‘Argo’: Saldar una deuda

Como ya se mencionara en la crítica de ‘La noche más oscura’, el estreno de ‘Argo’, de Ben Affleck, coincidió en el tiempo con la celebración del Festival de Cine Europeo y eso impidió reseñarla en el momento de su estreno.  Sus Globos de Oro – a la Mejor Película Dramática y al Mejor Director – y sus candidaturas a los Oscars en las categorías, destacamos sólo las principales, de Mejor Película, Mejor Actor de Reparto para Alan Arkin, Mejor Guión Adaptado y Mejor Montaje, la han devuelto a la actualidad y a las pantallas. Es tiempo, pues, de saldar la deuda.

Actor, productor, guionista y realizador, esta es la tercera incursión de Affleck tras la cámara, luego de haber obtenido buenas críticas con la muy interesante, ‘Adios, Pequeña, adios’ , así como con la segunda, ‘The Town,: Ciudad de ladrones’. La historia, basada en un hecho real, trata sobre el arriesgado e ingenioso rescate de seis rehenes que lograron escapar al asalto de la embajada norteamericana en Teherán en 1979. Quien diseñó y llevó a cabo la operación fue el agente de la CIA, Tony Méndez, ayudado por dos peculiares personajes.

Estamos ante otra misión imposible del servicio de espionaje norteamericano en un país extranjero y hostil, utilizando métodos dudosamente legales y poco ortodoxos. Como en ‘La noche más oscura’, pero aquí acaban las coincidencias. Para empezar, el objetivo no es destruir sino salvar vidas. Y mediante el uso de la inteligencia, no de la tortura, la crueldad y la fuerza. Mientras que en el filme de Bigelow se hace apología de la guerra sucia contra el Enemigo, en esta cinta se cuestiona la responsabilidad política de la potencia en la génesis de la violencia desatada contra ella.

En efecto, el director comienza con un prólogo en el que se describe la connivencia norteamericana con la creación de regímenes teocráticos radicales, que luego se volvieron en su contra. Luego, cuenta la historia, pero primero la sitúa. Y esa honestidad es muy de agradecer. Como también lo es que mantenga un excelente ritmo de thriller, absorbente de principio a fin, sin subrayados épicos o patrióticos. Y que no falte el humor, a cargo del excelente tándem Goodman- Arkin, éste último nominado a la estatuílla como secundario.

Acierta también en describir las tensiones entre los rehenes, su desasosiego y vulnerabilidad. El improbable y astuto plan de rescate. La brillante y disparatada trama que da cobertura a un grupo humano, huyendo a la desesperada de una situación extrema. Y al hombre que, contra viento y marea y sin red, la llevó a cabo. La frenética media hora final, tan trepidante, tan bien contada y filmada, tan sólida y eficaz. Como el propio reparto, con Ben Affleck a la cabeza. Como la propia película. No desaprovechen la ocasión de verla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s