El cine que Sevilla no verá. Toma II. ‘Érase una vez en Anatolia’: Invisible

A lo mejor, y sería estupendo, esta entrada se torna obsoleta. Lo que supondría el estreno de la segunda cinta  protagonista de nuestra lista negra de las invisibles en las pantallas sevillanas. En el resto, o casi…, del país entró el viernes de Dolores y ya se sabe que, para la Semana Grande, somos muy nuestr@s. Así que, atent@s a la próxima cartelera. Si es que no… hay que temerse lo peor.

‘Érase una vez en Anatolia’ es una producción turca, fechada en el año 2011, de 150 minutos de metraje, escrita y dirigida por Nure Bilge Ceylan. Se trata de un drama, con tintes de cine negro, en el que un grupo de policías acompañan a dos delincuentes, a fin de descubrir el paradero del cadáver de una de las víctimas de estos últimos. Itinerario no sólo de investigación criminal, sino también moral y social, en el espacio rural y profundo de esta zona a la que alude el título.

Séptima en el haber de su realizador, que  interesó a la crítica con dos de sus filmes, ‘Lejano'(2002) y ‘Climas'(2006), y que consiguió el Premio al Mejor Director en Cannes 2008 con ‘Three Monkeys’, tiene, como el resto de su filmografía, una voluntad de estilo y una puesta en escena atípicas en las que el paisaje recupera un protagonismo fundamental. Ni autóctonas, ni folcóricas, ni étnicas, pero con una vocación de universalidad dentro de un profundo apego al entorno. Lentas y abstractas, transgresoras y experimentales, requieren del espectador un esfuerzo de atención y una libertad de percepción, que no coinciden con los esquemas narrativos al uso.

Pues bien, dicho esto, hay que hacer constar que su visión ha dividido a la prensa especializada. En las inestimables referencias de Filmaffinity están desde la encendida cita de Manohla Dargis, en The New York Times, que la describe como ” una road movie metafísica sobre la vida, la muerte y los límites del conocimiento” hasta la de Carlos Boyero en El País, que la despacha con “la primera hora de las casi tres que dura esta ininteligible pesadez, no te permite enterarte de qué va su historia”. Pero Luís Martínez, de El Mundo, está en desacuerdo con este último aserto y escribe ” esta es, sin duda, una obra mayor… no es una película fácil…cine intenso, de planos eternos, por los que, sencillamente, respira la vida”. A Rodríguez Marchante, de ABC,  le parece que ” la primera hora sobra entera… pero…”hay momentos mágicos”.

Una pequeña muestra de la diversidad de opiniones, preferentemente superlativas, que ha suscitado esta cinta más que singular, y nada trillada, que, todo parece indicarlo, tampoco el público sevillano va a tener ocasión de ver. Desde estas líneas, consignamos nuestra protesta por esta exclusión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s