SEFF 016. Toma 2. Sección EFA: ‘Toni Erdmann’: ¡¡¡Mio padre!!!

Curiosos contrastes entre las dos películas vistas hoy en el Festival. La mirada de un hombre sobre la opresión patriarcal en la vida de una mujer y la mirada de una mujer sobre un padre y una hija que invierten, de alguna manera, los roles de género. Una narrativa transgresora para un clásico y otra convencional  para una historia más que peculiar. Un drama y una comedia con matices. Una francesa y otra alemana.

‘Toni Erdmann’ es una apuesta muy peculiar de la directora y guionista germana Maren Ade. Tiene nada menos que 162 minutos de duración.  La fotografía se debe a Patrick Orth. La preceden excelentes referencias y premios tan importantes como dos FIPRESCI de la crítica internacional. Uno, en Cannes y otro como mejor película del año. Otro similar del cine independiente británico.

La historia remite a un padre y a una hija radicalmente distintos y algo distanciados. Ella es una ejecutiva de alto standing de una empresa alemana establecida en Bucarest. Tiene una agenda perfectamente organizada, en la que no caben ni la improvisación, ni los afectos. Pero no pasa por sus mejores momentos, está estresada y en un punto de inflexión laboral. El padre es, por el contrario, desordenado, anárquico y vive el presente con el mejor talante posible. Así que, sin previo aviso, la visita y representa para ella un personaje imaginario, lo que dará lugar a situaciones tan surrealistas como esperpénticas.

Con todo ello, Maren Ade construye un filme que, pese a su extenso metraje, no tiene apenas desmayos. Una comedia tan naturalista de forma, como explosiva de contenido. Juega con el absurdo, con la ironía y la paradoja para hacer observaciones muy agudas sobre el modus vivendi de una casta empresarial deshumanizada, en contraste con las miserias de los trabajadores locales a los que explotan. Todo sin un ápice de trascendencia, sino en una clave más que enloquecida. Pero, al tiempo, es profundamente humanista, en el mejor sentido del término, y plantea cuestiones esenciales y existenciales.

Aunque tome un claro partido por ese progenitor tan entrañable como desconcertante, no pontifica, ni juzga, ni condena. Pero la dialéctica de las emociones dan lugar a cambios. Y esta evolución se refleja en un final tan brillante como abierto. Su reparto funciona muy bien, tiene una atípica escena de sexo y una hilarante e improvisada fiesta nudista. Véanla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s