‘A propósito de Llewyn Davis’: Oscureciendo melodías

Para la colonia de gat@s de la Gerencia de Urbanismo, en injusto riesgo de expulsión. Para sus seis víctimas mortales por una medida infame que les ha privado de agua y de comida. Para los animales que sufren los rigores meteorológicos, humanos, automovilísticos, del hambre y de la sed en las calles hostiles.

La última propuesta fílmica de los productores, escritores y cineastas estadounidenses Joel y Ethan Coen – Minneapolis, Minnesota, cosechas del 54 y del 57, respectivamente -, esta precisamente que nos ocupa, ha aterrizado en las pantallas de nuestra ciudad – lamentablemente, en versión doblada – precedida de numerosos reconocimientos. Entre ellos, el Gran Premio del Jurado en Cannes. Pero también 3 nominaciones a los Globos de Oro, 4 a los Critics Choice, 2 a los Premios Gotham, 3 a los Indepedent Spirit Awards y 6 a los Satellite Awards, entre otros.

La historia nos remite a un cantautor de folk que intenta abrirse camino con su música en el gélido invierno de Nueva York, en los primeros años sesenta. Prácticamente sin recursos, vive de la ayuda de las amistades y de chapuzas eventuales. Y espera la oportunidad,  que se le presenta en Chicago, de hacer una prueba para un magnate de la industria. Mientras, tendrá ocasión de experimentar todo tipo de tribulaciones, encuentros y desencuentros.

Puntualizando. No esperen ver la típica comedia de estos hermanos bizarra, gamberra, surrealista, llena de personajes atípicos…aunque también contenga muchos estos ingredientes, por supuesto. Pero, sobre todas las cosas, la oscuridad la preside. La desesperanza, el nihilismo. Y no está exenta de humor, desde luego, pero su ironía es bastante amarga. La crítica a un tiempo y a un país es, como en ellos es habitual,  más inmisericorde aún aquí por su negrura. Una profunda tristeza la recorre. No es nada complaciente y no siempre resulta plato de gusto su acritud. Valiente, honda, intensa, hosca, su misantropía es implacable. El personaje más positivo, miren por donde, es un@ amoroso gat@ naranja.

La animalista que firma estas líneas no está nada de acuerdo con esta utilización de criaturas de todas las especies no humanas en las filmaciones y ha aprendido a desconfiar del rótulo: “Ningún animal ha sido dañado durante el rodaje de esta película” que también aparece aquí, cómo no. Dicho queda y, una vez dicho esto, comentarles que su flechazo con el-la felin@ fue inmediato. Amor a primera vista. Y se nota que los Coen también sintieron lo mismo. Adorable, inteligente, estupefacto, huidizo, observador contumaz de las miserias y estupideces de las llamadas personas, acompaña al protagonista – magnífico Oscar Isaac, como actor y como cantante – y lo dota de una ternura que no ejerce con la áspera, en su mayoría,  fauna humana que le rodea.

En fin, esta fauna es descrita con la ferocidad marca de la casa. También, pero menos, con el humor. La escena musical de los sesenta está retratada incisiva y cáusticamente, entre las tendencias mas light y las más duras, representada por el personaje central, insobornable y sin contemplaciones, al tiempo que dependiente de l@s otr@s para sobrevivir. Una contradicción irresoluble, que los Coen exploran muy bien. Saben filmarla, con esa pátina tenebrosa y saben hacerla sonar e integrarla narrativamente en la puesta en escena. Los temas son excelentes y los intérpretes, ya hemos mencionado al personaje central, de oro puro. Así, Carey Mulligan, Justin Timberlake, Garrett Hedlund, el gran John Goodman – ¡¡¡ese viaje impagable a Chicago…!!!- todos.

Ni fácil, ni digerible, ni simpática, ni acomodaticia, ni alegre, ni entretenida al uso… sino brusca y profundamente pesimista, sino consecuente en su humor tan negro y descarnado, en su dolorosa tristeza, en su mirada a las tinieblas de ciertas manifestaciones de la expresión artística y de las relaciones humanas, brava, bravísima en todas sus acepciones… A por ella.

Anuncios

4 Respuestas a “‘A propósito de Llewyn Davis’: Oscureciendo melodías

  1. Gracias Carmen. Me han hablado muy bien de esta película pero esperaba tu reseña, mil gracias por ella.

  2. A ti, Inés, siempre a ti, por tu generosidad y tu amistad.

  3. Gracias Carmen y por extensión a todos los que hacen posible este maravilloso blog de Sevilla Cinéfila. Sí, la verdad es una película que me atrae desde hace tiempo y no dudaré en ir a verla. Me encantó que el personaje principal fuera un centroamericano. Gracias por la reseña y por supuesto por la dedicación, entrega y entusiasmo con que elaboráis el blog. Un abrazo Carmen.

  4. Gracias a ti, siempre, Fran. Un abrazo enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s