Archivo mensual: mayo 2014

‘En cartelera’: Tres ausencias…

 

El suma y sigue de ‘El cine que Sevilla no verá’ aumenta esta semana con tres nuevas ausencias. Esperemos que sean ‘solo’ retrasos… pero, dadas las características de las cintas, es de temer lo peor. Se trata de tres títulos nada convencionales y transgresores de fondo y forma. Dos españoles y una coproducción. Una comedia, un drama histórico y un drama son sus generos.

El primero es la ópera prima del productor más arriesgado y a contracorriente del cine español, Luis Miñarro, corealizador junto a Leo Casamitjana. Su título, ‘Stella Cadente’ y trata, en clave desdramatizada e irónica, muy contemporánea, el breve reinado de Amadeo de Saboya, entre el Romanticismo y el inicio de la Modernidad. Ha gustado mucho a la crítica especializada y fue muy aplaudida en el Festival de Rotterdam. Se ha destacado el gran trabajo de su protagonista Álex Brendemühl.

El segundo es una comedia de Fernando Merinero, ‘Haz de tu vida una obra de arte’, sobre ocho personajes que desean cambiar sus vidas y se apuntan a un seminario de superación personal en un castillo toledano. Sin referencias críticas.

El tercero es una coproducción dramática entre México, Francia, Países Bajos y Alemania, ‘Post tenebras lux’, del mexicano Carlos Reygadas. Sobre una pareja en crisis, con dos hijos, una nueva vida en el campo y visiones inquietantes… La prensa especializada la ha considerado interesante, en general.

Lo dicho, tres títulos, tres películas curiosas, interesantes, atípicas e inclasificables sobre el papel que la cartelera sevillana, copada por la oferta más adocenada, ‘popular’ y previsible – salvo honrosas excepciones- no nos permitirá ver. Clamando en el desierto…

‘No solo cine’: Radicalmente violeta

Lidia Falcón, Madrid, 1935, licenciada en Derecho, Periodismo, Arte Dramático, Doctora en Filosofía, abogada en ejercicio y una de las principales Maestras y referentes del Movimiento Feminista de este país presentó su último, por ahora, libro, ‘Los nuevos machismos’, en la hispalense y violeta Librería Relatoras.

10371721_725540920821719_2669911596358193400_n

 

FOTO: Lidia Falcón, con la autora del blog (I) y la anfitriona, de Relatoras

La conocida abogada Vanessa Casado, le hizo los honores a la autora confesándose nerviosa y, a la vez, honrada de introducir a la que definió como una de las ‘Madres del Feminismo’ de nuestro país, que había sufrido los rigores de la represión franquista. Continuó desgranando su impresionante currículum ya citado y la obra escrita, que no solo incluye ensayos o estudios, sino teatro y novelas. Destacó la máxima actualidad del libro, con su estructura en epígrafes con los conocidos ideales revolucionarios franceses en los que la Fraternidad reclamaba la equivalencia de la Sororidad, así como su visión tan incisiva de temas tan candentes como el SAP, la custodia compartida o la involución machista.

Lidia comenzó afirmando que no iba a desvelar la obra, “porque si no, no la leeréis y tenéis que hacerlo”. Pero sí su gestación. Fue a través de la editora de Aresta Mujeres, María Ángels Viladot, quien la llamó para encargárselo a raíz de leer su artículo, ‘La perversa alianza del machismo con el izquierdismo’, que levantó ampollas – igual que otros muchos suyos como ‘Malos tiempos para las mujeres’ que también provocó una respuesta virulenta y airada de un conocido y reconocido escritor y referente de la izquierda más radical de este país… – pero ella estaba escribiendo sobre el paisaje político y social de la Barcelona de los ochenta, con el caso Lasa y Zabala de telón de fondo, como hiciera anteriormente con el caso Puig Antich. Carlos París, el ilustre filósofo, escritor, catedrático y presidente del Ateneo de Madrid, su compañero, fallecido el pasado mes de enero, la animó a hacerlo y este es el resultado.

En su estilo directo y meridianamente claro, lo expresa sin ambages. Contra el franquismo no vivíamos mejor. Las mujeres lo hemos ganado todo, comparativamente hablando, gracias a la lucha del movimiento feminista. Otra cosa es la actual ofensiva machista, la involución que ya anunciara Susan Faludi en ‘Reacción’. Respecto a la estructura del libro, quería expresar en qué medida se han cumplido los ideales de la Revolución Francesa respecto a nuestro sexo. Y dictamina: libertad,  mucha; igualdad, así, así y ninguna fraternidad. Porque la fraternidad masculina sí se advierte en algunos campos. Pero no hay equivalencia en la sororidad…

282948_725882917454186_7697093497160846957_n

 

FOTO: En la mesa, Lidia Falcón y Vanesa Casado

Pese a ello, y mientras los hombres de poder hacían dos guerras mundiales, construían campos de concentración y tiraban bombas atómicas en el pasado siglo, las mujeres luchaban radicalmente por sus derechos sin violencias, ni agresiones. Luego hay que celebrar el camino recorrido, sin falsos optimismos. Las chicas de veinte años viven hoy mejor que sus madres y sus abuelas. En cuanto a la reacción, quienes la lideran no son tantos. Pero tienen influencia, crean estados de opinión y conciencia social en muchos temas como las denuncias falsas, maltratos y asesinatos de hombres, desprestigio e inutilidad del feminismo y esto no se contrarresta… Los resultados son devastadores y solo el 9% de los agresores acaba en la cárcel y el 51% de las denuncias son archivadas.

Hombres, hombres… Ellos no se sienten concernidos por nuestros temas aunque sean de interés general y tienen que llegar a sus corazones. De hecho, en la presentación había dos entre casi una cincuentena de mujeres. Hace votos y un llamamiento para que se hagan más feministas, porque tienen madres, hijas, compañeras y amigas. Pero no a costa de que ellas se hagan machistas en sus comportamientos y actitudes. Y el igualitarismo no es la igualdad, y se ha vuelto en nuestra contra al abolir leyes de protección y estar más explotadas, en peores condiciones físicas y laborales. El enemigo patriarcal y capitalista está siempre al acecho.

Recuerda que la Plataforma Feminista Ateneo, en la que está integrada, ha elaborado un Pacto de 18 puntos básicos, entre ellos la igualdad salarial. Hay que visibilizar al Movimiento, difundir los mensajes feministas, hacer trabajo de agitación. No tenemos la presencia, ni la representación pública que nos merecemos. La cultura y sus nombres propios son masculinos y machistas. Cita, entre otras, a la película ‘Blancanieves’, como lo peor de tales ‘valores’. La revolución no se hace en casa, ante el ordenador, ni en las redes sociales. Hay que salir a la calle, sin miedo. Como representantes de nuestro sexo y no con ese término despolitizado de género…

Palabras y mensajes de una luchadora y un libro imprescindibles. De una mujer de 78 años, plena de energía, de vitalidad, de lucidez y con un compromiso inquebrantable. Una feminista valiente y honesta, que nunca ha perdido su integridad. Gracias, Lidia Falcón. Larga vida, Maestra.

A modo de recordatorio…

 

Sirvan estas líneas para concretar los títulos que debatiremos en la próxima sesión de nuestra tertulia de cine, ‘La Palabra y la Imagen’, que despedirá el curso y tendrá lugar el próximo miércoles, 4 de junio, a las 19. 30 en nuestra sede de La Casa del Libro.

Serán ‘Hermosa juventud’, de Jaime Rosales, que se exhibió en el reciente Festival de Cannes y que se estrena mañana en el cine Avenida. Y en este mismo local, tenemos a la rumana, ‘Madre e hijo’, de Calin Peter Netzer, Oso de Oro en la Berlinale. Además, si nos da tiempo, podremos analizar los últimos booms taquilleros del cine español. El crítico invitado, otro lujo, Borja de Diego. Os esperamos.

 

‘Antonio Vega. Tu voz entre otras mil’: Un paseo por el amor y la muerte

Hay que celebrar la presencia en las carteleras sevillanas de dos documentales, género al que los exhibidores locales no son precisamente aficionados, y que ha sido mayoría en esa lista negra del cine que nuestra ciudad no verá, ni va a ver. Curiosamente, además, ambos están relacionados con el mundo de la música, aunque sean radicalmente distintos en todo lo demás. El primero, español, firmado y escrito por Paloma Concejero, ‘Antonio Vega. Tu voz entre otras mil’. El segundo, estadounidense, ‘A 20 pasos de la fama’, de Morgan Neville.

El primero es un retrato potente, emotivo, denso e intenso, de un ser especial, de un ‘extraterrestre sensible’, como lo describe su realizadora, a quien le llevó nada menos que cuatro años completarlo teniendo que desechar, en el montaje definitivo, mucho material filmado y casi tanto esfuerzo el que viera la luz. Un valioso material en el que colaboraron la familia – aunque luego pretendieran ‘secuestrarlo’ -:  madre, hermanos, su ex-mujer, la madre de su última compañera, sus amigos y colegas; con un notable archivo fotográfico e impagables testimonios de su infancia filmados en Súper 8 por un padre aficionado.

Y sus canciones, sus declaraciones, su voz en primera persona… Todo ello compone un fresco único e irrepetible, sutil y complejo, tan luminoso como oscuro. Porque, aunque no se juzgue, se muestra, se palpa, el progresivo descenso a los infiernos de un creador tan dotado, de un artista tan completo como autodestructivo. Resulta estremecedor el registro, sin censuras, ni amarillismos, de una caída en picado en las adicciones más letales ante la impotencia de quienes le querían y no podían ni rescatarle, ni seguirle. O de quienes le dejaron, sin abandonarle nunca, o de la hermosa criatura que sucumbió antes que él mismo.

Es un claroscuro tan completo y tan vívido. Tan lleno de claridad como de sombras, tan irreductible como tierno, tan comprensivo como insobornable. Conmueven las madres, los hermanos, las amistades, los compañeros de viaje y de música, las imágenes infantiles. Conmociona el contraste entre un hombre que, aparentemente, lo tenía todo pero amante de los abismos. Su propia evolución física es desgarradora. Tanto como el humor y la lucidez de las que hacía gala, la profundidad de su pensamiento, tan  gatófilo además… El dolor, la sabiduría y la aceptación de l@s suy@s. Con sus temas subrayando los capítulos de una carrera y de una biografía tan radicales y diferentes.

Hay que agradecer sin reservas a su directora este testimonio de una vida tan rica como atormentada. Este documento tan valiente y hermoso, tan lleno de registros y matices, tan poliédrico, tan sentido y tan lacerante, debe ser apreciado por un amplio sector de público. Y los Goya deberían asimismo tenerlo muy en cuenta. Sus calidades de forma y fondo son incontestables. Su visión es toda una experiencia, no se la pierdan.

No solo cine: Contra el olvido

Dos hombres, una mujer, y muchas presencias convocadas, llenando hasta los topes, la tarde de ayer, el salón del Apeadero del Consistorio sevillano. Un espacio a todas luces insuficiente para albergar a tantas personas como lo han abarrotado, a tantas personas como podrían haber presenciado un acto necesario, justo y poderosamente emotivo. El marco, la Feria del Libro de Sevilla. El motivo, la presentación del libro de Paqui Maqueda– vicepresidenta de la asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía – ‘En la silla del criminal’, el primero que publica Andalucesdiario.es. Flanqueaban a la autora, el editor y periodista, Antonio Avendaño y el escritor Isaac Rosa.

El primero ironizó con su nueva faceta de emprendedor. Pero reivindicó su apuesta por la Memoria , por las noticias verdaderas y por las mentiras que hay que espantar. Se congratuló de la feliz casualidad, no buscada, con la estancia en Sevilla de la jueza María Servini, que investiga la llamada querella argentina contra los crímenes del franquismo, y que comienza en nuestra comunidad a tomar declaraciones a las personas afectadas que no pueden desplazarse. La misma jueza ante la que la protagonista del acto se sentó, junto con otr@s familiares, en Buenos Aires.

El segundo, amigo de la autora desde hace una década, comentó que este es un pequeño gran libro, porque tan pocas páginas contienen tanto. El diario de un viaje de 10.000 kilómetros de unas personas dignas, en su mayoría mujeres, para hacer justicia a las miles de víctimas que son ninguneadas e injuriadas en su propio país. Otro capítulo de lo que él describe como la ‘anomalía de la democracia española, tan llena de agujeros negros’. Como la de que Billy el Niño y el capitán Muñecas sigan en la calle, entre otras tantas… Por contraste, las antípodas argentinas, no geográficas, sino morales, tan llenas de Memoria, tan llenas de lugares de la Memoria – en las calles, en la actividad judicial, en las cartas a los medios, en la prensa, en placas con nombres de represaliad@s.. – como en Francia, Alemania e incluso Portugal. Y ahí sí que la anomalía española estalla en la cara.

Resaltó también que l@s vencid@s, nunca perdedores-as, no se rindieron. Siguieron y siguen resistiendo. Lo hicieron con el fin del franquismo, con la Constitución, con Felipe González, con Aznar, con la llamada Ley, con Zapatero y ahora, con Rajoy. Nunca se rindieron, ni se rinden. Para terminar, deseó, como no podía ser menos… Salud y Memoria.

Paqui Maqueda se confesó ‘nerviosa y emocionada’. Su intervención la dedicó a Máximo Cástex, el abogado querellante argentino, presente en la sala. Una hermosa intervención en la que fue repasando su diario de un viaje que la llevó a sentarse ‘En la silla del criminal’, pues ahí estuvo sentado Videla -“donde tenía que estar” – dando cuenta de sus crímenes. La crueldad franquista, recordó, no se detuvo hasta el mismo momento de su muerte, desde la postguerra, y esos asesinatos quedaron impunes. En Argentina conoció a Merçona Puig Antich, la hermana menor de Salvador,  – estaba muy unida a él y tenía 14 años cuando la ejecución; él pidió expresamente que no la presenciara -, con todas las razones para el resentimiento, pero llena de esperanza y alegría.

Un viaje a Buenos Aires donde estuvo rodeada de personas y de muchas mujeres valientes y animosas. Donde todas las víctimas estuvieron, como su bisabuelo Juan Rodríguez Tirado, presentes en efigie y cuyo retrato también la acompañó allí – quien le hubiera dicho que haría ese viaje…-. Mujeres cono Ascensión Mendieta, que cumplió 88 años en el vuelo, y que quiere recuperar aunque sólo sea un hueso de su padre, fusilado y en una fosa común de Guadalajara. Con visitas al Garaje Olimpo, de siniestro recuerdo y ahora otro lugar reivindicativo, y a la Esma, acompañada de Cartucho, ferozmente torturado allí. Con las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo, buscando ella también a su hermano, otro niño robado de la dictadura. Con la tricolor en ella. ¿Qué le vas a decir a la jueza, niña?, se preguntaban entre ellas. Tantas cosas…

Paqui Maqueda nos emocionó hasta las lágrimas con sus recuerdos, con su diario,  con su vitalidad y lucidez, con ese dolor suyo, y de todas l@s familiares, ‘convertido en fuerza y esperanza’. Con esa dignidad de unas mujeres, de unas personas, a las que enorgullece llamar compatriotas. ‘En la silla del criminal’ cuesta solo 7 euros, pero su valor es incalculable. Los beneficios de su venta irán destinados a pagar los gastos de edición y a las asociaciones memorialistas. Háganse con él. Por justicia y por reparación. Contra el olvido.

portada-libro-paqui-maqueda-BORDE

‘En red’: Tres en el cine.

Un programa sobre redes y bloguer@s, ‘En red’. Una emisora andaluza paradigmática, Canal Sur. Una proposición más que honrosa. Una cita a tres en un local sevillano muy conocido, abierto para la ocasión. Una sala vacía que se llenó de historias y recuerdos, de semblanzas y cuestiones que una periodista, Sonia, planteaba inteligentemente y un cámara, Rafa, filmaba sin perder detalle y situando el plano. Una penumbra iluminada de preguntas y respuestas.

http://alacarta.canalsur.es/television/video/webserie–la-grieta—apps-para-discapacitados–sacar-partido-al-iphone/1621845/300

Un paseo por los principios de un amor duradero. Unas preguntas que situaban pasado y presente. Unas luces que invitaban a las confidencias. Una grabación casi invisible, de tan discreta. Una conversación cómplice y amistosa. Un clima relajado y estimulante a la vez. Una butaca, un pasillo, una cartelera exterior, una entrada y una salida como escenarios. Una hora y media de rodaje que pasó volando.

Una sección, ‘Blogueros andaluces’. Un honor para Sevilla Cinéfila y para quien esto firma. Un programa que se emitió ayer de madrugada. Una repetición el domingo, 25, a las 21 horas. Un enlace que os dejaremos aquí y que está ya en la página de Facebook del blog. Nuestro momento comienza en el minuto 10.40, pero hay que ver todos los contenidos y a sus protagonistas.

Gracias a la emisora, a Bárbara, a Sonia y a Rafa por este hermoso regalo. Y, sobre todo, a Vita Lirola, creadora del blog sin el cual nada de esto hubiera sido posible. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

10174896_706438592731952_9192924638106248975_n

Aula de Cultura de ABC: Más cine, por favor…

 

No cabía un alfiler en el salón Hispalis, de ese marco incomparable y viscontiniano que es el hotel Alfonso XIII de Sevilla. La ocasión lo merecía pues se trataba de un monográfico sobre cine y, concretamente, sobre el realizador sevillano Alberto Rodríguez. Flanqueado por el excelente periodista Paco Robles y por el no menos cualificado crítico Miguel Olid Suero, ambos anfitriones situaron perfecta y complementariamente la carrera, filmografía, estilo y forma de trabajar del invitado, además de sus opiniones sobre temas de la máxima actualidad en lo que a la industria del llamado Séptimo Arte se refiere.

Segunda vez que en el Aula se habla de cine. “De ese arte fascinante que engloba a todas las demás”. Somos, se comentó”, una generación que no comprende la vida sin el cine”. Al protagonista de la noche, se le presentó como un ‘director con visión de autor’ y también como ‘uno de los cineastas de mayor interés del cine español, uno de los cinco mejores’. Y ahí está su brillante filmografía para confirmarlo. Títulos como ‘7 vírgenes’, ‘After’ o ‘Grupo 7’ le avalan sobradamente. Pero él, modestamente, lo ve de otra manera: ” Ahora me empiezo a creer que soy director de cine. Quería ser escritor y periodista antes que realizador”.

En cuanto a su modus operandi, reconoce abiertamente que tiene un buen tándem con su guionista – él escribe, yo corrijo – Rafael Cobos, Falete. Hablan mucho de la idea, de los personajes, comentan todos los detalles antes de ponerse a escribir. Eso le da al producto final su sello, su uniformidad, su coherencia y sus señas de identidad. Una vez acabado el guión, siguen reescribiendo durante los ensayos, con los actores… Se le asocia con el ”destilado final” de Berlanga-Azcona. Nada menos.

Sus relatos fílmicos son ficción pura y dura. Aunque haya partido de historias reales en ‘7 vírgenes’ y ‘Grupo 7’ , insiste en que  son ficción. Esta última cinta la describe como “un policíaco de acción, de personajes”. Y a este respecto, ha proyectado en el cine de género una mirada de autor, porque la dimensión de los protagonistas  es mucho más profunda que en la del thriller convencional. Fue también su ‘bautismo de acción’ en el cine y hubo de utilizar a especialistas, procedentes del western, que no siempre supieron entender su concepto de ‘acción realista’, opuesta a la clásica norteamericana.

Disfruta en los rodajes, por duros que sean. El director es un asalariado más y se trabaja maratonianamente, con solo un día de descanso semanal completo. Más flexible que metódico, suele improvisar bastante sobre una base firme de ensayo. En cuanto a las tomas, es algo perfeccionista pero depende del reparto. Hay intérpretes de primeras y otr@s  de últimas. Y aunque no tenga formación como director de actores, su experiencia en la televisión le sirvió de mucho.

Money, money… Algunas frases: ‘Sin industria, no hay cine’, parafraseando a Berlanga. ‘Las subvenciones son necesarias,’ ‘Existe ahora una peligrosa exaltación del cine hecho sin dinero’, ‘Hay que ajustar en estos tiempos de crisis’. ‘Las películas de francotiradores, salvo excepciones, no llegan al público’, ‘El primer fin de semana de taquilla es decisivo y ya lo sabemos desde el viernes…’, ‘El mínimo coste de una película para que todo el mundo cobre es de más de un millón de euros’. ‘Sí a los circuitos alternativos de exhibición, son fundamentales’. ‘El plan de rodaje está más presionado que nunca para no encarecer los costes’. ‘El cine no es caro’. ‘La ficción televisiva española funciona siempre por encima de las series norteamericanas, no así en el cine. En algo nos hemos equivocado’. ‘Sin apoyo de las cadenas no se puede rodar’

‘Ocho apellidos vascos’. No la ha visto. Su fenómeno en las taquillas no lo entiende nadie, porque el público español no ama su cine. Se alegra de su éxito y, con él, ha arrastrado a otro tipo de cintas más sólidas. Y las copias son fundamentales, partió con 300. Y con una campaña ‘salvaje’ de Mediaset se dice entre el público.

‘La isla mínima’, su último proyecto. Dos policías buscan a niñas desaparecidas en las marismas del Guadalquivir. ‘Otra forma de vida, se recorren cientos de kms sin encontrar a nadie’. Género negro, con voluntad de estilo, pero más cerrado y fiel a sus códigos. No es un guión literario, acción y diálogos, mínimas descripciones. Sin fecha de estreno. ¿Un ‘True Detective’ autóctono…?. No conoce la serie de culto.

Gracias al Aula de Cultura de ABC, a Paco Robles, a Miguel Olid Suero y a Alberto Rodríguez por esta velada tan apasionante. Que no decaiga. Más cine, por favor.

‘La vida inesperada’: NY, NY…

Del responsable de esta cinta que nos ocupa, Jorge Torregrossa, cosecha del 73, tuvimos ocasión de ver en la Sección Oficial del Festival de Cine Europeo de Sevilla la fallida e irregular,’Fin’, basada en la novela homónima de David Monteagudo. Ahora nos presenta esta su última propuesta, que se vió en el Certamen malagueño, y está ambientada en La Ciudad, así con mayúsculas. Una urbe que él debe conocer bien, puesto que vivió allí diez años, y otro tanto puede decirse de la escritora Elvira Lindo, autora del guión.

Así que el relato sigue a Juan, un actor que no ha conseguido triunfar en la Gran Manzana y malvive como puede a base de multiemplearse como monitor de cocina española, intérprete de un vodevil ruso o vendedor en una tienda de ultramarinos. Se conecta con su madre por Skype y la mantiene en el engaño de que todo le va bien. Pero un buen día, su primo, un triunfador nato, viene a visitarlo. De esta convivencia forzosa, ambos saldrán cambiados en la percepción de cada uno y en sus opciones de futuro.

Narrada en clave de comedia agridulce, con registros más amargos y menos complacientes de lo habitual en este tipo de historias, no puede evitar, sin embargo, que se le cuele un cierto tufillo resabiado y ansioso por remover las cosquillas emocionales del espectador. Desprende conocimiento del way of living del extranjero en una metrópolis tan fascinante como hostil y, a veces, funciona en las distancias cortas. Sobre todo, gracias al buen hacer del reparto.

Pero aunque el happy end lo es solo a medias, la traiciona el dejá vú, la ausencia de una crítica más ácida, el recrearse en los romances de ambos primos y la ausencia de un humor más directo. Todo ello, junto a determinados lugares comunes y, paradójicamente, situaciones forzadas y difícilmente creíbles, computa negativamente en esta cinta sobre seres a la deriva y sus vidas no tan inesperadas.

 

No sólo cine: Diván en violeta…

Quien esto firma expresa su más sentido agradecimiento al Instituto y al Consulado franceses de Sevilla, a la Asociación Andaluza de Psicoterapia Psicoanalítica, a la Unión Provincial de CC.OO, a la librería Relatoras – en cuya sede se celebró una rueda de prensa con la protagonista y posterior firma de libros – y a la Fundación Cajasol, por traer a Marie-France Hirigoyen – ‘El acoso moral’, ‘El acoso moral en el trabajo’, ‘Las nuevas soledades’, ‘El abuso de la debilidad’…- a nuestra ciudad, concretamente a La Casa de la Provincia, y posibilitar un extenso e intenso encuentro con ella, en el que se incluyeron sendas  intervenciones suyas en solitario y debates posteriores, con un descanso de por medio. En total, desde las diez de la mañana hasta pasadas las 14 horas.

La prestigiosa autora, pensadora, psiquiatra, psicoanalista y terapeuta de familia, entre tantas otras cosas, comenzó glosando el hecho de que, como analista, había puesto al descubierto la ‘violencia invisible’ o la ‘normalidad abusiva’. Así fue, pues en ‘El acoso moral’, término acuñado por ella. Una obra de enorme éxito y traducida a 28 idiomas, que detectó la ‘sutileza destructiva’. Sus lectores-as celebraron que alguien le pusiera nombre a lo que estaban sufriendo, pero no así sus colegas quienes se resistieron bastante a este nuevo concepto. Pero ella decidió conceptualizarlo a través de las experiencias que le relataban sus pacientes.

Incluso este término sirvió para poner las cosas en su sitio y replicar a cuant@s profesionales hablaban de masoquismo, de ‘goce de las víctimas’. Con Freud, producto de su tiempo, al fin y al cabo, a la cabeza, que atribuía esta tendencia especialmente a las mujeres. Un año después del libro, una ley sancionaba este tipo de acoso en Francia, un tipo de acoso que apela a la noción del bien y del mal, a una violencia psicológica muy difícilmente demostrable y menos aún, punible. También esta violencia fue reconocida jurídicamente poco después de publicar su ‘Mujeres dominadas’, que en castellano titularon como ‘Mujeres maltratadas’.

En cuanto a ‘El abuso de debilidad’ Y otras manipulaciones’, tampoco es fácil detectarlo porque los límites entre lo normal y lo anormal están confundidos en nuestras sociedades contemporáneas. Las personas más listas y brillantes cruzan esas fronteras y hay abusos escandalosos, como timos o estafas, que no pueden denunciarse, porque lo que no se nombra, no existe. Esto lo ha visto claro en sus pacientes. Se está en la violencia, si esta es nombrada. Una víctima ha de ser reconocida como tal para salir de este ciclo terrible, y, paradójicamente, las personas que más sufren no son las más demostrativas, al contrario. Porque lo inaceptable a estos niveles varía mucho histórica y geográficamente.

En el diván, Hirigoyen  ha desmontado el pernicioso cliché del consentimiento de las víctimas. Aunque ella misma admite que, contra el mal de una época que requiere certezas, hay que dudar, cuestionar e interrogarse. Confiesa que no da respuestas, sino que plantea preguntas. Pero sí enuncia el término de ‘consentimiento mitigado’, una ‘aceptación’ del abuso por parte de quienes lo sufren, muy condicionado por las circunstancias. Como el de la mujer que accede a tener relaciones sexuales con su pareja para calmar su tensión o agresividad… Pero si no se es consciente, si no se llama a estas  cosas por su nombre, se cae en la trampa y se resulta cómplice involuntari@ de esta dinámica de violencia perversa.

También ha desenmascarado al agresor, al culpable, al ‘perverso narcisista’. A sus características y a su ‘modus operandi’. Entre las primeras están la megalomanía (por baja autoestima), el arribismo, la seducción, la adaptabilidad, la irresponsabilidad, el egoísmo, la ausencia de sentido moral, de escrúpulos y de culpabilidad, la astucia, el dominio del lenguaje, la deformación de la realidad, la mitomanía, el victimizarse y el vampirismo emocional. No es un enfermo al uso, está en la frontera. Es un `psicópata de cuello blanco’. Entre ellos, timadores, mitómanos y falsos que detectan en l@s otr@s la debilidad que les resultará tan rentable. Y, lamentablemente, es una ‘personalidad a la moda’, tiene cualidades que conducen al éxito.

Habló también de l@s niñ@s en las separaciones conflictivas y dolorosas. De la custodia compartida, sobre la que no quiere generalizar. De que ‘los tiranos a los que no se teme, son los tiranos vencidos’, aunque ello no excluya, ni minimice su peligrosidad. De los entornos de las víctimas y su pasividad porque ‘nadie ve nada y se pierden las referencias de lo aceptable y de lo no aceptable’. De que puede salirse, aunque sea duro, por el estrés postraumático, de una situación de violencia. De que tienen más pervers@s en los divanes, en los tiempos que corren, que neurótic@s. De… Lo dicho, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

‘En cartelera’: Despropósitos

 

Como la abajo firmante les supone al tanto de las novedades de la cartelera que, en esta semana, se adelantaron un día a mayor gloria de la, ‘Godzilla’, de Gareth Edwards… Como la abajo firmante, pues, les supone al tanto, pasa a dar cuenta de los despropósitos de la oferta de esta segunda semana de mayo. Para empezar de uno de nuestros cines céntricos de referencia, aunque no el de la vos, se ha despedido una de las cintas más interesantes vistas en estos últimos tiempos. Se trata de la hindú, ‘The Lunchbox’, de Ritesh Batra, precedida de numerosos reconocimientos en los Certámenes en los que se ha exhibido, y a la que apenas si han mantenido diez días en el local, con una única copia. De haberse proyectado en el Avenida, muy seguramente habría funcionado el boca-oreja, dada su calidad, y no hubiera permanecido inédita para tant@s amantes del buen cine.

Inevitable, aunque doloroso, el registro de otra ausencia. En este caso, la de la israelí, ‘Llenar el vacío’, de la realizadora Rama Burshtein, avalada asimismo por las mejores críticas. Casi está confirmado que no la veremos. Otra incongruencia es proyectar determinados filmes en salas en las que, salvo excepciones, no se prodiga su público natural. Y, claro, es otra forma encubierta, aunque bienintencionada, de condenarlas al ostracismo. Hablamos, en este caso, de ‘10.000 km’, de Carlos Marqués-Marcet, que se hizo con cinco importantes galardones en el Festival malagueño, incluyendo Mejor película, director y actriz. Como este ejemplo, tantos y tantos más…

Saludamos, por contraste, la presencia, en nuestra todavía pantalla amiga, de un documental español, ‘Antonio Vega. Tu voz entre otras mil’, de Paloma Concejero. Ya sabemos que no es, precisamente, el género favorito de los exhibidores sevillanos.

Y nos resta lamentar que las censuras y presiones del establishment político -económico hayan imposibilitado la presencia en los cines de la franco-norteamericana ‘Welcome to New York’, del irreductible y transgresor Abel Ferrara, basada en el escándalo -uno de ellos, el más conocido- sexual del ex presidente del FMI, Dominique Strauss Kahn. Durante una de sus visitas a la ciudad citada, fue acusado de violación por una de las camareras del hotel en el que se alojaba. La protagonizan Gérard Depardieu y Jacqueline Bisset. Desde mañana, podrá verse exclusivamente en plataformas de video de internet, según fuentes de Hoy cinema. Otro inaceptable despropósito el de censurar las libertades de expresión, de creación y de exhibición.