‘En cartelera’, 2ª parte: La duda

A quien esto firma, le resulta frustrante constatar, semana tras semana, cómo la oferta cinematográfica de nuestra ciudad se empeña en desmentir sistemáticamente algunos de los estrenos anunciados en las colaboraciones de los viernes en Viva Sevilla. Esto debido a las llamativas ausencias – y-o, en el mejor de los casos, dilaciones, – en las carteleras sevillanas de dichos títulos,  de los que ya se hacen eco ciudades más favorecidas. Por ello se impone levantar acta de tales vacíos. Asumimos la segunda entrega, con la esperanza de que algunas de estas cintas puedan ser visionadas en los próximos días.

El mayor riesgo de quedar inédita lo tiene la franco-belga, ‘El ejercicio del poder’,  de Pierre Schöler, drama político sobre un ministro en crisis, a causa de un grave asunto que atañe a su cartera. Fechado en 2011, obtuvo tres Premios César y la favorable unanimidad de la crítica, que la considera como Nando Salvá en ‘Cinemanía’: “Una visión desencantada y lúcida de las altas esferas… Un thriller político trepidante”. Otra francesa, ‘Tomboy’, de Céline Sciamma, fechada en el mismo año, sobre una niña que se hace pasar por un chico y las consecuencias que deberá afrontar. Obtuvo el Premio del Público en el Festival de Gijón y unas reseñas superlativamente buenas, como las de David Broc en ‘Fotogramas’:”Una bellísima reflexión sobre los arquetipos sociales y el autodescubrimiento”. Todas estas citas y las próximas tomadas de la imprescindible página de consulta de filmaffinity. Gracias.

Y dos latinoamericanas. De la paraguaya, ‘7 Cajas’, de Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, se han destacado el inteligente uso de su ínfimo presupuesto, dada la escasa producción cinematográfica de su país. También su ritmo trepidante y su puesta en escena, pero se le ha reprochado el alargar la historia excesivamente. La argentina, ‘Dos más dos’, de Diego Kaplan, que ha cosechado división de opiniones especializadas, hace una propuesta desenfadada y poco usual del intercambio erótico entre dos parejas muy dispares. O el drama carcelario-amoroso, con el baile de salón de fondo, franco-belga, ‘Tango libre’, de Frédéric Fonteyne, que ha obtenido una tibia recepción.

El cine, entre otras muchas definiciones o lugares comunes, es un hecho cultural incuestionable, que se nutre y se integra de y con las demás manifestaciones artísticas . Nos enriquecen otras miradas fílmicas alternativas a las comerciales, otras historias, puestas en escenas, países, paisajes y paisanajes y formas de narrar. Nos empobrece su ausencia. Confiemos que la de estas cintas en nuestras salas sea sólo temporal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s