‘Los miserables’: Parias de la tierra

El responsable de ‘El discurso del rey’, Tom Hooper, se ha hecho cargo de la versión cinematográfica de ‘Los miserables‘, basada en el musical de Alain Boublil y Claude-Michel Schönberg, ambos coguionistas de esta cinta junto a William Nicholson y Herbert Kretzmer, a su vez inspirado en la magna obra de Víctor Hugo. Y lo ha hecho desplegando fastuosidad y sin reparar en medios en esta producción inglesa de 158 minutos de metraje, que hay que ver en su formato correcto.

Se trata de un musical, sin apenas líneas de diálogo, con las canciones subtituladas. Lo cual, no hace lamentar menos que no haya en esta ciudad una sola copia en  versión original. Recordemos sus líneas argumentales. Mientras en  la Francia convulsa del siglo XIX las revueltas se suceden implicando a cada vez más sectores ciudadanos, la historia va siguiendo a los principales protagonistas. El noble y bondadoso Jean Valjean, su feroz enemigo y carcelero, el inspector Javert, la desdichada Fantine, la huérfana Cosette, los mezquinos Thenardier, el apasionado Marius, su enamorada Eponine, los compañeros de armas y revoluciones…

Hooper aborda este drama con un tratamiento espectacular y operístico – se trata a todos los efectos de una ópera contemporánea, más que de un musical en el sentido más clásico – que no siempre sabe resolver con acierto. Aunque esto último no afecte tanto al ritmo, la cinta no decae en interés pese a su extensión, sino en cuanto a la manera de filmar ciertas escenas y ciertos pasajes. Sino en cuanto a la manera de desaprovechar ciertas secuencias, perdiendo intensidad y sutileza. Sino en cuanto a la manera de eludir matices  de los personajes y sus circunstancias, en aras de la grandeza de la puesta en escena.

Pero cuando todo se armoniza, y lo hace en la mayor parte de los planos, y se integran fondo y forma, música y libreto, interpretaciones y canciones, ritmo y emociones y no hay enfoques gratuitos, sino genuinas expresiones de los dramas que consumen a sus héroes y heroínas, sean amorosos, de poder, maternales, legales, morales, económicos o políticos… Entonces se produce el milagro y la pantalla cobra vida.

Y nos son mostradas en toda su hondura, desgarro e incandescencia las injusticias, el terrible sino a que los poderosos corruptos condenaban a las clases populares, los romances  y los afectos no correspondidos, la dignidad, el sectarismo, el odio, el sentido del deber más cruel y feroz, el compromiso con la lucha o las revoluciones contra las tiranías. Todo ello plasmado en temas musicales tan vibrantes, líricos, poéticos y épicos, como las dramáticas peripecias vitales de los personajes y el propio transcurso del relato.

A ello contribuyen poderosamente un equipo técnico-artístico de primer orden y un reparto de lujo, pero cuyo resultado también es desigual. Russell Crowe está algo rígido y no le aporta los matices necesarios al terrible y atormentado Javert. La pareja joven, Amanda Seyfried y Eddie Redmayne, gran voz la suya, resulta algo desvaída, pese al talento y la fuerza de la actriz, que se revelan en algunas escenas. Samantha Barks sí hace suyos el dolor y el desamor de Eponine, todo un descubrimiento. Menciones especiales para los niños,  Daniel Huttelstone como Gavroche e Isabelle Allen como Cosette. Helena Bonham Carter y Sacha Baron Cohen están muy  ingeniosos y brillantes, pero el fantasma de Burton les persigue…

Punto y aparte para un notable, excelente Hugh Jackman, un Valjean tan sensible como trágico, lleno de grandeza moral. Y, sobre todo y sobre tod@s, la arrebatadora creación que hace Anne Hathaway de la desolada e infeliz Fantine a la que aporta un  lirismo, una oscura poesía, una vulnerabilidad y una fuerza conmovedoras, una inocencia devastada,  que nos hace derramar lágrimas ante su creación de ese bellísimo tema ‘I dreamed a dream’. Ella encarna como nadie, víctima de las víctimas y de los verdugos, el espíritu de es@s miserables, de est@s parias de la tierra a quienes todo les es arrebatado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s