‘La Palabra y la Imagen’. Temporada tres: Una velada extraordinaria…

No ha podido tener mejor arranque de curso, mejor inauguración de la temporada – la tercera ya, la tercera… – nuestra tertulia de cine, ‘La Palabra y la Imagen’. No solo por la excepcional categoría de nuestros invitada e invitado, a los que se le añadió una sorpresa muy especial, sino porque dos críticos y una crítica muy querid@s, y que han sido anfitriones y anfitriona en anteriores encuentros, se nos unieron también. Y por el estupendo reencuentro con nuestr@s tertulian@s, tras el largo y cálido verano, con nuevas incorporaciones incluidas. Afluencia masiva, en cantidad y en calidad.

Laura Alvea y José F. Ortuño, responsables de ‘The extraordinary tale’ son un lujo para cualquier encuentro de cine. Pero es que si, además, se les añade el imprevisto maravilloso de la presencia del estupendo protagonista de la película, Ken Appledorn, entonces ya es el no va más. Y esto es lo que ha ocurrido, precisamente, esta noche. Con lo que la velada, si tal cosa era posible, se enriqueció aún más con su voz y su experiencia.

Nuestros protagonistas él y ella, ella y él, tienen unos currículums impresionantes, de los que dimos cumplida cuenta, y que la abajo firmante no registra en esta crónica para no ‘comerse’ todo el espacio. Son una pareja de cine, literal y metafóricamente hablando. Su generosidad va a la par que su talento, pues aceptaron la invitación de esta tertulia, y de esta servidora, pensando que no se iba a hablar de su película en exclusiva, sino que se la englobaría dentro de los estrenos más destacados del verano. Estrenos en los que, por cierto, han brillado. además de ellos mismos, otros dos realizadores sevillanos. Hablamos de Alberto Rodríguez y de Ahmad Natche. Con ‘La isla mínima’ y ‘Dos metros de esta tierra’, respectivamente.

Así que este cuento tan tierno como feroz y tan cruel como inocente. Así que, por supuesto, este cuento extraordinario centró toda nuestra atención. A tres voces, directora, director y actor – sobre todo, y lógicamente, los dos primeros – nos enriquecieron e informaron sobre todos los entresijos de su gestación. De su rodaje. De la historia. Del casting. De sus claves temáticas. De su exiguo presupuesto. De la elección de vestuario. De la imposible financiación. De las disfuncionalidades de sus personajes y  del femenino, especialmente. Del por qué de su versión original inglesa, entre tantas otras cosas.

Como, por ejemplo, que la abajo firmante no quiere dar muchas pistas a quienes vais a tener la oportunidad de verla en filmin ya mismo, que se rodó en Coria del Río con un calor sofocante y con humo sobre los actores, puertas y ventanas cerradas, para crear esa textura tan especial que tiene. Como, por ejemplo, que la maternidad es un tema central, para que sea libremente decidida en las mujeres, y la incapacidad de su protagonista para asumirla. Como, por ejemplo, del condicionante de la educación. Como por ejemplo de las madres de él y de la de ella. Como, por ejemplo, de los padres ausentes. Como, por ejemplo, que el inglés fue una opción de lenguaje claro en un relato intemporal. Como, por ejemplo, que hay una fecha trampa, que la abajo firmante no revela, para que la descubran.

Como, por ejemplo, que se cuestionaba la normalidad al uso. Como, por ejemplo, que Ken y Aïda, el chico y la chica, fueron opciones claras pero él, según confesión propia, debió esperar ocho meses, tras hacer la prueba, hasta que le llamaron. Como, por ejemplo, que el niño de nuestros sobresaltos es el sobrino de Laura y tuvo que rodar separadamente de la protagonista, trucos cinematográficos, porque lloraba al verla con tanto maquillaje. Lo que les sirvió muy bien para cierta escena. Como, por ejemplo, ese final tan abierto. Como, por ejemplo, tantas y tantas cosas más, que tienen que verla sí o sí.

La abajo firmante agradece inmensamente a Laura Alvea, José F. Ortuño y Ken Appledorn, las lecciones de cine que nos han impartido. A Mila Fernández Linares, Borja de Diego y Juan Antonio Hidalgo por su apoyo y presencia. A Manuel de Medio, siempre. A nuestra casa de Casa del Libro de Sevilla y a l@s mejores tertulian@s del mundo mundial por estar ahí y ser como son. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Nuestra próxima cita tendrá lugar el miércoles, 5 de noviembre, a las 19.30 en la librería. Debatiremos principalmente sobre ‘La isla mínima’, de Alberto Rodríguez. Pero teniendo presentes, como recomendaciones de cartelera y próximos títulos en nuestra lista, ‘Boyhood’, de Richard Linklater, que sigue proyectándose y con sesiones en versión original. Y las flamantes Oso de Oro en Berlín, la china ‘Black Coal’, de Diao Yinan, que entra pasado mañana y la Concha de Oro y Mejor Dirección en San Sebastián, la española, ‘Magical girl’, de Carlos Vermut, que lo hará el día 17. Lo dicho, gracias por una velada tan extraordinaria como el cuento que la ha protagonizado.

Anuncios

2 Respuestas a “‘La Palabra y la Imagen’. Temporada tres: Una velada extraordinaria…

  1. Que confirmo todo lo dicho por Carmen y que pasé una tarde deliciosa. Carmen Hernandez

  2. ¡¡¡Gracias, Carmen!!!. Me alegro mucho. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s