Archivo diario: abril 13, 2022

No sólo cine y no sólo Hamnet

#RecomiendaunLibro, ‘Tiene que ser aquí’: No sólo Hamnet

Esta firmante – que no pretende, ni mucho menos, estar cualificada para la crítica literaria, aunque sea una letraherida apasionada – ha aceptado la propuesta de la revista digital de Autores, libros y compañía, Zenda, para concursar recomendando un libro. Y esta entrada es su reseña.

Esta firmante conoció a la irlandesa Maggie O’Farrell, cosecha del 72, años ha cuando formaba parte de un muy enriquecedor y estimulante club en el que lectoras leíamos a escritoras. Y lo hizo con un título tan sugerente como ‘Instrucciones para una ola de calor’ (2013), que generó una sesión memorable llena de miradas y visiones ricas, densas, lúcidas e incisivas.

Suma y sigue porque el pasado marzo, en otro club de idénticas características al citado, una docena de mujeres glosamos el multipremiado – todos los reconocimientos le son debidos – extraordinario, cruel, lírico, documentado y emotivo ‘Hamnet’ (2020) que generó otra velada inolvidable habitada por un entusiasmo tan contagioso como cualificado, por ese texto único.

Así que quien esto suscribe se propuso seguirle la pista a la bibliografía de O’Farrell, como a otra de sus escritoras de cabecera. Y se hizo – gracias a una de sus bibliotecas de referencia – con tres de sus títulos, de los que aún tiene pendientes dos. El que nos ocupa, que terminó de leer ayer mismo, le ha parecido deslumbrante.

Escribir sobre ‘Tiene que ser aquí’ (2016) es todo un reto para una novata en estas lides. ¿Cómo expresar la calidad incontestable, la singularidad de su trama, de sus tramas, siguiendo por diferentes espacios, èpocas y países a unos personajes llenos de vida y verdad?

¿Cómo describir, sin caer en banalidades, ni lugares comunes, ni clichés, esa estructura tan diabólicamente precisa y profunda en la que presente y pasado, ciudades y lugares, amores y desafectos, dramas y comedias de l@s protagonistas, tanto l@s principales como los secundari@s, nos son revelados en toda su hondura, en toda la complejidad de sus vínculos e interrelaciones mutuos y ajenos?

¿Cómo dar fe de ese lenguaje tan rico y tan espléndido, de ese estilo tan singular y absorbente, de esa narrativa tan estilizada y sutil como descarnada y sensorial, cómo, cómo, cómo…?

Tenía que ser aquí, precisamente en este blog, donde quien esto firma se atreviera a intentarlo. Tenía que ser precisamente Zenda quien nos lanzara este guante.

Tienen que leerlo.