No solo cine: Sirenas y silencios

Adelaida García Morales – Badajoz 1945;  Dos Hermanas (Sevilla), 22 de septiembre de 2014 – ha sido, esta noche, la protagonista indiscutible de la multitudinaria sesión de un club de lectura, integrado por mujeres, con sede en la librería La Extravagante, al que quien esto firma se honra en pertenecer.

Adelaida García Morales, escritora de maestría y sensibilidad muy singulares, fue glosada por su hijo mayor, Galo Almagro, con el telón de fondo del libro elegido, ‘El silencio de las sirenas’. Y hablando del silencio, el que le ha honrado a este hombre quien, con su filiación y su convivencia de años con Víctor Erice, ha sido dueño de este secreto, pese a frecuentar talleres y tertulias de cine. Hasta que la periodista Charo Ramos le descubrió en un reportaje del Diario de Sevilla, tras la pérdida materna.

Este club lector tiene contraída una deuda con él, por su enorme generosidad al aceptar la invitación. Por prepararse, como hizo, una documentada exposición y por satisfacer la curiosidad infatigable de todas nosotras, pese a que el tiempo pasó volando y se nos quedaron muchas preguntas y cuestiones en el tintero.

Entre las que sí se plantearon, y los temas sacados a colación, se registrarán en esta entrada algún@s, inevitablemente en detrimento de otr@s, que solo dan una pálida idea de una velada estimulante, sugerente, compleja y enriquecedora. Como que el ambiente político y literario de los sesenta- en el que está ambientada la obra – enfrentaba, de alguna manera el intimismo y el compromiso social.

Como que fue antes la película, ‘El sur‘, que el libro y que su éxito favoreció la publicación. Como los conocidos problemas con Querejeta,  que impidieron una segunda parte para bien o para mal. Como la confluencia de dos sensibilidades, la combinación de dos talentos, de la autora y del realizador, brilló en esta obra y en su tratamiento poético.  Como que para nuestro invitado, es superior al libro que comentamos en su cadencia y en su fluidez narrativas.

Como Las Alpujarras, Capileira, donde vivieron unos años, tan bien captado en la novela. Como su paisaje, un personaje más. Como que ha sabido leer este espacio, un territorio mítico y de peregrinación obligada para viajer@s ilustrad@s y hippies del momento. Como l@s del círculo social que frecuentaban. Como que aunque no haya en el libro, en ‘El silencio de las sirenas’ descripciones al uso, sí ha recreado su atmósfera, su mito, su magia, su místicas…

Como las tres mujeres que lo pueblan. María, Elsa y Matilde, las dos primeras alter ego de su autora. Como su reflejo de dos realidades, la convencional y la paralela. Como sus claves románticas de brujas, hipnotismo, soledad, amor platónico intenso y no correspondido con destellos de otra vida, de muerte. Como que los autores que alimentaron este texto se llaman Poe, Hesse, Thomas Mann y Kafka, con su libro homónimo. Como que l@s que alimentaron sus lecturas también fueron Virginia Woolf, Paul Auster y tant@s otr@s.

Como que la escritura fue el gran apoyo de Adelaida, introvertida y a la que le costaba relacionarse, pese a su vida social allí. Como que ‘El sur’ es autobiográfico. Como que la niña protagonista la retrata. Como que no se sintió nunca querida por su madre, en este caso. Como que escribía siempre a mano, desordenadamente, en papeles dispersos que finalmente cobraban sentido. Como que dejó de hacerlo en los últimos años, en los que estaba depresiva, no se cuidaba y llevaba mal el paso del tiempo. Como un larguísimo etcétera imposible de transcribir, imposible de colmar tanta y tan enorme sed de saber más y más y más…

Gracias a nuestra casa de La Extravagante. Gracias a Maite, Claudio, Juanlu y a Joaquín, por estar siempre ahí y por las estupendas fotos. Gracias a las mujeres más lúcidas, penetrantes e ilustradas, mis compañeras del club. Gracias a Galo, por su presencia e ilimitada disponibilidad para nosotras. Digno hijo, honrando a una madre excepcional.

Convocamos, invocamos y evocamos a Adelaida García Morales en esta noche otoñal fría y lluviosa.  Y a fe que se hizo más presente que nunca en una sesión difícilmente mejorable. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Anuncios

2 Respuestas a “No solo cine: Sirenas y silencios

  1. Estupenda entrada, Carmen. Me ha gustado mucho. La velada fue inmejorable. Tan solo una breve aclaración para los lectores respecto a un tema sensible. Hay un momento en el que dices que la película El Sur fue antes que el libro. Efectivamente esto es cierto en lo referente a su publicación, la cual se vio favorecida por el éxito de la película, pero no en lo que respecta a su escritura, la cual tuvo lugar antes de que se comenzase el guión del filme. Posiblemente te referías a esto, pero he considerado importante hacer la aclaración (¡¡Habías trastocado toda la historia del cine español, se hubiesen tenido que rehacer miles de manuales…!!, estoy bromeando con esto último, je, je)
    Un fuerte abrazo, Galo

  2. Efectivamente, Galo. A eso me refería, a la publicación, y no a la escritura, que, lógicamente, fue antes. Sí, una velada inmejorable gracias a ti. Sin tu generosidad y tu disponibilidad para con nosotras y para con el club, no hubiera sido posible. Gracias miles una vez más y un abrazo enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s