‘El pasado’: Familias…

Del guionista y realizador iraní Asghar Farhadi, cosecha del 72, valoramos enormemente su multipremiada – Oscar y Globo de Oro Mejor Película Extranjera, César, Oso de Plata en Berlín y un largo etcétera – ‘A separation’, aquí titulada ‘Nader y Simin, una separación’. Esta que ahora nos ocupa, ‘El pasado’, es la sexta de su filmografía e incide asimismo en la temática de vínculos rotos y familias desestabilizadas, en sociedades cerradas y claustrofóbicas. Aunque hay diferencias apreciables…

La historia sigue a un hombre que viaja de Teherán a París para firmar el divorcio, tras cuatro años separado, a petición de su esposa francesa, quien vive allí con sus dos hijas, una de ellas adolescente. Marie quiere regularizar su situación con Samir, padre de un hijo, y cuya mujer está en coma. Cuando el protagonista vuelve al hogar que compartieron se encuentra con una situación incandescente, llena de tensión y de secretos, en la que se verá implicado, muy a su pesar.

Para empezar, sorprende gratamente que se  relaje, comparativamente hablando, el orden de cosas patriarcal con un ex marido que no es integrista, sino presuntamente todo lo contrario. Con una pareja que, pese a su deshonestidad conyugal, tampoco es el hombre, compañero o padre estricto que parece. Con una mujer aparentemente libre en su vida, con independencia económica, trabajo y apertura en sus relaciones afectivas.

Pero, claro, todo ello tiene un reverso. El círculo vicioso de desórdenes emocionales, incomunicación y claustrofobia doméstica está ahí afectando dolorosamente a l@s adult@s y a l@s niñas. Secretos que se revelan, parentescos sorprendentes… Los personajes no siempre son exactamente lo que parecen, ni lo que se da por establecido.

Y ahí, donde el talento del director tendría que haber brillado más mostrándonos la paradójica complejidad de las relaciones humanas, especialmente en sus vínculos más estrechos, fracasa lamentablemente en su intento embarullándolo todo, perdiendo el norte y el ritmo de la historia y complicándola – dramatizándola en su peor sentido – innecesariamente. Y eso que el reparto lo da todo, con especial mención para Bérénice Bejo, justamente premiada en Cannes. Una verdadera pena porque, pese a todo, estamos ante un cineasta valioso y a seguir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s