Archivo diario: noviembre 5, 2017

SEFF 2017. Sección Oficial. ‘Western’: Los extranjeros

Esta es la segunda película realizada por una mujer, que quien esto firma ha tenido ocasión de ver en la segunda jornada del Festival, y la primera, por cierto, de la Sección Oficial. Se trata de una producción entre Alemania, Bulgaria y Austria, escrita y dirigida por Valeska Grisebach, de 100 minutos de metraje, muy bien fotografiada por Bernhard Keller y excelentemente interpretada.

La historia remite a una cuadrilla de trabajadores alemanes, que van a construir una central hidráulica en un pequeño pueblo búlgaro entre montañas. Instalan allí su campamento y, salvo una excepción, apenas si se relacionan con sus gentes y la incomprensión por ambas partes va creciendo…

Con un protagonismo masculino plural, la directora trata muy bien el machismo, la prepotencia y el clasismo de los que hacen gala estos extranjeros separados de los nativos por barreras culturales y lingüísticas, pero también por las diferentes actitudes ante la vida y por los clichés prejuiciosos que los unos tienen de los otros y viceversa. Solo uno de ellos, la excepción citada, será capaz de transgredirlas y estrechar vínculos amistosos.

Aquí están, pues, los códigos del western desde la mirada crítica e inteligente de una mujer que también describe en este relato las distintas formas de ser europeos y las distintas Europas posibles. El caballo tampoco podía faltar pero en este caso, aunque los créditos incidan en que no hubo daño animal, no tuvo que disfrutar precisamente en este rodaje… Además, desde el punto de vista de quien esto firma, la narración se reitera y se hace lineal, salvo por un grave incidente, en la segunda parte.

Con todo y por todo, hay que verla.

Anuncios

SEFF 2017. ‘Las Nuevas Olas’.’Ava’: Verano oscuro

La primera en la frente. O, lo que es lo mismo, la primera película realizada por una mujer que ha visto quien esto firma, se ha resuelto en decepción. Fue recomendada en este blog, al venir precedida de críticas muy favorables, cosa que se ruega encarecidamente tengan en cuenta. Pero con quien esto escribe, no ha conectado.

‘Ava’ es una película francesa, de 105 minutos de metraje, ópera prima de Léa Mysius, cosecha del 89, fotografiada con luminosidad y matices por Paul Guilhaume y excelentemente interpretada por Noée Abita. Narra la historia de una chica de 13 años, que padece una enfermedad ocular que la condenará a perder la visión. Su madre pretende, para compensarla, que sea el verano más feliz de su vida, pero ella lo afrontará a su manera…

Hay que decir que uno de los valores de ‘Ava’ es su frescura y naturalidad en el retrato, nada convencional, de una familia atípica formada por la madre – joven, abierta, comprensiva y sexualmente activa- una niña pequeña y la protagonista. Una familia, con la progenitora al frente, perteneciente a la clase trabajadora y que disfruta de sus vacaciones en una playa popular y populosa.

Estupendas las panorámicas del ambiente y de l@s otr@s veraneantes nada al uso, así como el modus vivendi familiar y la comunicación, tan sincera y cómplice, pero crítica, entre madre e hija. Y las relaciones interraciales. Aquí se muestra a otra Francia, a otr@s franceses-as muy diferentes a l@s que exhiben las películas comerciales. No es, huelga decirlo, nada burguesa, ni acomodaticia, sino todo lo contrario. Estos son sus principales valores.

Pero, de entre todas las opciones posibles del relato, la realizadora ha escogido una suerte de dispersión, una huida hacia adelante en la que el drama de la protagonista se elude, o se solapa, con una indigesta mezcla de aventuras bizarras, surrealistas y sin la más mínima coherencia, ni consistencia, de guión, ni narrativa. Buscando el efectismo resultón, el carpe diem más inconsecuente, se ha perdido autenticidad. Una pena.

Con todo, debe ser vista.