Manifestación antitaurina, Sevilla 2017: Algunas consideraciones

Esta no va a ser una crónica triunfalista, ni autocomplaciente, aunque sí  hecha desde una mirada personal e intransferible. Pero no por ello va a obviarse registrar la fuerza, la potencia, la vibración colectiva, la entrega apasionada, y sin desmayo, de hermosa gente animalista de todas las edades durante las casi tres horas del recorrido del evento antitaurino del año, organizado por PACMA y al que se sumaron otros colectivos y asociaciones.

Un recorrido que, como en 2016, partió del Palacio de San Telmo, atravesó dos puentes, el también llamado de San Telmo y el de Triana, con la calle Betis entre ambos, para desembocar en el Muelle de la Sal.

Un recorrido, al cálido sol abrileño, en el que los eslóganes más coreados fueron: ‘Tauromaquia abolición’, ‘Vergüenza me da la Fiesta Nacional’, ‘Esa plaza la vamos a cerrar’, ‘Sevilla es mucho más’, ‘Derechos ya para los animales’, ‘Toros sí, toreros no’, ‘La tortura no es arte, ni cultura’ – esto, además, con la coincidencia de la fecha con el Día del Libro – ‘Con la entrada, cómprate un libro’ o ‘El maltrato animal, al Código Penal’, entre un larguísimo etcétera, que no cesaron, ni desfallecieron, durante todo el camino.

Un recorrido que nos distancia cada vez más, por la presión de los lobbys taurinos, secundados por la instancia política correspondiente, del que deberíamos tener derecho. Del que fue en los primeros años, hasta hace tres. O lo que es lo mismo, del Palacio de San Telmo hasta la propia Plaza de la Infamia, a través del Paseo de Colón.

Un recorrido que debería reivindicarse, por nuestra propia visibilidad ante los partidarios del sufrimiento y la muerte. Porque allí,  mostrándonos frente a ell@s, dejamos al aire sus vergüenzas ante propi@s y extrañ@s. Eso es lo que no toleran. Por eso nos quieren cada vez más lejos. Y por eso mismo, hay que recuperarlo. Quien esto firma, es consciente de la dificultad ante tantas presiones, pero el espacio público es teóricamente de tod@s…

Hay que lamentar también que, pese a las muchas personas que la secundaron, no fuera todo lo multitudinaria que hubiera debido ser. Con menor asistencia incluso que en su predecesora. Quien esto firma, pudo constatar destacadas ausencias, tanto a niveles personales como de colectivos. Y esto es algo que no deberíamos permitir.

Esto es algo que no podemos, en conciencia y tal como está el patio, permitirnos. Porque las diferencias, un lógico espectro plural, tendrían que sumar y no restar. Porque ser las voces de los sin voz obliga y compromete a estar en la calle y no solo en las redes sociales.

Es el acto animalista del año. El más importante. A veces, aunque suene paradójico, lo tienen más en cuenta l@s taurin@s que nosotr@s. Porque, en su celo por boicotear la Marcha, improvisaron una suerte de procesión – ¡¡¡con caballos, pobres!!!- en nuestro punto de encuentro, alegando un permiso que no tenían… Muy fuerte. Por lo tanto, cuidémoslo como @merece.  Y, desde luego, agradecer, junto a PACMA y a los colectivos que se sumaron, a quienes pese a todo, con todo y por todo, lo habéis hecho posible. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s