Ciclo de documentales en la FNAC. ‘Stories we tell’: Todo sobre mi madre…

Los primeros lunes de cada mes se proyecta en la FNAC de Sevilla un más que interesante ciclo de documentales, seguido de coloquio, coordinado por el crítico y amigo, Miguel Olid Suero. Quien esto suscribe no suele faltar a dicha cita porque la selección es difícilmente mejorable y porque, lamentablemente, este género no suele prodigarse en las salas hispalenses.

Hoy se ha hecho una excepción en su fecha habitual y esta tarde hemos tenido ocasión de ver y comentar la cinta de la actriz y realizadora canadiense Sarah Polley, ‘Stories we tell’, fechado en 2012. Un documental autobiográfico, en el que su directora muestra aspectos desconocidos de su familia y de sus lazos con ella. Y lo hace a través de entrevistas e imágenes, que componen un complejo, lúcido, valiente, divertido y emocionante caleidoscopio que desvela, poco a poco, un secreto relatado por varias voces.

El eje del relato, e hilo conductor del mismo, es la figura de la madre de la directora, también actriz, fallecida cuando ella, su hija menor, apenas contaba con 11 años. Un retrato poliédrico de una mujer fascinante, llena de energía, pasión y vitalidad, que pagó con la pérdida de sus hij@s mayores su primer divorcio, ya que solo podía verles una vez al mes. Todo un hito esa resolución tan sexista y misógina de la justicia canadiense de los años sesenta… Y que, por ello, renunció a otra alternativa sentimental, para no reeditar ese drama.

Polley interpela a herman@s, ti@s, amistades, parejas, sobre la personalidad de su progenitora, sobre sus relaciones con ella  y nos va mostrando sus acuerdos y contrastes. Sus secretos, el secreto. Un secreto revelado y confirmado que cambiará sus relaciones y grados de consanguinidad. Un secreto que, a la manera de la hermosa cinta de Mike Leigh, servirá para estrechar aún más sus lazos, para ampliar vínculos y para mostrar la enorme generosidad del padre oficial de la firmante de este hermoso documento. Conmovedora la manera de asumir su (gran) parte de responsabilidad en el desarrollo de los acontecimientos y en el deterioro de su pareja.

Resta por decir que su puesta en escena también reserva sorpresas. Que es singular, osada y valiente de fondo y forma. En sus entrevistas, en sus imágenes de archivo, en su recreación de los momentos claves de una vida lamentablemente breve, pero apasionada y apasionante. En su narrativa que evita clichés y enseña su tramoya, que no juega con la catarsis. Tan serena, tan notable, tan llena de afecto, y comprensión.. Tan emotiva. Gracias, de nuevo, a Miguel Olid Suero por este espléndido ciclo, que volverá de nuevo el lunes, 2 de marzo. Ya le indicaremos el programa.

Mientras tanto, háganse con esta pequeña gran joya. Véanla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s