‘El club’: Noche oscura del alma

Un pueblo remoto de la costa chilenaCuatro hombres y una mujer, que forman una peculiar comunidad, viven allí en una casa- residencia. Apenas si se tratan con los vecinos. Sus existencias están regladas en el día a día. Así, rezan, cantan y apuestan en las carreras de galgos de la localidad. Uno de ellos entrena y, por descontado, explota al suyo propio, todo un campeón. Tales gentes no son como las demás, sino lo que se da en llamar personas sagradas. O lo que es lo mismo, cuatro sacerdotes y una monja, su cuidadora, desterrados por sus superiores a una suerte de exilio. La llegada de dos extraños, uno primero y el otro después, provocará un revulsivo en el precario equilibrio que mantienen.

98 minutos de metraje. Su realizador es Pablo Larraín – ‘No’, ‘Post mortem’…, cosecha del 76 -. Su guión lo firman Guillermo Calderón y Daniel Villalobos y su perturbadora fotografía, Sergio Armstrong. Gran Premio del Jurado en Berlín y 9 nominaciones a los Fénix, incluyendo Mejor Película y Mejor Director. Concursó en San Sebastián en la Sección competitiva ‘Horizontes Latinos’.

Estamos ante una obra mayor a la que resulta difícil describir sin superlativos ni obviedades. Hipnótica, demoledora, absorbente, cáustica, negrísima, brutal, desasosegante y durísima. Pero también, por momentos, divertida. Con un sentido del humor tan irónico y oscuro como el color de esas almas perdidas e infames. Como el color de sus pecados. Como el color de esos gravísimos delitos que han cometido mediante los abusos de todo tipo, la complicidad con los verdugos y la crueldad contra seres inocentes, no solo humanos-as, a los que destruyeron irremisiblemente.

Valiéndose de una soberbia puesta en escena, en la que imágenes, encuadres y paisajes revelan la turbiedad moral que los habita, Larraín, en efecto, nos los muestra en toda su aterradora impunidad. En toda la extensión de su ausencia de remordimiento. De su autoengaño. De su cinismo. “Nosotros llevamos una vida santa” le dice la mujer a quien se permite, en el ejercicio de su autoridad y de un legítimo derecho, interrogarles, confrontarles y cuestionarles en su pacífico y más que relajado ‘purgatorio’. La mirada de ese otro es también, en parte, la nuestra. Tan incrédula como horrorizada. Tan pasmada ante un escándalo cuyas raíces, pese a todo, no conviene atajar.

Porque el realizador es tan honesto como lúcido y se niega a un final complaciente y catártico. ¡¡¡Y qué final…!!!  Deja a sus personajes – compuestos por intérpretes en la plenitud de su talento como Antonia Zegers, Roberto Farias, Alfredo Castro, Alejandro Goic, Marcelo Alonso, Alejandro Sieveking o Jaime Vadell – en la incógnita de una existencia que ya no será exactamente la misma, pero sin una resolución superior.

Es una de las elegidas para debatir en nuestra próxima tertulia de cine del miércoles, 4 de noviembre. Una cinta extraordinaria, intensa y despiadada, sarcástica y cruel, dolorosa y terrible, que nadie, en su sano juicio, debería perderse.

 

Anuncios

2 Respuestas a “‘El club’: Noche oscura del alma

  1. Luis Casal Pereyra

    Hola Carmen,ésta fue la segunda de ayer.Aunque ya hablaremos,decirte aquí que lo que quiere contar el director es desagradable,perturbador terrorífico y hostil,muy hostil; y a fé que lo consigue de manera brillante, con una fotografía excelente una banda sonora acertadísima y unos encuadres magníficos;los personajes están representados con una credibilidad total.Ya nos veremos,un abrazo.
    Luis

  2. Sí, Luis, lo es. Y además de todo eso, tiene un perverso sentido del humor. Otro abrazo enorme para Lola y para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s