‘Carmina y amén’: Honrarás a tu madre

Quien esto suscribe, confiesa que se enfrentó a la visión de esta segunda entrega de la saga familiar León-Barrios, con bastantes reticencias y reservas.  En primer lugar, porque los costumbrismos al uso, según los cánones televisivos, – o, incluso, según los docudramas castizos – no son su fuerte, sino todo lo contrario. Porque abomina, además, de la trampa autocomplaciente y acrítica que subyace en determinados presuntos retratos de ciertas capas populares. En los determinados presuntos retratos de la fauna de las barriadas – sevillanas, en este caso – a golpe de sal gruesa y humor tópico, que buscan las cosquillas de un público adepto sin cuestionar usos y costumbres, sino jaleándolos. Sin bucear en las causas, pero mostrando las más previsibles y facilonas pautas de conducta.

Algo, y mucho de ello, hay en ‘Carmina y amén’, pero no sólo… Porque en esta historia de humor negro, que está rompiendo las taquillas, hay más riesgo de fondo y forma que en la primera. Porque también hay un ejercicio de ficción sobre los personajes reales y sus circunstancias. Porque es ingeniosa y brillante en sus diálogos y transmite credibilidad. Porque resulta, por momentos, más que divertida.

Porque sus personajes no son de una pieza, sino que están más elaborados. Porque juega bien con elementos surrealistas e incluso aporta destellos del mejor esperpento ibérico. Porque está habitada por una galería de mujeres singulares, fuertes y supervivientes. Porque su reparto le funciona. La química madre-hija, el personal familiar y el del vecindario… Pero, sobre tod@s por una inmensa Yolanda Ramos, justamente premiada en Málaga y que va camino del Goya. Si no, al tiempo. Porque el giro final te sorprende y te impacta…

Pero aún así, las reservas en quien esto suscribe son más poderosas que las adhesiones, por las razones anteriormente descritas. Paco León, y lo demuestra con creces en la magnífica escena del entierro, puede y debe ser más ambicioso, tanto a nivel de relato – dotarle de una mayor cohesión y unidad y desembarazarse de tópicos lugares comunes- como a nivel estilístico. Es un reto que debe asumir como cineasta. Como el realizador de talento que esperamos que sea.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s