SEFF, XII Edición. Toma 11: ¡¡¡Rayos y truenos!!!

Sostienen dos amigos y críticos muy cualificados, Juan Antonio Hidalgo y Enrique Colmena, que es tradición en el SEFF la querencia por películas rusas, de características muy definidas, en la Sección Oficial de este Certamen. Suelen tener en común una buena factura y unas historias pretendida o realmente densas. Unos metrajes largos.  Una puesta en escena de elaborada lentitud en la que los planos fijos, en paisajes o urbes desolados-as, se alternan con movimientos de cámara en máxima  apertura, significando la importancia del entorno, tanto en exteriores como en interiores.

En todos estos asertos encaja plenamente la de este país, en coproducción con Ucrania y Polonia, ‘Under electric clouds’, de Alexei German Jr. Ambientada en 2017 y cien años después de la Revolución, en un edificio ruinoso y en medio de la nada, está estructurada en capítulos – otra circunstancia que también se repite en los títulos de este año – que remiten a otras tantas historias, por llamarlas de alguna manera, protagonizadas por otros tantos personajes. Por llamarlos de alguna manera, ya que no nos son mínimamente descritos-as y su interrelación mutua es, incluso estando unidos por lazos de sangre, más bien episódica.

El interés primordial del realizador es mostrarles en un espacio pre o post apocalíptico, en el que se vaticina una nueva Gran Guerra, y en el que la contaminación ha teñido el cielo de un color plomizo donde las nubes eléctricas, a las que alude el título, están siempre al acecho. En este escenario, densamente nevado, que les hace sangrar por la nariz, los protagonistas transitan, debaten, discurren en diálogos tan crípticos como pomposos y vacuos. También se nos ofrecen planos de rascacielos iluminados y de ciertos, mínimos, interiores con pedigrí.

137 minutos de metraje. Su guión es del propio director. Su hermosa fotografía, de Sergey Mikhalchuk y Evgeniy Privin. Su música, algo efectista, de Andrew Surotdinov. Su sonido, de Ivan Gusakov y su montaje, de Sergey Ivanov.

Quien esto firma, no ha captado su presunto mensaje sarcástico y provocador sobre, según reza la sinopsis del programa, el estado anímico-filosófico de la Rusia contemporánea. Sí, por el contrario, una inanidad revestida de autoría, una banalidad de altos vuelos y bajo alcance y un ejercicio de estilo absolutamente vacío de contenido y pretencioso hasta decir basta. Ustedes mismos-as…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s