‘Borgman’: Fantasmas…

Esta cinta holandesa, dirigida por Alex van Warmedam, se hizo con el Premio a la Mejor Película del pasado Festival de Sitges, fue asimismo un título de culto en el Certamen sevillano de cine europeo y, además, candidata a los Oscars por su país. Sus referencias son, pues, difícilmente mejorables.

No resulta fácil resumir el argumento de ‘Borgman’, cuyo guión también firma el propio realizador, pero hay que intentarlo. Un hombre huye por el bosque perseguido por otros tres – uno de ellos, sacerdote -. Vive bajo tierra y avisa a tres compañeros para que salgan de sus guaridas y se pongan a salvo. Mientras él, tras sufrir varios rechazos de otros vecinos, accede a la casa de una zona residencial donde el marido le golpea brutalmente, pero la mujer le acoge a escondidas. A partir de ahí, el misterioso fugitivo tendrá una influencia inquietante en el grupo familiar.

Hasta ahí podemos leer y hasta ahí el argumento, toscamente expuesto y así descrito, puede ser un clásico de suspense o terror. Esta película participa de ambos géneros, pero también del drama, la comedia, el thriller, el fantástico… aunque no tenga nada que ver en su tratamiento con ninguno de ellos. Desafía la lógica, dinamitando nuestros referentes que intentan, pese a todo, encontrar en ella un asidero racional, o surreal, o metafórico. Una lectura que nos libere del desasosiego que la caracteriza, de los fantasmas que convoca. Aunque creamos reconocer a sus modelos, la inquietud que nos provoca su visión es tanto mayor a medida que avanza el metraje, sorprendiéndonos sin hoja de ruta.

Su transgresión, que incluye fondo y forma, es, sobre todo, temática más que de puesta en escena. Esta última es, incluso, clásica en relación a lo narrado. Y, por supuesto, tiene ese distanciamiento marca del país, tan gélido como irónico, para contar las mayores atrocidades. Esto supone otro choque para el-la espectador-a. Un reto, otro más, en su visión del filme. Un retrato en negro, cruel y feroz, con el guante de seda de las convenciones burguesas, de unas criaturas nada celestiales provocando letales efectos dominó en una familia de clase alta, habitante de una zona residencial.

La oscuridad que la recorre se alía con el más perverso humor. Pero las sorpresas y los golpes de efecto, con los que nos obsequia un guión más que malvado, no siempre son tales y, a menudo, se tornan previsibles. E incluso algo más grave, se agotan en sí mismas, como artefactos que se autoabastecen. Y entonces la crítica de clase, política… se confunde y banaliza. De todas formas, pese a todo, no deben perdérsela. No hay demasiadas oportunidades, en esta ciudad que penaliza tanto a su cinefilia, de vivir una experiencia fílmica semejante.

 

Anuncios

2 Respuestas a “‘Borgman’: Fantasmas…

  1. Buenas Carmen,

    Después de verla por segunda vez (por desgracia, sorpresa cero), entiendo que la película no hay que tomarla al pie de la letra, como una serie de hechos concretos (algunos de ellos ahondando lo surreal e incluso en lo ridículo) y es que hay muchas cosas que se te quedan colgando que al intentar atar nos podemos quedar hasta lelos (el guión tiene bastante agujeros). Personalmente más bien la entiendo como algo más abstracto, donde debe predominar esa atmósfera y sentimiento de “desmontaje”, de plan diabólico contra lo establecido (una suerte de azote a las clases burguesas, una especie de “Funny games” pero tomándose mucho menos en serio, y por desgracia bastante menos lograda que la obra maestra de Haneke).

    Tras este visionado, he podido comprobar lo bien que están usadas las (mini)elipsis para crear sorpresa y desconcierto a partes iguales e incluso me gusta como están rodadas ciertas partes. Por otro lado, he visto que gran parte del respetable (por no decir casi la totalidad) cuando hay por medio humor negro mezclado con violencia/sangre no suelen reírse, parece ser que falta sentido de humor en estos ‘truculentos’ casos (en el Festival sin que se escucharon carcajadas) algo que ya comprobé en otros filmes como en la negrísima Turistas de Ben Wheatley en esta misma sala, o bien como se me ha sugerido, el “problema” pueda ser mío sacando a flote mi lado más sádico y retorcido, que puede ser. Cuestión de puntos de vista, imagino. 😉

    Un abrazo.

  2. Hola Jesús, de acuerdo con tu impresión, con tu más que cualificado olfato cinematográfico especialmente para este género. Yo la encontré también divertida por momentos y gratuita en otros. Pero merece la pena, porque por estos lares no vemos películas así… Las referencias tienen, entre otras, el nombre propio que has citado y que yo he preferido no mencionar. De todas maneras, tiene mucho humor. Negro, negrísimo, pero mucho humor. Y, desde luego, hay que verla. Gracias y un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s