Archivo mensual: diciembre 2015

‘En cartelera’: Seres sintientes

En la oferta de la cartelera que se inaugura hoy, tenemos cuatro películas en versión original. Pero, dos de ellas, no en todas las sesiones. Se trata de una película francesa y otra norteamericana, nuevas adaptaciones al cine de sendos clásicos de la literatura, que se proyectan únicamente en Nervión, hasta donde quien esto firma ha sido informada. Consulten horarios, pues, y entramos en materia.

La primera nos llega con dos años de retraso. Se trata de ‘La religiosa’, de Guillaume Nicloux y está coproducida también con Alemania y Bélgica. Sobre la novela de Denis Diderot,  que ya filmara Jacques Rivette en 1966.

Ambientada en el siglo XVIII, narra la historia de una brillante chica adolescente que es obligada, contra su voluntad, a entrar en un convento. Allí se enfrentará al despotismo y a la feroz y fanática autoridad de la madre superiora y de unas reglas injustas y arbitrarias. Ha obtenido contraste de pareceres, pero habrá que comprobarlo. Se destaca la interpretación de su protagonista, Pauline Etienne. En su reparto están asimismo Isabelle Huppert y Martina Gedeck.

La segunda es ‘En el corazón del mar’, de Ron Howard. Basada en ‘Moby Dick’, de Herman Melville, tras la que filmara John Huston en 1956 y, al parecer, más cercana a la historia real que inspiró el libro. Quien esto firma, apuesta decididamente por el animal, una hermosa criatura, a la que el género humano persigue, explota, aprisiona, acosa y asesina y por su legítima defensa en contra de los balleneros criminales y del siniestro capitán Ahab. Sus referencias son irregulares. Ustedes deciden.

La tercera, tiene todas sus sesiones en su lengua original en el Avenida y solo algunas en otros locales. Hablamos del estreno estrella de esta semana, ‘El puente de los espías’, de Steven Spielberg. Es su última propuesta fílmica, tres años después de estrenar ‘Lincoln’.

Y es un thriller dramático, basado en una historia real y ambientado en los años 50, en plena Guerra Fría, sobre un abogado de Brooklyn que se ve involucrado por la CIA en una delicada misión. Se la ha descrito como una mezcla de Le Carré y Capra. Nada menos. Sus referencias son excelentes y hay que verla sí o sí. Es una de las elegidas para debatir en nuestra próxima tertulia de cine del miércoles, 13 de enero. Protagoniza Tom Hanks, junto a, entre otros-as, Alan Alda y Amy Ryan, pero es Mark Rylance el que se está llevando todas las nominaciones como mejor secundario.

La cuarta, formó parte de la Sección Oficial del pasado Festival de Cine Europeo de nuestra ciudad. Hablamos de la coproducción entre Grecia, Irlanda, Reino Unido, Francia y Países Bajos, ‘Langosta’, de Yorgos Lanthimos. Premio del Jurado en Cannes. Sobre una sociedad futura, o metafórica, en la que la soltería no es aceptada.

Por lo que a las personas sin pareja las encierran en un hotel, con un plazo para conseguirla. Si no lo hacen, serán convertidas en animales. Fuerte división de opiniones críticas. Quien esto firma, no la ha visto, ni la verá, al estar documentado el maltrato, y puede que asesinato, de seres sintientes no humanos durante su filmación. Así que ya saben…

Destacar, por último, el estreno de la española ‘Techo y comida’, debut en el largometraje de Juan Miguel del Castillo. Sobre una joven madre soltera que malvive como puede, sin ayudas, ni subsidios. Premios Asecan Ópera Prima, del Público y a la Mejor Actriz en Málaga. En general, ha gustado bastante, con algunas reservas y especialmente la magnífica interpretación de su protagonista, Natalia de Molina. Hay que verla.

 

‘La Palabra y la Imagen’. Temporada 4: ¡¡¡Felices Fiestas!!!

Una brillante despedida de un año brillante, la de la sesión de esta tarde-noche de La Palabra y la Imagen. Incluso bañada, al final, con un estupendo cava, obsequio de La Casa del Libro. Con un respaldo importante de público, pese a haber coincidido, a la misma hora, con otras opciones culturales atractivas. Con una intensa participación, con una energía, con la vitalidad, con el respeto y el buen feeling de siempre entre gentes tan diversas. Entre opiniones tan matizadas, en los acuerdos y en los desacuerdos. Entre tantas miradas y tantas aportaciones, a cual más enriquecedora.

Alejandro Ruiz Bobillo, el crítico invitado – periodista especializado en cultura, master de guión en ficción, para cine y televisión, redactor y crítico en diversos programas de radio como Generación Geek o en portales digitales como Planeta Desmarque – supo introducir las dos cintas a debate con tanta precisión como brevedad, a fin de animar al diálogo.

Se comenzó con ‘Dheepan’, de Jacques Audiard, Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes. Una notable y potente película, que suscitó unanimidad en sus valores cinematográficos. Se destacaron su complejidad. Su enfoque tan diferente de la inmigración. Sus lecturas políticas, sociales e intimistas.

Se la analizó con una tanta exhaustividad como matices. Se destacaron los personajes y sus interrelaciones. El microcosmos marginal en el que se insertan, multiétnico, con la mafia blanca de traficantes, pero con techo, trabajo y comida. Esa familia, que no es tal y acaba siéndolo. El hombre, siempre oscuro y con un duro pasado. La joven que debe adaptarse, hasta en el velo y que buscaba otro destino. La niña, fascinante e inteligente. Los bloques de la periferia. Su reparto, que transmite credibilidad. El final, esperanzador y, al fin, luminoso entre tanta negrura.

‘Nadie quiere la noche’ también dio que hablar. En general, para bien. Se comentaron aspectos de la vida real de esa protagonista tan singular e intrépida, como clasista y prepotente. De su evolución. De su relación con la esquimal. De la ternura y la pureza de esta última. De ese secreto que ambas compartieron. De su factura impecable. De su bellísima fotografía. De su puesta en escena tan clásica, como rodada cámara en mano. De los veinticinco minutos que se le suprimieron a su metraje original.

Hubo división de opiniones respecto a si es mejor la primera parte que la segunda. Elogios a la magnífica composición de Binoche. También a la breve de Gabriel Byrne y a la ajustada de Rinko Kikuchi. Dudas sobre si el marido llegó, parece que no, a ‘coronar’ el Polo Norte. De la personalidad del personaje central como escritora y viajera. De las características de un cónyuge casi siempre ausente. De…

El miércoles, 13 de enero, más. Con tres películas, tres, a debate. Hay que verlas pronto, pues entran todas en este mes. Son, a saber, y por orden de estreno, la estadounidense ‘El puente de los espías’, de Steven Spielberg, que lo hace el próximo viernes, 4 de diciembre. La británica ‘Sufragistas’, de Sarah Gavron, que llegará a nuestras salas el 18 y su compatriota ‘Macbeth’, de Justin Kurzel, que hará lo propio el día de Navidad. Todas ellas, precedidas de excelentes referencias críticas.

Gracias a Alejandro Ruiz Bobillo, a José Iglesias Blandón, a La Casa del Libro y a las mejores y a los mejores tertulianos-as del mundo mundial por otra velada inolvidable. ¡¡¡FELICES FIESTAS!!!. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

‘Nadie quiere la noche’: Contra el viento del norte

La escritora y viajera estadounidense Josephine Cecilia Diebitsch, contaba 25 años cuando se casó con Robert Peary, explorador, con quien tuvo dos hijos, un niño y una niña, el bebé de la nieve, como la llamaron, pues nació en ella. Perteneciente a la alta burguesía ilustrada de su país, escribió en ‘Mi diario ártico’ sobre «los muchos meses de sólido consuelo real y la felicidad que goza la mujer que, cuando deja casa y amigos, se la advierte que se prepare para soportar todo tipo de penurias». Fuentes de las imprescindibles Wikipedia y de Dona Havia De Ser. La National Geographic Society le concedió su máximo honor, la medalla de oro.

Isabel Coixet, cosecha del 60, recupera para el cine a esta dama intrépida, valiente y nada convencional, pese a su cultivo extremo de las formas aún en las situaciones más límites, en esta película que nos ocupa. Y lo hace describiendo su viaje al encuentro de su marido, en 1908, cuando él estaba a punto de ‘coronar’ el Polo Norte. Cosa que hizo, presuntamente, un año después. Más de doce meses… De los cuales, varios bajo la tiranía de un feroz invierno de noches eternas. Nadie quiere la noche.

Y lo hace dividiendo sabiamente la cinta en dos partes bien diferenciadas. La llegada a Canadá de la protagonista para preparar la expedición hacia el campamento base, en el que supuestamente se encuentra Robert Peary, a quien no ha visto desde hace mucho tiempo, a quien ha visto muy poco desde que contrajeron matrimonio.

En la que ella nos muestra su rostro más altivo, colonial, clasista y xenófobo, disfrutando con la caza de hermosos animales pero, sin olvidar su amor por la música, la civilización y la belleza en todas sus formas. Allí se confronta con un guía blanco – excelente Gabriel Byrne – y hace oídos sordos a quienes le ruegan que desista de tal despropósito, en el que se mantiene firme.

Y otra en plena expedición, afrontando los rigores extremos de una naturaleza inclemente. Afrontando las pérdidas y las deserciones de sus compañeros.  Afrontando riesgos crudos e insoportables, hasta quedarse a solas con una  esquimal, guía y compañera. Tan semejante y tan opuesta, con la que comparte más cosas de las que imagina…

118 minutos de metraje. El guión lo ha escrito Manuel Barros. La bellísima fotografía es de Jean-Claude Larrieu. La hermosa banda sonora, de Lucas Vidal. Una producción impecable, una factura majestuosa, unos paisajes que cortan el aliento al servicio de una historia de exploración, de iniciación, de descubrimiento, de transformación, de solidaridad y de amistad profundas. Con una inmensa Juliette Binoche, superándose a sí misma, a la que Rinko Kikuchi da una réplica más que digna

Otro giro radical de la realizadora, desde la comedia ambientada en La Ciudad por excelencia de ‘Aprendiendo a conducir’, hasta este drama del siglo pasado, en la tundra más hostil. Intensa, profunda, absorbente, emotiva, épica y lírica expedición de una mujer, de dos mujeres, contra el viento del norte, contra toda razón y contra toda lógica. En busca y a la espera del hombre ausente y encontrándose a sí mismas en la solidaridad y en el afecto mutuos.

La comentamos, junto a la Palma de Oro del pasado Festival de Cannes, ‘Dheepan’, de Jacques Audiard,  esta tarde, a las 19.30, en nuestra tertulia de cine de La Casa del Libro, en la calle Velázquez. Entrada libre. Si la han visto, y aunque no lo hayan hecho, están invitados-as. En cualquier caso, háganse el regalo de no perdérsela.