‘Viajo sola’: Hotel, dulce hotel…

La realizadora italiana, Maria Sole Tognazzi – Roma, cosecha del 71, hija de los actores Ugo Tognazzi y Franca Bettoja – es la responsable de esta cinta que nos ocupa, tercera de su filmografía – cuyo guión ha escrito junto a Iván Cotroneo y Francesca Marciano – que incluye también un corto y un documental en homenaje a su padre. A propósito de esta su última propuesta cinematográfica ha declarado que: “Quería dibujar esa frontera que existe entre la libertad y la soledad”, que “la maternidad no es una receta infalible para la felicidad”, y que “el gran lujo en la vida es que cada uno entienda sus propias reglas para ser feliz”, en una muy interesante entrevista al diario Público, fechada el pasado día 1, y firmada por Begoña Piña.

En el enlace citado, define a su protagonista – la excelente Margherita Buy, que ganó el David Di Donatello a la Mejor Actriz por este trabajo – como “una mujer independiente y libre, que ha tomado sus propias decisiones”. Así, es una ‘inspectora de incógnito’ que viaja por cuenta de su empresa para evaluar los servicios de los hoteles más lujosos del planeta, alojándose en sus suites, y decidir si son merecedores de las estrellas que lucen. Eficiente y cuidadosa, realiza un trabajo impecable, que le gusta, por estar soltera y no tener hij@s. Un trabajo incompatible con una vida familiar al uso e incluso con una vida familiar atípica. Incompatible para una mujer, claro…

De hecho, es inevitable la asociación con el personaje de George Clooney en la notable cinta de Jason Reitman, ‘Up in the air’. Pero… las diferencias entre ambos son abismales. El primero, cínico y amoral, hace el trabajo sucio a cuenta de corporaciones, aún más crueles, sin sentir ninguna empatía por l@s afectad@s, trabajadores-as a l@s que notifica sus despidos. Pero la heroína de este filme juzga a empresas, sin más efectos colaterales que la pérdida de prestigio y tiene una red de relaciones de la que carece su referente fílmico.

En efecto. Estamos ante una mujer voluntariamente sola, pero no aislada. Su universo afectivo está cubierto por su hermana, sus sobrinas, su ex, con el que mantiene una estupenda complicidad, e incluso es receptiva a encuentros en sus lugares de trabajo con un hombres atractivo y una mujer interesante. Encuentros que la realizadora ha tenido la inteligencia de que no deriven en romance en el primer caso y que nos depare una impactante sorpresa en el segundo. Un azar que casi hace tambalear su equilibrio vital, casi…

Una película que se deja ver muy bien. Que tiene una factura muy cuidada. Que nos muestra los pormenores de un trabajo más que curioso y, de paso, la atmósfera de lujo que conlleva, además de lo que es preceptivo exigir como clientes-as en dichos establecimientos. Pero que no es superficial, en absoluto. Antes al contrario, reivindica para las mujeres otra forma de vida opuesta a la mayoritaria. Ahuyenta los tópicos y fantasmas de la soledad en ellas, convirtiéndola en enriquecedora y deseable.

Su protagonista no es perfecta, claro, pero es cálida y encantadora y sabe resolver sus conflictos. Ante la crisis emocional, se reafirma en su modus vivendi, en su independencia, singularidad y autonomía. Esto es muy estimulante y de agradecer en los malos tiempos que corren. La Buy está sobresaliente, pero también el resto del reparto en el que destacamos a Stefano Accorsi y Fabrizia Sacchi, con la presencia de Lesley Manville.   Quizás le falte, su tono es otro…, alguna intensidad. Pero es, sin duda, la mirada afín y lúcida de una mujer  sobre otra, que no deben perderse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s