Archivo diario: marzo 17, 2017

‘Land of mine’ (Bajo la arena) : Guerra y Paz

Durante los cinco años que duró la ocupación nazi de Dinamarca, el ejército alemán sembró  más de dos millones de minas en la costa occidental del país. Una vez consumada su derrota y rendición, su homónimo danés utilizó a prisioneros de guerra, apenas unos niños y sin experiencia, para localizar y desactivar cerca de 50.000. Algo que provocó incontables bajas entre ellos.

De este oscuro y feroz episodio, da cuenta esta producción de 100 minutos de metraje, escrita y filmada por Martin Zandvliet, cosecha del 71. Muy bien fotografiada, en sus claroscuros y luminosidad, por una mujer, Camila Hjelm y con una más que digna partitura de Sune Martin. El reparto, coral, aún con ciertos protagonismos, es excelente.

Premio del Público en Gijón, tres del Cine Europeo entre otros reconocimientos tales como ser nominada al Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa. Es una de las elegidas para ser debatida en nuestra próxima tertulia de cine del miércoles, 5 de abril. Cuando se escriben estas líneas, sólo tiene un horario tardío en Nervión. CONSULTEN LA CARTELERA, PUES PUEDEN VARIAR  LOS HORARIOS Y SESIONES DE UN DÍA PARA OTRO.

La mirada del realizador – tan honesta y valiente desvelando los trapos sucios históricos de un país, el suyo propio, aparentemente tan civilizado – se mantiene ecuánime en cuanto al tratamiento de vencedores y vencidos. Su empatía justa y necesaria con esas criaturas inocentes, víctimas propiciatorias de un comprensible resentimiento, le lleva a mostrar, en un clima enrarecido, crudo y desasosegante, la brutalidad intolerable del trato feroz y vejatorio que se les dispensa.

Pero es también capaz de reflejar la evolución del cruel sargento, que se relaciona directamente con los chicos, y la de tales vínculos y su enfrentamiento con unos mandos intolerantes en su sed de venganza, hasta su determinación final. Todo ello en un relato nada lineal sino, por el contrario, lleno de giros inesperados y de una tensión in crescendo.

Estamos, pues, ante un poderoso drama sobre los desastres de la guerra, de la postguerra y de una llamada paz, con los daños colaterales del odio y del rencor que nubla cualquier atisbo de derecho y que ampara cualquier exceso. Estamos ante una película que no deberían perderse.

 

Anuncios