‘Declaración de guerra’: Batallas

Para tí, Maribel, que luchaste hasta el final. In memoriam.

Una pareja joven, devorando la vida. Un amor a primera vista, en una discoteca. Unos nombres predestinados, Romeo y Julieta. Una relación intensa, lúdica y gozosa. Una hermosa ciudad que les sonríe. Un vínculo consolidado. Unas familias, burguesa y nada convencional, respectivamente. Unas amistades de las y con las que disfrutan. Una libertad compartida. Un bebé deseado. Un compromiso que hipoteca placeres. Unas noches en vela por un llanto continuo. Un retraso inquietante. Una oscura sospecha. Un diagnóstico atroz.

Una intervención de urgencia, de larga duración. Un cirujano eminente. Un niño de dos años, al borde del abismo. Alas de menores en hospitales públicos. Un arcoiris tierno, en las asepsias clínicas. Un@s doctores-as certer@s y prudentes. Unas salas de espera de angustia, de dolor y esperanza. Unas camillas como corralitos, camino de quirófanos. Ese llanto infantil, que puede ser el último. Un tratamiento duro, en cuerpo tan pequeño.

Un grupo humano unido en torno a una pareja. Una mujer y un hombre, negándose a rendirse. Unos pactos en contra de la desesperanza. Robarle espacio al miedo y a los malos presagios. Ir renunciando a todo, pero no a la alegría. Muchos días y horas arropando al enfermo. Risas, cuentos y juegos, mientras la quimio opera. La habitación del hijo, es donde está el hogar. Luchar intensamente, venciendo al desaliento. Las canciones que ayudan, acompañan y expresan. El tiempo se comprime y se alarga sin más…

Una realizadora, actriz y guionista, francesa, Valérie Donzelli. Un compañero, y colega en los tres registros, en la ficción y en la realidad, Jérémie Elkaïm. Los dos protagonistas de una historia conjunta. Una cinta aclamada, allí donde se ha visto. Una puesta en escena transgresora y vitalista. Un drama luminoso, conmovedor e intenso. Otra forma distinta de abordar un relato autobiográfico. Una emoción en rebeldía contra la tragedia. Un encantador y frágil Gabriel, al que va dedicada. Un homenaje y un reconocimiento a l@s profesionales de la Sanidad Pública.

Una declaración de guerra a la enfermedad y la muerte. Un combate sin cuartel contra la resignación. Un himno a la alegría, al placer y a la vida. Una mirada lúcida desde el dolor y el ánimo. Un drama a contracorriente. Un reparto estupendo, cercano y entrañable. Una mujer valiente, consignándolo todo. Una película hermosa, que te llega muy dentro. Una batalla esta, que nadie, nadie, debería perder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s