‘Los descendientes’: Entre islas…

Alexander Payne se ha tomado siete años para rodar ‘Los descendientes’ desde su aclamada, y algo sobrevalorada, ‘Entre copas’. El realizador y guionista norteamericano cuenta también en su filmografía con interesantes títulos como ‘Ciudadana Ruth’, ‘Election’ o ‘A propósito de Schmidt’. Esta su última propuesta promete algunas candidaturas a los Oscars tras conquistar a varias Asociaciones de Críticos del país y ser destacada con dos Globos de Oro.

Un fatal accidente de lancha deja en coma a una mujer joven, casada y con dos hijas. Su marido es residente como toda la familia en Hawai y natural del país, fruto de un antiguo mestizaje entre misionero blanco y rica y distinguida aristocracia local. Ejerce como abogado, con el trabajo como eje de su vida. Este hombre, pues, debe cambiar sus prioridades y afrontar la nueva situación reuniendo a las niñas, de diecisiete y diez años respectivamente, e intentando recomponer su relación con ellas y que asuman poco a poco la nueva situación. Al tiempo, debe decidir sobre la venta de unas propiedades de playas vírgenes que posee su familia en una de las zonas más bellas de Hawai. En este proceso, tan duro como desconcertante, tendrá ocasión de acceder a verdades incómodas y dolorosas y de probarse a sí mismo como persona adulta.

Payne conserva de su pasado indie unas estimulantes naturalidad y frescura al abordar situaciones espinosas y personajes al límite de la caricatura. Añade además, de su propia cosecha como cineasta, una desarmante facilidad para combinar drama y comedia agridulce, en este caso, y corrosiva además. Todo ello en un relato que bien pudo haber resultado una farsa o un dramón de sobremesa televisiva. El director elude ambos riesgos con una fina ironía, una elegante y sutil puesta en escena, una visión tan crítica como comprensiva sobre unas formas de vida tópicamente privilegiadas pero, en realidad, tan difíciles y complicadas como las del resto de l@s mortales.

Sus agudas dotes de observación nos obsequian con revelaciones sobre personajes que parecen de una pieza y que se muestran más complejos y sobre situaciones que van evolucionando lejos de los clichés al uso. Eso divierte y se agradece, porque, digamoslo de una vez, la película funciona mucho mejor como comedia que como drama, aunque acierte en la fusión de ambas. Le falta un hervor para conmover. Lo logra, de hecho, en pocas ocasiones. Pero resulta redomadamente divertida, incluso en el filo de la tragedia, y repleta de una brillante causticidad.

Otro tanto puede aplicarse a sus protagonistas, más convincentes en el registro hilarante o cínico, que en el de la tristeza. Clooney incluído. Está muy bien y probablemente ganará el Oscar, pese a Michael Fassbender, pero su vis cómica le puede a sus dotes dramáticas, aunque sepa transmitir una melancolía obnubilada con su talento habitual.

Sería injusto no mencionar a las actrices que dan vida a esas dos chicas en duelo prematuro, contemplando con ambivalencia a la madre, aún viva y ya perdida, y con hostilidad y rebeldía a un padre ausente y casi desconocido, con el que ahora están condenadas a entenderse. A un amante aparentemente interesado, pero sumido en la culpa. A su mujer, tan tierna e insegura. A un suegro dolido y cascarrabias, con una esposa fuera del tiempo. A una legión de primos esperando hacer el negocio de su vida. A una pareja de amigos, cómplices de un secreto perturbador. Les prestan rasgos y buen hacer, entre otr@s, Shailene Woodley, Robert Forster, Judy Greer o Beau Bridges. Gentes peculiares tan sociables como solitarias, habitando entre las islas de un archipiélago de majestuosa belleza, muy lejos de ser un paraíso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s