Archivo diario: octubre 5, 2014

‘Ahí os quedáis’: Amén…

El currículum del realizador de esta película norteamericana, el canadiense Shawn Levy, cosecha del 68, no es precisamente distinguido. Entre su filmografía están ‘Los becarios’, o las tres de la saga, ‘Noche en el museo’… Aún así la abajo firmante se atrevió con esta su última propuesta fílmica, basada en best seller de Jonathan Tropper, quien se encarga asimismo del guión. Su metraje es de 103 minutos y el título original sería algo así como ‘Ahí donde os dejé’, que no tiene nada que ver, ni literal, ni metafóricamente hablando, con el ‘creativo’ castellano.

Cuenta la historia de tres hermanos y una hermana, de ascendencia judía, pero no practicantes que, a la muerte del padre, y respetando, aún a regañadientes, su última voluntad, deberán acatar la Shiva. Se trata de permanecer en la casa familiar durante un duelo de siete días, con sus parejas, tras el funeral. Con su exuberante y desinhibida progenitora como anfitriona. Los problemas, que tod@s arrastran, más los derivados de tan forzada convivencia, no tardarán en estallar.

Enésima versión del género de los reencuentros familiares, con el toque negro del  óbito, funeral y duelo paterno a la manera hebrea, aunque teóricamente descreída. Y con el presunto picante añadido de su ‘apertura’ en temas sexuales. En este caso, mostrada de una forma más bien obvia y, a la postre, conservadora. Porque, pese a su presunta osadía, verbal y de algún que otro gesto, la cinta no puede ser más recatada. No transgrede, salvo esa ‘sorpresa’ materna, ni un solo tabú, ni uno solo.

Con un tratamiento  rutinario, sin apenas gags, aburrido, sin el ritmo y la malicia que un tema supuestamente rompedor hubiera requerido. Previsible hasta decir basta en la resolución de los conflictos, así como en el tratamiento de los personajes y sus relaciones. Capítulo aparte merece su sexismo. Los caracteres femeninos son tópicos, esquemáticos, objetales, no salen de su rol y son maltratados – bastante más que algunos de sus homónimos masculinos – por un guionista y un realizador maniqueos y patriarcales. De vergüenza ajena.

El reparto, desigual, pero es que, con tales mimbres, es imposible. En fin, ustedes verán…