SEFF, XII Edición. Toma 14: Esa cosa llamada amor

Una ilustre compatriota de Philippe Garrel – cosecha del 48 y responsable de esta cinta que nos ocupa, ‘In the shadow of women’/ L´Ombre des femmes – nada menos que Simone de Beauvoir escribió que: “La palabra amor no tiene en absoluto el mismo sentido para ambos sexos y esta es una de las causas de los graves malentendidos que los separan”

Viene esto a cuento porque en esta historia elegante y sutil, filmada en blanco y negro, con el espíritu de la nouvelle vague, su realizador explora las relaciones de una pareja y sus dinámicas de poder a favor del hombre. Él, uno de los personajes masculinos más antipáticos que quien esto firma recuerda, es un presuntamente comprometido director de documentales. Está haciendo uno sobre la Resistencia, teniendo como protagonista a un anciano luchador.

Ella, supuestamente, le ayuda en el empeño. Pero hace mucho más. Filma, le motiva y es el alma y el espíritu de este trabajo. Renunció a ejercer una carrera de traductora, para compartir este proyecto juntos. Le admira, le respeta y le ama, pero apenas si obtiene, en correspondencia, un gesto de ternura o afecto… Cuando surgen terceras personas en sus vidas, también la experiencia será radicalmente distinta para el uno y para la otra.

maxresdefault

Garrel  hace aquí una feroz radiografía del egoísmo, machismo y cinismo de un hombre que lo exige todo a cambio de nada y que mantiene un engaño perverso a dos bandas, reclamando honestidad. Y lo hace especialmente con mujeres que, lamentablemente, le quieren mucho más de lo que él se merece. Mucho más. Esto es parte también de la vivencias amorosas tan dispares y opuestas en uno y otro sexo, a las que hacía alusión la frase de De Beauvoir.

La mirada del realizador se posiciona – voz en off, incluida, y funcionando muy bien aquí, como un elemento dramático más – sin ambages a favor de la protagonista, una inmensa Clotilde Courau , la más firme candidata al Premio de Interpretación Femenina. Solo tiene dos rivales para este galardón.  Son sus compatriotas, Catherine Frot de ‘Madame Marguerite y Valérie Dréville, de ‘Suite Armoricaine’ . Courau nos transmite todas las emociones y matices de un amor marcado por la alienación más absoluta. Incluso en la decepcionante conclusión…

Y no solo a su favor. También contempla con simpatía y ternura a la joven amante. Y a la sarcásticamente silenciosa, pero cuya mirada lo dice todo, compañera del pretendido héroe del documental.

73 minutos de metraje que saben a poco. Escrita a cuatro manos por Jean-Claude Carriére, Caroline Deruas, Arlette Langman y el propio Garrel. Sugerente y evocadora, la fotografía de Renato Berta. Lo mismo cabría decir de la música de Jean Louis Aubert. Tan intensa como aparentemente ligera. Tan delicada y rica en matices, como crudamente realista. Si tienen ocasión, no se la pierdan.

Mais oui, Monsieur Garrel, mais oui.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s