‘Nahid’: No hay salida…

La iraní Ida Panahandeh, de 36 años de edad, debuta en el cine con esta estimable película, que ha sido comparada a la excelente ‘Nader y Simin, Una separación’, de Asghar Farhadi, con la que tiene, es cierto, algunos puntos de contacto. Y también notables diferencias.

Las une su visión singular de una sociedad cerrada; una crítica en profundidad y complejidad de los conflictos entre los sexos, centrados en la vertiente conyugal;  una factura y una puesta en escena muy cuidadas; un guión elaborado y repartos impecables, coincidiendo la estupenda Sharet Bayat en ambas. Divergen en todo lo demás.

En ‘Nahid’ hay una mirada profundamente feminista a un estatus quo radicalmente misógino que oprime, explota y anula a las mujeres como esposas y como las ciudadanas que les impiden ser. Como trabajadoras, como personas – con sus derechos más elementales conculcados – y como madres.

Una mirada que muestra con inteligencia, lucidez, sutileza y honestidad, el callejón sin salida al que se ve abocada una joven divorciada de un individuo deleznable, yonqui, inmaduro, apostador, lleno de deudas… que tiene el poder de arrebatarle al hijo que tienen en común, si rehace – como ella pretende, con su nueva pareja – su vida. Y tiene ese poder porque es un hombre, por ninguna otra razón.

No es un tirano de manual, pero sí un déspota arbitrario. Ella trabaja, pero es, a todos los efectos, una indigente que debe el dinero del alquiler y se ve obligada a trapichear para sobrevivir. Su jefe es su enamorado, no un machista al uso en teoría, pero la quiere en casa y sus encuentros – castos a toda prueba – deben ser clandestinos para mirar por la reputación de ella. Es un hombre paciente, accede a una fórmula marital prorrogable, pero la convivencia no se demuestra fácil. Y cuando el ex interfiere, apoyado por su familia, aún será peor…

1o6 minutos de metraje. Escrita por la directora y Arsalan Amiri. La música, bien integrada en el relato, se debe a Majid Pousti. La hermosa fotografía, la firma Morteza Gheidi. Ya hemos hablado de su equipo técnico-artístico, que se desempeña con la máxima solvencia.

No describe, aunque estén latentes, los horrores de una teocracia tan misógina que han sido objeto de otros filmes no menos válidos. Pero sí la cotidianidad tan hostil, desigual e injusta, en la que tiene que desenvolverse la protagonista, como paradigma de lo que les ocurre a todas sus compatriotas.

Una mirada, hay que reiterarlo, diferente. Una cineasta a seguir. No se la pierdan.

Anuncios

2 Respuestas a “‘Nahid’: No hay salida…

  1. Luis Casal Pereyra

    Hola Carmen buenas tardes,
    respecto de esta película empiezo diciéndote que me gustó,que la mirada femenina con que retrata el país,esa ciudad del norte de Irán,esas mujeres,de la familia o no,esa situación que la protagonista vive,me resultaron totalmente realistas,aunque ,en mi opinión,el mejor toque femenino está en la recreación del personaje masculino(elegante y finamente interpretado).La película está llena de símbolos,esa barca que la traslada a diario de una orilla a otra(de una vida a otra),esa playa gris,esa lluvia persistente a lo largo de toda la peli (un acierto rodar esta historia en esa época del año),los colores de las casas,de las mujeres,ese sofá rojo.
    En definitiva,la película es,como me dijiste antes de que viéramos “el renacido”,muy interesante.
    Un abrazo
    Luis

  2. Así es, Luis, así es. No se puede expresar mejor, ni estar, como siempre lo haces, más atento a los detalles. Gracias de nuevo y un abrazo enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s