No solo cine: Contra el olvido

Dos hombres, una mujer, y muchas presencias convocadas, llenando hasta los topes, la tarde de ayer, el salón del Apeadero del Consistorio sevillano. Un espacio a todas luces insuficiente para albergar a tantas personas como lo han abarrotado, a tantas personas como podrían haber presenciado un acto necesario, justo y poderosamente emotivo. El marco, la Feria del Libro de Sevilla. El motivo, la presentación del libro de Paqui Maqueda– vicepresidenta de la asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía – ‘En la silla del criminal’, el primero que publica Andalucesdiario.es. Flanqueaban a la autora, el editor y periodista, Antonio Avendaño y el escritor Isaac Rosa.

El primero ironizó con su nueva faceta de emprendedor. Pero reivindicó su apuesta por la Memoria , por las noticias verdaderas y por las mentiras que hay que espantar. Se congratuló de la feliz casualidad, no buscada, con la estancia en Sevilla de la jueza María Servini, que investiga la llamada querella argentina contra los crímenes del franquismo, y que comienza en nuestra comunidad a tomar declaraciones a las personas afectadas que no pueden desplazarse. La misma jueza ante la que la protagonista del acto se sentó, junto con otr@s familiares, en Buenos Aires.

El segundo, amigo de la autora desde hace una década, comentó que este es un pequeño gran libro, porque tan pocas páginas contienen tanto. El diario de un viaje de 10.000 kilómetros de unas personas dignas, en su mayoría mujeres, para hacer justicia a las miles de víctimas que son ninguneadas e injuriadas en su propio país. Otro capítulo de lo que él describe como la ‘anomalía de la democracia española, tan llena de agujeros negros’. Como la de que Billy el Niño y el capitán Muñecas sigan en la calle, entre otras tantas… Por contraste, las antípodas argentinas, no geográficas, sino morales, tan llenas de Memoria, tan llenas de lugares de la Memoria – en las calles, en la actividad judicial, en las cartas a los medios, en la prensa, en placas con nombres de represaliad@s.. – como en Francia, Alemania e incluso Portugal. Y ahí sí que la anomalía española estalla en la cara.

Resaltó también que l@s vencid@s, nunca perdedores-as, no se rindieron. Siguieron y siguen resistiendo. Lo hicieron con el fin del franquismo, con la Constitución, con Felipe González, con Aznar, con la llamada Ley, con Zapatero y ahora, con Rajoy. Nunca se rindieron, ni se rinden. Para terminar, deseó, como no podía ser menos… Salud y Memoria.

Paqui Maqueda se confesó ‘nerviosa y emocionada’. Su intervención la dedicó a Máximo Cástex, el abogado querellante argentino, presente en la sala. Una hermosa intervención en la que fue repasando su diario de un viaje que la llevó a sentarse ‘En la silla del criminal’, pues ahí estuvo sentado Videla -“donde tenía que estar” – dando cuenta de sus crímenes. La crueldad franquista, recordó, no se detuvo hasta el mismo momento de su muerte, desde la postguerra, y esos asesinatos quedaron impunes. En Argentina conoció a Merçona Puig Antich, la hermana menor de Salvador,  – estaba muy unida a él y tenía 14 años cuando la ejecución; él pidió expresamente que no la presenciara -, con todas las razones para el resentimiento, pero llena de esperanza y alegría.

Un viaje a Buenos Aires donde estuvo rodeada de personas y de muchas mujeres valientes y animosas. Donde todas las víctimas estuvieron, como su bisabuelo Juan Rodríguez Tirado, presentes en efigie y cuyo retrato también la acompañó allí – quien le hubiera dicho que haría ese viaje…-. Mujeres cono Ascensión Mendieta, que cumplió 88 años en el vuelo, y que quiere recuperar aunque sólo sea un hueso de su padre, fusilado y en una fosa común de Guadalajara. Con visitas al Garaje Olimpo, de siniestro recuerdo y ahora otro lugar reivindicativo, y a la Esma, acompañada de Cartucho, ferozmente torturado allí. Con las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo, buscando ella también a su hermano, otro niño robado de la dictadura. Con la tricolor en ella. ¿Qué le vas a decir a la jueza, niña?, se preguntaban entre ellas. Tantas cosas…

Paqui Maqueda nos emocionó hasta las lágrimas con sus recuerdos, con su diario,  con su vitalidad y lucidez, con ese dolor suyo, y de todas l@s familiares, ‘convertido en fuerza y esperanza’. Con esa dignidad de unas mujeres, de unas personas, a las que enorgullece llamar compatriotas. ‘En la silla del criminal’ cuesta solo 7 euros, pero su valor es incalculable. Los beneficios de su venta irán destinados a pagar los gastos de edición y a las asociaciones memorialistas. Háganse con él. Por justicia y por reparación. Contra el olvido.

portada-libro-paqui-maqueda-BORDE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s