‘El caballero oscuro’: La leyenda renace.

Han pasado algunos años desde que Bruce Wayne se retirara de la vida activa como salvador oficial de Gotham City, en su alter ego de Batman. Considerado culpable del asesinato del héroe nacional y, en realidad, caballero más que oscuro, Harvey Dent, y gravemente afectado por secuelas físicas derivadas de  su feroz pelea a muerte con el Joker, nuestro protagonista vegeta, aislado y deprimido, sin que los esfuerzos de su fiel mayordomo por devolverle su ánimo perdido, se revelen útiles. Pero la irrupción de un nuevo y poderoso villano aliado a las más crueles fuerzas del mal y un acariciado y secreto proyecto para el que cuenta con una atractiva socia, lograrán sacarle de su letargo…

Christopher Nolan imprime a este, aquí esbozado muy esquemáticamente, material narrativo – del que ha sido también, como en las dos anteriores de la trilogía, responsable junto a su hermano Jonathan- toda su potente artillería visual. Todo su impactante manejo de la cámara. Toda su capacidad de seducción. Todo el lirismo y la oscuridad que la historia requerían. Toda la carga crítica subyacente en la mitología del héroe. Toda su clarividencia de adelantado a su tiempo, sin dejar de ser tan intrínsecamente contemporáneo. Toda su melancolía en la visión de una urbe tan devota como ingrata. Toda su empatía con los malvados, que se revuelven contra su estigma de parias. Toda su capacidad de sorprendernos y burlarnos. Toda su impecable construcción de personajes, a l@s que dota de una conmovedora intensidad. Toda la suntuosidad y la fuerza de una admirable puesta en escena, con la complicidad de un equipo técnico- artístico superlativo.

Así,  en los departamentos de arte, de diseño de producción, de casting, de efectos especiales, musical, vestuario, maquillaje… en los que destacaremos la partitura de Hans Zimmer. La fotografía  de Wally Pfister. El montaje de Lee Smith. Y del reparto… Christian Bale dota a Wayne-Batman de un estilo tan elegante como romántico. Gary Oldman, irreprochable. Liam Neeson, una presencia tan sólida. Tom Hardy, un maligno tenebroso y fiel. Morgan Freeman, el empaque hecho actor. Marion Cotillard, sensual y huidiza. Anne Hathaway, la gran sorpresa, una estupenda Cat Woman. Y… tant@s más pero, sobre tod@s, el grandísimo, emotivo, genial, Michael Caine. Mucho talento conjurado en unos absorbentes 165 minutos de gran cine comercial, de una historia que pudo ser banal y resultó más grande que la vida…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s