‘Sola contigo’: Mea máxima culpa

Ariadna Gil es el centro de esta cinta hispano-argentina -de 98 minutos, y fechada en 2012 – y su tercera colaboración con el director y coguionista, el bonaerense Alberto Lecchi. La actriz ha enfatizado, en unas recientes declaraciones a propósito de la película, las diferencias entre hombres y mujeres respecto de l@s hij@s a nivel emocional y de responsabilidad. Relativa en los primeros y absoluta en las segundas.

En efecto. A la abogada de éxito, catalana afincada en Buenos Aires, hilo conductor y eje central de esta historia, todo parece irle bien excepto lo esencial. Cambió de país por seguir a sus hijas de quienes tiene orden de alejamiento, por un oscuro episodio de su pasado, y su inflexible ex no le permite siquiera un contacto epistolar con ellas. El relato comienza con unos siniestros correos electrónicos entre unos tales Luciano y Ricardo. El primero encarga al segundo el asesinato, sin ahorrarle ningún sufrimiento emocional, de la protagonista. Cinco días es el plazo para hacer efectiva la ejecución.

Y este es el plazo que tiene el personaje para desentrañar la madeja que conducirá al hilo del que pende su vida. Y este es el plazo en el que deberá abandonarlo todo y ser objeto del implacable acoso de una voz distorsionada, que le dicta órdenes al otro lado del hilo telefónico. Y este es el plazo para rendir cuentas con sus errores e intentar subsanarlos en lo posible. Y este es el plazo para establecer prioridades, pero también para dejarse arrastrar por una espiral tenebrosa e imprevisible en la que nada, ni nadie es lo que parece…

Lecchi ha construido un drama, en clave de thriller existencial, en el que el suspense se alía con la crítica a una sociedad enferma, especialmente hostil con las mujeres, en la que los principios se han vaciado de contenido. Y lo ha hecho con una factura impecable. Y lo ha hecho dosificando la información hasta llegar al inquietante, más que sorprendente, final. Gil aparece en cada plano, todo un reto interpretativo que supera con creces. Excelente su performance. Y, aunque siempre se agradezcan las presencias de Leonardo Sbaraglia y Sabrina Garciarena, todos son planetas girando en torno a ella. A esa criatura doliente, atormentada, destruída, devastada por la culpa, implacable consigo misma, de quien nos gustaría saber mucho, mucho más.

Una cinta imperfecta, que peca de efectista y pretenciosa, pero desasosegante y sombría. Atrévanse a verla, no lo lamentarán.

Anuncios

2 Respuestas a “‘Sola contigo’: Mea máxima culpa

  1. Hola Carmen,

    Te agradezco enormemente esta crítica. Creo que nadie ha entendido tan bien lo que pretendíamos con esta película como lo has hecho tú en esta precisa descripción de Sola Contigo. En mi opinión aciertas tanto en lo bueno como en lo malo pero me temo que la crítica y el público no lo entendieron igual. Una pena.

    Saludos,
    Jordi Mir
    Co Productor de Sola Contigo

  2. Gracias, Jordi. A ti, a Alberto, a Ariadna y a todo el equipo técnico-artístico de la película. De una película lamentablemente subvalorada a la que un día se le hará justicia. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s