Seis días en Nueva York. Delicias urbanas

En esta jornada,  penúltima de nuestra estancia en la ciudad, decidimos callejear por esos lugares que le confieren unas señas de identidad diferentes a las de la clásica línea del cielo, pero igualmente imprescindibles y fascinantes.

Como, para comenzar,  Washington Square. Una plaza hermosa y señorial donde el tiempo parece haberse detenido. Llena de resonancias literarias, por la obra maestra del mismo título debida a Henry James, y a su no menos notable adaptación cinematográfica, debida a William Wyler. Pero también, salvando mucho las distancias, Rob Reiner separó allí los caminos de sus personajes, Harry y Sally, para volver a reunirlos décadas después.

image

O lo que es lo mismo, Olivia de Havilland y Montgomery Clift, Meg Ryan y Billy Cristal, la recorrieron como nosotras ahora y probablemente también disfrutaran de esa rara y preciosa paz que la habita. De ese refinamiento que, ya en clave más bohemia y contemporánea, se extiende al West Village, uno de los barrios más interesantes de esta Gran Manzana inagotable.

image

image

Aquí no existen los rascacielos, sino hermosas casas de ladrillos rojos, hogares de ficción de iconos televisivos como el grupo de Friends o la Carrie, de Sexo en Nueva York. Y, hablando de series, nos tomamos con el rodaje de una. Person of interest. Y con su protagonista,  Jim Caviezel. Y también, no menos sorprendentemente, con el diseñador del paraguas de la hija de la abajo firmante, quien le hizo una foto con él para su twitter. Todo es posible en Nueva York.

image

También que la antigua fábrica de unas famosas galletas se reconvierta en un espacio maravilloso, el Chelsea Market, con techos bajos, paredes de ladrillos vistos con una galería de preciosas fotos de estrellas del cine como Grace Kelly, Lana Turner, Bette Davis o Katherine Hepburn, entre otras muchas. Poblado de tiendas de exquisito diseño,  oferta y contenido, merece la visita de todas, todas.

image

image

Y también que una vieja estación de ferrocarril pase a ser un paseo precioso y especial, el High Line, en lo alto, de ahí su nombre. Con suelos de listones de madera,  vegetación a ambos lados,  dejando ver a veces las antiguas vías, caminar por él,  como por el fluvial del Hudson River Park, casi marítimo,  casi oceánico, es una experiencia absolutamente recomendable.

image

image
image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s