SEFF, IX edición. ‘Amour’: Dignidades

Cuando terminó la proyección de ‘Amour’ un respetuoso silencio, más denso aún que aquel con el que fué seguida su proyección, se hizo sentir paradójicamente sobre un Lope de Vega casi completamente lleno. Haneke cierra en negro y va deslizando los títulos de crédito tras haberte expuesto al poderoso influjo de una cinta abismal, en el sentido más intimista y menos espectacular del término. Y te la llevas a casa, claro que te la llevas. E intentas recomponer sus piezas y las tuyas…

Es la una y cuarto de la madrugada y quien esto suscribe se niega a hacer una crítica al uso. Se niega a hablar, por ejemplo, de la Palma de Oro en Cannes. Se niega a hablar, por ejemplo, de que es una coproducción franco-germano-austríaca, de 128 minutos de metraje. Se niega a hablar, por ejemplo, de que, con seis candidaturas, es la película más nominada para los Premios EFA en las categorías de Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actriz, Mejor Actor y Mejor Guión, escrito por el propio realizador.

Sí quiere hacerlo, en cambio, de esa pareja magnífica de octogenarios franceses, músicos y enormemente cultivados sobre los que un día se cierne la oscuridad. Sí quiere hacerlo, en cambio, de esa relación respetuosa, cortés, exquisita a la que la enfermedad pone  a prueba. Sí quiere hacerlo, en cambio, de esa sucesión de momentos cotidianos tan aparentemente sencillos que se transforman en titánicos esfuerzos, cuando el cuerpo y la mente no responden. Sí quiere hacerlo, en cambio, de la determinación de una mujer admirable de no ser una carga. Sí quiere hacerlo, en cambio, de la lucha de un hombre heroico por mantener a raya a la impotencia. Sí quiere hacerlo, en cambio, de las vejaciones de la edad, de la dependencia y de un mal que avanza progresivamente entre las paredes de una casa.

Y de cómo el realizador nos introduce en los momentos más íntimos con una ternura tan profunda como ajena a cualquier sentimentalismo. Y de cómo el realizador posa su mirada en una forma de vida acechada por la muerte. Y de cómo el realizador nos golpea con una dureza tanto más insidiosa cuanto más ajena a cualquier concesión dramática.

Y de cómo el realizador nos muestra sin ambages la vejez en el cuerpo, en los movimientos, en el esfuerzo titánico y lleno de dignidad de ganarle el pulso al día a día, cuando tienes que cuidar de tí mismo y de la persona amada. Y de cómo el ojo de su cámara se detiene, desmembra, escruta y nos revela lo que nos negamos a ver.

Y de cómo el realizador ha contado con dos protagonistas excelsos, prodigiosos, a quienes todos los honores les son debidos, Emmanuelle Riva y Jean Louis Trintignant y con la impecable presencia de Isabelle Huppert.

El resultado es una película estremecedora, una obra mayor implacable y trágica, que conmociona e impacta en lo más hondo e intensamente personal. Asómennse a su precipicio, si se atreven…

Anuncios

3 Respuestas a “SEFF, IX edición. ‘Amour’: Dignidades

  1. A mi, el señor Michael Haneke siempre me ha gustado, y se encuentra entre mis directores favoritos, y es que todas, y digo todas, sus películas me han parecido interesantes como mínimo. Y ésta, no es una excepción, sino todo lo contrario.

    La historia que nos propone el cineasta austriaco (tan humana como demoledora) logra definir, incluso ensalzar, perfectamente el significado de la palabra ‘amor’, además de ser un valiente y conmovedor alegato a favor de la muerte digna (señor Aménabar, fijese usted bien como se puede hacer un filme sobre este tema sin recurrir a almibaramientos, aspavientos y demás).

    Gran trabajo de todos sus actores, en especial de la magnífica pareja protagonista, ¡impresionante!

    Soberbia cinta de un señor director.

    Saludos, Jesús

  2. Vuelvo a comentarla, ya que le he sumado alguna cosilla. 😉

    Vaya por delante, que personalmente el cine de este autor austriaco siempre me ha gustado, y se encuentra entre mis directores favoritos, y es que todas, y digo todas, sus películas me han parecido interesantes como mínimo. Y ésta, no es un a excepción, sino todo lo contrario.

    La sobria historia, tan humana como demoledora, que nos propone su autor habla de la muerte, del compromiso pero sobre todo del amor, y es que logra definir a la perfección, incluso ensalzar, el significado de dicha palabra. Por si esto fuera poco, además estamos ante un valiente, lúcido y conmovedor alegato a favor de una muerte digna (señor Aménabar, fíjese usted bien como se puede hacer un filme sobre este tema sin recurrir a almibaramientos, aspavientos y demás).

    Tanto el comienzo como el cierre de la película se me antojan antológicos.

    Gran trabajo de todos sus actores, en especial de la magnífica pareja protagonista, ¡impresionante!

    Soberbia cinta, y ya van unas cuantas, de un gran cineasta.

  3. No se puede añadir más, Jesús. Completamente de acuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s