‘El arte de amar’: Buscando a Rohmer…

La oferta de la cartelera se muestra ultímamente pródiga en títulos franceses, que vienen precedidos, en su mayoría, del epígrafe de taquilleros. Así hemos podido ver ‘Intocable’, ‘Un feliz acontecimiento’, ‘Los infieles’ o ‘Las nieves del Kilimanjaro’… a las que ahora se suma la que nos ocupa y ‘¿ Y si vivimos todos juntos?’ que acaba de estrenarse y que comentaremos en breve. Comedias de diferentes calidad e interés, pero que dan la medida del auge de una cinematografía, que no siempre se ha hecho un hueco en las salas españolas.

Esta cinta es la sexta de las dirigidas y, en su mayoría, escritas y también interpretadas, por su realizador, Emmanuel Mouret. Se divide en cinco epígrafes que ilustran otras tantas historias en las que el deseo, la infidelidad, las nuevas experiencias, las dudas…  En definitiva, algunas de las variantes que puede tomar eso que da en llamarse amor.

Cinco relatos en los que l@s protagonistas están supuestamente vinculad@s entre sí por lazos sutiles. Publicitada como comedia romántica, no es tal cosa. La asociación de argumentos amorosos con el romanticismo,  es mero tópico. En este caso, además, la aproximación es distanciada, racional, irónica y cerebral recorrida , de manera muy cara a cierto cine galo, por una voz en off que complementa a las imágenes y diálogos aportando los matices de  los  verdaderos pensamientos, emociones y sentimientos de los personajes.

La puesta en escena tiene la inteligencia de eludir la teatralidad, pese a desarrollarse mayoritariamente en interiores y con cierto estatismo en su conjunto. La acción, por así decirlo, es más emocional y verbal, incluso que erótica o sensual. Deudora, salvando las distancias, de una cierta factura de la nouvelle vague y buscando, sin encontrarlo…, el cine analítico y entomológico de Rohmer, adolece de una falta de  coherencia interna y de desajustes de guión que la dispersan y banalizan, aunque su intención inicial fuera exactamente la contraria. Pretenciosa y, a la postre, simplista. Tan cargada de teoría como banal. Ni tan ágil, ni tan irónica, ni tan divertida… Y sí, eso lamentablemente sí, bastante misógina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s