Archivo diario: abril 24, 2015

‘La fiesta de la despedida’: El largo adios

Esta cinta israelí – fechada en 2014, de 95 minutos de metraje, coescrita y codirigida por un hombre, Tal Granit y una mujer, Sharon Maymon, fotografiada por Tobias Hochstein y cuya música está firmada por Avi Belleli – ganó el Premio del Público en Venecia y la Espiga de Oro en Valladolid, junto al de Mejor Actriz, exaequo, para dos de sus magníficas protagonistas, Aliza Rozen y Levana Finkelstein.

Su historia nos remite a un grupo de ancianos que viven en una residencia de Jerusalén. Uno de ellos, inventor y muy creativo, diseña una máquina de eutanasia de máxima seguridad y mínimas implicaciones penales. Esto les  provocará, a él y a sus amistades más cercanas, más de un quebradero de cabeza ante las peticiones de ayuda de enfermos terminales y sus consecuencias, dilemas éticos incluidos.

Tratar este tema, aún tabú, y más en una sociedad tan religiosa, en clave de un drama lleno de humor y una comedia que no rehúye el drama, no es nada fácil. Y esta película lo consigue. Desdramatizar – sin ser insensible o distante, sin eludir la emotividad, pero sin caer en el sentimentalismo – el último suspiro voluntario de personas desahuciadas es todo un acierto. Revelar la vejez en sus cuerpos reales, en su fuerza, en su deterioro, en sus limitaciones, en su sensualidad, y en sus deseos, incluso los ‘prohibidos’, sin paternalismos, ni condescendencias, es otro logro.

Lo es también articular un relato coral con un dibujo y un mimo por los personajes notable, estupendos los de las mujeres. sostenido por un@s intérpretes de talento. Con una energía irresistible. Un canto al amor y al disfrute de la existencia, con el final como telón de fondo. Una apuesta por la calidad de vida y por su conclusión, libre y dignamente elegida.

¿Que podrían haber sido más radicales y menos amables en sus planteamientos?. Seguro que sí, pero no eran ni su objetivo, ni su tono. Quien esto suscribe, está claro, les recomienda verla. Aunque también cree que, salvo alguna excepción, su primera parte es superior y le molesta que el único personaje negativo y más antipático sea el que es. Ya lo averiguarán…