No sólo cine: Crónica violeta

Un extraordinario regalo – así lo y la definió también la presentadora, de Ágora Feminista, – del Instituto Andaluz de la Mujer el traer a Sevilla a la Maestra y referente feminista, Marcela Lagarde. Nacida en  Ciudad de México, de la cosecha del 48, entre sus innumerables créditos están el ser investigadora, antropóloga, teórica, pedagoga, catedrática, escritora, ex diputada… Todo un regalo, sí, para las cerca de 200 personas – mujeres en su inmensa mayoría – que abarrotamos ayer el interior y los aledaños del salón de actos de la Casa de la Provincia de Sevilla.

10296822_710666698975808_7877629675302550029_n

Fue recibida con aplausos y gritos de ‘Nosotras parimos, nosotras decidimos’ y saludada como ‘constructora de pensamiento y hacedora de palabras’. El tema de su charla fue “Retos futuros del feminismo” y comenzó su intervención agradeciendo al IAM y a todas las mujeres que lo hicieron posible – con especial mención a Carmen Olmedo – su contribución, a través de las instituciones, a la eliminación de la discriminación mediante el Plan de Igualdad y la Ley contra la Violencia de Género, verdaderos referentes andaluces para Iberoamérica. Treinta años hace ya… Mucho para las personas, poco para los procesos históricos.

Resaltó también el papel de lo que fue para ella la Escuela de Baeza, un verdadero ‘paraíso terrenal’ y pidió para esta ciudad el nombramiento por la ONU de Patrimonio Cultural e Histórico del Feminismo o, lo que es lo mismo, de la Humanidad. Enfatizó en la importancia del Movimiento de mujeres como constructor de la democracia moderna no patriarcal, o democracia genérica. Citó a una ilustre exiliada en su país, María Zambrano: “La  democracia es el orden en el que no solo es posible, sino que es un deber, ser persona” Y para serlo se necesitan dos condiciones. La igualdad y la individuación porque, sin ella, no hay autonomía, ni proyecto de vida propio.

Hizo un recorrido histórico desde Olympe de Gouges y su ‘Declaración de los Derechos de las Ciudadanas”, que les costó el cadalso a ella y a sus compañeras a manos del Terror de sus correligionarios masculinos. A ella se le debe la construcción, o la formulación , de un sujeto político femenino sin la referencia de su equivalente masculino. Luego, el Sufragismo y el voto de las mujeres y de ellas mismas como candidatas. Reivindicando los derechos al trabajo, a la educación y un largo etcétera, que costosamente fueron conseguidos. La segunda década del siglo pasado fue clave para el feminismo. Y en 1949 coinciden dos eventos fundamentales. La publicación de ‘El segundo sexo’, de Simone de Beauvoir y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La misma Declaración de Viena, de 1993, incluyó los de las mujeres. Sin ellos, no los hay humanos. Parafraseó a una amiga: “Las terrícolas nos volvemos humanas” y reivindicó la frase de “seres humanas”.

Porque, recordó, el Feminismo ha aportado la humanidad de las mujeres. Con el primero de los derechos, a la vida. A una vida libre de violencia. Y los Estados tienen que garantizarlos a través de la eliminación de la desigualdad y de la discriminación. Como, por el contrario, permiten la impunidad de los feminicidios en su país, México, y en tantos otros. Pekín, El Cairo, y su formulación del empoderamiento, sin el que la igualdad no es posible. La reivindicación del género y sus políticas, el mainstream. Los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, que son estructurales. Fundamentales para la vida democrática.

Estos serían precisamente los retos feministas de ahora y del futuro. Profundizar en la construcción de los citados Derechos Humanos de las Mujeres. El Feminismo ilustrado que estudia, profundiza, enseña y transmite. Fortalecer la formación y las organizaciones de mujeres contra el patriarcado neoliberal que amenaza nuestros logros. Alfabetizar el feminismo, de la sensibilización a la profundización, las redes horizontales, la comunicación, la apertura a otros mundos, a otras sociedades, las alianzas, la globalización. Somos globales, no solo lo son nuestros enemigos. Nosotras también.

Y tanto, y tanto más… Tan sabia, lúcida y complejamente expuesto. Lo dicho, un regalo. GRACIAS, I.A.M., por hacerlo posible. GRACIAS, Marcela Lagarde, por otra lección magistral. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s