está en cartelera, pero seguro que alguna plataforma la recuperará como se merece. Habitada por las emociones más íntimas y refinadas, su enfoque, tempo, narrativa y tratamiento son tan profundos como gráciles. HÁGANSE CON ELLA. No se la pierdan.