SEFF, XII Edición. Toma 9. ‘Suite armoricaine’: Et in Arcadia ego

Una profesora de Historia del Arte, cuya memoria es frágil y la ronda la amnesia. Una vuelta al antiguo hogar familiar de Rennes. Unas clases que analizan los trazos de los genios. Una inscripción de un cuadro, que sirve como epígrafe. Un alumnado tan atípico como respetuoso.

Un joven de orígenes dudosos. Una joven ciega inteligente y autónoma. Una progenitora, sin rumbo y sin ley, que acosa y que invade. Un pasado común, un encuentro inesperado. Un secreto que avergüenza. Un lugar de lectura que sirve de refugio.

Unas fotos que desvelan. Una juventud no tan dorada. Unos meses en otra ciudad. Un paisaje tan hermoso como vivo. Unas hierbas contra el miedo. Unas situaciones desde dos perspectivas. Un abuelo sabio y sanador. Unas vidas que se cruzan. Un misterio a resolver. Un pasado que no se congela. Una cartografía reveladora. Una historia que surgió de repente. Unos matices autobiográficos.

suite armoricaine

Una mujer reacia a las distancias cortas. Otra que le reprocha que nunca supo darse. Fragmentos de vidas, de días y de meses. Un curso tan especial como irrepetible. Recuerdos en imágenes y sueños. Una realizadora en una Sección de hombres. Unos títulos de crédito que recogen hasta el último figurante. Unas vistas con arboles que quitan el aliento. Un metraje de 145 intensos y líricos minutos. Una región, Bretaña, y una lengua olvidada. Una generación viviendo al límite. Nosotros-as, los-as de entonces, ya no somos los-as mismos-as. Unas amistades que nunca volverán.

Una fotografía preciosa de Tom Harari. Una música, que no lo es menos, de Eric Duchamp. Una escritura de la propia directora. Un guión que te obliga a recomponer las piezas. Una puesta en escena serena y elegante. Un reparto impecable, creíble y entregado. Una cineasta, que también es geógrafa, y ha estado con nosotros-as. Una cinta compleja, cultivada y magnética. Una reseña, esta, mezcla ecléctica de lo visto y lo oído en una sesión única y en el encuentro posterior.

Una película que no pueden, ni deben, perderse, ‘Suite armoricaine’, Sección Oficial. Una firmante, Pascale Breton. Un Premio Fipresci en Locarno. Una mirada de mujer que le ha provocado a quien esto firma el primer flechazo del Concurso. Escrito queda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s