‘Reencontrar el amor: Física y química

 

Sobre Lisa Azuelos, una de las miradas fílmicas de mujer que nos ha brindado la cartelera estival, nos cuenta Wikipedia, otra de las páginas imprescindibles de consulta e información, que es francesa, de la cosecha del 65, realizadora, guionista y productora e… hija de la cantante y actriz Marie Laforet. Ha declarado a propósito de esta película que “no va sobre el eros, el deseo carnal, sino sobre el ágape, una atracción que no se rige tanto por la consumación como por la comunión” y que “yo creo que el eros, hoy en día, ya no se lleva. Ahora se busca más el vínculo, la verdadera intimidad” Notas de la directora en la ficha técnica de los Cines Verdi.

La historia se centra en un abogado de éxito, felizmente casado y con hijos, que una noche conoce a una escritora, separada y con un hijo, por la que se siente fuertemente atraído. Pero ella no quiere tener nada que ver con hombres comprometidos y él no está dispuesto a traicionar a su esposa, ni a poner en riesgo la estabilidad familiar. Este dilema deberá ser resuelto cuando los sucesivos encuentros demuestren que su magnetismo mutuo va in crescendo.

La apuesta de la cineasta – que aquí interpreta con solvencia a la cónyuge del protagonista – es tan arriesgada como, pese a sus declaraciones anteriormente transcritas, a contracorriente. Porque resulta difícil imaginar que, en el microcosmos sofisticado, liberal y lujoso en el que se mueven los personajes, la química entre dos seres más que afines, pese a sus diferencias, y la intensidad de la pulsión mutua de fusión espiritual, le ganen la partida a la física de la consumación carnal.

Él y ella, ella y él, se desean enormemente pero, pese a la efervescencia de su conexión y el alto voltaje que desprenden – muy bien descrito y filmado, por cierto, el proceso de enamoramiento, puesto que de esa cosa llamada amor trata este relato- prefieren ser fieles a sus principios. Y, además, mezclan la llamada realidad con la fantasía, con el imaginario cuántico de un universo paralelo en el que las cosas podrían funcionar de otra manera.

Y todo ello, Lisa Azuelos sabe contarlo más que aceptablemente. Apoyada en su propio guión, sabe embaucarnos – en el sentido más decente del término – con una puesta en escena tan osada que se acerca al filo del celofán, pero que sabe reírse, al tiempo, de sus propias audacias. Contando con una pareja protagonista sobrada de encanto y buen hacer. La impecable y deliciosa Sophie Marceau y el excelente y adorable – sólo un pero, demasiado mayor para este personaje – François Cluzet. Atención a ese final, otra curiosa pirueta.

En fin, un romance diferente. Imperfecto, pero digno de ser visto. Ustedes mism@s…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s