El otro lado del espejo…

Durante décadas quien esto suscribe ha asistido a las sesiones en versión original subtitulada en castellano de ese local imprescindible que es el Avenida, con sus cinco salas, referente y punto de encuentro de la cinefilia sevillana. Años y años de sesiones, en las tres salas de arriba y en las dos de abajo. Con total y absoluta normalidad. Con lo que ahora se le antoja como una pasmosa e inconsciente indiferencia.

Hasta hace tres semanas en que – ya lo saben, este es un heterodoxo blog de cine y cultura , en el que su titular se permite libertades – quien esto firma sufrió un esguince de rodilla, del que aún se recupera. Las escaleras son el mayor enemigo en estos casos. Para llegar a las salas de arriba citadas, del local citado, hay que salvar dos importantes tramos de ellas. Largos y extensos. ‘Selma’, la cinta de la realizadora afroamericana Ava DuVernay, una de las elegidas para debatir en nuestra próxima tertulia de cine del 8 de abril, se proyecta en una de ellas. Acceder, dadas estas circunstancias invalidantes, es una misión imposible. Quien esto suscribe, pues, ante esta situación, ha decidido verla doblada.

Cuando se cruza el otro lado del espejo se entienden tantas cosas… Se percibe, se siente y se experimenta lo que antes ni siquiera existía. Las injustas barreras arquitectónicas, por ejemplo. Cuando en el otro lado del espejo existe un universo paralelo de problemas de movilidad – graves o leves, permanentes o temporales – las ciudades son hostiles y una fuente inagotable de obstáculos insalvables para tantas y tantas personas invisibles. Como las escaleras del Avenida de nuestros amores cinéfilos.

Anuncios

2 Respuestas a “El otro lado del espejo…

  1. Querida Carmen: me he quedado noqueada con este comentario. Que estés sufriendo en estos momentos y denuncies personalizando tu desgracia te retrata. Una mujer sensible y justa. Recuperate pronto.

  2. Gracias Ana Mari, por tu empatía y sensibilidad. Lo mío es, afortunadamente, temporal, pero, cuando tienes problemas de movilidad, comprendes todas las barreras que hay – para tanta gente invisible – en las ciudades, en las calles e incluso dentro de locales, como este cine, tan querido y tan frecuentado por mí y por la mayoría de l@s cinéfil@s sevillan@s. Gracias de nuevo y un abrazo enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s