Archivo mensual: junio 2014

‘Amanece en Edimburgo’: Los mejores años de nuestras vidas

Ya sabemos que la sutileza no es una cualidad de los títulos castellanos de las películas anglosajonas y de otras nacionalidades. Ni la coherencia. O directamente dejan en su idioma original uno perfectamente traducible, más proyectándose la cinta doblada y más aún siendo comercial. O se lanzan a la piscina con un resultado catastrófico. Así ‘El sueño de Ellis’ para ‘The Immigrant’. En el caso que nos ocupa, ‘Amanece en Edimburgo’ por ‘El sol brilla en Leith’. Según datos de Wikipedia, Leith es un distrito municipal al norte de la ciudad, junto al puerto y significa en gaélico, luz. Un juego de palabras…

La historia, dirigida por Dexter Fletcher y con guión de Stephen Greenhorn,  sigue a dos soldados escoceses que vuelven a casa tras participar en misiones de guerra en Afganistán con un saldo más bien trágico para su batallón,- poderoso e impactante arranque…- e intentan reintegrarse a sus vidas anteriores retomando o iniciando amores – uno con la hermana del otro y este con una amiga de ella inglesa, por más señas -y familias, aunque no les resultará fácil. Por otro lado, la fiesta de celebración de las bodas de plata de los padres del segundo se ve gravemente comprometida, incluyendo el propio matrimonio, por el descubrimiento por parte de la mujer de un secreto perturbador que afecta a su marido.

Todo ello, claro, aderezado con los estimulantes temas musicales del célebre grupo local, The Proclaimers, que ilustran esta mezcla de drama, comedia y romance. Aunque en Sevilla solo se proyecta lamentablemente doblada, las canciones sí las han respetado. La mayoría, corales y en más de un caso bastante multitudinarias. Pero también las hay intimistas. Y aunque quien esto firma no suele leer las críticas ajenas antes de escribir las propias, se ha topado involuntaria y literalmente con algunas, de gentes cualificadas, que la tachaban de facilona, tópica, con deficientes coreografías, en función de la banda sonora y no al revés, toscamente realizada. Quien esto firma, no comparte tales opiniones.

Porque estamos, desde quien esto firma, ante una cinta absolutamente arrolladora e irresistible, llena de encanto, energía, vitalidad y emoción. Porque estamos ante un musical genuinamente europeo que no tiene porque seguir los paradigmas del norteamericano, aunque sí, como es el caso, respetar sus reglas internas. Porque sus personajes sufren, gozan, sienten y aman ante nuestros ojos con verosimilitud e intensidad. Porque sus aparentes ‘descuidos’ en la puesta en escena de las canciones están buscados y redundan en una mayor, por decirlo así, frescura, credibilidad y cercanía con los personajes y las circunstancias por las que atraviesan.

Porque maneja bien las diferentes tramas que las componen. Porque sus personajes femeninos, especialmente en el caso de una de las chicas, son asertivos, fuertes y se niegan a ser encasillados. Porque los maduros están que se salen, llenos de registros y matices. Chapeau a la estupenda Jane Horrocks, pero, sobre tod@s, a un inmenso Peter Mullan. Porque la preciosa ciudad de Edimburgo es una protagonista más. Porque, aunque no haya en ella rastro alguno de crítica social, solo un nacionalismo light, hay que asumirla como lo que es, la historia de un grupo humano unido por poderosos vínculos afectivos y de sangre. Porque se disfruta desde el primer al último fotogramas, créditos finales incluidos. Háganse el favor de no perdérsela.

 

Otro cine de verano. ’21 Grados’: Una de junio y julio

 

Esta página hizo referencia a la programación de este cine de verano, que patrocina CICUS, 21 Grados, en la reseña sobre el ciclo de Amos Gitai  integrado en ella. Pero hay más ofertas, y muy interesantes, que consignar dentro de un evento estival tan prestigioso y esperado. Como nuevo recordatorio, las sesiones tendrán lugar en la sede de este organismo universitario hispalense, calle Madre de Dios, 1 a las 22.30 y serán en versión original subtitulada al español. La entrada, libre, hasta completar el aforo.

Por secciones y días de la semana, los lunes se dedican a la Filmoteca; los martes a recordar los diez años del Festival de Cine Europeo de Sevilla y los miércoles, al ya citado realizador israelí. Eso en el periodo que comprende esta entrada. Seleccionamos entonces las mejores de cada una, aunque resulta complicado porque la calidad general es indiscutible.

Cuatro cintas avaladas por el archivo de la Filmoteca. A saber, la guerra vista como un estímulo por los inocentes ojos de un niño en la autobiográfica inglesa, ‘Esperanza y gloria’, de John Boorman, lunes, 30 de junio. El siguiente lunes, 7 de julio, el clásico de terror estadounidense, ‘Muñecos infernales’, de Tod Browning. Y el 21 de este mismo mes, oportunidad de revisar la época inglesa de Hitchcock con ‘Inocencia y juventud’. Y, para terminar este apartado, el terror y el amor se funden en ‘Una historia china de fantasmas’, del hongkonés Ching Siu-tung.

Cinco filmes seleccionados del Certamen sevillano, en cinco martes. A saber, la alemana, ‘La vida de los otros’, Oscar 2006 a la Mejor Película de Habla no Inglesa, de Florian Henckel von Donnersmarck, el 1 de julio. La caústica sátira política italiana de ‘Il divo’, de Paolo Sorrentino (‘La gran belleza’), 8 de julio. Más andanadas contra los dirigentes mundiales en la inglesa, ‘In the Loop’, de Armando Iannucci, 15 de julio. La noruega y Giraldillo de Oro 2011, ‘Siempre feliz’, de Anne Sewistky, una irónica mirada de esta realizadora a la ‘felicidad conyugal’, 22 de julio. Y terminamos con una irreverente y hosca visión del turismo sexual, protagonizado por mujeres, en la austriaca, ‘Paradise: love’, de Ulrich Seidl. Primera parte de una trilogía en la que las otras dos están dedicadas a la Fe y a la Esperanza, 29 de julio.

Asómate al Patio 2014. Junio y julio

 

Hoy comienza una nueva edición del cine de verano de la Diputación sevillana que, bajo el epígrafe de ‘Asómate al Patio’, ofrecerá proyecciones toda la temporada estival, septiembre incluido. Será, como es habitual, en su sede de Menéndez Pelayo, 32 a las 22.15 horas. Como se explica en el programa, los lunes o martes estarán dedicados al cine español ; los miércoles y jueves, a las comedias; los viernes y sábados, al drama o al thriller; y los domingos, para la versión original subtitulada. El coste de las entradas es de 4 euros.

Hará los honores del pistoletazo de salida, la estadounidense ‘Capitán Phillips’, de Paul Greengrass y una de las pocas que la abajo firmante no ha visto. Sobre la historia real del abordaje, por piratas somalíes, de un barco de la marina mercante norteamericana. Críticas contrastadas, predominando las positivas. Hoy y mañana serán los días en que podrán verla.

Y para no alargar esta entrada excesivamente – ya que estamos hablando de casi treinta títulos, la mayoría de gran interés – quien esto firma selecciona los que, a su criterio, son de visión recomendable e incluso imprescindible, junto a sus días de proyección. De casi todos ellos, pueden encontrar la reseña crítica correspondiente a su estreno en este blog. Y los días de las proyecciones, se irán recordando las críticas correspondientes en las páginas de Facebook y twitter de Sevilla Cinéfila.

Como esta oferta recoge lo visto en las salas durante la temporada alta 2013-014, hereda tanto su interés como sus carencias, debido al muy interesante cine inédito del que, semana tras semana, hemos dejado – y seguimos registrándolo… – constancia en este blog. Reseñar asimismo que de entre las treinta y cuatro películas del programa sólo dos han sido realizadas por mujeres. Son, a saber, ‘El médico alemán’, de la argentina Lucía Puenzo, sobre los prófugos nazis en Argentina. Muy recomendable, pueden verla el 2 de julio. Y ‘La bicicleta verde’, de Arabia Saudita, firmada por , Haifa al Mansour, en la que describe la aberrante situación de sus compañeras de sexo en su país. Se proyectará el domingo, 6 de julio.

Por temáticas y para abreviar, tenemos dos visiones contrapuestas de amores y desamores una en clave más intelectual y otra intensa y pasional. Ambas, de visión obligada. Hablamos de la estadounidense ‘Antes del anochecer’, tercera parte de la trilogía de Richard Linklater, martes, 1 de julio. Y de la belga ‘Alabama Monroe’, de Félix van Groeningen, martes, 29 de julio. Sin olvidar un tour de force entre dos desconocidos, en torno al ensayo de una obra de teatro. con la francesa ‘La Venus de las pieles’, de Roman Polanski, miércoles, 16 de julio.

La familia puede y mucho… De esta temática destacamos, la japonesa ‘De tal padre, tal hijo’, de Hirokazu Kore-eda, martes, 15 de julio. Su compatriota, ‘Una familia de Tokio’, de Yoji Yamada, domingo, 27 de julio. Y la estadounidense ‘Nebraska’, de Alexander Payne, jueves, 17 de julio.

Si son exquisitamente cult@s , refinad@s y amantes de la estética, no dudarán en apostar por la norteamericana ‘El último concierto’, de Yaron Zilberman, viernes, 4 de julio. Por la italiana ‘La gran belleza’, de Paolo Sorrentino. viernes, 11 de julio y por su compatriota ‘La mejor oferta’, de Giuseppe Tornatore, viernes, 18 de julio.

Historias reales más grandes que la vida las tienen en la estadounidense ‘Doce años de esclavitud’, de Steve McQueen, jueves, 3 y sábado, 5 de julio y por la inglesa ‘Philomena’, de Stephen Frears, sábado, 12 de julio. Sin olvidar al denso, intenso, perturbador e inquietante thriller norteamericano, ‘Prisioneros’, de Denis Villeneuve, miércoles, 23 de julio. Ni a la obra maestra del maestro Lubitsch, ‘Ninotchka’, domingo, 13 de julio. BUEN PROVECHO.

Otro cine de verano: Cinco encuentros con Amos Gitai…

 

El CICUS de la Universidad hispalense y el Instituto Francés de Sevilla han hecho posible, merced a las gestiones de este último organismo, la inclusión en el ciclo del primero, ’21 Grados’ – sobre el que volveremos en otra entrada – de cinco películas del prestigioso cineasta israelí, residente en Francia, Amos Gitai. Será en los cinco miércoles de julio y las proyecciones comenzarán a las 22.30, con entrada libre hasta completar aforo, en Madre de Dios, 1. Todas en v.o.s.e

El cineasta protagonista de este homenaje – Haifa, Israel, cosecha del 50 – tiene en su haber más de 40 cintas, entre documentales y ficción, ampliamente reconocidas en todo el mundo. Datos de la imprescindible página Wikipedia. A los que añade el Instituto Francés: “Renunció a su formación como arquitecto para no contribuir a la colonización de los territorios ocupados”. Y también se nos describe que en este ciclo, los filmes sirven de reflexión sobre la relación entre el exilio y la utopía.

El día 2 se inaugura esta retrospectiva con ‘Kippur’. Fechada en el año 2000, hace referencia a la batalla que da nombre al título y da cuenta de la experiencia autobiográfica del director en ella. Cine bélico antibelicista, recibió una apasionada división de opiniones críticas.

El 9 será el turno de ‘Alila’, 2003, se sigue un orden cronológico. Una mirada crítica a la sociedad de Tel Aviv a través del microcosmos de los habitantes de un edificio de apartamentos tranquilo en el que comienzan a ocurrir acontecimientos inquietantes. Ha sido valorada muy positivamente, en general.

El 16 podrá verse, ‘Désengagement’, 2007, sobre la vuelta a Gaza de una mujer y su hermano adoptivo, tras la muerte del padre de ambos, en busca de la hija de aquella, abandonada allí. Se mezcla el drama familiar con la retirada forzosa de los colonos israelíes de la Franja. Protagoniza Juliette Binoche y Jeanne Moreau tiene un rol secundario. Concursó en Venecia y en Toronto. Reseñas contrapuestas.

La cuarta será, ‘Roses á crédit’, 2010. Ambientada en el París de la posguerra, sigue a una joven pareja, recién casada en 1940, durante una década y ello le sirve para cuestionar críticamente a la pequeña burguesía francesa de la época. El personaje femenino lo encarna Léa Seydoux -‘La vida de Adéle’ – en un reparto interesante. Muy buenas referencias.

El cierre estará a cargo de ‘News from home, news from house’, que rompe la cronología, pues está fechada en 2006. Una casa que ha pertenecido indistintamente, a través de más de treinta años, a un palestino y a varios judíos y que sirve como metáfora de las relaciones entre unos y otros. No se han encontrado referencias, pero completa una trilogía que comenzó en los años ochenta con ‘House’ y siguió a finales de los 90 con ‘A house in Jerusalem’.

Un ciclo del mayor interés para conocer a un cineasta prácticamente inédito en nuestro país y no digamos en nuestra ciudad…

Cine de verano Tres Culturas. Noches de cine y humor 2014

 

Cinco películas en cada uno de los cinco martes del mes de julio, bajo el denominador común del humor. Esta es la oferta cinematográfica veraniega para el presente año 2014 de la Fundación Tres Culturas, que teóricamente se atiene a su principio rector de “promover el diálogo, la paz y la tolerancia entre pueblos y culturas del Mediterráneo, a través del conocimiento mutuo y el intercambio de ideas y experiencias”. Tendrán lugar en los jardines de su sede del Pabellón Hassan II, calle Max Planck 2, en la Isla de la Cartuja. Las proyecciones, en sus versiones originales subtituladas, darán comienzo aproximadamente a las 22 horas.

Así pues, comenzamos por orden. La primera, es la estadounidense, ‘Only in New York’, de Bandar Albuliwi. Sobre un joven neoyorquino, de origen palestino, aficionado al porno, con las contradicciones religiosas que ello le implica, y que, presionado por sus parientes, accede a un matrimonio de conveniencia con una joven de raíces judías y las situaciones que se derivarán de ocultarles este dato a la familia. Las referencias críticas de su paso por la Mostra de Sao Paulo, hace tan sólo unos días…, son muy buenas. Y las únicas que la abajo firmante ha podido encontrar en la red.

De la segunda, la israelí, ‘Pie de página’, de Joseph Cedar, quien esto firma da fe de su interés y calidad. Sobre la peculiar, competitiva y excéntrica relación entre un padre y un hijo, expertos en estudios talmúdicos,  muy diferentes en todo, y rivales en la titularidad del Premio más prestigioso en su especialidad. Una cinta singular que merece verse.

La tercera es la francesa, de Radu Mihaileanu – ‘El concierto’ – , ‘La fuente de las mujeres’, cuya crítica pueden leer en estas mismas páginas. Narra y describe una huelga a lo Lísistrata en un poblado árabe en África. Tan bienintencionada como fallida, es de aplaudir su apuesta por la igualdad de las mujeres en una sociedad misógina y fundamentalista.

La cuarta es la palestina, ‘Intervención divina’, de Elia Suleiman. Sobre la imposible relación entre un palestino de Nazaret y una compatriota de Ramallah. Fechada en 2002, la avalan el Premio Fipresci y numerosos reconocimientos en los certámenes en los que se proyectó.

Para finalizar, ‘The infidel’, de Josh Appiganesi, Reino Unido. La historia sigue a un musulmán británico que descubre que, en realidad es adoptado, y… judío, con las consecuentes crisis de identidad que de esta revelación se derivan. División de opiniones críticas.

Pues nada, buen verano de cine y que las disfruten.

‘En cartelera’: El cine que viene y algunas incógnitas…

 

El próximo viernes la oferta de la cartelera es variada y heterodoxa. Destacamos los títulos, sobre el papel, de mayor interés o que, al menos, suscitan más nuestra curiosidad como espectadores-as. Entre ellos, aún está, pese a todo, lo último de Isabel Coixet, el thriller psicológico, ‘Mi otro yo’. Sobre una adolescente que lo tiene todo y que ve tambalearse su mundo cuando presiente la existencia de una doble que pretende robarle su identidad y su vida. Es una coproducción anglo-española, con un reparto internacional, como es habitual en ella. No ha convencido a la crítica que la acusa de utilizar demasiados clichés del género de terror, pero es la primera vez que lo frecuenta y habrá que comprobarlo.

El francés Laurent Cantet, un valor seguro en el cine más comprometido, también ha decepcionado a l@s especialistas con ‘Foxfire’ sobre una banda de chicas rebeldes con causa. Igualmente habrá que verla y en su versión original.

Otro realizador que ha pinchado, desde el punto de vista de quien esto suscribe, es el norteamericano James Gray, cuya ‘The Immigrant’, que concursó en la Sección Oficial del pasado Festival de Cine Europeo de Sevilla, ha sido rebautizada con el ñoño título castellano de ‘El sueño de Ellis’. Acerca de unas hermanas polacas que buscan la Tierra Prometida y encuentran una pesadilla. La crítica se publicó entonces en este blog.

Con cuatro años de retraso nos llega la inglesa, ‘Occidente es Occidente’, de Andy de Emmony, sobre las tribulaciones de una familia pakistaní en el Manchester de los años 70. Las referencias son, en general, favorables pero gustó más la anterior, ‘Oriente es Oriente’.

En cuanto a las incógnitas que, a la hora de redactar estas líneas, planean sobre la presencia en nuestras pantallas de dos cintas muy dispares. Una, el drama español, ‘Ártico’, de Gabriel Velázquez, sobre dos jóvenes marginales con circunstancias contrapuestas. Forma parte de una trilogía sobre la soledad y la crítica la ha apreciado.

Por último, la coproducción entre Islandia y Alemania, ‘De caballos y hombres’, ópera prima de Benedikt Erlingsson. Compuesta de varias historias sobre las relaciones entre ambas especies, el corazón animalista de quien esto suscribe se teme lo peor… Opiniones dispares. Veremos si la(s) vemos.

‘En cartelera’: Perdonad si os llamo invisibles…

 

Pues nada, cuatro películas más se unen a la lista negra de las inéditas en esta ciudad. Una española, una francesa, una canadiense y una surcoreana. Entre el drama, el thriller, la comedia negra, el biopic y el documental oscilan sus géneros. La primera, escrita y dirigida por Francisco Avizanda, ‘Sapos y culebras’, da cuenta de como una joven  se ve tentada  a elegir métodos ilegales para recuperarse económicamente, tras la ruina paterna. Segunda cinta de un director comprometido con la realidad social y que aquí retrata la corrupción y la crisis. División de opiniones críticas.

La francesa, ‘Mademoiselle C’, de Fabien Constant, es un documental centrado en el mundo de la moda en el que desfilan diseñadores-as, supermodel@s y celebrities, con la icónica mujer que titula el filme, una editora de moda. A l@s especialistas les ha interesado su ingenio y glamour, pero la reservan a l@s amantes de este microcosmos.

La canadiense, ‘Corrupción en el poder’, (‘Casino Jack’), está inspirada en hechos reales y en la corrupción a la que se alude en su obvio y tópico título castellano,  en este caso de las altas esferas políticas en Washington. Dirigida por George Hickenloooper, con Kevin Spacey encabezando el reparto y se ha valorado su guión, con brillantes y ácidos diálogos, por encima de su realización.

Y finalmente el thriller surcoreano, ‘New World’, del guionista y realizador Park Hoon-Jung. Sobre un detective infiltrado en una peligrosa organización criminal mafiosa con muchas ramificaciones. Sus críticas son inmejorables.

Tantas ausencias causan un daño irreparable a nuestro conocimiento del cine más inquieto,  de sus tendencias, de sus distintos lenguajes, de sus creadores, de las aportaciones por nacionalidades, estilos, géneros… Irreparable y absolutamente empobrecedor.

‘Madre e hijo’: Mantis religiosa

 

Esta película rumana, de Calin Peter Netzer, se hizo con el Oso de Oro del Festival de Berlin en 2013 y fue una de las que debatimos en la clausura de la segunda temporada de la tertulia de cine, ‘La Palabra y la Imagen’, el pasado día 4. Allí, pueden verlo en la crónica ad hoc de este blog, suscitó mucho interés y se destacaron sus valores de fondo y forma. Esto tanto a nivel más ‘privado’, en la vertiente familiar, como a nivel más político-social, en su descripción de una clase emergente de ‘nuev@s ric@s, muy cercana al poder o a los poderes fácticos.

El guión, que escribe el propio realizador junto a Razvan Radulescu, da cuenta de un accidente mortal, con denegación de auxilio, provocado por el exceso de velocidad del conductor, un hombre de 32 años. La víctima es un niño. Al culpable, dados los agravantes, le espera una importante pena de prisión. Pero su madre, una arquitecta de la alta burguesía muy bien relacionada, no está dispuesta a aceptar tal destino para su único hijo. A este fin, moverá todas sus influencias, caiga quien caiga, incluso contra el parecer del propio acusado que rechaza su ayuda.

En esta historia –  bien contada, por otra parte – entonces, se resalta fundamentalmente el papel castrador de una mujer a la que se le supone haber sobreprotegido a su descendiente y que les maneja y manipula tanto a él como a su marido, además de a su entorno. Una mujer que ve como rival a la pareja de su hijo, madre a su vez. Este planteamiento insidiosamente misógino da por aceptable tal punto de partida e incluso, a veces, hace olvidar al verdadero responsable del homicidio, un ser tan irresponsable e indolente como abúlico, que también guarda esqueletos en su armario. Pero claro, cherchez la mére…, es lo más fácil y obvio.

Su director ha enfatizado en el papel fundamental de la familia en la sociedad rumana, en su peso específico. Pero no lo ha hecho con los datos de la desigualdad flagrante que sufren las mujeres en ella, con un elevado índice de violencia, y en todos los ámbitos laborales, sociales, profesionales, económicos, políticos… Por ello se nos antoja aún más tendencioso que ejemplifique en la protagonista la tiranía doméstica y de clase…

Está tan centrada en ella, de la peor forma posible, que, salvo honrosas excepciones, no considera necesario dar a conocer a quienes la rodean. Ni siquiera la media hora final en la que muestra – algo tarde, eso sí – el otro lado, la cara más noble y digna de las víctimas, los matices de un personaje y un cara a cara suegra-nuera muy revelador, además de la gran interpretación de Luminita Gheorghiu, la indultan del maniqueísmo más tramposo.

‘Violette’: La escritura y la vida

De cuantas maneras imaginó la abajo firmante que estos retazos de la biografía adulta de Violette Leduc – escritora a la que admira profundamente y la mayoría de cuyos libros ha leído – iban a ser plasmados en el cine, con un énfasis especial en su amistad con Simone de Beauvoir, – feminista, pensadora, filósofa, teórica y Maestra a la que admira profundamente – nunca hubiera podido acertar con el tratamiento de fondo y forma que Martin Provost – actor, guionista y realizador francés de la cosecha del 57 –  le ha dado. Ha roto absolutamente todos sus esquemas. Y lo ha hecho para bien.

El que la abajo firmante especulara sobre cómo hubiera sido una mirada fílmica de mujer sobre esta historia no invalida, en absoluto, todo lo contrario, esta propuesta. Una propuesta nada hagiográfica, absolutamente desprovista de cualquier tic al uso en este tipo de género. Sin concesiones a lo sentimental, pero profundamente emotiva. Con un personaje, además, tan extremo y radical en su escritura y en su vida. Con una mujer – ‘La bastarda’, en su propia autodefinición, pero también ‘La hambrienta’ –  intensa, apasionada, ávida de afecto, conflictiva, profundamente erótica y sensual. Una mujer sin tabúes en unos años de censura, represión y oscuridad.

Tiene una muy acertada división en epígrafes, a modo de capítulos, con los nombres de las personas claves de su vida personal y literaria en esos años, y también del lugar donde finalmente se instaló. No hay más voz en off que sus textos, tan potentes y descarnados. La puesta en escena es muy austera y casi minimalista, aunque a veces nos regale los preciosos paisajes de la Provenza y otras se detenga en planos fijos y detalles de interiores sutilmente descriptivos de personas y ambientes. Desfilan por ella gentes como Maurice Sachs, Jean Genet, Jacques Guerin o Gaston Gallimard. Pero, sobre tod@s, está De Beauvoir.

La relación con ella es el hilo conductor del relato. Una relación que, pese a basarse en una pasión no correspondida, se mantuvo hasta la muerte de Leduc. Porque Simone se enamoró a primera lectura de la ‘sinceridad intrépida’, poderosa y transgresora de un talento dolorosamente singular y extremo. Su ánimo, su inquebrantable determinación, su generosidad sin concesiones, le permitieron que se desarrollara y tomara forma en una obra que  obtuvo finalmente el reconocimiento, si bien que tardío.

Una hermosa historia de unas creadoras, y de sus compañeros,  que emergían contra su propio tiempo gris y plomizo. Una historia de solidaridad entre dos mujeres radicalmente distintas en su escritura y en su vida, pero unidas inextinguiblemente por un fuego común, la conciencia de su propio ‘segundo sexo’ en una y el de la ‘ilegitimidad’ en la otra. Unas actrices – inmensa Emmanuelle Devos, sobria y sensible, Sandrine Kiberlain – que lo dan todo. Unas escritoras que hicieron época.  Una amistad única y valiosa. Una protagonista tan atormentada como conmovedora. Una mirada masculina sensible, respetuosa y singular dejando constancia de todo ello. Una película que merece ser vista y estimada en toda su integridad. Ni se les ocurra perdérsela.

‘Viva la libertad’: … Y la fraternidad

De Roberto Andó, responsable de la cinta que nos ocupa, Premios David de Donatello al Mejor Guión y Actor Secundario,  sabemos que es un escritor, guionista, dramaturgo y director de teatro y ópera, además de realizador cinematográfico, italiano. Que se inició como ayudante de dirección con nombres tales como Fellini, Cimino, Rosi o Coppola. Que la escritura de la película, cuarta en su fimografía, es también suya junto a Angelo Pasquini.

La historia sigue a un político italiano en franco descrédito que, tras ser duramente criticado por propi@s y extrañ@s en una de sus apariciones públicas, decide huir y refugiarse en casa de una antigua amiga de juventud en Francia. Como esto ocurre sin previo aviso, su partido apenas tiene capacidad de maniobra para sustituirle en sus compromisos. Hasta que se enteran de que tiene un hermano gemelo, enfermo bipolar recién salido del psiquiátrico, dato que ignoran, y le ven como la solución a la catástrofe que se les avecina.

‘Viva la libertad’ ha obtenido los favores del público y de gran parte de la crítica. Ha funcionado muy bien en la taquilla de su país y aquí le ocurre otro tanto. Tiene esa combinación, digamos, de fondo y forma que gusta a un amplio espectro de espectadores-as que la han celebrado y la celebran mucho. Tiene, sobre todo, al siempre excelente Toni Servillo. Aquí, además, por partida doble. Y, de alguna manera tan paradójica como indirecta, se beneficia, por nacionalidad y por su protagonista, del éxito de ‘La gran belleza’, de Paolo Sorrentino.

Pues bien, quien esto suscribe lamenta ser una voz discrepante. Ni le ha gustado su factura, con una puesta en escena desvaída, plana y convencional. Ni le ha gustado el tratamiento de un tema que pedía a gritos una corrosividad, una lucidez, una carga de profundidad y un rigor en su análisis satírico de la política y de la clase política del país, del que carece absolutamente. Abunda, sin embargo, en facilonas demagogias, en recetas simplistas que insultan la inteligencia, en resoluciones populistas y pseudosentimentales, en banalizaciones y en banalidades.

Claro que su personaje central se erige muy por encima de tales carencias y defectos de un guión más que deficiente. Y que alegra, a la par que entristece, ver a Valeria Bruni Tedeschi malgastar su talento en un personaje tan lleno de clichés. Penoso que haya desaprovechado el filón de una idea más que brillante e incluso su irresistible comicidad… Se siente, es lo que hay.