Archivo mensual: junio 2016

En cartelera: El verano es de las mujeres

Quien esto firma, es consciente de que aún faltan doce días para el verano oficial pero , a todos los efectos, estamos ya en él. Y cuando llega esta estación, comienzan a estrenarse películas realizadas por mujeres. Con las ventajas e inconvenientes que tal hecho conlleva. Porque que las veamos es positivo y el que lo hagan en temporada baja cinematográficamente hablando… no lo es tanto. Pero bueno, mejor esto que nada, tal y como está el patio.

Así, son tres las firmadas por directoras dentro de la nueva oferta de la cartelera de hoy. Dos de ellas, repescadas de fechas anteriores. A saber, una portuguesa, una británica y una española. Comenzamos por las dos primeras que pueden verse también – consulten siempre días y horarios – en su versión original y que son sendas adaptaciones de obras literarias.

Nos referimos a ‘La venganza de una mujer’, de Rita Azevedo Gomes, basada en la novela de Barbey D´Aurevilly, en la que un libertino y una misteriosa dama casada cruzan sus destinos. Las referencias son contrapuestas, pero no hay que perdérsela.

La inglesa es ‘Madame Bovary’, de Sophie Barthes, una nueva versión del inmortal clásico de Flaubert. Le han achacado frialdad y academicismo, tanto como fidelidad al libro. Hay que verla.

Siguiendo con las que se exhiben en vos, tenemos a la italiana ‘Si Dios quiere’, de Edoardo María Falcone, en la que un prestigioso cardiólogo ateo ve cómo su vida se desmorona cuando su hijo le hace una confesión inesperada. División de opiniones entre las que la califican de cáustica y muy divertida y las que le reprochan un mensaje políticamente incorrecto y conservador. La pelota, en sus tejados.

Y otra portuguesa. El volumen dos de la trilogía de Miguel Gomes, sobre ‘Las mil y una noches’, como metáfora de la situación de su país. ‘El desconsolado’, en este caso. Vista en la Sección Oficial del SEFF, quien esto firma le encontró valores fílmicos, pero le pareció intolerable su crueldad con los animales. Ustedes mismos-as.

Ya doblada tenemos a la norteamericana ‘Dos buenos tipos’, de Shane Black. Mezcla de comedia, acción y cine negro, sigue a dos hombres muy diferentes que deben unirse para resolver varios casos. Protagonizan Russell Crowe y Ryan Gosling. Ha dividido a la crítica, pero se le puede dar una oportunidad.

Y la española ‘Rumbos’, de Manuela Barló Moreno. Seis historias cruzadas, que se desarrollan en diferentes vehículos, de otras tantas parejas cuyas vidas cambiarán en pocas horas. Con Pilar López de Ayala, Ernesto Alterio, Nora Navas, Karra Elejalde y Carmen Machi, entre un reparto coral. No ha acabado de convencer, pero habrá que darle una oportunidad.

Entre las cinco inéditas, o que nos llegarán con retraso…, y que no se enumeran para no hacer esta entrada aún más extensa, está la de nuestro país ‘Las amigas de Ágata’, firmada por cuatro cineastas, Laia Alabart, Alba Cros, Laura Rius y Marta Verheyen. Retrato de un grupo de chicas de 20 años, a través de la mirada de la joven del título. Un aclamado y premiado trabajo de fin de curso, cuyas autoras acababan de graduarse en Comunicación en la Universidad Pompeu i Fabra de Barcelona. Ojalá podamos verla.

‘Acantilado’: Precipicios

Helena Taberna es una realizadora por la que quien esto firma siente todo el respeto. Responsable no solo de la película que nos ocupa – basada en una novela de Lucía Extebarría, ‘El contenido del silencio’ – sino de las más que dignas ‘Yoyes’ sobre la ex etarra asesinada y del documental ‘Nagore’, sobre la estudiante de enfermería muerta a manos de un residente de Psiquiatría en los San Fermines de 2008. Además es fundadora, y pertenece a su Junta directiva, de CIMA, Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales.

Por ello, acudió a ver ‘Acantilado’ con la mejor predisposición de ánimo. Y por ello lamenta que el resultado haya sido tan decepcionante. Tanto más por cuanto el tema – las sectas vistas desde dentro y en clave de thriller- unido a un buen retrato de personajes, especialmente los femeninos, y los paisajes de Gran Canaria como un elemento dramático más, la hacían, de entrada, atractiva y sugerente.

Un arranque muy potente, con un suicidio colectivo – tras una ceremonia ritual – de los miembros de una llamada comunidad en el acantilado del título, hace concebir esperanzas. Entre tales personas, supuestamente, está una chica desaparecida hace un tiempo, por lo que su hermano – un fiscal de prometedor futuro – debe acudir a reconocerla… No es ella. A partir de ahí, se abre una investigación para descubrir su paradero y se nos muestran flashbacks sobre el itinerario personal de la joven hasta ser absorbida por tan dudoso grupo.

Esas dos búsquedas paralelas, la oficial y la familiar, con el citado hermano y la pareja de la chica, otra mujer, junto a un retrato de la líder carismática y perversa, podrían haber resultado más que prometedoras. Pero, por mor de un guión vacío, inconsistente y lleno de agujeros e incongruencias, se va todo al traste. Al precipicio.

Lástima porque su factura formal es más que digna y sus protagonistas también, escapando a los estereotipos al uso. Así Goya Toledo, como la inspectora al mando, seria y triste, pero eficaz; Ingrid García Jonsson, tan frágil y vulnerable como firme y determinada; Juana Acosta, tan fuerte y leal; Ana Gracia, envolvente y perversa…

96 minutos de metraje. Su guión lo coescriben la directora, Natxo López y Andrés Martorell. La estupenda fotografía es de Javier Agirre y la música, ajustada a la historia, de Ángel Illarramendi.

Escrito queda. La pelota, en sus tejados.

‘En cartelera’: Amores y terrores

Una semana más tenemos que registrar una gran proliferación de ofertas en los estrenos de la cartelera sevillana. Comenzaremos por las que se proyectan en versión original subtitulada, en todas o en algunos días y sesiones. Consulten siempre la cartelera. Y entre ellas, dos documentales. Uno británico y otro francés. Hay que felicitarse por ello, pues hasta ahora era infrecuente verlos en nuestra ciudad. Lo cierto es que tampoco suelen durar mucho y hay que apresurarse para no perdérselos. Pero es mejor que nada…

El primero es ‘Steve McQueen: The Man & Le Mans’, de Gabriel Clarke y John McKenna. Acerca del rodaje de la película homónima del famoso actor y su pasión por los coches. Con material de archivo y entrevistas. Contraste de pareceres, aunque debería verse.

El segundo es ‘Francofonía’, del prestigioso realizador ruso Alexander Sokurov. Un drama histórico, basado en hechos reales, y ambientado en la época de la ocupación nazi en Francia, con la protección de los tesoros del Louvre como objetivo. Una reflexión transgresora sobre el arte y el poder que ha gustado mucho y es de visión obligada.

La tercera, ya de ficción, es la palestina ‘Idol’, de Hany Abu-Assad – ‘Omar’, ‘Paradise now’ – que sigue a un famoso cantante de su país, Mohammad Assaf desde su niñez hasta lograr su sueño artístico. División de opiniones, pero no hay que dejarla escapar.

La cuarta es la francesa ‘Fátima’, de Philippe Faucon. La historia de una inmigrante musulmana con dos hijas. Una, adolescente rebelde y otra, una joven que quiere estudiar medicina. Ha gustado bastante y no deberían perdérsela.

La quinta es el primer volumen de una trilogía sobre las mil y una noches, realizada por el portugués Miguel Gomes, como una metáfora crítica de la situación política de su país. Hablamos de ‘Las mil y una noches: El inquieto’. Vista en la Sección Oficial del SEFF, es curiosa, experimental y tiene referencias espléndidas, pero deja todo que desear en su trato con los animales. Ustedes mismos-as.

Y tres españolas, recibidas con división de opiniones. ‘Quizás’, ópera prima de Manuel Bollaín. Sobre una abogada, su cliente, un psiquiatra, su paciente y un enfermo a la espera de un trasplante cuyos destinos se cruzarán. Quien esto firma, tuvo ocasión de ver las otras dos y pronto tendrán sus reseñas en el blog.

Hablamos de ‘Acantilado’, de Helena Taberna, un thriller ambientado en el mundo de las sectas y de ‘Nuestros amantes’, de Miguel Ángel Lamata, una comedia romántica atípica, con un atractivo cuarteto protagonista. A saber, Michelle Jenner, Eduardo Noriega, Fele Martínez y Amaia Salamanca.

 

‘La Palabra y la Imagen’. Temporada 4: Punto y seguido…

No pudo tener nuestra tertulia de cine un cierre de curso y temporada más vitalista, brillante y divertido. Pese a otras alternativas y al calor inclemente, la sesión estuvo muy concurrida. Como siempre, pródiga en cantidad y en calidad. Con unos intensos y animadísimos contrastes de pareceres y con un invitado de etiqueta negra, José Luis Ordóñez, conductor del programa de cine de Canal Sur Radio ‘La Calle de Enmedio’, además de guionista y escritor.

Este hombre valiente supo aguantar el tipo, pues se encontró en franca minoría con respecto al resto del personal en las valoraciones de las películas. Especialmente en las dos últimas por orden de debate. Y lo hizo con sabiduría y un enorme sentido del humor. Lo que dio como resultado unas discrepancias tan respetuosas como intensas. Tan cómplices como apasionadas. Tan agudas como desternillantes.

Más consenso, aún con su división de opiniones y matices, suscitó ‘La punta del iceberg’, ópera prima de David Cánovas. Se valoraron su retrato de la codicia, de la explotación impía, y oculta las más de las veces, de la plantilla de las multinacionales. Su temática, muy poco tratada. Su compromiso. El trabajo de Maribel Verdú. Y no convencieron su mezcla de géneros. Su final, con excepciones. El tratamiento de sus secundarios-as. Su estatismo, gelidez y, para algunos-as, su falta de credibilidad.

Con otro debut cinematográfico ‘La bruja’, de Robert Eggers, las diferencias fueron acusadas pero, como en la siguiente, más que hilarantes. Unanimidad en su puesta en escena y en su belleza formal. Nada más. A una minoría le gustó su tratamiento del suspense. Su ausencia de sobresaltos al uso. Su visión de una familia tan cercana como aterradora. Su final. A la mayoría le disgustaron su ambivalencia, su frialdad, su ausencia de espíritu, su misoginia, su tratamiento de los personajes, sus trampas y su final.

Pero fue con ‘Corazón gigante’, de Dagur Kári, donde se dio el do de pecho. Nuestro invitado, solo ante el ‘peligro’, estuvo incisivo y provocador- en el mejor sentido – expresando su desafecto por ella. Le aburrió , le pareció tópica y nada adecuada para llevar a las nuevas generaciones al cine.

Puntos estos que el personal le rebatió con una declaración de amor a una película que estimaron sabia, compleja, nada convencional, emotiva y excelente en su fondo y forma. No solo, y especialmente, por el personaje central, sino por la otra Islandia y por la clase obrera que sabe retratar.  Por el tratamiento de las mujeres. De la que le despierta al mundo. De una madre tan atípica y erotizada. Del matonismo, de los prejuicios contra el diferente. Y, por supuesto, señalaron que debería ser de visión obligada en colegios e institutos.

El miércoles, 5 de octubre, estaremos de vuelta, inaugurando una quinta temporada. Comentaremos lo visto en verano, teniendo a la última propuesta de Alberto Rodríguez, ‘El hombre de las mil caras’, que se estrena el 23 de septiembre, como protagonista central.

Gracias a La Casa del Libro, al impecable trabajo de José Iglesias Blandón, a José Luis Ordóñez por lo que hemos aprendido, discutido y disfrutado de y con él y a los-as mejores tertulianos-as del mundo mundial por hacer de cada encuentro algo inolvidable. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Feliz verano.