SEFF 2014. Tomas finales. Special Screening: Sorrow and joy

 

Esta impactante  película danesa está basada no sólo en una historia real, sino que es, además, autobiográfica. En efecto, Nils Malmros, uno de los más conocidos y prestigiosos guionista y realizador de este país, de la cosecha del 44, vivió en carne propia, junto a su mujer, tan horrendo drama. Seleccionada a los Oscar por Dinamarca y con 107 minutos de metraje, proyectada con éxito de público y crítica en el SEFF, supone todo un reto no desvelar el epicentro de la tragedia que la habita. Pero hay que intentarlo…

Un matrimonio, aparentemente idílico, entre un cineasta cada vez más solicitado  y una muy querida maestra de primaria, es expuesto al durísimo trance de un suceso terrible. Un suceso aterrador e incomprensible, del que uno de ellos es responsable directo. A partir de ahí, una vez mostrado el shock familiar, no sólo de la pareja, sino de todos los parientes, comienza una reconstrucción narrativa sobre los hechos que lo desencadenaron.

Así que el realizador – cuya honestidad autocrítica y moral es notable – nos sumerge de lleno en los comienzos de una relación desigual en cuanto a extracción económica y de clase y, sobre todo, en cuanto a las diferencias culturales, de formación, estéticas… etc.

Y lo hace de una forma muy reveladora. Como, por ejemplo, en la primera visita a la casa de ella. El tema del desequilibrio emocional, banalizado por un cónyuge paternalista y pretendidamente superior, que hace tomar a la mujer decisiones fatales, está también agudamente retratado.

Lo mismo puede decirse de las diferencias drásticas y radicales de las reacciones del entorno respecto a la causante del drama, con una sociedad como la nuestra. E incluso la suya propia. Tales reacciones serían la antítesis de las mostradas en ‘La caza’, de Thomas Vinterberg, también danesa.

En un panorama cinematográfico en general – por activa o por pasiva, sutil o burdamente – desafecto, cuando no decididamente hostil, con las mujeres,  es de agradecer, y mucho, una cinta de estas característica. Una cinta que refleja una mirada masculina autocrítica, sensible y emotiva. Una cinta que invita a descubrir las causas tras los hechos, por espantosos que estos sean. Una cinta que apuesta por el amor, la comprensión, la aceptación y el perdón en los sentidos más nobles y dignos de estos términos.

Con una muy buena factura, un sólido guión – debido al propio realizador y a John Mogensen – una fotografía de Jan Weincke que plasma cada detalle y un reparto  compacto y sobresaliente en el que destaca la prodigiosa composición de Helle Fragalid. Ojalá que llegue a nuestras pantallas comerciales. Si lo hace, corran a verla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s