Archivo mensual: agosto 2015

‘Un día perfecto’: Ellos y ellas

El madrileño Fernando León de Aranoa – que vio la luz en una fecha tan señalada como mayo del 68 – pese a tener prestigio y cualidades como guionista y realizador, no se ha distinguido nunca por la complejidad de sus personajes femeninos. Ahí están, para demostrarlo, las celebradas ‘Barrio’ o ‘Los lunes al sol’, donde las mujeres eran, bien objetos de deseo de los varones protagonistas de edades diversas, o bien sus compañeras, pero nunca en igualdad, sino en referencia a sus vínculos con ellos.

Para no hablar de ‘Princesas’ donde la prostitución era vista desde un prisma más que discutible, por decirlo suavemente. Todas estas reflexiones vienen al hilo de que desde una mirada violeta, como la de quien esto firma, incurre en esta su última propuesta fílmica en los peores tics citados. Tics, esquemas y estereotipos en los que la prensa especializada, mayoritariamente masculina, no repara, ni percibe, o lo internaliza como la norma,  al analizar la cinta.

Su ficha técnica abreviada nos dice que está basada, lamentablemente en este caso, en la novela de una autora,  Paula Farias, -que quien esto firma no ha leído, pero que su elección es significativa al respecto- escrita para el cine por su realizador. Que su metraje es de 106 minutos. Que la excelente fotografía es de Alex Catalán y que su banda sonora es de Arnau Bataller. Que está ambientada en el paisaje abrupto y montañoso de los Balcanes, pero rodada en la provincia de Granada, en 1995. En esta zona de conflicto, dos hombres y dos mujeres, cooperantes, junto a un guía e intérprete y un niño nativo, tendrán que esquivar los efectos colaterales de la guerra y de las rígidas ordenanzas de los Cascos Azules.

Se parte de la base de que su factura técnica es impecable, que se deja ver bien y que tiene sentido del humor, aunque sea a costa de los tics anteriormente citados. Digámoslo sin ambages, es insoportablemente machista, paternalista – en relación a la joven idealista que encarna Mélanie Thierry –  y condescendiente la mirada de sus protagonistas sobre sus compañeras. Sexista hasta decir basta. En la forma en que las tratan, la nula consideración que les merecen, los comentarios despectivos o directamente sexuales sobre ellas. Especialmente cierto en lo que respecta al de Olga Kurylenko y el tratamiento que se le da a la tensión erótica que establece con el de Benicio del Toro.

En esta road movie en tiempos de guerra, los guays son los hombres el ya citado del Toro y un más bien penoso Tim Robbins. Con la digna excepción del intérprete, muy bien compuesto por Fedja Stukan. Endurecidos, cínicos, promiscuos, expertos, se presupone que solidarios, pero… ¿Dónde la sensibilidad, la ternura, la empatía, la emoción, la vulnerabilidad y la indefensión ? Ni están, ni se les espera, unos valores que deberían ser imprescindibles en una cinta de este tipo.

Personajes y situaciones derivan por el terreno lúdico-divertido, e incluso frívolo, irritantemente autocomplaciente, lo que debería tener cierta carga de profundidad. No encuentra ni su definición, ni su tono. Al final, resulta que quienes padecen los efectos colaterales de una atroz carnicería, que en la película está tocando a su fin, las verdaderas víctimas, son poco más que figuras en el paisaje después de la batalla. Cuando intenta recuperar algo de autenticidad en los sentimientos, al final del metraje, lo consigue solo a medias. Ya es demasiado tarde.

Escrito queda. Ustedes mismos-as.

‘En cartelera’: Dos cintas recuperadas

Entre las nuevas ofertas de la cartelera de este viernes destacamos dos películas que temíamos se quedaran inéditas, pero que se exhiben a partir de hoy, en versión original subtitulada, determinadas sesiones y días en el Nervión. La primera es la biopic polaca, ‘Papusza’, de Joanna Kos-Krauze y Krzysztof Krauze, sobre la primera poeta gitana y los problemas que le generó con su comunidad. Nos referimos a ella hace dos semanas, dándola por perdida, pero, afortunadamente, su estreno en nuestro país se ha retrasado y podemos verla. Sus críticas, con alguna excepción, son muy positivas y se impone su visión.

 

La segunda es la también aludida en otra entrada de esta sección y viene precedida de las mejores referencias y reconocimientos. Se trata de la estadounidense ‘Bernie’, del muy prestigioso Richard Linklater. Fechada en 2011, bascula entre el drama, la comedia negra, el crimen y el género judicial para, ambientada en los 90, narrar una historia, basada en hechos reales, sobre la amistad entre un enterrador y una rica y malvada viuda. Protagonizan Jack Black y Shirley MacLaine y no hay que perdérsela. Consulten horarios porque no se proyecta en algunas sesiones y o días.

 

Una de las estrellas de esta semana es la última propuesta de Fernando León de Aranoa, ‘Un día perfecto’, rodada en inglés y que se exhibe también en vos. Da cuenta de las peripecias de varios-as cooperantes en una zona de conflicto. La prensa especializada se le ha resistido, con opiniones mayoritariamente negativas o, al menos, reticentes. No obstante, habrá que comprobarlo.

 

La estadounidense ‘Ricki’, de Jonathan Demme, que también tiene sesiones en su lengua original, no ha salido mejor parada en sus reseñas. Muy negativas, en general, hacia esta historia de una guitarrista rockera y atípica, que abandonó a su familia por la música, y cuyo ex marido le pide que vuelva al hogar para apoyar emocionalmente a la hija de ambos en su proceso de divorcio. Lo único que salvan son las interpretaciones de las también madre e hija en la vida real, Meryl Streep y Mamie Gummer. Ustedes mismos-as.

 

La francesa, ‘Las sillas musicales’, de Marie Belhomme, ha gustado en general, con algunas reservas. Sobre una joven música, un accidente, un hombre en coma y… Se ha destacado la interpretación de su protagonista, la excelente Isabelle Carré. En el reparto, asimismo, nuestra Carmen Maura. Hay que verla y cuenta con sesiones en versión original.

 

De la cinta de animación española, ‘Atrapa la bandera’, de Enrique Gato, se ha destacado su calidad técnica, por encima de su interés cinematográfica. Pero los y las amantes del género deberían darle una oportunidad.

 

Y la inédita, de momento, es la británica ‘Lilting’, de Hong Khaou. La vimos en el Festival de Cine Europeo de Sevilla y es una sensible, inteligente y elegantemente rodada historia del encuentro entre una madre, que acaba de perder a su hijo, y la pareja de este, otro chico. Ojalá podamos recuperarla y, de paso, al Avenida, que continúa cerrado…

‘Mr Holmes’: Pues eso… elemental

La imprescindible página de consulta, formación e información llamada Wikipedia nos ilustra que el personaje de Sherlock Holmes cuenta nada menos que con más de 260 adaptaciones al cine, desde la época muda hasta la cinta que nos ocupa. Ha sido representado bajo los rasgos de Basil Rathbone, Peter Cushing, Christopher Plummer, Michael Caine, Robert Downey Jr, Gary Piquer, Robert Stephens, John Barrymore y un largo etcétera hasta culminar en Ian McKellen que lo encarna aquí.

Por otra parte, Bill Condon, realizador de esta película es un neoyorquino de la cosecha del 55, que tiene en su haber una cinta tan notable como ‘Dioses y monstruos’, que le valió el Oscar al Mejor Guión Adaptado y la igualmente interesante ‘Kinsey’, pero también dos entregas de la saga ‘Crepúsculo’…

104 minutos de metraje. Bellamente fotografiada por Tobias A. Schliessler y con una buena partitura de Carter Burwell. Su guión, de Jeffrey Hatcher, adapta la novela de Mitch Cullin. Ambientada en 1947 cuando el detective, nonagenario y con las facultades intelectuales bastante mermadas, vive retirado en una granja de Sussex con un ama de llaves y el hijo de esta, dedicado a la apicultura. Pero se le cruzarán dos casos del pasado e intentará recomponer las piezas perdidas.

Quien esto suscribe, no ha leído el libro del que sospecha que la cinta es una fiel adaptación. Quien esto suscribe se ha sentido, como animalista, enfadada, y también dolida con la afición del detective. Quien esto suscribe se ha sentido, como feminista, enfadada, y también dolida, con el tratamiento que la historia dispensa a las mujeres. Un tratamiento misógino, e intolerablemente despectivo, en el caso del personaje que la siempre eficaz Laura Linney trata a duras penas de componer. Un tratamiento no menos displicente, y muy sesgado, en el caso del que encarna Hattie Morahan.

Quien esto suscribe no ha experimentado la menor emoción, pese al esfuerzo del eminente Ian McKellen, por el deterioro del protagonista, por su pérdida de facultades, ni por la devastación de una mente otrora prodigiosa. Y cree pertinente exigírselo a la historia. Quien esto suscribe, no encuentra nada interesantes los dos casos, por llamarlos de alguna manera, en los que ni siquiera se atisba algo parecido a una intriga. Quien esto suscribe considera esta una cinta fallida, excesivamente alargada, pretenciosa, falta de ritmo, dispersa, con ínfulas de transcendencia e incluso demasiado elemental.

Quien esto suscribe cree que Condon no ha sabido separar el grano de la paja. Y que, desde luego, no necesitábamos para nada esta mediocre, triste y más bien poco distinguida versión del mítico sabueso.

‘Mi casa en París’: Sin techo

Israel Horovitz es un dramaturgo, actor y realizador estadounidense de la cosecha del 39, de ascendencia judía. Esta cinta que nos ocupa es la adaptación al cine de su obra teatral homónima, ‘My old lady’, de cuyo guión es también responsable. Y se ha escrito homónima porque este, ‘My old lady – o, como saben, ‘Mi vieja dama’ – es el título original de la película.

Fechada en 2014, con 107 minutos de metraje, de producción británica, está bellamente fotografiada por Michel Amathieu y su música se debe a Mark Orton. Tiene entre su distinguido reparto a Kevin Kline, Kristin Scott Thomas y Maggie Smith.

Narra la historia de un norteamericano sin blanca y sin techo, pues ha vendido su casa y empeñado todos sus ahorros en un viaje a París. Allí le espera una herencia inmobiliaria de un padre al que no trataba. Pero… una anciana nonagenaria y su hija ocupan el piso, de acuerdo a una ley gala, hasta la muerte de la primera. De estos conflictos, de la convivencia forzosa y de los intereses contrapuestos, surgirán revelaciones inesperadas.

Concebida, según su autor, guionista y realizador, “como un canto de amor” a la capital francesa, esta ciudad fascinante y mítica está plasmada en unos preciosos espacios, rincones y jardines urbanos, eludiendo, con sabiduría, sus referentes más conocidos. Y, desde luego, en los interiores. Con la luces, las sombras, los ángulos y los matices idóneos para crear la atmósfera precisa al servicio de la historia.

Solo que no lo hace… Lamentablemente, no encuentra el tono, ni el ritmo, ni el tempo, ni – desde quien esto firma – la relevancia debida. Atrapada entre patrones teatrales, sobran parlamentos y escasean las elipsis. El cineasta-dramaturgo ha querido escapar al corsé genérico y se ha topado de lleno con una pseudotranscendencia más que previsible y hasta banal. Se pierden y dispersan reflexiones sobre los lazos familiares, el paso del tiempo o los deterioros de la edad, en un quiero y no puedo narrativo más pomposo que eficaz. Hubiera necesitado muchas más dosis de ironía, humor, autocontención y autocrítica.

Incluso el magnífico trío protagonista está más que desperdiciado, otro pecado mortal. Desaprovechada y fallida, en la opinión de quien esto firma. No obstante tengan en cuenta que a una parte de la crítica le ha parecido extraordinaria, adulta, refrescante y tierna… Ustedes mismos-as.

‘En cartelera’: Despedidas

En la oferta de la cartelera que se inauguró ayer, como cada viernes, hay dos despedidas. La de un realizador, todo un clásico, y la de un personaje de ficción, no menos clásico, cuya decadencia vital se plasma en otra de las películas de estreno. Las dos pueden verse en el Nervión, en versión original subtitulada. Consulten días y horarios.

La primera es la francesa, ‘Amar, beber y cantar’, última obra de Alain Resnais, quien murió poco después de finalizar su rodaje, a los 91 años, y que fue galardonada en la Berlinale con los Premios Fipresci y Alfred Bauer. Es admirable como un hombre seriamente enfermo fue capaz de construir un film, que sabía póstumo, con esa ligereza, humor y riesgo de fondo y forma. Exhibida en la Sección Oficial del pasado Festival de Cine Europeo, la crítica de entonces pueden leerla en este blog. No se la pierdan.

La segunda es la británica ‘Mr Holmes’, de Bill Condon. Adaptación de una novela de Mitch Cullin, que retoma al célebre detective, retirado en una granja, con un ama de llaves y su hijo, dedicado a la apicultura y con una pérdida progresiva de facultades. En tal decadencia, se plantea resolver un caso que implicará a la vez su pasado y su presente. Ha recibido contraste de pareceres críticos, con la unanimidad en el trabajo de Ian McKellen. Quien esto firma acaba de verla y muy pronto tendrán la reseña en Sevilla Cinéfila.

Ya doblada, tenemos un debut cinematográfico que contiene una mezcla de géneros tales como thriller rural, comedia negra y cine independiente. Hablamos de la estadounidense, ‘Cut Bank’, de Matt Shakman. Sobre un ex atleta, trabajando como mecánico en un pueblo de mala muerte, del que piensa escapar con su chica, cuando se ve implicado en una investigación policial. Ha recibido división de opiniones, pero se impone no perdérsela. Con un reparto atractivo que incluye a Liam Hemsworth, Billy Bob Thornton, Bruce Dern o John Malkovich.

Destacamos la ausencia semanal. La biopic polaca, ‘Papusza’, codirigida por Joanna Kos Krauze y Krzysztof Krauze. Sobre la primera poeta gitana en publicar en Polonia y como eso afectó a sus relaciones con dicha comunidad. Buenas referencias, en general, con algunas excepciones.

Y de repente tú: Estereotipos…

Judd Apatow – neoyorquino, de la cosecha del 67 – es un productor de cine y televisión, guionista, actor ocasional y realizador, muy reconocido y premiado. Se le atribuye la renovación de la comedia norteamericana y la crítica – mayoritariamente masculina – siente, aunque señale sus defectos, auténtica debilidad por él.

Desde una mirada violeta, como la de quien esto firma, la cosa cambia. Veamos. En la cinta que nos ocupa – quinta de su filmografía – se nos cuenta la historia de una promiscua, deslenguada, bebedora y procaz redactora de una revista porno-chic, que aspira a un cargo en ella. Que no pasa una noche entera con un hombre, salvo con un musculado de encefalograma casi plano, al que tiene bajo control. Pero que, a raíz de un reportaje sobre un cirujano deportivo de élite, ve como se tambalean los cimientos de su vida afectiva, por llamarla de alguna manera…

125 minutos de metraje. Su guión se debe a su, por otra parte, excelente protagonista, Amy Schumer. Su fotografía, a Jody Lee Lipes. Su música, a Jon Brion. En su reparto están también Tilda Swinton – en un rol patético, casi caricatura del de Meryl Streep en ‘El diablo viste de Prada’ -, Brie Larson – otro personaje más bien penoso, la hermana modélica, en el sentido más rancio y, finalmente, victorioso – y la estrella de la NBA, LeBron James, que defiende muy bien al suyo.

Un arranque divertido, aunque unilateral, porque se nos escamotea la réplica materna, del discurso antimonogamia del padre a sus hijas. Diálogos brillantes y ácidos. Humor políticamente incorrecto. Situaciones desenfadas y provistas de una frescura y una naturalidad desarmantes, que desafían la comedia romántica y desdramatizan la tensión erótica, el cuerpo a cuerpo, al uso. Secuencias, pocas, brillantemente resueltas. Hasta ahí, desde la opinión de quien esto firma, sus valores.

En el saldo negativo es preciso extenderse más. Porque resulta tan tendenciosa y maniquea su oposición entre estereotipos y formas de vida que chirría. Nada hay, es obvio, de liberador en el burdo retrato de esa mujer que no quiere ataduras, algo muy legítimo pero pésimamente dibujado aquí. Pero menos aún en el de su hermana, madre y esposa modelo, tan impecable… Y el giro tan conservador que da una historia aparentemente transgresora, que no ha sabido llevar hasta sus últimas consecuencias.

Clichés sexistas, que ofenden la inteligencia, en sus personajes femeninos. Los masculinos… salvo el del padre, no necesariamente y no siempre para bien,  resultan sosos y desvaídos. Protagonista incluido, ese irreprochable Mr Right, al que el talento de Bill Hader intenta, infructuosamente, insuflarle algo de credibilidad. Y sus bajones de ritmo, carencias de elipsis, exceso de metraje y en sus trazos gruesos sobre los ambientes en los que se mueven sus criaturas.

Puestas así las cosas, ustedes deciden…

‘En cartelera’: Pasados y futuros

La tónica de la cartelera que se inauguró ayer no resulta, a tenor de las referencias que preceden a las películas, con alguna excepción, demasiado estimulante. El Avenida continua cerrado y, según fuentes de la empresa, lo estará como poco dos semanas más. Pongamos que se habla de todo el mes de agosto…

Destacamos entre los estrenos una reposición – otra tónica estival – que tiene todos sus pases en versión original en el Nervión. Se trata de ‘Mala sangre’ inclasificable y rompedor cineasta francés, Leos Carax. Fechada en 1986, con tres Premios César y un Alfred Bauer del Festival de Berlín en su haber, la crítica se le rindió en su momento y se impone verla. Sobre dos ladrones, el antídoto de un virus y una deuda que pagar. Entre su atractivo reparto se cuentan sus habituales Denis Lavant y Juliette Binoche, junto al Michel Piccoli o Julie Delpy.

Otra de espías…  puede verse en su lengua materna en ciertos horarios, que deberían consultar, en el Metromar. Se trata de la estadounidense ‘Operación U.N.C.L.E’ de Guy Ritchie. Dos agentes secretos, uno ruso y otro norteamericano, en una misión conjunta contra una peligrosa organización criminal. Ambientada en los años 60, se la ha descrito como inteligente, refrescante, dotada de personalidad propia… pero también hueca. Y sexista, a tenor del tráiler visto por quien esto suscribe. Habrá que comprobarlo de primera mano.

De la misma nacionalidad, basculando entre el drama y la comedia negra, está ‘Señor Manglehorn’, de David Gordon Green. Sobre un personaje excéntrico y solitario con un oscuro pasado. Todas las reseñas destacan el recital interpretativo de Al Pacino, su protagonista, y la presencia de Holly Hunter en su reparto. Discrepancias, sin embargo, respecto a su calidad pero… su visión es obligatoria.

División de opiniones críticas también para una cinta que, desde luego, no debería obviarse para bien o para mal. La argentina ‘Sin hijos’, de Ariel Winograd. Un padre separado, su hija de ocho años y una relación inesperada, que cuestiona algunos de sus valores. Protagonizan Diego Peretti y Maribel Verdú.

Otra comedia estadounidense insoslayable es ‘Y de repente tú’, de Judd Apatow. Una transgresora, deslenguada y atípica comedia sobre una promiscua periodista que se replantea su estilo de vida al conocer a un cirujano deportivo. Ha generado muchos contrastes de pareceres. Quien esto suscribe, tuvo ocasión de verla ayer mismo y muy pronto tendrán la reseña en este blog.

El futuro postapocalíptico se ve reflejado en la española ‘Extinction’, de Miguel Ángel Vivas. Tres supervivientes de una pandemia devastadora, dos hombres y una niña, que deberán luchar contra una nueva amenaza. División de opiniones que basculan entre los elogios a sus factura y atmósfera y las reticencias ante su guión, desarrollo y falta de originalidad.

Las dos inéditas son, en primer lugar, la británica, ‘El bailarín del desierto’, de Richard Raymond. Basada en una historia real sobre un artista que lo arriesgó todo para crear su propia compañía de danza en el conflictivo Irán del 2009. Ópera prima de su realizador y biopic cuyas referencias son contrastadas. Entre quienes opinan que es convencional, simplista y sentimental, hasta quienes valoran su oda a la libertad de expresión y su acento épico.

La segunda de las que, de momento, no veremos, es el drama ruso ‘El cartero de las noches blancas’, del prestigioso Andrey Konchalovsky. Fechada en 2014 y León de Plata al Mejor Director en Venecia, describe la vida de una pequeña comunidad cerca de un lago cuyo cartero emprenderá un viaje iniciático en pos de la mujer amada. División de opiniones entre notable, irrelevante, conmovedora o forzada.

¿Qué será, será…?

Tal y como está el patio cinéfilo sevillano, con el Avenida clausurado por reformas, ignoramos la posible continuidad de películas como la suiza, ‘La cura deYalom’ de Sabine Gisiger y como la francesa ‘Unos días para recordar’, de Jean Becker. En cartelera, por cierto, desde el 31 de julio. Apenas tres días antes del problema que dio lugar al cierre.

Tal y como está el patio cinéfilo sevillano, no se sabe qué pasará con las cintas que deberían haber sido exhibidas desde el pasado viernes, 7 de agosto. O lo que es lo mismo, las también francesas ‘Les combattants’, de Thomas Cailley y la reposición del clásico de Jacques Tati, ‘Las vacaciones del señor Hulot’.

Tal y como está el patio cinéfilo sevillano, ignoramos si continuará ‘El mundo sigue’, de Fernán Gómez y si, como parece, el cine de referencia permanecerá cerrado otra semana más, seguiremos engrosando estrenos pendientes, a menos que el Nervión lo remedie. Pero los criterios son distintos, en cualquier caso, pese a que es muy de agradecer que hayan incluido sesiones en vos y que, según le confirmaron fuentes de la empresa a quien esto suscribe, el martes será un día clave para ello.

¿Qué será, será, entonces de los estrenos del próximo viernes, 14 de agosto, que incluyen – ya lo concretaremos cuando estén confirmados en la sección ‘En cartelera’ – al menos, tres títulos de interés? ¿Cuánto cine inédito acumularemos por esta desdichada circunstancia?

El que una ciudad como esta solo tenga un local de estas características, que proyecte un cine más inquieto, transgresor y alternativo al comercial al uso, en vos, clama al cielo. Porque nos empobrece y nos convierte en críticos-as, espectadores-as, cinéfilos-as, con unas carencias y un agravio comparativo permanentes.

 

‘En cartelera’: Agosto…

Las ofertas de la cartelera de hoy se reducen drásticamente con la circunstancia del cierre del cine Avenida por reformas. Un cierre que durará, como mínimo, otra semana más, según le confirmaron fuentes de la empresa a quien esto suscribe y quedó reflejado en la entrada anterior.

Esto hará que se queden inéditos dos de los estrenos previstos en este local. A saber, la francesa ‘Les combattants’,  debut fílmico de Thomas Cailley. Fechada en 2014,  viene precedida de tres Premios César – Mejor Ópera Prima,  Actriz y Actor Revelación – y del Premio FIPRESCI en la Quincena de Realizadores y, asimismo, concursó en Gijón. Entre el drama, la comedia y el romance, cuenta la historia de una chica fuerte y decidida a entrar en el ejército y de un chico dispuesto a seguirla hasta allí. Sus referencias son, en general, muy favorables.

La segunda es la reposición del clásico, de la misma nacionalidad, de Jacques Tati, ‘Las vacaciones del señor Hulot’. Sobre un excéntrico personaje que revoluciona un balneario de la costa atlántica, de costumbres rutinarias y previsibles. Para muchos-as es la mejor obra de su prestigioso autor.

La tercera sí la proyectará el Nervión, pero doblada. Se trata de la británica ‘Mi casa en París’, de Israel Horovitz. Acerca de un americano en la capital francesa, que recibe una herencia inesperada y su encuentro con dos mujeres más que singulares. Contraste de pareceres entre quienes la consideran una comedia adulta refrescante y tierna, hasta quienes le reprochan su guión. Habrá que comprobarlo viéndola.

En este mismo cine, consulten horarios y sesiones, se proyectan en vos tres cintas muy diferentes. La primera es la estadounidense ‘Ciudades de papel’, de Jake Schreier, comedia dramática con toques de road movie e intriga sobre adolescentes. La prensa especializada la ha recibido con división de opiniones tales como sincera, melancólica, sutil, tópica o mediocre…

La segunda es la alemana ‘Al otro lado del muro’, de Christian Schwochow, Fechada hace dos años, basada en una novela homónima y ambientada en los años 70, cuenta la historia de una fugitiva, junto con su hijo, de la R.D.A, y de una vida asfixiante, que descubre que el otro lado del muro no es lo que ella esperaba. División de opiniones críticas, pero puede merecer una oportunidad.

Y la tercera, que está en todos los cines es ‘Misión Imposible: Nación Secreta’, de Christopher McQuarrie que, en general, ha gustado, en la modalidad de cine de evasión, por su excelente factura y acción trepidante. Se la ha calificado, incluso, como la mejor de la saga hasta el momento.

Terminamos con otras dos inéditas. Una estadounidense, ‘Bernie’, que data de 2011, tiene un ilustre firmante, Richard Linklater, y excelentes críticas. Ambientada en los 90 y basada en hechos reales, es una comedia negra, mezclada con los géneros criminal y de juicios.

Y la francesa ‘El Apóstol’, de Cheyenne Carron. Sobre hechos reales, narra la historia de la conversión al cristianismo de un joven, destinado a ser un imam, con familia integrista. Referencias muy encontradas.

Sevilla recibe al plomizo agosto sin la sala de referencia cinéfila operativa, acumulando películas inéditas y retrasando estrenos de interés, aunque daten de años atrás. Un páramo insufrible.

Una información urgente y de primera mano…

Como es habitual, la abajo firmante recaba cada semana la información de los nuevos títulos de la cartelera los miércoles. Pues bien, acaban de comunicarme en Unión Cine Ciudad que el CINE AVENIDA PERMANECERÁ CERRADO POR REFORMAS, desde ya y, como mínimo, durante dos semanas. Como mínimo. Lo que implica que los estrenos que estaban previstos en versión original, como la francesa ‘Los combatientes’, de Thomas Cailley, la británica ‘Mi casa en París’, de Israel Horovitz y la reposición del clásico ‘Las vacaciones del señor Hulot, de Jacques Tati, no se exhibirán en sus cines.

De hecho, solo tienen dos estrenos comerciales. Dos norteamericanas. ‘Ciudades de papel’, de Jake Schreier, en Arcos y Metromar y ‘Misión imposible: Nación Secreta’, de Christopher McQuarrie, que también se reparte entre ambos cines citados y el Cervantes.

En cuanto al Nervión, ha sido imposible recabar información al respecto. Quien esto firma, seguirá intentándolo, pues es la única alternativa que le queda, en cuanto a otro tipo de cine, a los-as aficionados-as de Sevilla. Así están las cosas…

Se hará otra entrada específicamente sobre la cartelera. Pero esta información es importante y urgente.