‘Rojo’: Vísperas del terror

Quien esto firma, tiene que reconocer que resulta díficil escribir una reseña crítica – que obliga a repensar lo visto, a recordarlo, a articularlo de forma matizada, con cierto rigor y complejidad y a consultar determinados datos, lo que le suele llevar inevitablemente, y como poco, un par de horas – cuando se tiene una media de 5 visitas diarias en este blog. Vale que estamos en verano, pero…

Aún así, su compromiso con quienes – aunque el número sea tan exigüo- lo leen puede más que la desmotivación. Y aquí va la de esta que nos ocupa, ‘Rojo’, cuya ficha técnica reza: coproducción entre Argentina, Francia y Brasil, fechada en 2018 y escrita por su propio realizador, el guionista y cineasta Benjamín Naishtat – cosecha del 86, del que es su tercera propuesta tras ‘Historia del miedo’ (2014) y ‘El Movimiento (2015) – con una espléndida fotografía de Pedro Sotero y una música que subraya muy bien, cuando es necesario, la tensión dramática, que firma Vincent van Warmerdam. Se hizo con la Concha de Plata al Mejor Director, además de los galardones al Mejor Actor – al magnífico Darío Grandinetti – y a la Mejor Fotografía del citado Pedro Sotero en el Festival de San Sebastián del pasado año.

La historia está ambientada en una ciudad de provincias en 1975, un año antes del golpe de Estado de Videla, cuya feroz dictadura duró desde 1976 hasta 1983 con el saldo pavoroso, entre asesinatos, desapariciones y torturas, de 30.000 víctimas. Como declaró el director a Begoña Piña, en una excelente entrevista de lectura obligada, en ‘Público’, fechada el pasado día 2: “En la Argentina de los 70 el alto costo de la complicidad civil con un gobierno asesino fue el de perder una generación entera de líderes sindicales, sociales, culturales y políticos”

De esto da cuenta este intenso drama, en este thriller negro, negrísimo a través de la historia de un abogado estrella y su enfrentamiento con un desconocido al que, previa provocación de este en un restaurante, humilla y avergüenza públicamente. El letrado y su mujer tendrán, a posteriori, un nuevo enfrentamiento con él que se dará lugar a una situación límite cuyas consecuencias, teñidas de mentiras y ocultaciones, serán imprevisibles.

Este hilo conductor se ramifica en relatos, situaciones y personajes representativos de una burguesía que participa y o encubre un estado de cosas aberrante en cuanto a derechos humanos y abusos de poder. Pero Naishtat lo narra en una clave estilizada, con una puesta en escena y un enfoque del relato nada convencionales, que – por paradójico que resulte – constituyen la mayor fuerza y la mayor debilidad de ‘Rojo’.

Porque su arranque espléndido y su atmósfera opresiva e inquietante que nos golpea impíamente coexiste con una dispersión que neutraliza y revierte la tensión insoportable en preguntas sin respuesta y subtramas que no conducen a ninguna parte. Porque sus aciertos estéticos devienen a veces vacíos de contenido cuando no están – como aquí – apoyados en un guión sólido. Una pena que, de haberse evitado, podría haberla convertido en una obra mayor y redonda.

Pero, en cualquier caso, es evidente que debe verse. Estará en el Avenida desde hoy y – que quien esto firma sepa – hasta el próximo miércoles, 14, en una única sesión a las 20.15.

Escrito queda y no permitan que se les escape.

2 Respuestas a “‘Rojo’: Vísperas del terror

  1. Carmen,he ido a verla por tu crítica y me ha gustado mucho. Gracias. Cristina.

  2. Gracias a tí, Cristina, gracias a tí. Me alegro mucho. Aquí tienes un espacio para comentar, coincidir o discrepar. Buen fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s