Ciclo Truffaut. ‘La piel suave’: François y Françoise

A propósito de la proyección, esta misma tarde (martes 16 de febrero, 20 horas), de ‘La piel suave’ dentro del imprescindible ciclo organizado por el Instituto Francés de Sevilla y Cinesur Nervión, quien esto firma tiene que hacer dos consideraciones.

La primera es que – revisando la película, que tiene muy interesantes valores y calidades, por los y las que merece ser vista y-o  revisitada – se ha percatado  de que, tanto su trama como el enfoque, relativo a las relaciones entre los sexos, reflejan y no critican, un tratamiento de personajes y situaciones muy esquemático. Cuando no profundamente misógino y sexista. Ese final, otra vez, con la que está cayendo a la inversa… Aunque lamentablemente, incluso a estas alturas del siglo XXI,  pueda equipararse a la normalidad.

Puestas así las cosas, y segunda consideración, ha decidido reivindicar a su maravillosa protagonista femenina, Françoise Dorléac, tan prematuramente desaparecida. Nacida en París en 1942, hija del actor Maurice Dorléac y de la actriz Renée Deneuve, fue la segunda de cuatro hermanas. Una de ellas, Catherine Deneuve, con quien protagonizó el filme de culto de Jacques Demy, ‘Las señoritas de Rochefort’.

dorleac.jpg

En apenas ocho años de carrera, intervino en cerca de una veintena de cintas. Trabajando, además, con realizadores de talento como – además de los citados Demy y Truffaut – Philippe de Brocca, Roman Polansky, Ken Russell, Edouard Molinaro, René Clair o Michel Deville.

De cuantas cosas se han comentado de ella, de su don para la interpretación; de su fuerza y sensibilidad; de sus registros y matices… – o de las dichas por el propio cineasta que nos ocupa glosando su encanto, su inteligencia, su gracia y su increíble fuerza moral –   extractamos el testimonio conmovedor de su hermana Catherine: “La pérdida de Françoise es el drama más importante de mi vida… Lo que me falta es esa complicidad incuestionable, que no suscita ninguna duda. La certeza de que alguien busca lo mejor para ti en todos los ámbitos. Es un tesoro que jamás he recuperado… Nadie es comparable con ella… Su ausencia definitiva es algo muy difícil de aceptar”

Françoise Dorléac perdió la vida en un accidente de tráfico, junto a su inseparable perrita, el 26 de junio de 1967, tres meses después de cumplir 25 años, y dos de haber finalizado el rodaje de ‘Las señoritas de Rochefort’, localidad donde tiene una plaza a su nombre. Llegaba tarde para tomar un vuelo y la carretera, mojada por la lluvia, fue una trampa mortal. Poco antes, había declarado: “Cuando estoy con los míos, siento tal seguridad que ni siquiera la muerte es posible”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s