Archivo diario: octubre 14, 2014

Seis días en Nueva York. Naturaleza y Arte

Con un cielo brillante y gris, si, estas paradojas son posibles, nos encaminamos a Central Park que luce precioso, verde y húmedo, junto a los dorados y fucsias otoñales. Frondoso, pero con grandes praderas que permiten contemplar el clásico perfil neoyorquino. Con hermosos lagos que lo recorren y bancos en todos sus caminos.

Bancos de madera con placas de bronce en sus respaldos en las que particulares, que han pagado por ello, recuerdan a sus seres queridos, sus aniversarios de boda, a sus animales perdidos y hasta hacen propuestas matrimoniales. De lo más curioso.

image

El edificio Dakota, de siniestro recuerdo tanto en la ficción, por La semilla del diablo, como en la vida real, por el asesinato de Lennon, nos contempla, hermoso e imponente, mientras nos acercamos a la famosa glorieta Strawberry Fields, en homenaje al músico. Con un mosaico en blanco y negro, con la leyenda Imagine. Un clásico que suena allí mismo, en la voz de un artista callejero.

Luego, la preciosa Fuente de Bethesda, es otra parada obligatoria, con su ángel presidiendola, mientras las palomas se posan en sus alas y en su cabeza. Fue esculpida por Emma Stebbins, creadora bohemia y feminista. De ahí, al Castillo de Belvedere, con magníficas vistas a la Quinta Avenida, desde distintas alturas.

image

Y el broche de oro de la visita a este parque único es rendir pleitesia al País de las Maravillas, con Alicia, el Sombrero Loco, el Conejo Blanco, el Gato de Cheshire y la Liebre de Marzo. Con la divertida banda sonora de los juegos infantiles en torno a los famosos personajes de ese libro inmortal.

image

Seis días en Nueva York. Otros mundos

El otoño neoyorquino nos regala un cielo completamente azul, la tercera variante térmica desde nuestra llegada, con la que disfrutar de otra visión de la ciudad, de sus contornos,  volúmenes y edificios. Otra atmósfera. Hoy toca subir al Empire State o, lo que es lo mismo, el rey del perfil de la Gran Manzana.

image

En sus vestíbulos,  pueden verse homenajes a quienes lo construyeron sin red, ni casi medidas de seguridad. Preciosas fotos de la época,  que impresiona contemplar. Y en videos, las personalidades que lo visitaron y los trailers de las películas que lo inmortalizaron como Tú y yo, Algo para recordar, Con la muerte en los talones o Taxi Driver. Pero, sobre todo, la de su personaje fetiche, mi adorado King Kong.

80, 86 y 102 pisos, son las tres alturas desde las que visionar las imponentes y espectaculares vistas de la metrópolis,  con sus iconos más emblemáticos, sus dos ríos,  el Hudson y el East River. Sus tres islas, aparte de Manhattan, Staten, Ellis y Liberty. Sus puentes más conocidos y tres Estados. Una experiencia única.

image

Como único es el hecho de atravesar el puente de Brooklyn y sumergirse en otra Nueva York, llena de silencio y paz.Y de Historia. De gentes dignas que lucharon pot la abolición de la esclavitud. Como un joven Walt Withman, periodista a la sazón.

image

image

Y de ahí, al bullicio incontrolable de Tribeca, Little Italy y Chinatown que nos hablan de De Niro, Scorsese o Frank Sinatra. Hay  otros mundos,  pero todos están Nueva York.

image