‘De tu ventana a la mía’: Tres vidas

Paula Ortiz, productora, guionista y realizadora de tres cortos muy bien acogidos por la crítica, debuta en el largometraje con esta singular película que estuvo nominada a tres Goyas. El de la Mejor Dirección Novel, el de la Mejor Actriz de Reparto, para Maribel Verdú y el de la Mejor Canción Original, para Carmen París.

La historia, cuyo guión también firma su responsable tras la cámara, sigue a tres mujeres en tres épocas y  circunstancias muy diferentes, pero ligadas entre sí por un vínculo secreto de  relaciones amorosas y turbulencias políticas. Turbulencias destructivas,  que erosionan tanto sus vínculos afectivos como la totalidad de sus coordenadas existenciales.

Violeta, en los años 20. Inés, en los cuarenta. Luisa, en los setenta. Tres décadas convulsas en nuestro país. Las tres, marcadas por dictaduras. La primera, por la de Primo de Rivera y las dos siguientes, por la franquista. Tres clases sociales, la alta burguesía, la obrera, y la pequeña burguesía, herencia familiar y sin control, ni poder alguno sobre ellas. Tres destinos trágicos, con la doble opresión de ser ciudadanas de segunda.

La primera, de salud frágil e inteligencia clara, huérfana y sobreprotegida por sus abuelos quienes le impiden realizar su amor y su destino. La segunda, con su compañero en la clandestinidad y luego en prisión, se enfrenta al rechazo social. La tercera, hipocondríaca, aislada, encerrada y finalmente enferma, descubre que hay otros mundos tras los visillos.

Paula Ortiz pone en escena estos tres dramas con elegancia y con una madurez que sorprende tratándose de una opera prima. Estiliza las imágenes eludiendo los lugares comunes visuales, arriesgando en cada plano y en cada fotograma. Imprimiendo a sus relatos poesía y verdad, lirismo e intensidad, emoción y reflexión. Se trata de un ejercicio cinematográfico intensamente personal , a la par que político, en el que la ética y la estética se vinculan estrechamente. En el que no se hace concesión alguna a la comercialidad, ni a las trampas visuales pseudomodernas.

Tan transgresora, como clásica y reposada en su tempo, nos regala, además, la interpretación de tres actrices como Leticia Dolera, Maribel Verdú, especialmente, y el descubrimiento de Luisa Gavasa con el resto de un reparto que transmite amor por sus personajes. Pero ellas son las que llevan el peso de una película valiente y digna, que pudiendo haber incurrido en un sentimentalismo facilón, opta por una poética a contracorriente profundamente afirmativa de la asunción de sus destinos por parte de esas tres mujeres, de esas tres vidas, de esas tres protagonistas machacadas, pero no vencidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s